El Evangelio Demanda una Urgencia Radical - Radical

Secret Church is this Friday. It's not too late to join us! 🎟️

El Evangelio Demanda una Urgencia Radical

Jesús no tiene un interés urgente en una competencia por conversos con Juan el Bautista, ni parece interesado en una lucha política. Su urgencia radical por los perdidos supera todas nuestras tradiciones culturales y religiosas. La urgencia radical no proviene de lo que sabemos, solo proviene de a quién conocemos. En este mensaje sobre Juan 4:27–42, Chris Nichols nos insta a ver que la urgencia del Evangelio se traduce en acción.

  1. Jesús muestra un desprecio radical por las opiniones y prejuicios de los hombres.
  2. La urgencia radical de Jesús va en contra de nuestra dedicación nuestros planes de carrera y horarios de vida personal.

Específicamente, vamos a caminar juntos hacia el mundo, en el contexto de una urgencia radical, lo que el Evangelio exige. Así que, si querrías abrir tu Biblia en el Evangelio de Juan 4:27; ahí es donde vamos a comenzar.

Mientras llegas ahí, permíteme orar por nosotros, como nos vemos juntos en su Palabra.

Padre, es en el lugar de desesperación que Tú das vida a nosotros, y Dios, somos gente desesperada. Necesitamos escucharte. Necesitamos escucharte desde Tú Palabra. Necesitamos escucharte desde Tú propio Espíritu, desde Tú vida en nosotros, Dios. Oro para que como nos vemos en el alcance de Tú Palabra, Dios, que comiences a abrir nuestros ojos a la urgencia que tienes, oh Dios, a la urgencia que deseas que tengamos. Y oro para que hables a nosotros claramente. Permítenos, Dios, caminar hacia esto con esta verdad. Lo pido en el nombre de Cristo. Amén.

Mi nombre es Chris Nichols y sirvo junto con el personal como parte de esta iglesia, como el Pastor Ejecutivo. Quiero que sepas que básicamente 1 Corintios 14:26 dice que cuando nos congregamos juntos, cuando nos reunimos, ¿Cuál es el resultado de eso? El resultado es que cada uno tiene algún aspecto en particular que nos trae, y quiero que sepan que estoy animado cuando veo sus caras. Eso es parte de la primera propuesta de la iglesia del Nuevo Testamento, congregarse es un estímulo. Nos traemos estímulo el uno al otro según nos vemos el uno al otro a la cara y nos identificamos con la vida de Cristo el uno en el otro.

Juan 4:27

Entonces estamos en Juan 4:27. Vamos a leer con interés aquí.

En esto vinieron sus discípulos, y se maravillaron de que hablaba con una mujer; sin embargo, ninguno dijo: ¿Qué preguntas? o, ¿Qué hablas con ella? Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él.

Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come. Él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis. Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer?

Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega. Porque esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega.

Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores. 

Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo. (Juan 4:27-42)

Urgencia Radical

Urgencia, el diccionario la define como necesidad presionada, imperatividad, insistencia. Pero la forma en que nuestra cultura define urgencia, la forma en que nosotros diferenciamos lo normal de urgencia es que presionamos 1 o 2 en nuestro celular. Presionar 1 para un reparto normal, ¿Cierto? Presionar 2 para un reparto urgente. Esto no es una urgencia radical.

Escucha a lo que uno de nuestros hermanos cristianos en la India, un área perseguida, habla sobre su urgente conducción. Escucha a esta cita. “En este mundo nada te da felicidad eterna, excepto nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Solo durante los pocos años de esta vida se nos da el privilegio de servirnos unos con los otros y servirle a Cristo. Después de la muerte tendremos el cielo para siempre, pero solo un tiempo corto para servir aquí”. Y escucha esto. “Por lo tanto, no debemos de perder la oportunidad”.

Parece ser como si hemos perdido algo en lo que es urgente en esta vida y lo que no es urgente. Entonces si vamos a obtener la imagen de lo que el Evangelio exige en una urgencia radical, veamos cómo la palabra de Dios establece esto. Así que, si lo harías, vuelve al principio del verso 27, entonces hay una pequeña declaración allí, y dice, “En esto vinieron sus discípulos”. Sus discípulos se acercaron.

Ahora bien, ¿Dónde ellos habían estado? De modo que sepamos dónde habían estado cuando ellos se acercaron, tú tienes el modo de saber algo sobre la parte previa del pasaje. Tienes que ver en el verso 1. Acabaré de leer ahí para ti. “Cuando, pues, el Señor entendió que los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza mas discípulos que Juan (aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos), salió de Judea, y se fue otra vez a Galilea. Y le era necesario pasar por Samaria.” (Juan 4: 1-4).

Así que, el ajuste es que Jesús y sus discípulos se están moviendo fuera de Judea y están yendo al norte. Ellos están dirigidos a ir a Galilea. Ahora bien, el trato es este. Hay dos razones diferentes. Una, Las Escrituras aquí se deshacen para ustedes. En cierto modo les da a ustedes un pequeño resumen, pero dos razones. Una es no interferir con la obra de Juan el Bautista que ya estaba pasando. Pero la segunda razón es que Juan el Bautista ya había despertado el interés de la clase religiosa dirigente, y Cristo estaba pensando que eso básicamente continua, y con esto comienza, esta erupción de bautismos y conversiones y cosas que están cambiando, Él no quiso tener su creciente aclamación como una amenaza política.

 Jesús está decidido, no distraído

Así que, algo que pueden notar justo ahí, en lo que necesitamos pensar es que Jesús no parece tener una urgencia interesante en un contexto sobre conversiones con Juan el Bautista. Ni Él parece estar interesado en una lucha política. Ahora bien, probablemente hay una palabra ahí para nosotros, y vamos a pasar por delante, pero esas podrían ser distracciones desde el propósito de Jesús.

Ellos han estado caminando al norte, Jesús y los discípulos. Ellos están sobre el camino alto. Ustedes pueden observarlo, capítulo 4, verso 4. La cuenta de Juan incluye una pequeña declaración allí, pero es realmente importante y dice, “Y le era necesario pasar por Samaria”, y no por cualquier región, sino a través de la región de los despreciados mestizos.

Ahora, no vamos a expandir esto, pero vamos a ser suficientes para decir que esta ignorancia por los demás va camino atrás en los tiempos del Antiguo Testamento, incluso antes de Nehemías. Quiero que sepan que además en el libro de Juan; actualmente los fariseos refieren a Jesús como “tener un demonio” y le llaman un samaritano. Así que no fue un complemento de la cultura Judía para la cultura samaritana para que se llamen los unos a los otros. Fue un grupo étnico despreciado por los judíos.

Pero quiero hacer esto. Dejen este texto recorrer. Déjenlo recorrer desde el medio este a nosotros, a esta cuidad. ¿No hemos despreciado los grupos étnicos con nosotros, los grupos socioeconómicos, los grupos raciales sujetos a nuestros estereotipos, nuestros prejuicios? Más Jesús muestra algo diferente. Él muestra un desprecio radical por las opiniones y prejuicios del hombre

Él va por ahí. Él se detiene ahí. Lo más probable es que Él se detiene ahí con un propósito. Entonces, ¿Qué de nosotros? ¿Qué hay de ti y de mí? Quiero cuestionarte esto. ¿Pudiera yo o tú haber tenido la cachaza de tan solo pasar a través de eso? Y pensar, “Vamos a salir de esto”. Vamos a enfrentarlo. Vamos a través de las áreas que no estamos cómodos, ajustes, situaciones en los que no estamos cómodos. ¿Tendríamos tan solo la cachaza de pasar justo a través de eso cuando estamos enfrentados con un ajuste que desafía nuestros niveles de conformidad, que desafía nuestros paradigmas sociales, de nuestra cultura sureña?

¿Qué de ti? ¿Qué de tu apariencia externa o tu dialecto? ¿Qué de tu gran historial social, tu increíble reputación social, o la ausencia de la misma? ¿Qué tal si todo eso había permanecido en el camino a la urgente obediencia a Cristo al Padre en nuestro nombre? Estaríamos perdidos.

Hoy, ustedes están sentados en donde están, y hoy, yo estoy parado en el lugar en que estoy a causa de su gracia. Estaríamos perdidos sin ella. Es como C. S. Lewis dice cuando habla sobre las tres sorpresas en el cielo: quién está ahí, quién no está ahí; tú estás ahí. Simplemente no sería un bonito espectáculo.  

Veamos más atrás en el verso 6, “Entonces (Jesús) cansado del camino”, Eso es en donde Cristo está en este pasaje. Él se sentó junto al pozo profundo de Jacob. Estaba cerca de la hora de comer. Probablemente estaba cerca del medio día, y el verso 8 se da en sentido opuesto, “Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer”. Ahora, lo que estamos viendo ahí es un hambre natural y una respuesta natural.

Entonces, ¿Qué hay de malo en eso? Muchos nos dirían que llenemos primero nuestros propios deseos juntos. Incluso nuestros miembros seguidores de la iglesia, la gente de nuestro grupo pequeño diría, “Tienes que cuidar de ti mismo primero”, es un buen significado cuando ellos dicen esto. Pero la cosa es que Cristo nos muestra que Él debe de actuar ahora, donde está posicionado en ese momento del tiempo.

Vivir una vida con una urgencia radical

Miren, este es el asunto. Nuestra vida no siempre puede ser sobre los sentimientos de nuestras necesidades. Nuestra vida no siempre puede ser sobre nuestras inclinaciones naturales si vamos a ser obedientes a su voluntad. Esto ese habla en algunos otros lugares en Las Escrituras, Filipenses 2:1-11. Justo ahí abajo en el medio básicamente dice, “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Fil. 2:3). Más importante que ustedes mismos.

¿Qué hay de nosotros? Vamos a hablar de una urgencia radical por un minuto. Vamos solo a tratar de pedirles a la gente que omitan una comida, y así que ellos puedan posicionarse a ellos mismos, donde ellos interactúan con una cultura perdida. Tan solo omitir una comida. O vamos a subir la barra un poquito más. Vamos a decir, “¿Por qué no solo retrasamos una comida por unas pocas horas, para que podamos interactuar con una cultura perdida?”

Ahora aquí está nuestra imagen de urgencia. Esto es lo que hacemos. Estamos constantemente preocupados sobre nuestras propias necesidades. Así que te estas preguntando, “¿Es algo malo querer obtener algo para comer?” No, necesariamente no es algo malo. Pero, ¿Sabes qué? Las Escrituras parecen ser claras en varios lugares en que sentir nuestra propia necesidad no es necesariamente la única cosa.

Aquí tienes a Jesús. Él tiene su equipo de ministerio. El equipo de ministerio ha partido a ir al lugar local de comida rápida o para lo que sea que esté disponible en Sicar ese día. Y mientras tanto, Jesús ha posicionado su ser en el lugar donde el ministerio se produce, y de todos modos, esto es donde sea que Jesucristo este posicionado. Esa es una palabra para nosotros. Donde sea que estés posicionado hoy, donde sea que estés posicionado mañana, no se necesita una señal que salga en frente, ni un campanario en el techo. Es donde estás posicionado. Ahí es donde el ministerio se produce.

Entonces, vamos rápidamente a avanzar hacia abajo en el verso 27. Ahora sabes dónde han estado. Ellos han estado consiguiendo comida. Así que volviendo a la historia. Si no ha habido nunca un ajuste en los evangelios para una situación comediante, probablemente este al menos está en los tres primeros.

Observa esto. Los discípulos tropezaron nueva vez ahí dentro del claro pozo de Jacob, y probablemente es ruidoso. Ellos están caminando en el sendero. Hay un grupo entero de ellos. Puedo visualizar por la razón que sea a Pedro en frente de ellos. Y probablemente como ellos vienen alrededor del pasado del ultimo árbol, el probablemente puso sus brazos afuera y paró la moción delantera como corrieron hacia Él. ¿Puedes visualizar eso?

Probablemente él volteó su cabeza y dijo, “Él habla con una mujer”, pero lo dijo en arameo y no puedo hacer eso. Pero probablemente dijo eso. Para que lo sepas, fue un escándalo fronterizo, porque si fueras rabino no hablarías a una mujer que no conoces, especialmente si su esposo no estuvo presente con ella. “Él habló con una mujer”.

 Jesús está decidido, no disuadido

Así que, lo que vemos aquí es esto: vemos a Cristo, y que su urgencia radical por la persona perdida triunfa sobre toda nuestra cultura y sobre todas nuestras tradiciones religiosas.

El pensamiento también se hizo eco en otros lugares, varios lugares en los escritos de los apóstoles, colosenses 2:8, “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” Tradiciones de hombres, principios del mundo, o según Cristo.

Entonces los discípulos están permaneciendo allí. Ellos están viendo silenciosamente. Estamos sobre el verso 28, la mujer samaritana en el pozo, en el mal tiempo absoluto del día. Si alguna vez has estudiado este pasaje, entiendes esto. Ella se lleva su tarro de barro sentado con agua y camina lejos rápidamente, devuelta hacia la cuidad. Ella se dirige con un urgente propósito.

Ahora bien, esto es muy sencillo, ¿verdad? conocer a Cristo, dejarle un tarro de agua, iniciar un ministerio público ahora. Eso es lo que ella hace. ¿Qué tan simple es eso? ¿Qué, por supuesto que no, ningún seminario, ninguna doctrina? ¿En qué ella estaba pensando? Hay algo ahí para nosotros. 

Hay un chico llamado Watchman Nee que nació en 1903, y murió en 1972. Él es un hermano chino, gastó los últimos 15 años de su vida en una prisión china por su fe. Él creó esta declaración. Esto se resume muy bien, “El Espíritu Santo nos muestra a Cristo y creemos en Él. Luego en seguida, sin ninguna otra medida de nuestra parte, ahí comienza una vida en unión con Él”. Es ridículo en su simplicidad.

Su urgencia se convierte en nuestra urgencia. Su ignorancia radical por las tradiciones del hombre, su urgencia radical por los prejuicios de los hombres se convierte en nuestra ignorancia radical por lo mismo, esto es una vida en unión con Él. No estoy golpeando a los seminarios. No permitas que esa palabra vuelva. Pero sabes, Watchman Nee dice algo más un poco más debajo de la página en el mismo texto. El dice, “Para entender la doctrina y saber quien es Dios son dos cosas enteramente diferentes”. ¿Qué hay sobre nosotros?

Juan 17:3, “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Eso es lo que queremos. Queremos conocer a Dios. Una urgencia radical no viene desde lo que sabemos. Solamente viene desde a quien conocemos

Así que, mientras tanto, has obtenido el equipo ministerial, y ahora ellos están cerrando sus bocas abiertas tan pronto Él ha terminado de hablar con esta señora. Y, ¿Qué hacen? Ellos comienzan a instar a Jesús a comer algo, “Rabí, come”. Probablemente puedes verlos. Ellos se están limpiando la frente a causa de la inconfortable situación en la que Jesús estaba.

Y es tiempo. Jesucristo deja caer la bomba sobre ellos. Él dice, “Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis” (Juan 4:32). Ahora, aquí hay más drama. “Mi comida, ustedes no saben nada de esta comida”. Y ellos le están mirando. Ellos se están mirando el uno con el otro. Ellos están mirando hacia el suelo. Él probablemente continúa para terminar la declaración. Él probablemente dice, en sus mentes, “Satisfacción”. Eso es lo que está diciendo, “Satisfacción, alimento, sentimientos. Ya lo tengo”. Eso es lo que Jesús dice.

Hacer la voluntad de Dios con una urgencia radical

¿De dónde viene? Viene de hacer la voluntad de Dios. Es justo ahí en el pasaje 4:34. Viene en la conformidad de nuestra para su vida. ¿Dónde es hallada la voluntad? Bien, para los principiantes, es hallada en la Palabra de Dios. “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Eso es Mateo 4:4. También es una cita de Deuteronomio 8:3.

Así que, si en Deuteronomio 8:3 y en Mateo 4:4, ambas cosas dicen que es en su voluntad que vivimos, que es en su Palabra que vivimos, entonces esa es la palabra para nosotros aquí hoy. Es su voluntad entonces, su voluntad en el texto, su voluntad ahora, su Palabra ahora.

Un Salmo del Antiguo Testamento, Salmos 40:8, “El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón”. Jesús, el cumplimiento de la ley, la palabra de los profetas, Él en sí mismo dice que se alimenta en hacer la voluntad de Dios. Así que, la pregunta es: Si su vida es en nosotros, entonces ¿Por qué no hallamos satisfacción de hacer la misma cosa, haciendo su voluntad? Así es como obtenemos nuestra satisfacción.

Aquí es donde hallamos satisfacción. Vamos a aplicarla. Lo que hayamos es como radicalmente filtramos las cosas que perdemos en nuestras vidas, y la obtenemos con la tarea de que Él ya está rendido por nosotros a hacer en su Palabra. Y mientras Jesús estaba enseñando a los discípulos en el desierto, en el fondo esta mujer samaritana está en el pueblo diciéndole a todo el mundo que ella ve a este Cristo.

Ella le conoce y ella está siendo aturdida por su verdad y compasión. Ella está pensando que Él es el único. Él es el único que los samaritanos han estado buscando. Él es el único que los judíos han estado buscando. Y para ella se resume en algo como esto, “Encontré a quien he estado buscando por toda mi vida”. Miren, nada comunica la urgencia como el conocimiento personal, y la verdad es que no podemos impartir a quien no conocemos. No lo podemos.

Una cosa más en el verso 34 parece apuntar como si Jesús nos está diciendo que en el mismo modo nuestro cuerpo anhela comida, nuestro espíritu anhela hacer la voluntad de Dios. Estamos llenos tan pronto seguimos al único quien es la fuente de toda comida, física y de otra manera. Así que en primer plano Jesús está usando la misteriosa comida para crear un punto. En el fondo, esta mujer escuchó esto con una no muy buena reputación, está justo ahora inspirando una villa entera a responder al contarles acerca de Cristo. Ella se está llenando ahora y le esta trayendo satisfacción que una serie de hombres nunca le traerán a su corazón. Nos llenamos cuando hacemos su voluntad. Eso es lo que esto dice.

Aquí es donde entendemos un poquito más. Obsérvalo en el verso 35. “¿No decís vosotros?”, Jesús sigue, “¿Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega?” ¿Qué significa eso? Hay muchos contextos en la Palabra que la siega es claramente una imagen de justicia, acuerdo de cuentas.

Haz una mirada en el Antiguo Testamento una vuelta atrás en Joel 3:13, “Echad la voz, porque la mies está ya madura. Venid, descended porque el lugar está lleno, rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos”. Esto es profecía. Esto continúa hablando sobre el valle de la decisión justo allí. Es una profecía del juicio venidero.

El Apocalipsis

Vayamos sobre el Apocalipsis. Vamos a ver si podemos encontrar eso. Apocalipsis 14:15, es al extremo de la derecha del texto, Apocalipsis 14:15. Escuchen esto, “Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.” (Apocalipsis 14:15-16).

Siega, juicio, acuerdo de cuentas. Pero, en este contexto, en el contexto de Juan 4, las palabras de Jesús sobre la siega también significan algo más. Significan la recolección de buen fruto, la llenura de las bendiciones que han sido esperadas.

Isaías 9:3 dice como esto, “Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegraran delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos”.

Mateo 9:38, donde Jesús se refiere como el Señor de la siega, Jesús está diciendo esto, “¿No tiene este viejo proverbio judío, esta respuesta oportuna para todo, cuando las obras y la inspiración espiritual están envueltas con eso?” Puedes relajarte.
Puedes disfrutar tu tiempo, porque por lo menos son cuatro meses y luego la siega. Así que tan solo relájate.

Jesús está Dedicado, No Dividido

Y decimos esto también, ¿Verdad? No lo decimos con nuestras propias palabras. Nosotros silenciosamente, solo lo decimos con lo que hacemos. Aquí es como continúa. Necesito obtener alguna etapa arbitraria de madurez espiritual y luego compartiré mi fe. Funcionará mejor cuando mis hijos estén mayores. Estaré dedicado de lleno conmigo mismo para esta obra.

O aquí hay una por donde vivimos. Quiero esperar hasta alcanzar mi inversión a un máximo y obtener un paquete incentivo para dejar mi trabajo. Luego puedo dedicar de lleno mi ser para su voluntad. Eso es lo que hacemos. Eso es como si decimos son cuatro meses y luego la siega. Esa no es la urgencia radical de Jesucristo. La urgencia radical de Jesús vuela en el rostro de nuestra dedicación para los planes de nuestra carrera y nuestro horario personal de vida

¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestro ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega” (Juan 4:35). Observen, el inherente mensaje no hablado entre el verso 35 y el 36 es recoger, ahora. La siega es ahora.

Entonces están viendo que los discípulos probablemente están confundidos en este punto, “Él, conmutado, estaba hablando sobre la comida y ahora está hablando sobre el alcance de la vista”. “Alcen sus ojos. Miren sobre los campos. Ellos están listos para la siega”. Eso es lo que Él dice. Jesús básicamente está diciendo, “Entonces si miras con mi perspectiva, estas mirando con algo nuevo”.

Una pequeña perspectiva para ti en este punto; este pozo es localizado cerca del pié de la Montaña Gerizim. Ellos probablemente habrían estado disponibles para mirar hacia abajo el plan, y probablemente habrían estado disponibles para ver una villa entera, ropa de colores claros del día en esa región caminando hacia ellos. Así que, cuando el texto aquí dice que “El campo está listo para la siega”, y las otras versiones del texto la traducen como “Blancos para la siega”, lo que ellos estaban viendo probablemente fue literal- blancos para la siega. 

Entonces, ¿Por qué estas personas están viniendo a Cristo y a los discípulos? ¿Por qué están caminando hacia el pozo donde están sentados? La razón es que han sido instados por el testimonio de la mujer quien tan solo comenzó su ministerio público. No es tan solo visión; es aplicación. Ver con la urgencia del Evangelio resulta en acción

Hay un chico llamado Brother Andrew. Él es el fundador de Puertas Abiertas. Puertas Abiertas es un grupo de hermanos y hermanas cristianos que por años han sido pulsados a obtener la Palabra de Dios dentro de lugares que son hostiles al Evangelio de Cristo, lugares que son cerrados. Él tenía esto para decir en una llamada conferencia. En 70 años, él está diciendo esto, “Visión es ver lo que todos ven, pero pensar lo que nadie piensa, y hacer lo que nadie hace”. Ver con la urgencia de los resultados del Evangelio en acción. 

Miren el texto. Las palabras son específicas, “Y el que siega recibe salario”, ¡wow!, eso está cargado de significado ahí, “… y recoge fruto para vida eterna” (Juan 4:36). Jesús repetidas veces habló sobre nuestras vidas, sobre el fruto, y sobre la siega. La siega, lo que dijimos hace un momento, es cuando los resultados reales se solucionan. Es cuando realmente no importa lo que la vid parece. No importa lo que el producto es.

Pablo habla sobre esto, Romanos 1, en algún lugar más abajo alrededor del verso 11, “Porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados; esto es, para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mi. Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás gentiles”. (Romanos 1:11-13).

Escuchen la fraseología, “A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor. Así que, en cuanto a mi, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma. 

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios de revela por fe y para fe, como está escrito: El justo por la fe vivirá”. (Rom. 1:14-17). Así es como pasa. Tu fe, mi fe- Así es la manera en como pasa.

La Determinación de Jesús nos lleva a nuestro deleite

En el verso 36, el reporte de Juan, aquí dice que recibimos salarios pagados ahora. En realidad Él está hablando de su ser aquí. Eso es lo que Jesús está diciendo. En otras palabras – ¿Quieres ver los resultados? Ellos están caminando este trayecto justo ahora. Pero, Él también esta hablando sobre nosotros. Después de todo, es su jardín. Somos galardonados ahora. Somos galardonados en la vida para venir. Es su jardín. Él las realiza. Nosotros participamos en su siega.

No quiero que te pierdas en esto. Además de la sentencia hay celebración. No solo juicio, no solo recolección, hay una alegría que viene del uno al otro. Como trabajamos en la siega, es una buena disposición para una celebración con esos años antes de nosotros, quienes han dado sus vidas para que esta cosecha continúe.

Ven, hasta Jesús lo dijo. Él dijo, “A través de estas personas ni siquiera sabrás”. No estamos hablando en el texto específicamente quienes de ellos son eso, una semilla que ha sido sembrada. Ahora tienes que cosechar las bendiciones del trabajo duro de alguien más. El grupo desea ver ese día. Cristo dice que necesitas entender que esto es una celebración. Esta siega es una celebración con el Ser de Dios.

Miren, si ha habido alguna siembra y si hay alguna cosecha, es Dios quien está haciéndolo a través de nosotros. Toser dice esto, “Dios siempre es previo”. Si ha habido siembra a través de los santos del pasado, y si hay cosecha a través de nuestras obras, todo es porque Él es dueño de la granja. Incluso ahora, Él siega el cultivo.

Observa estas palabras de allí: “Incluso ahora”, “ya”, “este momento”. “No esperes, recoge ahora”, es lo que Él está diciendo. Recoge ahora.

Así que, la pregunta que necesito plantearte justo ahora, la cosa en que tenemos que pensar es: ¿Cuál es el patrón de nuestra siembra urgente, de nuestra cosecha urgente? O ¿Es tan urgente después de todo? El hecho es que frecuentamos la granja, pero raramente oramos para que Dios nos ponga a obrar por ella. Raramente pedimos eso. Y no es una persecución que detuvo el latido urgente en nosotros. Quizás nuestra afluencia, quizás nuestra facilidad, ha embotado nuestro sentido a la realidad de la siembra.

Escuchen a lo que un profesor de seminario señala. Es una gran cita. Es una cita acusadora. “Nuestro mundo casi no tiene ninguna creencia en un fin divino de la historia. Incluso los cristianos de hoy han perdido muchos de sus valores morales sobre el final de la historia, culminando en un juicio que decidirá el destino de toda la gente”. ¿Dónde esta la urgencia de compartir su vida en nosotros y por qué no la percibimos? Tan solo vamos a enfrentarla. Cuando queremos hablar sobre compartir su vida, es siempre el mal tiempo y el mal lugar.

Estamos urgentes

John Stott, un anglicano, un hombre soltero, dice esto, “Quizás la grandeza del único obstáculo para evangelismo hoy día es el secreto de la pobreza de nuestras propia experiencia espiritual”. Ven, estamos bien urgentes. Estamos urgentes para que todo el mundo sepa cuanto dinero tenemos, o al menos cuanto dinero parece ser que tenemos. Estamos urgentes para que ellos sepan cuan bueno es nuestro saber. Estamos urgentes para que ellos conozcan nuestros niños y cuan hábiles son en béisbol, baloncesto, y futbol. Estamos urgentes.

Así que, lo que hacemos es que nos apuramos, nos cargamos, y nos gastamos en todo. Nos paramos de pié en línea. Acampamos durante la noche para obtener un iPhone antes que los demás. Esperamos en la plaza con las puertas cerradas, para que podamos ser los primeros en gastar nuestro dinero en el contador. Sobre eso es que estamos urgentes.

Tan solo expúlsalo de aquí. Veras lo que estoy hablando. Tenemos vidas que podrían aparecer llenas, pero están urgente y desesperadamente vacías. ¿Dios, nos llenarías con tu real satisfacción? ¿Nos reorientarías con tu vida?

Hay más de una palabra aquí. No pierdas esto. Es una palabra para nuestra mentalidad en el día de hoy. Hemos caído a ser victimas de eso en la Iglesia, del postmodernismo, de la cual tú y yo somos parte. Hemos creado este ministro, espectador de mentalidad. No tenemos que estar urgentes para hacer su voluntad; contratamos ministros para hacer esta función. No tenemos que estar urgentes por compartir su vida; contratamos ministros para compartir su vida. Ellos planean nuestros eventos por nosotros. Ellos hablan por nosotros. Sí, ellos alcanzan a los perdidos por nosotros. Eso es lo que ellos hacen.

Su Palabra no nos dice eso. No nos dice eso. Dios está arruinando esa falsedad, incluso en este texto. Mira este pasaje. Los equipos ministeriales, los profesionales, los discípulos, se están poniendo de pie sobre la línea de banda mirando mientras el ministerio real se produce. ¿Sabes quien lo hace? La mujer samaritana; ella inicia la siega. Ella esta compartiendo su simple semilla de mostaza de fe en un gran Dios. Ella esta haciendo la obra del ministerio. Fuera de eso ella continúa. Es ridículamente simple, eternamente urgente.

Ella no recurrió a un ministerio vocacional. Cristo en sí mismo está haciendo un ministerio a través de ella. Mira esta imagen, “El único que siembra y el único que cosecha regosijándoce juntos”

Permíteme darte una ventana dentro de mi propio corazón sobre esta urgencia. Muchos de ustedes saben que en el 2003 mi esposa y yo tuvimos muchos momentos de oración juntos en la parte trasera de nuestro porche, donde estábamos cuestionando la pregunta en estas palabras, básicamente era, “Dios, ¿Cuál es tu mas alto uso para nuestras vidas? ¿Es un ministerio vocacional? ¿Es la misión del campo? ¿Es permanecer en oportunidades seculares y derramar mi vida dentro de alguien allí? ¿Qué es, Dios?”

Esa pregunta al menos fue contestada en parte en el 2004 cuando conocimos a un jovencito de 12 años en un orfanato en Kiev, Ukraine. Dios llévanos a hacer un viaje de fe para empezar nuestro papeleo y tratar de hacerlo a través de ese tiempo, entonces ir y eventualmente traerlo a casa con nosotros como otro mas de nuestros niños. Quiero que sepan que mientras nosotros estuvimos allí, en un punto, y no se por qué, pero por cualquiera que sea la razón el gobierno parece hacerlo mas difícil de lo que parece ser.

Lo hicimos a través de la corte, “Menos mal! Es cuesta abajo desde aquí”. Realmente fue muy cuesta arriba desde aquí. Y nos sentamos y esperamos, y nos dimos prisa y esperamos. Y nos sentamos en la parte trasera del auto, donde nuestro traductor estuvo sentado con nosotros. Estuvimos esperando un documento más con el fin de obtener nuestro pasaporte para traerlo a casa. Me recuerdo haciendo esta oración en el asiento trasero de ese auto y dije, “Dios, ¿Podrías por favor tomar este papel, para que podamos obtener el pasaporte, para poder ir a casa, y obtener nuestra vida devuelta?”

Caí dormido por un rato. Cuando desperté salí del auto y camine un poco aquella calle hacia abajo, en frente del edificio de oficinas gubernamentales de resumen, mirando la gente que caminaba con sus zapatos rayados y sus cigarrillos en una mano y sus cervezas en la otra, y sus miradas perdidas en la cara. Y recuerdo específicamente lo que Dios me dijo, “Chris, ves toda esa gente,” y ellas están en todos lados, ellos están moliendo en todos lados. Él dijo, “Yo amo a cada uno de ellos. Me cuesta todo tratar con sus rebeliones. Así que, no se trata de obtener tu vida devuelta”.

Él clarificó esto para mí un poco mas tan pronto los días se fueron. Lo hicimos en casa. En el 2005, Dios nos llevó a ir otra vez, tomar nuestros niños con nosotros para ir a Kiev, Ukraine, para gastar cualquier momento y cualquier dinero que fuera necesario para traer a alguien a casa con nosotros, otro chico de 12 años. Somos exitosos en eso. Alabado sea Dios que estábamos. Y volvimos a esta cuidad en el Otoño de Octubre 2007, un Jueves en la mañana.

Tuve una llamada de teléfono y era de Ukrania, y estaban diciéndome que el hermano de 18 años de mi segundo hijo adoptado había muerto de tuberculosis, totalmente prevenible, totalmente imparable anteriormente. Tome lo decisión de llevarlo conmigo a ir y estar en el funeral de su hermano. 

Hablar sobre una urgencia radical

Quieres hablar sobre una urgencia radical. Quiere hablar sobre el cierre, la realidad de la siega, que una simple caja de madera con un paño azul en el exterior, y las ropas que habían sido usadas muchas veces, justo en la sucia tumba, para que se deslice de allí. Esa es una imagen. Es el cierre. Es la realidad de vida cuando eres justamente otra persona.

Un par de días después fuimos a un apartamento, la oficina de un gerente tratando de coordinar con el cierre de algún negocio en el apartamento que solía pertenecer a la abuela de mi hijo. Esperamos. La novia del hermano de mi hijo adoptado trajo el certificado de muerte para nosotros. Esperamos en la oficina del apartamento del gerente y ella lo trajo. Entonces, hable a través del traductor y le dije que le preguntara si ella necesitaba dinero. ¿Ella necesitaba algo? ¿Podría yo ayudarla en algo? estaba esperanzado en que podría.

Y en ese punto el traductor se volvió extremadamente literal. Se quedo sin emociones tan pronto él estuvo traduciendo directamente lo que ella me estaba diciendo. Y, ¿Saben que dijo? “Es tu culpa. Es tu culpa que Ruslan muriera” Ella me acuso, me gritó, y luego salio de la oficina.

Y tengo que decirte que emocionalmente retrocedí a eso. Es obvio que no es verdad. La misma cosa que tú harías, esa respuesta emocional que vuela en lo profundo de tu mente ahí en algún lugar y dices, “No es mi culpa que él muriera”.

Y como las horas se fueron y yo comenzaba a procesar eso en un nivel mas intelectual, comenzaba a listar las razones del por qué no fue mi culpa que muriera de una enfermedad totalmente prevenible. Pero sabes, cuanto mas me iba por ese camino, más el aspecto espiritual de que comenzaba a procesar. Y que tuve que cuestionar la pregunta de mi mismo, la pregunta de Dios mismo, “Dios, ¿Pudo haber sido mi culpa que él haya muerto?” 

 Los ojos de Cristo miran la realidad de la siega

Cuatro meses, luego la siega. ¿Y qué si hubiera sido mas sensible? ¿Y qué si actuaría con urgencia? ¿Y qué si en el primer momento que Dios dice algo para mi corazón, respondería?

A veces escucho personas hablando, ellos dicen esto: “En realidad no estamos radicalmente listos para ir después de esta palabra con el Evangelio”. Ellos me dicen cosas como, “No tenemos las estructuras de lugar. No tenemos los sistemas de lugar. Es demasiado. Es muy rápido” Y quiero preguntarte, “¿De veras? ¿De verdad?”

Jesucristo dice, “No esperes cuatro meses. Recoge ahora.” Ven, golpeemos por las personas, esa bolsa de nuestras provisiones. La acabamos de golpear justo al lado de ellos, y ni siquiera nos notaron allí. Las personas que limpian nuestras oficinas, soplamos por ellos también. Incluso las personas que están al lado de la línea para recoger nuestros niños a la escuela. Acabamos de caminar al lado de ellos. En realidad a ellos no les interesamos, ¿Verdad? Los campos son lo que ellos son. Los campos no tienen ninguna apelación, porque no vemos la realidad de la siega

La pregunta es: ¿Creemos en este libro de la Biblia? No dura cuatro meses. Recoge ahora.

  1. S. Lewis lo resume muy bien. “Es inmortal que nos riamos con eso, bromeemos con eso, obremos con eso, nos casemos, explotemos, y desairemos. Esplendor eterno, horrores inmortales”. ¿Cuál va a suceder? ¿Quieres sentir como lo práctico espera a esto? ¿Quieres ver como este poder se enciende en tu propia vida? Intenta diciéndole a tu circulo en la oficina por qué te estas llevando a tu hijo o hija contigo ya que sirves en un refugio para desamparados en este fin de semana. Vamos a hacer eso como lo opuesto a como usualmente nos gastamos el fin de semana, o solo diles por qué estas dando una hora y media de tu vida cada semana para trabajar en una clase de preescolares.

El círculo alrededor del enfriador, se puede limpiar rápido, pero luego otra vez no se puede. Ven, porque saben que esa gente recoge en una urgencia a nosotros, cuando compartimos sobre eso ¿Qué es urgente para nosotros? Nuestros amigos, nuestros niños, nuestra familias, ellos recogen en lo que es urgente para nosotros. ¿Es una urgencia para nosotros tener mas cosas? Ellos recogerán, es urgente para ellos tener mas cosas. Si es una urgencia para nosotros recoger ahora, lo va a ser para ellos también. ¿Son cuatro meses y luego la siega para nosotros, o es la urgencia de Cristo en nosotros para recoger ahora?

Quiero orar por esto, y pensar en tu propia vida, pensar en la urgencia radical que la vida de Cristo tiene en nosotros. Recuerda, si tenemos su vida, tenemos su urgencia. Pídele a Dios que hable contigo sobre su urgencia. Algunos de ustedes quizás nunca han confiado en Cristo; Nunca has venido a ese punto donde el Espíritu Santo te ha mostrado a Cristo y tú has creído en Él. Un hombre dijo que todos somos patológicamente centrados en sí mismos, necesitamos curarnos de eso. Así que, como sea, Dios te lleva a responder, tal vez sea en lo profundo de tu corazón que clamas a Cristo por el primer momento. Este es tu tiempo de responder.

Chris Nichols es un ingeniero clínico en la Universidad de Alabama en Birmingham Medicine. Anteriormente, sirvió en Ecuador y como pastor ejecutivo en la Iglesia de Brook Hills.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!