Recursos en español de Radical

Cómo los universitarios pueden compartir el evangelio este verano

Flotar por un río tranquilo bajo el cálido sol de Florida es una de mis escenas “cerca del cielo”. Teniendo en cuenta cuánto me encantaba, a nadie le sorprendería encontrarme a mí y a mi amiga flotando sin fin en nuestro primer (y probablemente último) viaje de chicas en solitario durante el verano de 2023.

Después de cinco años juntas en la secundaria y tres asistiendo a la misma universidad, el inminente “último verano” se sentía monumental. Simbolizaba el fin del ciclo al que nos habíamos acostumbrado durante toda nuestra vida.

Como estudiantes universitarios, nos atrae la idea de esas vacaciones bañadas por el sol y breves respiros de clases. Incluso si decides tomar cursos en verano, se siente diferente. El verano es “nuestro tiempo” como estudiantes.

¿No es así?

A menudo, no me daba cuenta de que incluso mi tiempo de vacaciones le pertenecía al Señor, no era diferente a mis meses en la escuela cuando trataba de hacer lo mejor posible. Sí, mi arduo trabajo y mi deseo de glorificarlo en mis cursos universitarios y en las conversaciones con mis compañeros eran buenos, pero el evangelio no toma vacaciones y se va a la playa.

Estudiantes universitarios, nuestras vidas como cristianos continúan en el verano. Esto no significa que tengamos que perdernos el descanso o los placeres, sino que debemos ofrecerle esas bendiciones del Señor de vuelta a Él, tal como lo hacemos durante nuestros semestres. La Biblia no nos ofrece unas vacaciones de dar a conocer el evangelio, más bien nos recuerda que “ya sea que coman, que beban, o que hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

1. La iglesia sigue presente (Ministerio de Presencia)

A diferencia de la universidad, nuestras iglesias funcionan según el mismo calendario que el resto del mundo. Durante todo el año, la iglesia sirve al Señor, habita en su Palabra y convive en comunión. Con demasiada frecuencia, olvidamos esto y nos alejamos.

Durante el año escolar, nuestras noches de estudio y tareas pueden demandar mucha de nuestra atención, impidiéndonos involucrarnos más profundamente en la iglesia. Aprovecha los meses de verano para deleitarte en las bellezas del pueblo de Dios. Visita el grupo pequeño que quizás hayas descuidado, sirve en la escuela bíblica de verano y está presente los domingos.

El ministerio de presencia, como lo llamó Tim Challies, es “el ministerio de estar allí, de simplemente reunirse con la iglesia el domingo. Esto puede parecer algo pequeño, pero importa.”1 Sin tomarnos el tiempo para recibir de la Palabra de Dios y de su pueblo, nos encontramos agotados y sin preparación para cuando llegue la oportunidad de difundir el evangelio.

2. Ora esa oración arriesgada

Hay oraciones que casi siempre son respondidas, la mayoría de las veces rápidamente y de maneras que nunca esperaríamos. Las oraciones por oportunidades para compartir y avanzar el evangelio entran en esa categoría. Que esa sea la oración de nuestros veranos, por arriesgada que sea.

Puede ser incómodo, y puede venir de una manera que nunca esperamos. Para mí, uno de esos ejemplos de oraciones arriesgadas respondidas llegó cuando la bravucona escolar de mi infancia se inscribió en la misma clase que yo justo cuando oré para que el Señor abriera una puerta para que su Palabra fuera compartida a través de mí.

Ella se mostró receptiva, y tuve la oportunidad de compartir con ella lo que Cristo había hecho en mi vida. No supe más de ella después de eso, pero el Señor la puso en mi camino por una razón, y no fue una coincidencia que sucediera justo cuando oré por un momento así.

Nuestros veranos son terrenos provechosos para el evangelismo, y el Señor escucha nuestras oraciones por estas oportunidades.

3. Promueve el evangelio y tu carrera

Algunos de nosotros podríamos no pasar nuestro verano en la playa. En cambio, podríamos pasar tiempo tratando de fortalecer nuestros currículums y preparándonos para nuestras futuras carreras. Las pasantías, trabajos temporales y clases de verano pueden consumir nuestro tiempo y energía.

Estos también son terrenos provechosos para el evangelismo. Conoce a quienes te rodean y permíteles conocerte más allá de tus habilidades y ética laboral. Estas son cualidades admirables, cosas que todo cristiano debería buscar ejemplificar en sus trabajos, pero nuestras carreras también son los campos donde Dios nos ha puesto para sembrar.

Como todo en nuestras vidas como cristianos, el verano puede entregarse a Dios y vivirse para su gloria y el avance de su reino. Y podemos hacerlo en sandalias.


  1. Challies, Tim. The Ministry of Presence (El Ministerio de la Presencia, inglés)
Daniela Angulo

Daniela Angulo es estudiante en la Universidad Internacional de Florida, donde estudia escritura y retórica. Ella es miembro de la iglesia Providence Road Church en Miami, Florida.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TOWARDS REACHING THE UNREACHED.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs are receiving the least support. You can help change that!