Recursos en español de Radical

El Poder de Dios, Nuestro Poder

¿Cómo compartimos el Evangelio de manera transcultural? ¿Cómo cumplimos la Gran Comisión alrededor del mundo? En este mensaje sobre Lucas 24:45–53, el pastor David Platt nos enseña acerca del trabajo de Cristo entre las naciones.

Querido Dios, nosotros te adoramos por quitar de nosotros la culpa, quitar nuestros pecados, quitar nuestro temor. Nosotros confesamos en este día que tú eres nuestro Rey y que eres digno de la adoración de todas las naciones y te pedimos que hagas de nosotros tu pueblo, que hagamos conocer tu grandeza en todas las culturas. En Jesús, nosotros oramos, Amén. 

Si tienen una Biblia, les invito a que la abran conmigo en Lucas capítulo 24. Nosotros vamos a hacer las cosas un poco diferentes durante nuestro tiempo en la Palabra. Hace poco más de un año que en contra de lo que Heather y yo habíamos planeado, en contra de lo que mucha gente con sentido común habría planeado, Dios me llamó a pastorear esta iglesia. Y yo quiero dejarles saber algo pero no pueden decirlo fuera de la iglesia, ¿de acuerdo? Esto es entre nosotros solamente. Si es un invitado, por favor, más o menos cierren sus orejas. Pero quiero darles unas noticias. No se lo digan a nadie. Esto es solo entre nosotros. Pero Dios ha sido realmente, realmente bueno durante el pasado año. 

La Cultura de la Cruz

En vez de que nosotros caminemos a través de un esquema y un estudio profundo sobre referencias de la cruz lo cual pienso necesita ser una dieta regular en la iglesia local, yo quiero que nosotros tengamos algo más como una reunión de familia, un pequeño corazón a corazón y habrá muchas notas que tomar. Y yo los animaría a tomarlas si gustan pero tomen las en su propio criterio. Nosotros venimos hoy al final de esta serie a la cual hemos llamado la Cultura de la Cruz, sobre cómo compartir nuestra fe en las diferentes culturas. Y yo tengo que ser honesto con ustedes. Mi corazón ha estado cargado durante esta serie. Yo quería hacer una serie como esta porque la mayoría del tiempo enseñando sobre cómo compartir nuestra fe está relegada a clases para unos pocos de los de mayor conocimiento. Entonces como resultado la mayoría de los creyentes y miembros de la iglesia están aislados del propósito para el cual, yo pienso, Cristo nos tiene en este planeta. 

Yo creo que Él nos tiene en este planeta para hacer el Evangelio y Su gloria conocido en todas las naciones. Y Él ha diseñado un plan sobre la forma en que eso debe suceder. Es llamado la Gran Comisión. Yo solo quiero que tengamos un momento íntimo y quiero decirles que quiero cumplir la Gran Comisión. O sea, completarla. Quiero que nuestra iglesia complete la Gran Comisión. O sea, completarla y algunos de ustedes quizás estén tentados a pensar durante este tiempo juntos que esto es un poco idealista, que nosotros completamos la Gran Comisión. Pero yo realmente creo con todo mi corazón que Dios desea utilizar esta familia de la fe, y yo no me refiero a la exclusión de otras iglesias, como si nosotros fuéramos la única iglesia en el mundo o como si no fuéramos a trabajar con otros creyentes para cumplir la Gran Comisión. Pero yo creo que lo que Dios ha encomendado a esta familia de la fe, si nosotros nos rendimos a la Gran Comisión, Dios lo va a utilizar para cumplirla. Y yo quiero pensar que es un poco idealista y voy a hacer lo mejor que pueda para compartir de la Palabra de Dios algunos fundamentos bíblicos del por qué yo creo eso. 

Lucas 24

Y segundo, si piensas que es un poco idealista que una de mis frases favoritas que me has escuchado decir antes es aquellos quienes dice que no se puede hacer deberían quitarse del camino de aquellos quienes lo están haciendo. Por lo tanto, yo quiero que nosotros nos sumerjamos en Lucas 24 y quiero mostrarles 10 razones por las cuales yo creo, 10 razones por las cuales yo creo que la Iglesia de Brook Hills puede y completará la Gran Comisión. Miremos en Lucas 24:45. Esta en el final del capítulo. Esta es la versión de Lucas de la Gran Comisión aunque está en otro tiempo y otro lugar que lo que Mateo nos dice. Miremos el verso 45. 

“Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras. —Esto es lo que está escrito —les explicó—: que el Cristo padecerá y resucitará al tercer día, y en su nombre se predicarán el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. Ustedes son testigos de estas cosas. Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes, quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto. 

“Después los llevó Jesús hasta Betania; allí alzó las manos y los bendijo. Sucedió que, mientras los bendecía, se alejó de ellos y fue llevado al cielo. Ellos, entonces, lo adoraron y luego regresaron a Jerusalén con gran alegría. Y estaban continuamente en el templo, alabando a Dios”. 

Diez razones por las cuales pienso que la Iglesia de Brook Hills completará la Gran Comisión, y solo para darles unas ideas, en estas dos primeras razones nosotros vamos a invertir un poco más de tiempo que en las otras, por lo tanto no se preocupen cuando cubramos las dos primeras y ustedes estén pensando que a este ritmo estaremos aquí un buen rato. ¿De acuerdo? Solo síganme, ¿de acuerdo? Diez razones por las cuales creo que la Iglesia de Brook Hill completará la Gran Comisión. Número uno, porque nuestro mensaje trasciende cada cultura en el mundo. Pienso que cumpliremos la Gran Comisión porque nuestro mensaje trasciende cada cultura en el mundo. Ahora esto viene en el final de la serie. En las pasadas tres semanas nosotros hemos visto cómo Dios atiende las tres consecuencias o efectos primarios del pecado los cuales vimos en Génesis 3. 

Esos tres efectos del pecado son culpa, vergüenza y temor. Y Dios los atiende a través de toda la Escritura. Nosotros hemos visto la historia de Dios en una cultura basada en la culpa, en una cultura basada en el temor y en una cultura basada en la vergüenza. Nosotros hemos hablado sobre cómo todos estos efectos del pecado prevalecen en todas las culturas del mundo pero en unas más que en otras. Nosotros hemos hablado sobre como las culturas occidentales es predominantemente basada en la culpa. Hemos hablado sobre cómo muchas culturas latinoamericanas, africanas y algunas asiáticas predomina la cultura basada en el temor. Y en muchos países de Asia y el Medio Oriente predomina la cultura de la vergüenza. Esos son puntos iniciales por los cuales podemos compartir el Evangelio. El objetivo de todo eso ha sido equiparnos como personas pero primeramente sobre cómo compartir nuestra historia de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas, cómo Cristo ha cambiado nuestras vidas y luego la historia de Dios en una cultura basada en culpa, vergüenza, temor. Todo esto nos dirige a una historia aquí en Lucas 24. Es el Evangelio. Si nosotros solo compartimos lo que Cristo ha hecho en nuestras vidas sin compartir el Evangelio, historia de lo que Cristo hizo, entonces no estaremos en la capacidad de guiar a la gente a Cristo. Entonces nosotros debemos conocer esta historia si queremos guiar a la gente a Cristo. 

El Evangelio y Nuestro Poder

Y si estás tomando algunas notas, te animo ahora mismo a escribir lo que yo pienso son los tres elementos que deben estar en el Evangelio para guiar a cualquier persona a Cristo. Estos son los tres elementos que nosotros necesitamos compartir. Llegamos a un punto en el cual tenemos la oportunidad de guiar a alguien a Cristo. ¿Cuáles son los fundamentos básicos que necesitas decir? Los tres comienzan con la letra E, solo para que les ayude a recordarlos. Número uno, nosotros necesitamos compartir el evento, el evento. Cristo sufrirá y se levantará de los muertos al tercer día. Jesús murió en la Cruz. Ese es el evento. Él se levantó de los muertos. Ese es el evento. Si Jesús no hubiese muerto en la cruz, si no se hubiese levantado de la tumba, entonces nosotros no tendríamos buenas noticias para el mundo. No podrías decir, “Dios ha cambiado mi vida. Él puede cambiar la tuya” sin hablar de la muerte y resurrección de Cristo. No negociable, el evento. Segundo, explicación. El evento, la explicación. No solo “Esto es lo que Cristo hizo, El murió y se levantó de la tumba”, más bien “Esta es la razón por lo cual eso es importante”. 

Aquí es donde lo que nosotros hemos estudiado durante las últimas semanas nos ayuda porque la explicación de que Dios nos quitó la culpa, la culpa de nuestro pecado y se la puso a Jesús en vez de a nosotros, que Jesús en esa cruz nos cubrió de nuestra vergüenza. El pagó el precio de nuestro pecado. Y la quita echa fuera el temor. El hace el camino para que nosotros podamos llegar al Padre. Entonces nosotros explicamos eso utilizando las imágenes que hemos visto en las pasadas semanas. El evento, la explicación y tercero, la experiencia. No es una buena noticia si no puedes experimentarla. Si no puede ser real para ti entonces no es buena noticia para compartirla con la gente. 

Y yo hasta los invitaría en este punto a no dejarse atrapar tratando de decirle a las personas quienes no conocen a Cristo, nosotros los estamos dirigiendo a Cristo, no caigan en la trampa de decir a las personas todos los beneficios que ellos obtienen cuando llegan a conocer al Cristo. Que obtienes paz, gozo, esto y aquello. Obtienes el Cielo. Todas esas cosas son maravillosas. Todas son cosas grandiosas pero no es lo más importante que ellos obtienen. Lo más importante que obtenemos es a Dios. Conocer a Dios. El provee paz, El provee gozo. Pero si nosotros podemos tener el cielo sin Dios, no queremos tener un cielo sin Dios. Nosotros queremos a Dios. Dios es la experiencia de los evangelios y nosotros tenemos la oportunidad de conocerle. “Arrepentimiento y perdón de los pecados” Lucas 24 dice “Nosotros dejamos nuestros caminos y creemos en El”. El evento, la explicación de cómo puedes experimentar este cambio y creer en El. Ahora esta es la historia más importante. Y es una historia que trasciende a todas las culturas. Esta es una buena noticia en todo el mundo. Y en esta serie he recordado por qué la Palabra de Dios y el Evangelio de Dios debe estar en el centro de todo lo que nosotros hacemos. Porque si mis pensamientos o mis opiniones o mis ideas o la idea más innovadora de un libro cristiano o alguna moda cristiana está en el centro de lo que nosotros hacemos, entonces eso no se transferirá a través de las culturas. Nosotros podríamos predicar un evangelio americano aquí, pero eso no funcionaría en otro lugar. 

Es por eso que nosotros debemos ser bíblicos, el centro de nuestra alabanza y el Evangelio en el centro de nuestra fe porque si no lo es lo que nosotros tenemos para ofrecer al mundo no llegará a las culturas pero cuando lo es, llegará a cada cultura en el mundo. Yo creo que nosotros podemos cumplir la gran comisión porque nuestro mensaje trasciende a cada cultura del mundo. La razón número dos, del ¿por qué nosotros hacemos cumplir la Gran Comisión? Porque nosotros nos damos cuenta que todos somos predicadores de este Evangelio, porque nosotros nos damos cuenta que somos predicadores de este Evangelio. Ahora el punto de esta serie es para que cada uno de nosotros salga equipado con nuestra historia de lo que Cristo ha hecho en nuestras vidas, poder compartir, sucintamente, poderosamente y con significado la historia de Dios en lo referente a la culpa, vergüenza y temor. Y luego, la historia más importante la cual acabamos de mencionar con la cual saldríamos a predicar. Ahora, si tenemos eso, ¿qué hacemos? Lucas 24 dice que lo prediques. Predica a todas las naciones. La palabra predicar significa literalmente proclamar las buenas noticias. No es hablar sobre prédica institucional, de lo que sucede una vez a la semana cuando nos reunimos y un predicador predica. Eso no es lo que describe esta Palabra. 

Las buenas noticias

Es proclamar las buenas noticias. Es la iglesia, el cuerpo de Cristo, proclamando el Evangelio. Es el método mediante el cual este evangelio llegará a las naciones a través de la prédica del pueblo de Dios. Él dice “Ustedes son mis testigos”. En el verso 48 la palabra “Tu” tiene énfasis en el original del Nuevo Testamento. Ustedes van a hacer esto. Este era el método mediante el cual el Evangelio llegaría a todas las naciones, a través del pueblo de Dios predicándolo. Es en este punto en que mi corazón ha estado más convencido durante esta serie y más cargado durante esta serie porque sé que la conversación que yo haya tenido con el líder de la mega iglesia que mencioné semanas atrás, ya sea de los libros que yo lea sobre el crecimiento de la iglesia, yo estoy convencido de que nosotros hemos devaluado al pueblo de Dios en esta misión y hemos relegado la responsabilidad primaria de predicar el evangelio a la iglesia institucional. Y el resultado es que la mayoría de los seguidores de Cristo se encuentran a ellos mismos siendo más observadores que participantes de la misión, más espectadores el servicio, espectadores en la prédica del Evangelio. 

Y lo que nosotros hemos hecho es crear programa y presentaciones estelares, grandes presentaciones, semana viene y semana va, con increíbles comunicadores e increíbles predicadores, donde les decimos a las personas, traigan a las personas a la iglesia. La iglesia no es un edificio. Pero eso es lo que nosotros hemos creado. Nosotros decimos traigan personas a la iglesia y ellos vendrán a Cristo cuando ellos escuchen al predicador, cuando ellos vean esta presentación, cuando escuchen la música. De esa manera es en la cual ellos vendrán a Cristo. Y yo seré honesto con ustedes. Hace ya un año cuando había un par de artículos que llegaron justo después de yo haber llegado aquí que hablaban sobre la juventud. El título era, El pastor más joven de una mega iglesia. Y cuando comencé a recibir las preguntas por parte del periodista sobre el tamaño de la iglesia que yo estaba pastoreando, yo tuve que detener las preguntas, la discusión, con el hecho de que el ejemplo para mi vida y ministerio era un hombre quien pasó su vida y ministerio con 12 hombres. Vemos en Hechos capítulo 1 el cual es una secuela de Lucas el cual es básicamente el próximo capítulo aquí, y vez que solo hay 120 personas en Hechos capítulo 1 que se quedaron e hicieron lo que Jesús les dijo que hicieran. Jesús sólo contaba con ciento veinte personas. 

La estrategia de Jesús se basó en las personas

Yo veo que la estrategia de Jesús no era traer grandes multitudes al más grande edificio en el cual el pudiera predicar el mejor sermón. Su estrategia era sobre movilizar un pequeño grupo de personas quienes saldrían y predicaran el Evangelio. Jesús nunca tuvo la meta de pastorear una iglesia de 4,000 o 5,000 o 10,000, o 20,000. Su meta era movilizar a un pequeño grupo de personas para impactar al mundo. Y como resultado su estrategia nunca estuvo basada en grandes presentaciones, grandes programas en los lugares adecuados. Su estrategia se basó en las personas, el Pueblo de Dios, saliendo, siendo testigos, testificando lo que habían oído y visto. Esa era su estrategia. Todos ellos llenos con el Espíritu de Dios el cual llegaría en segundos, predicando el evangelio. Esa es la forma en la cual irían a todas las naciones, a través de las personas predicando, no a través de una persona predicando. Y es por eso que creo que la Iglesia en Brook Hills completará la Gran Comisión, porque nosotros vamos a ser una iglesia que cree el uno en el otro. Y no vamos a depender de programas y presentación o en una persona para lograr el propósito por el cual todos nosotros hemos sido salvados, para predicar el Evangelio. 

Dios nos ayude a ver que todos nosotros somos predicadores del Evangelio porque no podemos perder esta oportunidad. La verdad es que la mayoría de nosotros, durante esta serie, probablemente no han tomado el tiempo para meterse en nuestras historias para que ahora en este mismo momento si tuvieses la oportunidad de hablar con alguien que no conoce a Cristo, quien está lejos de Jesús, en 45 segundos puedas explicarle cómo Cristo se ha movido en tu vida, de la forma en que ellos entiendan. La mayoría de nosotros no ha hecho eso y como resultado la mayoría de nosotros en las pasadas seis semanas de esta serie no ha compartido nuestra historia con alguna persona que no conoce a Cristo. Y no estoy diciendo esto para hacerles sentir mal. Es solo la verdad. De las 4,000 personas que han estado envuelta en esta serie, aproximadamente 150 personas han respondido con sus historias. Eso es menos que el 4% de todos nosotros. Y yo sé que nosotros hemos estado tratando una metodología un poco diferente. Yo entiendo eso. Pero lo que eso ha hecho es abrir mis ojos al hecho que de la mayoría de nosotros espera venir aquí y escuchar el Evangelio siendo predicado. 

Predicar el evangelio

Pero seamos honestos. La mayoría de nosotros no está deseando salir y predicar el evangelio toda la semana. La mayoría de nosotros espera ver a las personas venir a conocer a Cristo en este lugar pero la verdad es que la mayoría de nosotros no está esperando dirigir a la gente hacia Jesús, ni siquiera a una persona. No está en nuestros planes. La Escritura enseña que Dios ha diseñado para nosotros todo para ser predicadores del Evangelio y eso afecta la forma en la cual escuchamos cuando venimos a este lugar. Afecta la forma en que escuchamos. Nosotros hemos visto, yo espero que nosotros hayamos escuchado o visto verdades increíbles en las pasadas semanas sobre cómo Dios quita nuestra culpa, mueve nuestra vergüenza y saca nuestro temor. Nosotros hemos visto estas verdades. Pero para la mayoría de nosotros hemos pensado que estos sermones, estas verdades que hemos visto, están diseñadas para ministrarnos a nosotros mismos. Y por favor, escuchen esto. Yo quiero recordarles que yo no predico para el bien de ustedes. Si así lo hice entonces todo lo que yo digo habría estado centrado en ti y mientras estés cómodo y sintiéndote bien, nosotros tendríamos una iglesia exitosa. 

Pero yo no creo que Dios me haya llamado para predicar por tu bien. Yo creo que El me llamó para predicar la bondad de Dios en medio de ustedes. Sí, yo te quiero a ti. 

Yo anhelo para que veas y conozcas la verdad que Dios ha quitado fuera tu culpa, Él ha echado fuera tu vergüenza y Él ha echado fuera tu temor. Sí, yo quiero que nosotros sepamos eso. Pero no estoy predicando por el amor de Dios entre nosotros. Yo estoy predicando por el amor de Dios entre las naciones. El objetivo no es que tú sepas que no eres culpable, que sepas que tu vergüenza ha sido quietada, para que sepas que el temor fue echado fuera. El objetivo es que vayas y proclames a todo el mundo en Birmingham y a la personas en todas las naciones que no son culpables más. Que no deben tener más vergüenza. Jesús se hizo cargo en la Cruz. No deben temer a nada porque El conquistó la muerte. El objetivo de predicar es que nosotros salgamos a compartir el Evangelio con todos en Birmingham y en todas las naciones. Es cuando nos damos cuenta que nos vamos a encontrar en medio del cumplimiento de la Gran Comisión. 

Pero mientras continuemos en el paradigma de la iglesia en el cual nosotros hemos crecido donde todo depende de una persona o de un programa o una presentación para hacer le trabajo bien entonces estamos perdiendo la visión. La perdemos. Yo estoy orando para que Dios nos ayude a darnos cuenta que la iglesia en Brook Hills no está para ser un lugar de ministerio tanto como está para ser una base de ministerio. ¿Ustedes saben lo que Jesús está diciendo aquí mismo? Comiencen en Jerusalén. No se queden en Jerusalén. El evangelio no se queda en Jerusalén, comienza en Jerusalén. Esa es su base y deben salir a predicar a todas las naciones desde esa base. Para eso fue diseñada la iglesia. Jesús estaba viniendo con la idea de romper este concepto, que la iglesia está limitada a un lugar. La iglesia es la gente saliendo y proclamando las buenas noticias de salvación a todas las naciones. Esa es la imagen de la iglesia. Y es un recordatorio a todos nosotros que si queremos un lugar de ministerio donde podamos recibir el Evangelio pero nosotros no estamos a la expectativa de pararnos y predicar el Evangelio en las naciones, entonces probablemente esta no es la iglesia para nosotros. 

Cumplen la Gran Comisión con sus vidas

No hay espectadores en la iglesia del Nuevo Testamento. Dios nos ayude a ver que no es un lugar de ministerio. Esta es la base para ministros, ministros quienes personalmente salen durante la semana y cumplen la Gran Comisión con sus vidas, ministros quienes se levantan y sin excepción todos nosotros, todos nosotros quienes conocemos a Cristo, predicando el Evangelio en los lugares donde El nos ha puesto. Y cuando nos juntamos para alabar y glorificar a Dios, nosotros vemos su gloria y nos entrenamos en su palabra para que podamos hacer discípulos durante toda la semana. Brook Hills ya no es un lugar de ministerio. Es una base para el ministerio para todos en Birmingham y en todas las naciones. Nosotros hemos cumplido la Gran Comisión porque nos hemos dado cuenta que todos nosotros somos predicadores de este evangelio. Les dije que la razón uno y dos sería largas. Número tres, porque Cristo nos ha enviado bajo la autoridad de su nombre. Dice que el arrepentimiento y el perdón de los pecados será predicado en su nombre. Ahora, lo hermoso aquí, yo desearía disponer del tiempo para profundizar en todo el libro de los Hechos. Lo hermoso es cómo este tema es mencionado una y otra vez. 

Vamos a través del libro de Hechos. Sucede aproximadamente una vez cada capítulo en las que ves cosas pasando en nombre de Cristo. Tenemos en el capítulo 3. Pedro y Juan están caminando hacia el templo. Hay un hombre lisiado y luego es sanado. Él dice “Levántate y camina en el nombre de Cristo”. Llegamos al capítulo 4 y ellos están de pié en frente del Sanedrín predicando el Evangelio en el nombre de Jesús arriesgando sus propias vidas. Vamos al capítulo 9 y vemos que el nombre de Jesús tomado por este hombre llamado Saulo, quien era el perseguidor de la iglesia y completamente cambió su vida de arriba abajo y luego se convirtió en el más grande defensor de la iglesia y el avance del reino, por el nombre de Jesús que la transformación sucedió. Llegamos al capítulo 16 y vemos a los demonios siendo expulsados en el nombre de Jesús. Todo esto está pasando porque el nombre de Cristo fue mencionado. Ellos estaban predicando con la autoridad de su nombre. Ellos estaban trabajando y viviendo en la autoridad de su nombre. 

El Poder de Jesús

Ahora quiero recordarles que 2,000 años atrás había un nombre que causó que un hombre cojo caminara y había un nombre que causó que ciegos vieran y había un nombre que causó que las vidas de las personas que estaban en contra del Evangelio sean transformados por el Evangelio. Había un nombre que liberaba a las personas de los demonios. Había un nombre por quien personas arriesgaron su vida y ese nombre todavía sigue vigente en el día de hoy. Todavía funciona. El nombre es el mismo 2,000 años después, como lo fue en ese entonces, nosotros tenemos la autoridad en el nombre de Cristo. Nosotros no salimos y predicamos en el nombre de nuestras capacidades intelectuales. Nosotros no predicamos en el nombre de nuestro carisma. Nosotros no predicamos en el nombre de nuestra iglesia. Nosotros predicamos en el nombre de Jesús y su nombre tiene poder. No hay una persona en la ciudad de Birmingham que su nombre no pueda alcanzar. No hay una persona en la cultura comunista, hindú o musulmán que su nombre no pueda salvar. No hay un pecado que no pueda ser perdonado. No hay una herida que no pueda ser sanada por su nombre. Y nosotros salimos en la autoridad del nombre de Jesús. 

Y aún se pone mejor. Número cuatro, nosotros completamos la Gran Comisión porque Cristo nos ha vestido con el poder del Espíritu. Él dice, “Ustedes me serán testigo. Yo los voy a enviar lo que mi padre ha prometido. Yo voy a enviarles esto, el Espíritu Santo, quien estará con ustedes hasta que ustedes sean revestidos con el poder de lo alto”. La palabra literalmente hasta que tengan la vestimenta puesta. Es Jesús diciendo “Amigos, no traten de hacer esto por su propia cuenta. Van a quedar mal. Todo va a salir muy mal. Se van a encontrar completamente sin poder”. Deben esperar. ¿Cómo un grupo de hombres comunes van a revolucionar al mundo? Por el poder del Espíritu de Dios. Y aquí está la belleza de eso. Cuando nosotros ponemos nuestra fe en Cristo, Su Espíritu mora en nosotros y lo que eso significa es que yo no tengo más del Espíritu que ustedes y ustedes no tienen más del Espíritu que yo. 

El Espíritu de Dios está en ustedes hermanos y hermanas. El mora dentro de ti y te empodera para cumplir con esta misión para que no tengan que hacerla solos. Yo pienso que nosotros no le damos la importancia al Espíritu Santo. Hasta en esta serie me tocó una y otra vez porque nosotros vimos historias increíbles. Vimos a Jesús dar vista a un ciego. Lo vimos sanando a un paralítico. Lo vimos liberando a un hombre de demonios. Nosotros lo vimos yendo a una pequeña niña y decir, levántate y ella se levantó aun estando muerta. Vimos a Jesús hacer cosas increíbles y hay una tendencia para nosotros en esas historias, escuchando esas historia, y pensando “Wow, si Dios hiciera ese tipo de cosas en el día de hoy nosotros estaríamos de moda. Podríamos hacer este trabajo si pudiéramos ver algunas de esas señales y maravillas”. ¿Pero te das cuenta que la Biblia de hecho, enseña lo contrario? ¿Recuerdan cuando Jesús liberó a ese hombre de demonios? Todo el pueblo vio lo que pasó. ¿Qué hicieron? ¿Fueron hacia Jesús con alabanza? No. Ellos dijeron, “Vete de aquí. Nosotros no te queremos cerca de nosotros”. Esa fue su respuesta. La gente se burló de El cuándo iba a sanar a esa pequeña niña. 

La Palabra y el Espíritu Santo de Dios

¿Recuerdan la parábola que nosotros vimos la semana pasada, el hombre rico y lázaro? El hombre rico quien estaba en el infierno dijo, “por favor, envíen a alguien a mis hermanos y hermanas y mi familia para hacerles saber la verdad. Él dijo, “Aunque ellos vean a alguien levantarse de los muertos, ellos no creerían porque ellos tienen a los profetas, ellos tienen a la Palabra de Dios y no han creído en eso”. ¿Qué está diciendo aquí? Él está diciendo que la Palabra de Dios y el Espíritu Santo de Dios son más poderosos que ver personas levantándose de los muertos y mirar a ciegos recobrar la vista y ver a paralíticos sanarse y caminar nuevamente. Eso es lo que la Biblia está enseñando. Que Dios nos ayude a ver esto. ¿Quieres ver el poder de Dios trabajando? Entonces deja de esperar por señales y maravillas. 

Jesús nos está diciendo “Habla mi palabra y verás el poder. Háblala. Cree en el Evangelio. Verás el poder de Dios transformando vidas, no solo por un par de años, no por toda su vida, sino por toda la eternidad. Quieres participar del poder, habla la Palabra de Dios. Cree el Evangelio de Dios. Dice el Señor, Yo los he vestido con el poder de mi Espíritu. A través de Lucas hay un énfasis en Jesús siendo guiado por el Espíritu, dirigido por el Espíritu, inculcado por el Espíritu. 

Fíjense en los capítulos tres y cuatro. Dice una y otra vez el Espíritu estaba sobre Jesús y la belleza de Lucas 24 y Hechos 1 es que Jesús está diciendo que ese Espíritu que ustedes han visto en mí durante toda mi vida ahora estará sobre ustedes. Ustedes serán revestidos con este poder para completar esta comisión. Ese es nuestro punto número cuatro, porque Cristo nos ha vestido con el poder de su Espíritu. 

Número cinco, nosotros vamos a completar la Gran Comisión porque nuestro crecimiento en Cristo depende de eso. Y aquí está a lo que me refiero con Eso. Nosotros acabamos de ver en este pasaje cómo el Espíritu nos ha dado poder para que nosotros podamos proclamar el Evangelio. Eso es lo que vemos en Hechos 1:8. Recibirán poder del Espíritu Santo que vendrá sobre ustedes y ustedes serán, la misma cosa, misma imagen aquí, ustedes serán testigos en Jerusalén y hasta lo último de la tierra. Ahora en este punto podríamos hacer una exploración. Hay ocho ocasiones diferentes en el libre de Lucas y el libro de Hechos cuando Lucas menciona la frase, “llenos del Espíritu Santo”. 

Llena del Espíritu Santo

El habla ocho veces de personas siendo llenas del Espíritu Santo. El usa esa frase. Lo interesante es que cada ves que El utiliza esa frase, “Ellos fueron llenos del Espíritu Santo”, el resultado es que esa persona automáticamente comienza a hablar. En Lucas 1, sucede tres veces. Ellos comienzan a profetizar. En Hechos, ellos fueron llenos del Espíritu Santo en Hechos 4 y Ellos hablaron la palabra de Dios con audacia. Pedro fue lleno del Espíritu Santo e inmediatamente comenzó a predicar. Entonces lo que yo quiero que ustedes vean es que el propósito primario, el Espíritu Santo hace mucho en la Escritura. El nos conforta, nos guía, nos dirige, nos hace muchos regalos. El Espíritu Santo hace mucho en la Escritura. Pero el propósito primario que nosotros vemos para el Espíritu Santo de Lucas y Hechos es evidenciar. 

El propósito primario del Espíritu Santo es habilitarnos para proclamar el Evangelio, hablar por Dios. Esa es la razón por la cual Él nos da al Espíritu Santo. Ese es el propósito primario del Espíritu Santo. Yo quiero que dejemos eso en remojo por un segundo, y veamos esta imagen. Nosotros vamos a cumplir la Gran Comisión porque nuestro crecimiento en Cristo depende de eso. Nuestro crecimiento en Cristo, llamado en otras palabras santificación, es un proceso por el cual el Espíritu Santo nos transforma a la imagen de Cristo. 

Esta es la pregunta que quiero hacer. ¿Cómo el poder del Espíritu nos va a transformar en nuestra vida con Cristo si nosotros lo ignoramos, si ignoramos el propósito del Espíritu en nosotros? ¿Cómo el poder del Espíritu nos va a transformar si ignoramos el propósito del Espírito que mora en nosotros? No sucederá. Yo estoy convencido que Dios ha diseñado esto para que nuestro crecimiento en Cristo dependa en nuestra obediencia a la Gran Comisión. Yo sé que hay pruebas, pruebas de fe en las vidas de los creyentes. Pero yo estoy convencido que estamos destinados a vivir un Cristianismo superficial si nuestras vidas no se rinden al cumplimiento de esta comisión. Eso es lo que yo creo que Filemón dice en el capítulo 1 verso 6. Yo oro para que nosotros seamos activos mostrando nuestra fe. ¿Por qué? Para que tengamos un entendimiento de todas las cosas buenas que nosotros tenemos en Cristo. ¿Lo que estás diciendo es que no podremos tener un buen entendimiento de cada cosa buena hasta que Cristo haga qué? Hasta que seas activo compartiendo tu fe. Nuestro crecimiento en Cristo depende de nuestra obediencia a esta misión. Nosotros queremos crecer en Cristo, ¿verdad? Queremos seguir a Cristo para ser como Él. Esa es la visión de nuestra iglesia. Nosotros queremos conocer y llegar a ser como Cristo. Es el plan que nos está dirigiendo. Para que eso suceda nosotros debemos ser obedientes a la misión. Nosotros vamos a permitir que Él utilice esta misión para transformarnos. 

Si hablas con alguien quien ha participado de estos viajes en los últimos meses y los escucharás hablar sobre cómo Cristo ha transformado sus vidas. ¿Por qué? Por la misión en la cual ellos se involucraron. Eso trabaja junto. Es una cosa buena. Nuestro crecimiento en Cristo depende de eso. 

La Palabra de Dios garantiza nuestro éxito

Número seis. Número seis, nosotros cumpliremos con la Gran Comisión porque yo creo la Palabra, porque la Palabra de Dios garantiza nuestro éxito. Lo que me gusta de Lucas 24:45-47 es el énfasis en el cumplimiento de la Escritura. Incluso se va más atrás en el capítulo cuando Jesús está hablando, básicamente su conversación en estos hombres camino a Emaús. Él habla sobre la ley y los profetas y abre sus ojos y les dice, “Miren. Todas las Escrituras han estado hablando sobre mí”. Y luego viene a este punto y dice, Él les dijo lo que estaba escrito, que sería cumplido, que Cristo sufriría y se levantaría de los muertos al tercer día. 

Todos nosotros sabemos que no fue un accidente que Cristo muriera en la cruz. No fue un accidente que se levantara de la tumba. El no entró en escena del ministerio y Dios dijo, “Oh no. Las cosas no están funcionando de la manera en las planee. Oh no. Jesús está muriendo. ¿Qué voy a hacer ahora? Creo que lo levantaré de los muertos”. Este fue el plan desde el principio. Es lo que la Escritura plantea. Isaías 53, Salmos 2, estas imágenes de la muerte y resurrección de Cristo, completada cientos de años después, profetizadas cientos de años antes de cumplirse. No fue un accidente. Era necesario que Cristo muriera. Era necesario que Cristo se levantara de la tumba. Para qué entonces el arrepentimiento y el perdón de los pecados pudiera ser predicado en todas las naciones. Esto es también de lo que las Escrituras están hablando. Es necesario, de la misma manera en que era necesario que Cristo muriera y se levantara de la tumba. Es necesario que la iglesia predique perdón y arrepentimiento a todas las naciones. Eso es igualmente parte del plan. Por lo que si nosotros nos detenemos con la muerte y la resurrección de Cristo y no miramos hacia cómo vamos a hacer que este Evangelio sea conocido en todas las naciones, entonces estamos perdiendo el punto del cumplimiento de la Escritura. 

La Escritura dice, si miramos en todo el Antiguo Testamento, especialmente en Isaías 43 donde dice algo similar a esto “Ustedes son mis testigos en las naciones”. Isaías 42:6, Isaías 49, Isaías 66, casi como la Gran Comisión del Antiguo Testamento, los versos 18 al 21, una y otra vez. Lo que está diciendo es que el evangelio irá a todas las naciones. Es por eso que cuando entramos en Hechos 15 y están debatiendo si deben permitir a los gentiles de las naciones entrar en la iglesia. Ellos señalan pasajes del Antiguo Testamento. Ellos dicen “Dios dice que deberíamos, entonces quizás debemos hacerlo”. Vamos a Romanos 15. Pablo está dando toda la razón de porque su ambición es llevar el Evangelio a donde no ha sido escuchado antes. Y lo que él hace es mencionar tres veces consecutivas pasajes del Antiguo Testamento. 

El primer pasaje que él menciona es sobre los judíos alabando a Dios entre los gentiles. El segundo pasaje habla de cómo los judíos y los gentiles adorarían a Dios juntos. El tercer pasaje, de hecho el menciona a dos pasajes aquí, él menciona de cómo los gentiles van a adorar a Dios separados de los judíos. Judíos y Gentiles juntos en esta imagen. Las naciones adorarán. Eso es lo que dice el Antiguo Testamento. NO es una pregunta si todas las naciones conocerán el Evangelio. La pregunta es cuando la iglesia va a predicar el Evangelio a todas las naciones. La Palabra de Dios ha garantizado que toda tribu, toda lengua, todo pueblo y toda nación escucharán el Evangelio. No lo olviden. Nosotros tenemos el privilegio. La iglesia es una parte importante del plan divino de Dios para hacer el Evangelio conocido. Nosotros llegamos a estar en este asunto y unir nuestras manos junto a las de aquellos quienes han iniciado antes de nosotros, Birmingham y todas las naciones, y ser parte de lo que la Escritura ha prometido que pasará. Que honor tan increíble. Yo creo con todo mi corazón que Dios está trabajando en esta familia de la fe para hacer cumplir su plan. Es un pensamiento increíble. Es un honor ser parte de esto. Nosotros vamos a cumplir la Gran Comisión por el trabajo que Dios hace, la palabra de Dios ha garantizado nuestro éxito. 

El propósito para el cual Cristo nos ha bendecido

Número siete. Yo creo que nosotros vamos a completar la Gran Comisión porque, número siete, porque este es el propósito para el cual Cristo nos ha bendecido, porque este el propósito para el cual Cristo nos ha bendecido. 

Llegamos al verso 50. Dice, “Después los llevó hasta Betania. Levantó sus manos y los bendijo”. ¿Pueden imaginar esta situación? ¿Jesús bendiciendo a sus discípulos, levantando sus manos y bendiciéndolos? Imagínate en esa montaña. ¿Puedes imaginar eso?, ¡qué escena más intensa mientras El los bendecía! ¡El echa su bendición sobre ellos y luego ellos lo ven elevarse en los cielos donde Él está sentado a la diestra de Dios, donde su trabajo sentado a la diestra de Dios será qué! Bendecir a su pueblo. El es nuestro Pastor. El es nuestro defensor en lo alto dice Hebreos, un mediador entre nosotros y el Padre. Y El dice, recuerden en Juan 14, versos 12 y 13, recuerden cuando Jesús dijo “Yo iré a mi padre y cuando lo haga les daré cualquier cosa que me pidan. Cualquier cosa que necesiten, pídanlo en mi nombre y le será dado. Yo quiero continuar echando mi bendición sobre ustedes de la manera en la cual nunca han imaginado”. Qué promesa más maravillosa, Jesús diciendo que nos dará cualquier cosa que pidamos”. Lo que nosotros hacemos es tomar ese verso y decir “Significa eso que si le pido a Dios una casa nueva El me la dará o si le pido a Jesús que me dé un nuevo vehículo o un nuevo empleo o seguridad, o el sueño americano, ¿Él lo hará? No. estamos perdiendo todo el punto de la bendición de Dios. 

La bendición de Dios es para completar su misión. Lo que El está diciendo es “Si me pides algo, algo que necesites para hacer conocido el Evangelio a todas las naciones, todos los recursos del cielo están a tu disposición”. Que increíble pensamiento. No hay nada, absolutamente nada que sea muy audaz que nosotros podamos pedir si estamos realizando esta misión. El nos dará cualquier cosa que nosotros necesitemos. Nos dará todo el dinero que nosotros necesitemos, todos los dones que nosotros necesitemos, todos los recursos que necesitemos, todo. El dijo “les daré los recursos del cielo. Solo pídanme y les daré lo que ustedes necesiten para lograr esta misión”. Ahora esta es la llave para abrir las bendiciones de Dios. Dios ha prometido bendecir su plan. El ha prometido bendecir a las personas quienes están obedeciendo su plan por lo que cuando nos alineamos como su pueblo con su plan, estaos asegurando la bendición de Dios. Estamos asegurando su bendición. Nosotros no tenemos que dudar, no tenemos que preocuparnos. Eso cambia la forma que nosotros caminamos a través de la próxima serie de oración. Porque nosotros podemos orar por algo. Nosotros estamos pidiéndolo para cumplir su gloria. El nos dará sabiduría. Esto es para la siguiente serie. 

Nosotros queremos, esto es casi egoísta en este punto

Número ocho, nosotros vamos a cumplir la Gran Comisión porque nosotros queremos, esto es casi egoísta en este punto. Pero yo pienso que es bíblico. Porque nosotros queremos experimentar esta misión. Nosotros vamos a cumplir la Gran Comisión porque queremos experimentar la emoción de esta misión. Yo amo lo que el verso 52 dice. Dice, “Ellos lo adoraron y regresaron a Jerusalén con, ¿con qué?, con gran gozo”. Eran unos hombres felices. Ellos habían visto a Jesús ascender a los cielos. Ellos iban a Jerusalén. Ellos iban a recibir nuevas vestiduras del Espíritu Santo y ellos saldrían y serían parte de algo que tendría impacto mundial. Eso es algo bueno. Eso suena divertido para mí. Continuemos con el gran gozo, queriendo experimentar la emoción de esta misión. Me habría gustado tener tiempo. Nosotros podríamos pasar las siguientes horas leyendo a través de esas notas, notas sobre Dios haciendo su obra que he recibido recientemente, gente compartiendo sobre como cuando ellos oraron por tres personas con las cuales podrían compartir el Evangelio, compartir sus historias, no podía pensar en nadie. Y la próxima semana Dios comenzaba a abrir relaciones en el vecindario. 

Ellos era, a partir de ese momento, parte del trabajo de Dios en la vida de otras personas. Una persona está hablando sobre cómo ellos estaban fuera de la ciudad vieron a alguien caminando cerca y pensaron, “Quizás esta es una oportunidad que Dios está abriendo“. Y de repente esta persona comienza a hablar con ellos y comienza a compartir. Ellos se dan cuenta que esta es una persona de Vietnam y tiene como religión el Budismo. Y sucede que esa persona de nuestra familia de la fe tiene a su madre quien es vietnamita y vino del Budismo al Cristianismo. ¿No es raro como eso funciona? Ella comienza a compartir el Evangelio con esta persona, historias de Honduras y de vidas siendo cambiadas. Y no solo en Honduras. En el aeropuerto una persona está hablando sobre cómo ellos estaban siendo revisados en el aeropuerto y ellos fueron detenidos por una persona de seguridad. Ella comienza a hablar con esta señora de seguridad quien está revisando su equipaje y ella comienza a compartir con la otra mujer lo agradecida que está de todo lo que está haciendo. Esta señora de seguridad está sorprendida y le pregunta, “¿Qué quiere decir, Gracias?” Ella comienza a decir dónde ha estado y qué ha estado haciendo. 

Estas damas terminan intercambiando números de teléfono. Esta señora en el aeropuerto está dando su número de teléfono a esta persona diciendo, “yo quiero ser parte de algo así”. Historias de gente que regresan de esos viajes misioneros y la primera vez que tienen un almuerzo, en un restaurante, junto a alguien quien no gusta de la iglesia y esa persona termina hablando con ellos, escuchando lo que han estado haciendo en Honduras y diciendo “Yo quiero ser parte de eso que puede cambiar mi vida de esa manera”. Y luego recibí una carta en mi oficina esta mañana. Esta habla de este viaje a Venezuela diciendo “Estoy muy agradecido que el vuelo no funcionó”. Ellos dijeron eso porque si el avión hubiera funcionado habríamos viajado a Venezuela con 70 otros cristianos. ¿Qué bueno es eso? Nosotros ahora tenemos la posibilidad de intercambiar con diferentes personas quienes no conocen a Cristo en el camino hacia allá y de vuelta a acá. 

Dios convierte las situaciones y nos da oportunidades

Esa es una buena perspectiva de cómo Dios convierte las situaciones y nos da oportunidades. Es divertido ser parte de esto. Esta es la emoción de la vida cristiana y nosotros queremos experimentarla. Yo creo que nosotros queremos experimentar la fuerza de estas cuatro paredes y en todas las naciones. Nosotros queremos experimentar la emoción de esta misión. Esta es una vida abundante, haciendo que la gloria de Cristo sea conocida en todas las naciones. Y es por eso que dicen “Bueno, yo no tenía ese tipo de experiencia. No me gustaba dormir en el piso, no me gustaba hacer esto”. 

Y es por eso que dices “Bueno, yo no tenía ese tipo de experiencia. No me gustaba dormir en el suelo. No me gustaba hacer eso”. Eso no fue muy gozoso para mí. No lo olviden. Ya no son las circunstancias las que determinan nuestro gozo en esta imagen. Hechos 5: 41-42. “Así, pues, los apóstoles salieron del Consejo, llenos de gozo por haber sido considerados dignos de sufrir afrentas por causa del nombre de Cristo”. Ahora hay gozo en el sufrimiento por causa de la misión. Nosotros queremos experimentar la emoción de esta misión. 

La gloria de Cristo no nos deja otra opción

Número nueve. ¿Por qué nosotros completamos la Gran Comisión? Porque la gloria de Cristo no nos deja otra opción. Nosotros completamos la Gran Comisión porque la gloria de Cristo no nos deja otra opción

Lo dice dos veces, una en el verso 52 y otra en el verso 53, “Ellos lo adoraron y retornaron a Jerusalén con gran gozo y se quedaron continuamente en el templo adorando a Dios”. Esta es la primera vez en el libro de Lucas en la cual se menciona a Jesús siendo adorado. Él está siendo adorado. Ellos están viendo su gloria. Ellos lo ven sentado en los cielos con autoridad sobre todos las autoridades y todo en el mundo está por debajo de El. Ellos ven su gloria y eso los obliga a ellos a ir. Eso es exactamente la razón por la que en Hechos 7 cuando Estaban está a punto de ser apedreado el mira hacia arriba y ve la gloria de Cristo, Jesús parado a la mano derecha de Dios, y estar viendo su gloria lo obliga a decir “Padre, perdónalos porque no saben lo que están haciendo”. Allí él muere como el primer mártir cristiano. ¿Por qué? Porque la Gloria de Cristo no le dejó otra opción. Él quería vivir para su gloria. Ahora yo estoy convencido de que mientras más estudiamos su Palabra, más adoramos basados en su Palabra, más veremos su gloria, y nos obligará a salir. No lo podremos evitar. Es una respuesta automática por haber visto la gloria de Cristo. Si tenemos el interés de ir allá y ver la gloria de Cristo, la gloria de Cristo no nos dejará otra opción. Nosotros veremos que Él es digno de toda nuestra adoración y nosotros veremos que el es digno de la adoración de cada una de las personas de este plantea. La gloria de Cristo no nos da otra opción. 

Estamos comprometidos a estar listos para cuando Jesús vuelva

Número diez, ¿por qué cumpliremos la Gran Comisión? Porque nosotros estamos comprometidos a estar listos para cuando Jesús vuelva. En Lucas 24 el asciende. Hechos 1 el asciende nuevamente. Lucas lo menciona dos veces. En Hechos 1 un ángel viene a estos hombres quienes están sentados estupefactos. ¿Qué ha sucedido? Un ángel viene y les dice “De la misma manera que lo han visto ascender, un día el volverá”. El vuelve. Y ¿sabían que el Nuevo Testamento enlaza la venida de Jesús con esta misión? Mateo 24:13. “El Evangelio será predicado en todo el mundo como testimonio a todas las naciones y luego vendrá el fin”. Cuando Jesús vuelva nosotros no estaremos dormidos como iglesia. Nosotros estaremos despiertos. Nosotros estaremos corriendo obedientemente la tarea que Él nos ha dado. 

Ahora, algunos de ustedes están pensando “De acuerdo. Me gusta el pensamiento pero para ser honestos no puedes garantizar que estarás aquí mañana o que algunos de nosotros estaremos aquí mañana. Entonces ¿cómo puedes decir que nosotros vamos a completar la Gran Comisión?”. Es cierto. Pero yo quiero decirte una historia. El año era 480 A.C. El más glorioso ejército que el mundo ha conocido dirigido por el poderoso rey Persa Jerjes estaba cruzando hacia Europa. Varias nacionalidades y tribus representadas en este ejército de 250 mil hombres. Ochenta mil están a caballo y en carros de guerra, el resto marchando. Se decía que cuando marchaban la tierra temblaba. Se decía que cuando se detenían a comer parecían langostas devorando todo en su camino y ellos bebían y pozos completos se secaban y los ríos eran convertidos en riachuelos. Ellos eran una máquina de guerra y se estaban dirigiendo a Grecia a subyugar a Atenas y Esparta. En su camino se le antepusieron cerca de 7 mil griegos quienes se habían colocado en un estrecho camino de unas 20 yardas de ancho. Pero en medio de ese grupo de 7 mil griegos había 300 espartanos, conocidos como los guerreros más audaces de ese tiempo. 

Vuelve con tu escudo o vuelve en el

Las madres espartanas eran conocidas por decirle a sus hijos “vuelve con tu escudo o vuelve en el”. Eso no es lo que quieres oír de tu mamá. Ellos estaban liderados por un espartano de 55 años llamado Leónidas. Parecía una operación sencilla para la armada griega, pero tras dos días de batalla ese no era el caso. Ellos fueron resistidos una y otra vez. Los imparables habían sido detenidos. Jerjes entró en pánico y tarde en el segundo día envió sus propios guardaespaldas, conocidos como los inmortales, a ocuparse de ese grupo de griegos y aún ellos perecieron en sus manos. Sin embargo, más tarde en ese día, desastrosamente, los griegos fueron traicionados y alguien guió a los persas a ver cómo podían rodear a los griegos y a los espartanos, La mañana siguiente, se despertaron para ver que no había escapatoria, La mayor parte de la armada fue liberada, excepto por 300 espartanos y Leónidas y unos pocos más que se unieron para hacer un último frente desesperado. Ellos fueron atacados y pelearon. Cada uno de ellos peleó hasta el fin. Se dice que cuando perdieron sus espadas, pelearon con sus manos y dientes hasta que cada uno de ellos cayó en el campo de batalla. 

Antes de hacerlo, ellos enviaron un mensaje que se hizo conocido como su epitafio, y era “díganle a los espartanos que nos comportamos como ellos deseaban que estamos enterrados aquí”. Ellos no tenían idea de lo que esas palabras harían para desencadenar un resurgimiento de orgullo a través de la armada griega que después se levantaría y en los días subsiguientes detendría el progreso de los persas en su camino de destrucción por el país. Treinta años después, cortos treinta años después, la ciudad de Atenas se convertiría en la ciudad más influyente que el mundo ha conocido. Ellos cumplieron con su labor, se mantuvieron en pie con coraje y todos los hombres libres hoy le deben su libertad en parte a la posición tomada por estos tipos. Un filósofo francés dijo hace 2,000 años “hay derrotas triunfantes que son rival de victorias”. Les digo esta historia porque creo que en el tercer milenio de su existencia, la iglesia de Jesucristo está enfrentando el más grande reto que hemos encarado. Por primera vez estamos enfrentando la primera cultura verdaderamente global del mundo. Algunos creen que nuestra fe debe ser simple y privada, pero yo creo que esa visión de la fe está mal guiada. 

Estoy convencido de que no hay tiempo como hoy para que la iglesia de Jesucristo se levante y llene el propósito para el cual hemos sido salvos. Podemos no vivir hasta que Cristo vuelva, y puede que no vivamos para ver cada uno de los grupos de personas en este planeta alcanzados por el evangelio, pero quiero que seamos una iglesia de personas que murieron intentando. Quiero que sacrifiquemos todo en el altar para llenar la misión por la que somos salvos, para que sea dicho a los que vengan después de nosotros y a nuestro Salvador que nos comportamos como él deseaba que lo hiciéramos. ¿Quieren inclinar sus cabezas conmigo? Con nuestras cabezas inclinadas, ojos cerrados, quiero que consideremos lo que esto significa para cada una de nuestras vidas y quiero invitarte a decir individualmente que estamos dispuestos. Jóvenes y viejos, nuevos cristianos, cristianos de más tiempo, quienes en algún punto del camino, o quizás en toda tu vida cristiana o quizás recientemente; te has encontrado a ti mismo más y más como espectador y no se predica el evangelio desde tu boca. 

Confiar en la autoridad de tu nombre y el poder de tu espíritu

Sí tu estas dispuesto a decir “estoy listo para participar en esta misión”, y no necesariamente comprometiéndose necesariamente a ir en un viaje o comprometiéndose a hacer esto o aquello, sino diciendo “Dios, rindo mi vida a predicar tu evangelio, voy a predicar de ti, voy a compartirlo. No sé cómo eso se ve, no sé cómo hacerlo, voy a confiar en la autoridad de tu nombre y el poder de tu espíritu para ayudarme con eso”. Te voy a invitar, llegando ya al final de esta serie y al final de esta misión de fin de año, trabajando con nosotros. Construyendo lo que Dios ha hecho en el pasado, quiero invitarnos a decir “No seremos espectadores. Queremos estar incluidos en esto”. Quizás has estado en un viaje que te ha abierto y ahora quieres ser un participante. Quizás has estado sentado en las gradas y Dios está hablando a tu corazón y diciendo “quiero que estés incluido en esto. Es tiempo de que hagas algunos cambios para estar incluido en esto”. 

Quiero invitarte, mientras continuamos en actitud de oración, a orar por todos nosotros que hemos vivido en un paradigma de espectador de iglesia, que están listos para decir “Estoy listo para ser un predicador del evangelio”. En los siguientes uno o dos minutos vamos a tener una oración conjunta. Quizás sean ustedes como individuos. Quizás son ustedes como familia, pero no digo que ustedes tengan que tener todas las respuestas y saber lo que esto significa para sus vidas, salvo decir “Ya no seré un espectador. Quiero una misión. Voy a predicar el evangelio, Voy a tomar autoridad en el nombre de Cristo, en serio, tomaré el poder del Espíritu de Cristo, en serio. Quiero ser incluido”. Quiero que hagamos una oración juntos. Tenemos un mensaje que trasciende todas las culturas en el mundo. Nos damos cuenta que somos predicadores del evangelio. Tenemos la autoridad en el nombre de Cristo y el poder del Espíritu de Cristo. 

Nuestro crecimiento en Cristo depende de nuestra obediencia a esta imagen. Queremos experimentar el júbilo de esta misión. Queremos ser parte. Queremos el gozo y queremos conectarnos con la bendición de Dios con este propósito. Sabemos que él está listo para bendecirnos para que este propósito sea logrado en nosotros. Sabemos que la gloria de Cristo no nos deja otra opción y estamos comprometidos con estar listo cuando Jesús vuelva. 

El poder de Dios para ayudarnos

Querido Dios, te alabo por tu gracia y tu misericordia la cual has derramado en esta iglesia en tantas formas. Te alabo por la oportunidad y el privilegio de ser parte de esta familia de fe. Te alabo por todos mis hermanos y hermanas. Te alabo por lo que estás haciendo, y oro para que seas honrado y glorificado en tu iglesia. Dios, estoy orando por los hombres y mujeres que se están diciendo “No seré un espectador”, quizás por primera vez en la cristiandad, quizás por primera vez en mucho tiempo. Quiero predicar el evangelio. Dios, oro para que ellos conozcan el poder de tu espíritu. Oro que les proveas con poder lo alto, Oramos para que no tengamos que esperar que venga tu Espíritu. Tu espíritu que viene a nosotros cuando somos salvos. 

Tenemos que orar por el espíritu de Cristo que está por sobre cada uno de estos hombres y mujeres Y Dios. Oro para que los llenes de tu poder para que puedan hablar tu palabra con denuedo. Y oro que les abras oportunidades a sus derechas e izquierdas, para verte trabajando y unírsete en dicho trabajo, ya sea hablando breves palabras o compartiendo el evangelio o compartiendo sus historias. Dios, oramos para que tu prepares a las personas para predicar tu evangelio. Confiaremos en tu poder desatado en tu pueblo. Dios, oramos para que sea dicho a través de la iglesia que el arrepentimiento y el perdón de los pecados fue predicado a todas las naciones. Te alabamos por la oportunidad de estas en esta línea a lo largo de esta historia en la que has dicho “haré mi evangelio, mi salvación, mi amor, mi gracia, conocidos a todas las naciones”. Dios, oro para que tú les motives con la autoridad de tu nombre, que ellos no dependan de su intelecto o su razonamiento o sus capacidades. Que tomen la autoridad de Cristo que tú les has dado y que tú les muestres tu gloria a través de sus debilidades, o que tú les muestres tu poder y tu fuerza aún en la debilidad. 

Dios, Oramos que las dificultades, las tribulaciones que esto pueda traer, óranos por las luchar que esto puede traer. Rogamos que tú nos concedas gracia para regocijarnos en la cara de la lucha, en la cara del sufrimiento por que sepamos que somos parte de tu plan de hacer tu gloria conocida. Dios, venimos a ti y te pedimos que nos des todo lo que necesitamos para hacer esta realidad en nuestras vidas. Dios, no terminamos esta oración pensado “Ahora tengo a que a hacerlo yo solo”, Dios, nos levantamos con el poder del Espíritu Santo y la autoridad de tu nombre, y la promesa de que bendecirás tu plan y caminamos en la certeza de eso. Dios, oramos para que nos des todo lo que necesitamos para lograr esta misión en cada una de nuestras vidas y en esta misión como iglesia. Dios, oramos que cada grupo de personas en el planeta sepa el nombre de Jesús y oramos para que nos uses en hacer eso una realidad. 

Nos damos a todo a ti y oramos por como eso se evidenciará esta semana. Dios, oramos para tener tu corazón, no sólo para las personas de todas las naciones, sino también para las personas justo a nuestro rededor. Dios, el efecto será una base del ministerio en la iglesia, en Brook Hills que se está lanzando a las naciones con tu gloria y tu evangelio. Con ese fin oramos, confiando en ti, confiando que todo lo que hemos pedido hoy lo hemos pedido de acuerdo con tu voluntad y en tu nombre, por lo que confiamos e que nos lo darás. Toda la gloria sea a ti Jesús, ya que tú te llevas la culpa, porque tú te llevas la vergüenza y te llevas nuestro miedo ahora que tenemos el privilegio de hacer esas noticias conocidas en todo el mundo. En el nombre de Jesús oramos. Amen. 

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TOWARDS REACHING THE UNREACHED.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs are receiving the least support. You can help change that!