Recursos en español de Radical

Cómo encontrar la voluntad de Dios para tu vida

¿Cuál es la voluntad de Dios para mi vida? Parece ser una de las preguntas más frecuentes que hacen los cristianos en mi cultura, y es una interrogante de creyentes en todas las etapas de la vida. Desafortunadamente, para responder a esta pregunta, a menudo empleamos métodos que son más supersticiosos que bíblicos.

Ya sea abriendo la Biblia al azar y leyendo el primer pasaje que encontramos, o tratando de encontrar un milagro que se pueda aplicar a nuestra situación, probaremos cualquier cosa para obtener una respuesta. Pediremos señales, buscaremos “puertas abiertas” o tramaremos para producir un resultado que parezca creíble. Utilizamos estos métodos para descubrir la voluntad de Dios, pero a menudo quedamos insatisfechos con los resultados. Necesitamos un cambio de perspectiva.

Dios no está escondiendo Su voluntad

¿Y si la voluntad de Dios nunca estuvo destinada a ser encontrada? ¿Y si no nos la está ocultando? ¿Y si en realidad Dios esta más empeñado que nosotros en que sepamos y entendamos Su voluntad? No necesitas intentar encontrar la voluntad de Dios para tu vida, ¡porque la voluntad de Dios no está perdida!

En realidad Dios esta más empeñado que nosotros en que sepamos y entendamos Su voluntad.

Hay una forma mucho mejor de conocer y experimentar la voluntad de Dios: mientras caminamos con Él, Él dirige los detalles de nuestras vidas para el cumplimiento de Su voluntad y la expansión de Su adoración en el mundo. Vemos este principio en acción en Hechos 16, un relato del ministerio de Pablo que desafía cualquier intento humano de discernir de antemano todos los pasos específicos que Dios tenía preparados para los esfuerzos misioneros del apóstol.

La voluntad de Dios puede no ser lo que esperas

En Hechos 16, Pablo y Silas se dispusieron a fortalecer iglesias que Pablo ya había plantado. En el camino, Pablo conoció a un joven en Listra llamado Timoteo, quien se unió al viaje. Pablo, Silas y Timoteo se dirigieron a la pequeña provincia de Asia, pero el Espíritu se lo impidió.

En otras palabras, Dios los detuvo de ir al norte con el evangelio y terminaron dirigiéndose hacia Troas. A través de la guía del Señor, eventualmente llegaron a Macedonia, y el evangelio se extendió hacia Europa y luego a Roma. En medio de un gran misterio y circunstancias inciertas, quedó claro que Dios dirigía los detalles de sus vidas mientras proclamaban fielmente a Jesús.

Enfoquémonos en lo que sabemos sobre la voluntad de Dios

Aunque hay muchas cosas que no sabemos (y no podemos saber) sobre la voluntad de Dios, hay muchas cosas que podemos conocer basadas en Su Palabra. Sin lugar a dudas, la voluntad de Dios es que tengas comunión con Él en oración, que permanezcas en Su Palabra, que huyas del pecado y que ames a tu prójimo como a ti mismo.

Sin lugar a dudas, la voluntad de Dios es que tengas comunión con Él en oración, que permanezcas en Su Palabra, que huyas del pecado y que ames a tu prójimo como a ti mismo.

No necesitamos quedarnos de brazos cruzados y esperar la voluntad de Dios para nuestras vidas. Debemos caminar con Él en obediencia a Su Palabra. Esta es la esencia de Proverbios 3:5–6: “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas.”

Dios quiere que Su voluntad se cumpla en tu vida más de lo que tú lo deseas. Y para cumplir Su voluntad, Él ha puesto Su mismo Espíritu en ti.

La voluntad de Dios, no la nuestra

Recuerda, todo esto se trata del cumplimiento de la voluntad de Dios, no la nuestra. En la actualidad, a veces los cristianos dicen cosas como, “El lugar más seguro para estar es en el centro de la voluntad de Dios”. Pero la realidad es que estar en el centro de la voluntad de Dios puede ser el lugar más peligroso en el que puedas estar.

Una cosa que sabemos sobre la voluntad de Dios es que Él desea la expansión de Su adoración en todo el mundo. Las cosas no salieron como se esperaba para Pablo durante su ministerio, y es probable que no salgan como se espera en tu vida.

Cuando entendemos lo que Hechos 16 y muchos otros pasajes de las Escrituras nos están enseñando, nos damos cuenta de que a menudo es innecesario preguntar cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas. En cambio, deberíamos preguntarnos cuál es la voluntad de Dios en el mundo y cómo podemos alinear nuestras vidas con ella. Al hacer esto, podemos confiar en que Dios dirigirá nuestros pasos para el cumplimiento de Su voluntad y la expansión de Su adoración de maneras mucho más allá de lo que podríamos haber planeado o imaginado.

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

David Burnette es el Editor en Jefe de Radical. Vive con su esposa y tres hijos en Birmingham, Alabama, y es anciano en la Iglesia Bautista de Filadelfia. Obtuvo su Ph.D. en el Seminario Teológico Bautista del Sur.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!