Recursos en español de Radical

Por qué los grupos no alcanzados son difíciles de alcanzar

Las personas y lugares no alcanzados son aquellos entre quienes existe un escaso conocimiento sobre Jesús y donde la iglesia es relativamente insuficiente para darlo a conocer a su población más amplia sin ayuda externa. La difícil situación de los no alcanzados ayudó a motivar los esfuerzos misioneros del apóstol Pablo:

Las personas y lugares no alcanzados son aquellos entre quienes existe un escaso conocimiento sobre Jesús y donde la iglesia es relativamente insuficiente para darlo a conocer sin ayuda externa.

De esta manera me esforcé en anunciar el evangelio, no donde Cristo ya era conocido, para no edificar sobre el fundamento de otro; sino como está escrito: «Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de Él, verán, Y los que no han oído, entenderán».  (Romanos 15:19–21)

Actualmente, más de 3 mil millones de personas en más de 7,000 grupos étnicos son consideradas no alcanzadas. Es por esto que es de vital importancia que entendamos qué significa ser no alcanzado y qué es lo que tan desesperadamente necesitan los no alcanzados.

Los no alcanzados y los perdidos

Basado en la definición anterior, ser no alcanzado no es lo mismo que estar perdido. Aparte de la gracia de Dios en Jesús, todos están perdidos espiritualmente. Sin embargo, muchas personas perdidas han escuchado el evangelio o al menos tienen acceso a un cristiano o a una iglesia. Sin embargo, para que las personas sean consideradas no alcanzadas, deben estar presentes dos realidades principales:

1. Las personas no alcanzadas no conocen el nombre de Jesús ni la verdad sobre quién Él es y lo qué Él ha hecho.

Algunos de los considerados como no alcanzados ni siquiera han oído hablar de Jesús. Otros pueden haber escuchado mencionar su nombre, pero no conocen las verdades básicas sobre su vida, muerte y resurrección.

2. Las personas no alcanzadas no tienen presencia de la iglesia a su alrededor.

En algunos casos, no hay iglesia entre los no alcanzados. En otros casos, las pocas iglesias que existen no tienen recursos suficientes para dar a conocer a Jesús entre ese grupo de personas o en ese lugar.

Al pensar en alcanzar a los no alcanzados, es importante aclarar algunos términos clave que afectan la misiózn de la iglesia.

Grupos étnicos, lugares y naciones

Cuando Jesús mandó a sus discípulos a hacer discípulos de todas las “naciones” (Mateo 28:19), no se refería a naciones geopolíticas o a países como los entendemos hoy en día. La palabra que Jesús usó para “naciones” (ethne) se refiere a grupos etnolingüísticos de personas, es decir, aquellos que comparten un idioma y características culturales, es decir, una etnia en común. En la actualidad a menudo nos referimos a ellos como grupos étnicos.

El Nuevo Testamento también habla de la propagación del evangelio refiriéndose a lugares. Por ejemplo, el libro de los Hechos narra la expansión de la iglesia desde Jerusalén hasta los confines de la tierra (Hechos 1:8). De la misma manera, las cartas del Nuevo Testamento fueron escritas a iglesias en lugares particulares, como Roma, Galacia y Corinto. 

La condición espiritual de los no alcanzados

El hecho de que los no alcanzados carezcan de acceso al evangelio no significa que sean inocentes ante Dios. Dios ha dado a conocer a todos su “poder eterno” y “naturaleza divina” a través de las cosas que ha creado, sin embargo, todas las personas suprimen la verdad y no glorifican a Dios (Romanos 1:18–21). Por lo tanto, todas las personas, incluidos los no alcanzados, están condenadas ante Dios (Romanos 3:20, 23; 5:18). A menos que algo cambie, enfrentarán la justa ira de Dios por sus pecados (Romanos 2:6–11).

La mayor necesidad de los no alcanzados

La Escritura enseña que las personas deben creer en las buenas nuevas de Jesucristo para ser salvadas, lo que significa que su mayor necesidad es escuchar el evangelio (Romanos 10:14–17). Por lo tanto, la iglesia debe enviar obreros para proclamar el evangelio a aquellos que nunca lo han escuchado. Por la gracia de Dios, a medida que las personas responden en arrepentimiento y fe, el objetivo debería ser plantar iglesias para que los discípulos puedan crecer y el evangelio pueda seguir propagándose a través de la iglesia.

Barreras que dificultan alcanzar a los no alcanzados

Las barreras pueden parecer abrumadoras pero Dios es soberano sobre cada una de ellas.

Dado que la misión de la iglesia es hacer discípulos de todas las naciones, naturalmente surge la pregunta: “¿Por qué todavía hay tantas personas no alcanzadas?” Hay una variedad de barreras que dificultan llevar el evangelio a los no alcanzados, incluyendo:

  • Barreras espirituales: Satanás ciega las mentes de los incrédulos ante la gloria de Cristo (2 Corintios 4:4) y busca evitar que los creyentes proclamen a Cristo. Ya sea a través de la oposición o la tentación de idolatrar la seguridad y las comodidades mundanas, tenemos un enemigo que continuamente trabaja para obstaculizar la misión de la iglesia. Algunas de las otras barreras mencionadas a continuación también pueden obrar en conjunto con la oposición de Satanás.
  • Persecución: Los cristianos alrededor del mundo son perseguidos por su fe. Esta persecución ocurre en diferentes niveles, pero siempre tiene como objetivo silenciar el testimonio del evangelio e intimidar a aquellos que se identifican con Jesús o están considerando seguirlo.
  • Barreras políticas: Los líderes y las leyes pueden dificultar, e incluso hacer ilegal, que las iglesias y las personas proclamen y vivan su fe en ciertas partes del mundo.
  • Barreras sociales: La discriminación y la oposición basadas en la religión, la etnia o el origen pueden dificultar encontrar empleo, compartir el evangelio o incluso hacer amistades con incrédulos.
  • Barreras lingüísticas y culturales: Aprender un nuevo idioma y familiarizarse con una nueva cultura requiere tiempo, esfuerzo e intencionalidad. Testificar del evangelio a largo plazo generalmente requiere un esfuerzo lento y a largo plazo en hacer discípulos y plantar iglesias.
  • Barreras naturales: Algunos lugares en el mundo son físicamente difíciles de alcanzar y/o difíciles de habitar debido al aislamiento geográfico, condiciones climáticas difíciles, entornos inhóspitos, etc.
  • Barreras de desarrollo: Condiciones de salud precarias, falta de oportunidades educativas e infraestructura deficiente son algunos de los factores que pueden dificultar que los cristianos vayan y hagan discípulos en ciertas áreas del mundo.

Aunque las barreras mencionadas anteriormente pueden parecer abrumadoras, los cristianos pueden tener la certeza de que Dios es soberano sobre cada una de ellas.

Misión indetenible

La misión de la iglesia no depende en última instancia de sus habilidades y recursos. Jesús ha prometido edificar su iglesia (Mateo 16:18), y esta incluirá a personas de todas las tribus, lenguas, pueblos y naciones. (Apocalipsis 7:9).

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

David Burnette es el Editor en Jefe de Radical. Vive con su esposa y tres hijos en Birmingham, Alabama, y es anciano en la Iglesia Bautista de Filadelfia. Obtuvo su Ph.D. en el Seminario Teológico Bautista del Sur.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TOWARDS REACHING THE UNREACHED.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs are receiving the least support. You can help change that!