Capítulo 40: El Cristo que todo lo satisface - Radical

Join Us for Secret Church on April 19.

Capítulo 40: El Cristo que todo lo satisface

¿Dónde podemos encontrar verdadera satisfacción? ¿Quién puede garantizarnos gozo eterno? En este mensaje sobre Juan 6:25–71, David Platt nos recuerda que solo Jesús puede darnos satisfacción eterna. Nuestras familias, cónyuges, carreras y riquezas no pueden satisfacernos. Nuestros corazones anhelan a Cristo.

  1. Solo Jesús puede satisfacer nuestros deseos.
  2. Solo Jesús puede transformar nuestros gustos.
  3. Solo Jesús puede garantizar nuestra satisfacción.

Si tiene su Biblia, y espero que sí, permítame invitarle a que la abra conmigo en Juan capítulo 6. Juan capítulo 6. En un momento estaremos en el verso 24. “Aleluya las naciones cantan que Jesucristo es Rey” quiero recordarles ésta mañana que hay varias naciones que todavía no conocen que Jesucristo es Rey. Estaba en un país esta semana pasada rodeado de un grupo de 12 millones de personas. Entonces, 12 millones en este grupo y alrededor de 100 de ellos son creyentes en Cristo.

De manera que son 11, 999,900 personas que están en el camión que los guiará a la condenación eterna y la mayoría de ellos nunca han escuchado cómo evitar eso. Si este Evangelio es cierto, si realmente creemos lo que le hemos cantado, daremos nuestras vidas y los recursos de esta iglesia para hacer que el Evangelio conocido a ellos, al menos hacerlo conocer. Usted lo esta haciendo. Lo está haciendo. Una semana atrás estaba predicando en lo que es la más grande isla no evangelizada de la tierra. Entonces, en esta isla hay 52 diferentes grupos de inalcanzados.

La fe en Cristo

De esos 52 grupos, 48 de ellos no tienen iglesias, grupos enteros, algunos de ellos millones de personas, sin iglesias. Varios de ellos ya sea que no tienen creyentes o quizás un puñado de creyentes. De manera que estamos pasando tiempo con el personal que vive allí, alguno de nuestros hermanos y hermanas que viven allí y trabajan allí. Y dos de ellos estaban hablando acerca de dos grupos diferentes de personas que estaban totalmente inalcanzados durante el año pasado, ellos han visto personas venir a la fe en Cristo en estos dos grupos de creyentes, el primer grupo de creyentes entre estos grupos.

Lo que era increíblemente alentador fue escuchar estos dos trabajadores decir que estas personas, estos nuevos creyentes, primeros creyentes de estos grupos vinieron a Cristo como resultado de los equipos de períodos cortos de Brooks Hills que estaban sirviendo allí. De manera que sí, esto es. Hacemos iglesia aquí de forma para esparcir el Evangelio allá, y damos nuestras vidas aquí y los recursos de esta iglesia aquí para que esas personas que nunca han escuchado de Jesús por primera vez, escuchen acerca de Él y digan sí, y eso vale la pena. Tenemos que darnos cuenta que vale la pena porque no es fácil alcanzar a grupos de personas como estos.

Los 12 Millones, 100 creyentes, es ilegal compartir el Evangelio con ellos, y si alguien de ese grupo de personas es atrapado convirtiéndose a la fe en Cristo ellos  serán casi de forma inevitable muertos, y no por su gobierno, por su papá o hermano. Y de esos 52 grupos de personas en esa isla no solo que no creen en el Evangelio, no han escuchado el Evangelio. Ellos no quieren el Evangelio. Ir a ellos no es recibir no es recibir esta calurosa bienvenida. Entonces, ¿Por qué ir?

¿Por qué dar nuestras vidas en esta sala, nuestras familias en esta sala?

¿Por qué dar nuestras vidas en esta sala, nuestras familias en esta sala? ¿Por qué dar los recursos de esta iglesia para hacer que el Evangelio sea conocido entre ellos? ¿Por qué no solo orillar estas cosas en el confortable y seguro Birmingham? La respuesta a esa pregunta está en el texto que vamos a ver en esta mañana. Juan capítulo 6. Al principio de este capítulo, Jesús toma cinco panes y dos peces y alimenta a más de 5,000 personas. Naturalmente está atrayendo multitudes, es comida gratis. Sígalo. Y entonces, Él se aparta de la multitud.

Él envía a sus discípulos, los pone en una barca y dice, “Zarpen al mar” y Él se va aparte a la montaña a solas a orar. Llega la noche. Sus discípulos están en medio de la barca. Él en la orilla, y Él quiere ir a sus discípulos, así que decide que va a tomar un paseo, y camina sobre las olas. Llega a sus discípulos. Ellos están un poco asustados, pero Él entra en la barca con ellos, y van al otro lado.

Cuando ellos llegan al otro lado, las multitudes los atrapan, y esta conversación sobreviene. Es algo así como una larga conversación, y en un sentido un poco difícil, sin embargo, quiero que leamos todo el asunto y luego pensemos acerca de lo que significa este texto. De manera que empiece conmigo en el verso 25 de Juan capítulo 6:

El pan de Dios es aquel que descendió del cielo

“Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado. Le dijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.

Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Más os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis. Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Éste ha visto al Padre

Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente. Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum.

El espíritu es el que da vida

Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende? ¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero? El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar. Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.

Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce.”

Oremos. Señor, estas palabras son difíciles de entender, y estas palabras son difíciles de aplicar. Veo que cuando les dijiste la mayoría se apartaron. Las únicas personas que quedaron fueron algunos hombres que estaban dispuestos a perder todo para seguirte. De manera que esta mañana decimos que queremos ser contados entre los hombres, queremos perder todo por seguirte. De manera que oramos que nos enseñes lo que eso significa, y nos ayudes a entender lo que significa esto de conocerte como el pan de Vida. En el nombre de Jesús, Amén.

Un pasaje extraño. Seamos honestos. En un punto es total canibalismo, como comer carne y beber sangre, y usted está pensando, ¿Qué significa esto? , quiero mostrarle en este texto tres verdades. Que son afirmaciones audaces, pero que son afirmaciones, verdades, que cuando cree en ellas tu vida en este mundo se verá radicalmente diferente. Verdad numero uno: Jesús solo puede satisfacer nuestros deseos.

Jesús solo puede satisfacer nuestros deseos. Obviamente toda esta conversación tiene mucho que ver con comida. Miren en la primera pregunta que la multitud hace. Ellos dicen, “¿Cuándo llegas acá?” en el verso 25, y en el verso 26 Jesús va directo al grano.  Él dice, “De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.” En otras palabras, la razón por la que están aquí es porque tuvieron comida. Se llenaron los estómagos, y están esperando más. Quieren saber de qué se trata todo esto. Ahora, Jesús no dice que su ansia por comida es mala. De hecho, en el verso 27 Él dice, “Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece” De manera que Él no está diciendo que es malo que ellos quieran comida, que ansiaban comida. A lo que Él se refiere es a cómo ellos están buscando satisfacer esas ansias. Aquí es donde quiero que pausemos aquí en Juan 6. Esperen un momento aquí, y vuelvan al principio de la historia bíblica en Génesis capítulo 2.

La historia Bíblica Dios

Así guarden el paso aquí en Juan 6. Vuelva conmigo a Génesis 2 por un minuto. Sé que están pensando. “David, dejamos el Antiguo Testamento atrás. Recuerda es bueno estar en el Nuevo Testamento”. Bueno, sí es verdad, y quiero estar seguro de que conectemos los puntos entre lo que leímos en el Viejo Testamento este año y lo que estamos viendo aquí en el Nuevo Testamento. De manera que vaya a Génesis capítulo 2, y quiero que veamos en el verso 15 en solo un minuto. Quiero mostrarle cómo en el mismo principio de la historia Bíblica Dios nos creó para ansiar en numeras formas en el Jardín del Edén en Génesis. Quiero mostrarles como se relaciona con la comida. Génesis 2:15 dice, “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Así que usted nota al hombre en el Jardín del Edén con una necesidad por comida. Y Dios lo había creado de esa manera. Varias veces casi pensamos para nosotros mismos. “En el Jardín del Edén cuando todo era perfecto el hombre no tenía necesidades”. Eso no es cierto. El hombre definitivamente tenía necesidades. El hombre tenía necesidad por aire, por comida. Vemos luego en Génesis 2, una necesidad de compañía. No era bueno para el hombre estar solo, así que Dios creó, alambró, a un hombre con ansias, con necesidades, con un estomago vacío para llenar.

Aquí está un pensamiento clave. En el Jardín del Edén no era que ese nombre no tenía necesidades. La imagen en el Jardín del Edén era que el hombre tenía necesidades que estaban intencionadas para ser satisfechas por Dios, en la forma en que Dios diseñó. Entonces Dios nos creó con ansias y entonces, en segundo lugar, nuestras ansias están diseñadas para ser satisfechas por nuestro Creador. Nuestras ansias están diseñadas para guiarnos a Dios como el único que satisface nuestras ansias, cubrir nuestras necesidades, satisfacer nuestros deseos, lo cual nos dirige al problema en Génesis 3.

Pecado y satisfacción

Ahora, en sus notas, ustedes ven un poco más abajo, después de algunos pocos sub-puntos, ustedes ven que dice, “Pecado y satisfacción”; quisiera saltar a eso bien rápido. Debí haber puesto esto más arriba. Quiero permanecer aquí en Génesis capítulo 2 y 3 por un momento. Vaya a Génesis 3:6. Cuando la serpiente viene y tienta a Adam y Eva a comer del árbol que Dios había dicho: “No comerás”. Quiero que escuchen la descripción de esto. Miren en Génesis 3:6, “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” ¿Ve usted, escucha, el lenguaje de deseo en todo el verso? Ella vio que el árbol era bueno para comer. Era deleitoso a los ojos. Era deseable, y ella lo come, y él lo come. Y por primera vez vemos las ansias del hombre llevándolo a cubrir sus necesidades fuera del Creador.

No pierda el detonador del pecado aquí. El detonador del pecado, buscando cosas de este mundo para satisfacernos fuera de nuestro Creador, pensando que algo es bueno afuera, aparte del Creador. La realidad es que no hay nada bueno si no proviene de Dios. Nada es bueno si no proviene de Dios. Puede verse bueno. Puede verse deleitoso. Puede verse deseable, pero es malo. Piense en ello. Cada pecado que usted o yo cometemos. Cometemos pecado porque pensamos que será bueno.

Pensamos que será deseable. Pensamos que será deleitoso ya sea un pecado de lujuria, o codicia, materialismo, adulterio, chisme, sea lo que sea, pecamos porque nos convencemos a nosotros mismos de que estamos convencidos que es una buena ruta a tomar, que será deseable hacer esto. Será deleitoso hacer esto. Será bueno pensar esto, compra esto, obtener esto, y entonces cuando lo tenemos, nos damos cuenta al final que es malo y que destruye. El detonador del pecado, vemos las cosas en este mundo para satisfacernos aparte de nuestro Creador y la tragedia del pecado es esta. Terminamos corriendo de aquel que nuestras almas anhelan y más necesitamos.

Esto es lo que pasa en Génesis 3. Ellos piensan que pueden encontrar satisfacción aparte del Creador. Ellos terminan haciendo eso y ellos terminan apartándose de aquel que sus almas más necesitan. Ahora vuelva a Juan capítulo 6 y eso es exactamente el contexto para lo que está pasando aquí. En Juan 6 tenemos esta multitud de personas que están siguiendo a Jesús, y ellos están comparándolo a Moisés porque en el desierto Moisés les dio pan del cielo.

¿Es Jesús otro profeta como Moisés?

Y entonces ellos están buscando, “¿Es Jesús otro profeta como Moisés? ¿Es Él aquel que habría de venir, que nos va a dar pan del cielo?” miren lo que ellos están diciendo en el verso 32. Jesús les dice, “No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.” Ustedes están buscando pan. Ustedes están buscando pan. Están buscando a alguien como Moisés. La realidad es que no fue Moisés que les estaba dando pan. Fue el Creador, tu Dios, quien les dio pan, lo cual es el por qué en el verso 33 hace una sorprendente declaración.

Él dice, “Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.” Él comienza a hacer toda esta imagen muy personal. Ellos dicen: “Danos este pan” y Jesús hace la sorprendente declaración. Les invito a que lo subrayen en el verso 35. Jesús les dice, “Yo soy el pan de vida”. Literalmente Yo soy la provisión de Dios. Yo soy aquel que satisface tus necesidades. Soy aquel que cubre todas tus ansias. Esta es una sorprendente verdad aquí. Ustedes la tienen en sus notas.

La verdadera satisfacción no se encuentra en los regalos sino en el dador. Dios nos ha alambrado, nos ha creado para ser satisfechos en Él. No en cosas, sino en Él. Esto es inmenso. Es por esto que repelo el tal llamado Evangelio de la prosperidad que de Evangelio no tiene nada. Ven a Dios y obtén cosas. Confía en Dios y vas a recibir cosas. No. Usted viene a Dios a recibir a Dios, y usted confía en Dios para tener a Dios. Y Él es mejor que todas las cosas en este mundo juntas. Él no es el medio para un fin.

Él es el fin, por el cual nuestras almas desean y anhelan. La verdadera satisfacción se encuentra en Dios, más que en sus regalos. Ahora, piense acerca de cómo radicalmente cambia la manera en que vivimos, porque ahora entendemos que aún las mejores cosas en este mundo juntas no se comparan con la satisfacción que se encuentra en Dios. Y ahí es donde entendemos “¡Wao!, este Evangelio de la prosperidad no es algo fuera de nosotros. Es algo dentro de nosotros.” Seamos honestos. Miren en nuestras vidas. Miren nuestras iglesias, y nuestra cultura, y todas las cosas con las que llenamos nuestras vidas, como si claramente Dios no es suficiente para nosotros. Necesitamos más, y más grande, y mejores cosas. No, no es cierto. No es así. Tenemos a Dios. Llévense todo y tenemos todo en Dios. Cuando las personas viven de esa forma, nos vemos diferentes del mundo que nos rodea, y la tragedia es que cuando vivimos como todo el mundo a nuestro alrededor, le mostramos al mundo que nos rodea que Dios no es suficiente. La verdadera satisfacción no se encuentra en las dádivas, sino en el dador.

Las Escrituras

Damas y caballeros, nuestro más profundo anhelo no es por algo sino por alguien. Aún así, buscamos nuestro deleite en tantas otras cosas. He puesto aquí algunas citas. No son citas nuevas. Son citas que he utilizado antes, pero pensé, “esta es una oportunidad para dárselas porque estas son citas que expresan algunas de las verdades aquí”. Quiero asegurarme, obviamente, de distinguir que estas citas no son autorizadas por las Escrituras, pero pueden ayudar a señalar alguna de las verdades que estamos viendo en una Escritura autorizada.

Así que, esta primera es de Jonathan Edwards, una cita penetrante acerca de cómo nuestros deseos están tan cautivados en tantas otras cosas y cuan aburridos pueden ser nuestros deseos para Dios. Escuchen esta cita. Edward dijo, “Nuestros deleites externos, nuestros placeres terrenales, nuestras ambiciones, nuestra reputación, y nuestras relaciones humanas, nuestros deseos están ansiosos por estas cosas, nuestros fuertes apetitos, nuestro caluroso amor y afectuoso. Cuando tiene que ver con estas cosas nuestros corazones son tiernos y sensitivos, profundamente impresionados, fácilmente movibles, muy preocupados, y grandemente comprometidos.

Estamos deprimidos en nuestras pérdidas, y nos alegramos o regocijados acerca del éxito mundano o prosperidad, sin embargo, en lo relacionado a los asuntos espirituales cuan aburridos nos sentimos, cuan pesados y duros nuestros corazones. Podemos sentarnos y escuchar de la infinita altura, anchura, profundidad y amor de Dios en Cristo Jesús, de Él dando su infinitamente amado Hijo, y todavía sentado ahí frio sin mover. ¿Si vamos a estar contentos acerca de cualquier cosa, no debería ser de nuestras vidas espirituales? ¿Existe algo más inspirador, más excitante, más querido, y deseable en el cielo o en la tierra que el Evangelio de Jesucristo? Deberíamos ser absolutamente humildes de que no estamos más emocionalmente afectados, entonces estamos”

Podemos emocionarnos acerca de quien gana un juego, y podemos estar tan deprimidos sobre quien pierde un juego, y nuestras emociones pueden variar tanto sobre cosas que no significan nada. Existe alguien que importa y Él merece no solo la creencia intelectual, sino nuestro afecto emocional. Nuestro deseo, y nuestro gozo, y nuestra satisfacción se encuentran en Él. Y el peligro está en que si no somos cuidadosos llenaremos nuestros estómagos.

Somos propensos a desear el mundo más que lo que deseamos a Dios

Nos hartaremos a nosotros mismos con cosas, y entretenimiento, y cosas en este mundo que no valen. Y cuando tiene que ver con Cristo nuestros estómagos estarán tan llenos que no es poco el sabor que queda, y a lo que quiero llamar la atención es que, como pueblo de Dios en esta sala rodeado de todo tipo de placeres, y entretenimientos, y posesiones, y cosas en este mundo, llenemos nuestros estómagos con la satisfacción de Cristo, de manera que cuando se trate de las cosas de este mundo tengamos poco sabor restante de ellos. Jesús solo puede satisfacer nuestros deseos. Ahora, el problema es que somos pecadores, y somos propensos a desear el mundo más que lo que deseamos a Dios. Entonces, ¿Cómo cambiamos eso?

Segunda verdad. Jesús solo puede satisfacer nuestros deseos. Segundo, Jesús solo, puede transformar nuestros gustos. Aquí es donde se pone realmente bueno. En el verso 28. Ellos dijeron a Jesús, “¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?” literalmente ellos están preguntando, “¿Qué obras podemos hacer para llegar a Dios? dinos qué obras Dios requiere y las vamos a hacer” esa era la manera judía. El camino a la vida eterna involucrada encontrando la formula correcta para desarrollar las obras que agradan a Dios.

El resultado fue superficial, externo, parecía interminable el esfuerzo para cambiar el comportamiento y conducta. Jesús dice en el verso 29, “Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios” de manera que esto es necesario, Él está diciendo, “Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado., que creáis en el que él ha enviado”.

Que declaración. Ven, este es el asunto. Tenemos dos opciones aquí en lo relacionado a nuestros deseos e inclinaciones pecaminosas. Número uno, podemos tratar de conquistar el pecado trabajando duro para cambiar nuestras obras. Podemos trabajar para cambiarnos a nosotros mismos y disciplinarnos a nosotros mismos. Esto es de lo que todas las religiones del mundo están hechas. Estando en una parte del mundo estas últimas semanas dominado por el Islam, recuerdo, parándome en una mezquita, hablando con una de las personas que está diciendo una y otra vez, “esto es lo que necesito hacer. Esta es nuestra responsabilidad para honrar a Alá. Para honrar a Alá tenemos que hacer estas cosas”. Había una lista de cosas.

La parte del mundo en la que estaba, estaba engrosada en Budismo. El Budismos es un camino de ocho partes para superar este mundo, y algunas 200 a 300 reglas de disciplina en el Budismo. Y así continúa, y sigue, y sigue. Esto es lo que usted necesita para apacentar a los dioses, para aplacar a dios, hacer esto es ganar el favor ante Dios. Y si no fuésemos cuidadosos en el Cristianismo puede caer en esa mixtura justo con diferentes cosas. Voy a la iglesia, y hago una oración, y soy una buena persona, dar el diezmo, ser decente, y esto es todo. Dios será agradado. Pero eso perdería todo el punto de Cristo, porque, de acuerdo, tenemos esta primera opción.

Confíen en Mí

Podemos tratar de conquistar el pecado trabajando duro para cambiar nuestras obras. Siga esto, y siga aquello, y sea bueno. O segundo, podemos conquistar el pecado al confiar en Cristo que cambie nuestros deseos, confiando en Cristo. Una cosa es necesaria, un trabajo, creer en Mí. “Vengan a Mí” Él dice en el verso 35. El resto del capítulo, “festejen en Mí. Justo como reciben la comida de Mí, justo como usted recibe agua beban de Mí. Confíen en Mí. Crean en Mí. Permítanme llenarlos. Permítanme satisfacerlos. Confíen en Mí para cambiarlos desde el interior hacia afuera”

Cuando Cristo es tu satisfacción, cuando usted cree que Él es el que todo satisface, Él transformará la manera en que vives. Piensa en ello. Medítelo. Nuestra fe, ¿Cómo superaremos los placeres del pecado? Esa es una gran pregunta. Todos batallamos con el pecado en esta sala. Usted batalla con el pecado. Yo batallo con el pecado. Todos lo hacemos. Batallamos con mirar a las cosas de este mundo para satisfacernos en vez de a Dios. ¿Entonces, cómo cambiamos esto?  Lo que quiero proponerles basado en lo que Jesús está diciendo aquí en Juan capítulo 6 es que superamos los placeres del pecado al permitir a Cristo supere en nosotros con el poder de Su satisfacción.

Venimos a Él. Creemos en Él. Confiamos en Él. Festejamos en Él. Así es como superamos el pecado. Jesús dijo: “Cuando vengan a Mí, no tendrán hambre. Cuando creen en mi no tendrán sed”. En Gálatas 5:24. No tenemos tiempo para ir allá, pero le urjo a que lo escriba. Es Pablo expresando esta verdad bastante clara. Gálatas 5:24. Él dice, “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.”

Viene a Cristo

De manera que usted le pertenece a Cristo. Usted viene a Cristo entonces la pasión y deseos de la carne, de la naturaleza pecaminosa, son crucificadas cuando viene a Cristo. ¿Cómo funciona eso? Bueno, cuando viene a Cristo, y experimenta la satisfacción de Cristo entonces no desea más las cosas de este mundo. Usted no está hambriento y sediento después del pecado y cosas del mundo porque tiene satisfacción en Cristo, y usted sabe que hay algo mejor.

Entonces, ayer, noche de hombres, mis dos hijos y yo. Entonces me acerco a ellos y les digo. “A cualquier lugar que quieran ir a almorzar iremos hoy” y sus ojos se iluminaron. Y fuera de todos los lugares potenciales para encontrar buena comida en Birmingham, Alabama ellos inmediatamente mencionaron un lugar. Y creo que ustedes saben cuál es. Les voy a dar una pista. Empieza con M, y termina en acDonald’s. En unísono, “Queremos hamburguesas de McDonald’s”

Dije, “¿Saben que existen otros lugares?” tuvimos que listarlos. No para ser persuadidos por el contrario, ellos perseveraron, y fuimos a McDonald’s. Así que les consigo hamburguesas, y yo también. Y entonces nos sentamos, y les consigo sus hamburguesas, y las pongo en frente de ellos, y tomo la mía. Y ellos empezaron a comer, y sus caras están radiantes con sonrisas. Permítanme decirles lo que mi cara no está haciendo cuando estoy mordiendo mi tal llamada hamburguesa. No como McDonald’s con frecuencia, así que muerdo la hamburguesa y pienso, “¿Qué es esto? Esto es carne procesada. Esto no es carne real”

Y los miro a ellos, y ellos piensan que esto es grandioso. ¿Por qué? ¿Por qué ellos piensan que es grandioso? Y aquí está el por qué, porque ellos nunca han probado un buen y jugoso filete. No tienen idea de lo que se están perdiendo porque si ellos hubieran probado esto no estuvieran sonriendo con eso. Esta es la realidad. Cuando usted prueba algo mejor entonces no vuelve a la imitación. No se conforma con nada que no sea lo real, y así es como se supera, conquistar los placeres del pecado en esta vida.

Creer que Cristo es mejor

Creer que Cristo es mejor. Gustar de Cristo. Venga a Cristo, y verá que Él es bueno en una forma que nada es. ¿Piensa que la pornografía es buena? ¿Piensa que el adulterio es bueno? ¿Piensa que la codicia, dinero, más posesiones, y mejores cosas, poder y aclamación de hombres es buena? Entonces se está conformando con carne procesada, y existe un gusto por tener. Y esta es la imagen, cuando se da cuenta de esto, cuando festeja en Cristo como su satisfacción. Esta semana usted es tentado con pecado, y cosas en ese mundo, y quizás usted empieza a probar de eso un poco.

Cuando usted conoce a Cristo como su satisfacción, cuando está con Él en su palabra, y camina con Él en oración, y gozándose en Él en adoración continua, y logra probar algo más empieza a darse cuenta. “Esto es desagradable, no se compara con Él” usted va corriendo. Se arrepiente, y vuelve corriendo a Él. Y toda la vida cristiana se torna en un proceso de aprendizaje para festejar en Cristo, y mientras más hace más corre de las cosas de este mundo. Usted es conquistado por una satisfacción superior. De manera que esta es nuestra oración. Dios, incrementa nuestro deseo por placer.

Incrementa nuestro deseo por placer. Dice, “¿Qué quieres decir?” esta es probablemente mi cita favorita de C.S. Lewis, resaltando exactamente lo que Juan 6 está hablando aquí. C.S. Lewis dijo:

“Si existe el asecho en la mayoría de mentes modernas la noción de desear nuestro propio bien y la seriedad para esperar para el regocijo de esto es algo malo, someto que esta noción se ha deslizado de Kant, y los Estoicos, y no es parte de la Fe Cristiana. De hecho, si consideramos las desvergonzadas promesas de recompensa, y la asombrosa naturaleza de las recompensas prometidas en el Evangelio parecería que nuestro Señor encuentra nuestros deseos que no son muy fuertes sino muy débiles. Somos creaturas poco entusiastas engañando con bebida, y sexo, y ambición cuando un gozo infinito nos es ofrecido. Como un niño ignorante que quiere hacer pasteles de lodo en un barrio pobre porque no puede imaginar lo que está destinado por la oferta de un feriado en el mar. Somos muy fáciles de complacer.”

¿Qué quiere significar Juan 6 aquí?

¿Qué significa esto? Más importante, ¿Qué quiere significar Juan 6 aquí? Si usted esta viviendo en adulterio, si está cayendo en pornografía, si tu vida está llena de codicia por la próxima y más grande cosa, el próximo y más grande avance, si encuentra deleite en esas cosas entonces sus deseos son débiles. Toma tan poco complacerte. Todo lo que requiere es un pequeño pastel de lodo en un barrio pobre para complacerte cuando se te ha ofrecido un paraíso, júbilo infinito. De manera que quiero llamarles a la atención, basado en la palabra de Dios esta mañana, al paraíso de gozo infinito, a confiar en Cristo, encontrar tu satisfacción en Él y en el proceso ser libre de las cadenas de los deseos pecaminosos de almacenar en este mundo. Él es mejor. Dios da un nuevo sabor, nuevo deseo, encontrar nuestro más grato e infinito placer en Ti. Jesús solo puede hacer este trabajo. Cree en Él. Confía en Él.

¿Cómo sabe este pensamiento? Es una afirmación atrevida. Hagan a un lado las mejores cosas en este mundo porque Cristo es mejor. ¿Cómo sabe esto con certeza? Tercera verdad, Jesús solo puede satisfacer nuestros deseos, Él solo puede transformar nuestros gustos, y Jesús solo,  puede garantizar nuestra satisfacción. Verso 35 Él dice, “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.” La palabra aquí, nunca, es enfática en el lenguaje original. Es como si Jesús estuviera diciendo. “Usted viene a Mí, y nunca, nunca, nunca, tendrá sed”

Existe una fuente infinita de satisfacción que se encuentra en Cristo. Para utilizar Sus palabras, del Verso 27, Él no da comida que perece y pasa. Él da comida que perdura, y Él habla acerca de esto una y otra, y otra, y otra vez. Él dice, “Vengo a dar vida eterna. Que nunca terminará, y Yo lo resucitaré en el día postrero. Ustedes comen esta comida, ellos comieron de la comida, el pan que Moisés dio y ellos perecieron. Coma, festeje sobre Mí, y no morirá. Piense acerca de las bases de esta garantía.

Las iniciativas del Padre

Una de las iniciativas del Padre. En el verso 37 Él dice, “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.” Este es el primero de seis diferentes momentos en este pasaje donde Jesús referencia cómo el Padre atrae personas hacia Él. Si miran más abajo en el verso 44, “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” esta es una imagen maravillosa. Jesús dice, “El Padre trae personas a Mí” piense en ello.

El Creador, Dios en las alturas, ¿Quién más conoce mejor cómo satisfacerte? ¿A ti? ¿Quién conoce mejor cómo satisfacerme? ¿Me conoceré mejor? No. El único que me creo y confeccionó conoce cómo satisfacerme, y Él me atrae. Él me seduce. Esta es una gracia sorprendente. Pensar que he corrido tras todo tipo de posesiones y cosas en este mundo y dado mi amor y afecto a ellos, el Padre en las alturas y su gracia e iniciativa soberana me ha buscado, y a ti. La iniciativa del Padre, la obediencia del Hijo.

Jesús dice, “Porque he descendido del cielo (verso 38), no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero” en otras palabras “El Padre te ha atraído, y me aseguraré de que eso pase” esto es Jesús diciendo, “El propósito de mi venida es hacer la voluntad de mi padre. Y la voluntad de mi Padre es atraerme a Sí mismo”

La iniciativa del Padre, la obediencia del Hijo, y al final, la promesa de la resurrección. Él dice, “Los voy a resucitar en el día postrero. Esta es la voluntad de mi Padre”- Verso 40 “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.” ¿Cómo sé que esta garantía es verdadera? Cuando la vida termina, y la satisfacción continúa, eso es algo bueno. Cuando tome su último aliento, y todavía está experimentando satisfacción, cuando todo en esta vida, hasta el aliento es tomado de ti y todavía tienes la satisfacción que es una buena garantía.

Jesús ha provisto nuestra salvación en su muerte

Y ¿Cómo podemos decir esto? Bueno, piense en ello. El fondo de todo, Jesús ha provisto nuestra salvación en su muerte. El resto de este pasaje Jesús inicia a hablar acerca de cómo Él dará su cuerpo y su sangre, muchos han dicho, “¿es esto canibalismo?” En el primer siglo los cristianos fueron acusados de ser canibalistas por pasajes como este. Al menos, que coman mi carne y beban mi sangre no tienen vida en ustedes. Bueno, Jesús no está hablando acerca de canibalismo. Él no está incitando a sus discípulos a que se lo coman. Tampoco está hablando sobre Catolicismo. Hay muchos que han dicho en la historia de la iglesia que este es Jesús diciendo, “Cuando tengamos la cena del Señor estamos literalmente comiendo el cuerpo y bebiendo la sangre de Cristo”, y esa no es la imagen aquí. Jesús no está hablando de canibalismo o catolicismo. Él está hablando acerca de la satisfacción de la  crucifixión de Dios que se está reconciliando con Dios. Tiene sentido.

Nosotros en nuestro pecado hemos corrido de Dios. Él en Su santidad es el único que nos puede satisfacer. Entonces, ¿Cómo podemos volver a Él, especialmente cuando el pago por el pecado – Génesis 3:6, basado en Génesis 2 es muerte? Y así es como Jesús va a satisfacer. En Juan 6 él dice, “Voy a venir y voy a dar mi cuerpo y voy a derramar mi sangre. Y voy a morir la muerte que tu merecías morir. Voy a tomar el pago de tu pecado sobre Mí, y estoy muriendo por tu pecado, estoy proveyéndote de tu salvación.

Jesús solo puede hacer esta atrevida afirmación en el escenario de la historia humana porque Él; solo encajaba para morir por nuestros pecados, y Él solo ha pagado el precio por nuestro pecados, la penalidad por nuestros pecados. Y no solo pagado el precio en su muerte. Él ha provisto para nuestra salvación en su muerte, y Él ha vencido sobre nuestro pecado en su resurrección. Él murió y luego se levantó. Es por esto que Él dice en cuatro momentos distintos, “Los resucitaré en el día postrero” es por eso que Él dice en cuatro distintos momentos, “Vengan a Mí y les daré vida eterna. Ustedes vivirán por siempre”.

Es algo interesante, cuando alguien está hablando acerca de que ellos van a morir y vivir por siempre al mismo tiempo. Y la única manera que eso sea posible es debido a su resurrección y la realidad es que debido a que Jesús ha conquistado el pecado y la muerte en la cruz, Él se ha levantado de la muerte de manera que pudiera decir a todos los hombres donde quiera. “Vengan a Mí. Crean en Mí. Confíen en Mí. Y tu satisfacción no terminará en esta vida con una cena. Tu satisfacción durará por siempre”.

¿Qué es peligroso?

Y aquí es donde  se cierra todo el círculo. Ya no vivimos por placeres pasajeros en este mundo, y todos son pasajeros. Cada placer que este mundo nos ofrece, con cada pecado que este mundo nos tienta, y la cosa es esta, ¿Qué es peligroso? Que el mundo pasajero es tan clave, porque hay cosas en este mundo que nos seducirán, y ellos prometerán, y hasta en algunos sentidos traer satisfacción por un momento, por un momento pasajero. Pero no van a durar, y esto es enorme cuando tiene que ver con la realización, no van a perdurar.

Oh, por cada adolescente en este mundo seducido por los placeres que el mundo conoce. Ellos todos son pasajeros, no durarán. Cada estudiante universitario en esta sala seducido por los placeres de este mundo ellos son pasajeros. Son temporales. Solo un placer y satisfacción perdura y es Cristo. De manera que ya no vivimos por placeres pasajeros en este mundo. ¿Por qué no? porque encontramos la satisfacción total en la persona de Cristo.

Y cuando nos damos cuenta de eso, cuando nos damos cuenta de esto aquí, cuando crees esto entonces puedes dar tu vida a hacer el Evangelio conocido en Birmingham y alrededor del mundo sin importar lo que te cuesta, porque usted sabe. Usted sabe que su vida fue creada para mucho más que los confines de la clase alta cristiana en nuestra cultura. Tu vida fue creada por un propósito mucho más grande. Tu vida fue creada para encontrar satisfacción en Él y para hacer Su gloria conocida entre todos los pueblos.

Él es todo lo que necesito

Estamos viviendo ahora placeres interminables en el mundo por venir. No estamos viviendo para este mundo, no más. No estamos viviendo para Birmingham, Alabama o cualquier otro lugar en este mundo. Este mundo no es nuestro hogar. No estamos construyendo, adquiriendo, o buscando más, y más, y más  aquí. No vivimos para aquí. Vivimos para allá. Vivimos para el lugar donde encontraremos gozo eterno en la alabanza a Cristo. Y usted cree esto, y lo dará todo para  hacer que su gloria sea conocida aquí, porque sabes que tome mi casa, tome mi tierra, tome mi vida no importa. Tengo a Cristo, y Él es todo lo que necesito, y estoy aquí solo por un momento de todas maneras.

Y yo tengo un júbilo eterno viniendo a Él. Entonces, C.S. Lewis dijo, “Todo el júbilo espontáneamente sobreabunda en adoración” permítame pausar un momento. Algunas veces, pensamos “Ok… si el cielo va a ser perfecto no significa que será perfectamente aburrido” y no diríamos esto en voz alta como acabo de hacer, pero pensamos, “Realmente, ¿Vale la pena?” ahora, escuchen. Escuchen a C.S. Lewis, “Todo el júbilo espontáneamente sobreabunda en adoración. El mundo circula con adoración, amantes alabando sus damas, lectores su poesía favorita, caminantes adorando el paisaje, atletas adorando su deporte favorito. Pienso que nos deleitamos en adorar lo que nos gusta porque la adoración no expresa meramente sino que complementa el gozo. Y su consumación”.

Entonces, ¿Qué significa eso? ¿Qué está diciendo C.S. Lewis ahí? Pienso que es la imagen de la vida eterna que Jesús está dando aquí en Juan 6. De manera que piénselo en este nivel. Usted tiene un equipo de futbol que le gusta, y le gusta el equipo, entonces se encuentra a si mismo parado, y animando, y gritando y aplaudiendo. Y no es solo porque quiere expresar cuánto le gusta el equipo. La realidad está ahí es el júbilo en la expresión actual. Usted no va a personas en nuestra cultura llenando banquetas y parados en la lluvia porque ellos son miserables. Usted lo ve porque ellos están disfrutando la expresión de alabanza.

Pienso en mi matrimonio con Heather. Para mi decir, “Eres hermosa y te amo” sí es una expresión de eso, pero también es un gozo decir eso. Y entonces la imagen de adoración a Dios es mucho más que un equipo y mucho más que una esposa o un esposo. Dios, en Su infinita belleza y maravillosa gloria, cuando tiene que ver con adoración no es solo una expresión es quién es Él. Este es el júbilo. Esta es la delicia a la que tenemos que darle gloria, y honor y adoración. Esta es lo sobreabundante de nuestro afecto en relación con Él, y la imagen del cielo es gozo eterno en la adoración de Cristo.

Cristo que todo lo satisface

Por siempre, y siempre, y siempre, y siempre nuestro afecto incitado con aquel que es infinitamente bello, e infinitamente maravilloso. Quien por su gracia ha tomado la iniciativa de impresionarnos a sí mismo a través de la obediencia de Cristo, ha hecho posible para nosotros conocerle como el único que puede satisfacer nuestros deseos, transformar nuestros gustos, y el único a que puede garantizar nuestra satisfacción. De hecho, Él es el Cristo que todo lo satisface.

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!