¿Por qué todavía hay personas no alcanzadas en Brasil? - Radical

Secret Church is this Friday. It's not too late to join us! 🎟️

¿Por qué todavía hay personas no alcanzadas en Brasil?

En 2017, mientras visitaba una tribu en Brasil, tuve la oportunidad de presenciar un trabajo “terminado” en un entorno intercultural. Después de 30 años de trabajo misionero, los Pataxó, un grupo indígena, ahora cuentan con líderes, ancianos y su propia iglesia organizada de manera relevante para la cultura y fiel al evangelio.

Este no es el caso en todos los grupos étnicos de Brasil. Todavía hay una gran cantidad de tribus y aldeas sin cristianos y sin contacto con creyentes. Según Ethnos 360 en Brasil, todavía hay más de 160 grupos de personas no alcanzadas y solo siete de estos grupos tienen una traducción completa de la Biblia en sus propios idiomas.

No cabe duda de que Dios está obrando en Brasil, ya que cada vez más discípulos se multiplican. Aunque Brasil pueda considerarse un país alcanzado, todavía queda trabajo por hacer. Debido a barreras, falta de compromiso misionero a largo plazo, apatía de la iglesia nacional y falta de oración, todavía hay muchos brasileños que necesitan desesperadamente escuchar el evangelio.

Barreras que detienen la propagación del evangelio

En la actualidad, las personas no alcanzadas suelen ser las más alejadas o ser las más difíciles de alcanzar. El Valle del Javarí en Brasil, uno de los lugares más remotos del mundo, alberga algunas de las poblaciones más indígenas y tribus menos contactadas del mundo. No solo es difícil llegar a esta región del río Amazonas rodeada de selvas tropicales, sino que también existen leyes que prohíben a los misioneros cristianos compartir el evangelio en aquel lugar. En 2020, un juez brasileño expulsó a los misioneros evangélicos y les prohibió el acceso al Valle del Javarí debido al temor de exponer a los pueblos indígenas al coronavirus.

Los pueblos indígenas a menudo muestran resistencia al evangelio porque demanda un cambio de sus prácticas religiosas tribales.

El temor de cambiar sus tradiciones y forma de vida hace que los pueblos indígenas a menudo muestren resistencia hacia los misioneros. También resisten el evangelio porque demanda un cambio de sus prácticas religiosas tribales. De hecho, esta es la razón por la que a veces hay una falta de lo que normalmente juzgaríamos como resultados positivos, incluso si los misioneros permanecen con el mismo grupo étnico durante mucho tiempo. Además, a menudo hay barreras lingüísticas y culturales que dificultan compartir el evangelio.

Este tema sigue siendo objeto de una gran discusión en Brasil, incluso dentro de la iglesia. ¿Cómo evitamos adoptar una actitud de colonizador al compartir el evangelio con los grupos no alcanzados? Una de las formas es comprometiéndonos a largo plazo con las aldeas y las personas.

Falta de compromiso misionero a largo plazo

Brasil tiene una abundancia de cristianos evangélicos que comparten el evangelio como también una trayectoria misionera, pero todavía hay una gran necesidad de que los discípulos de Cristo hagan aún más discípulos. Sin embargo, existe la tentación de querer una respuesta inmediata o resultados rápidos en lugar de edificar buenas iglesias locales.

En Brasil, la realidad de una comunidad evangélica en crecimiento no ha sido adaptada para los distintos grupos étnicos. Gran parte de lo que sí está creciendo en Brasil es un evangelio que no valora alcanzar a otros, sino que en su lugar valora más la prosperidad y la riqueza.

Tener más iglesias locales firmes, con bases bíblicas sólidas, provocará que haya más discípulos y misioneros que difundan el evangelio en Brasil.

La iglesia local es fundamental para la Gran Comisión. La iglesia es la que tiene la responsabilidad de bautizar, discipular y enviar misioneros. Tener más iglesias locales firmes, con bases bíblicas sólidas, provocará que haya más discípulos y misioneros que difundan el evangelio en Brasil. Si bien se pueden obtener frutos de viajes misioneros a corto plazo, los misioneros a largo plazo son quienes pueden construir relaciones, compartir el evangelio, establecer y capacitar líderes, y ayudar a hacer crecer iglesias y multiplicar discípulos dentro de la comunidad.

Al hablar con misioneros dentro de estas comunidades no alcanzadas, ellos enfatizan la importancia del rol, así como la fidelidad de la iglesia que los envió. Estas iglesias han invertido dinero en preparar, enviar y apoyar misioneros. Estas iglesias asumieron un compromiso que perdurará por años venideros con el objetivo de ver a grupos étnicos llegar a la fe en Cristo.

Apatía de la iglesia nacional

Según Joshua Project, alrededor del 90% de la población brasileña es considerada cristiana.  Sin embargo, la mayoría de esta población es católica romana debido a la Iglesia Católica Apostólica Nacional Brasileña. De hecho, Brasil tiene la población más grande de católicos romanos en el mundo. Sin embargo, la asistencia a la iglesia se debe a una fe superficial basada más en la tradición que en una fe real.

Si bien la iglesia nacional está presentando la idea de quién es Jesús, muchos fieles no están comprometidos con su fe, y la iglesia no es diligente en construir y capacitar a los creyentes. Por lo tanto, no hay tantos discípulos que estén difundiendo el evangelio. Además, en la mayoría de los casos, la iglesia se ha excluido a sí misma de difundir el evangelio entre los indígenas.

Incluso con muchas iglesias cercanas a los no alcanzados, existe prejuicio contra ciertos grupos y culturas, lo que inhibe la propagación del evangelio. Hay mucho por hacer en ese sentido, desde viajes a corto plazo hasta estar abiertos a recibir, invertir y escuchar a los misioneros sobre el trabajo que se realiza.

Falta de oración por Brasil

Separados del poder de Dios, no podemos hacer nada, y es a través de la oración que podemos depender del Espíritu de Dios y Su fortaleza para ayudarnos a cumplir Su Palabra. Aunque no todos podrán ir a Brasil y compartir el evangelio, todos los creyentes pueden orar por la difusión del nombre de Cristo en este país.

No todos podrán ir a Brasil y compartir el evangelio, pero todos los creyentes pueden orar por la difusión del nombre de Cristo en este país.

Mientras esperamos con ansias que Dios expanda Su reino, podemos orar para que más misioneros vayan y compartan el evangelio con grupos no alcanzados. Además, podemos orar por fortaleza para esos misioneros mientras se preparan, aprenden el idioma y la cultura, y entablan relaciones. También podemos orar para que el gobierno brasileño se abra más al trabajo misionero con grupos étnicos aislados. Por último, oremos por aquellos que nunca han escuchado el evangelio y por sabiduría para la iglesia brasileña.

Tenemos la esperanza de que algún día todas las personas conocerán el nombre de Jesús (Filipenses 2:10-11). Mientras esperamos ese día, podemos vivir en misión como seguidores de Cristo para compartir las buenas noticias de la salvación redentora que solo se encuentra en Él.

Selah Vetter es escritora de contenido en Radical. Es egresada de Samford University, donde estudió periodismo y español. También es miembro de la iglesia Redeemer Community Church.

Anderson Vieira pasó tres años en el barco Logos Hope con Operation Movilization y estudió teología con New Tribes Mission Brasil. Está casado con su esposa, Mechi.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!