Libres como hijos - Radical

Libres como hijos

Somos salvos solo por gracia, solo a través de la fe en Cristo solo. Como cristianos, debemos entender lo que la Biblia nos enseña sobre la justificación y la adopción. La doctrina de la justificación nos enseña que somos declarados justos ante Dios, el Juez. La doctrina de la adopción nos muestra que somos amados por Dios, el Padre. En este mensaje sobre Gálatas 3:26–4:7, el pastor David Platt nos recuerda que tenemos un Padre eterno, una familia y un hogar.

1. Dios envió a Su Hijo para que pudiéramos recibir la posición de hijos.
2. Dios envió Su Espíritu para que pudiéramos experimentar los privilegios de hijos.

Si tienes una Biblia, y espero que si. Permítame invitarles a abrir conmigo la Biblia en Gálatas 3. Miremos un cuadro de adopción en Las Escrituras hoy.

La adopción es un proceso que es familiar a muchas personas en este salón. Tenemos familias ahora mismo, quienes están en medio de ese proceso. Muchos de ustedes saben que Randy y a Valerie Hall está en Ucrania ahora mismo, adoptando 4 niños, y otro con esperanza el próximo año.

Y sé que los Underwoods están en medio del proceso de adopción, esperando viajar. Los Nichols tienen su fecha de viaje para enero, y varias otras familias en este salón que están en diferentes puntos en el proceso. Hay una cultura de adopción aquí en Brook Hills, la cual pienso no es sólo una cosa buena, pienso que es exigida por el Nuevo Testamento.

En la iglesia, no estoy diciendo que cada familia, toda familia cristiana debiera o debe adoptar, pero la realidad es si estamos siguiendo este libro, seremos gente de adopción quienes nutren una atmósfera de adopción, porque es de lo que trata el Evangelio.

Recuerdo cuando Heather y yo primero vinimos aquí; estábamos justamente rellenando la predicación y no corríamos en muchos círculos donde la adopción era muy común. Y pensamos que éramos una clase de anomalía. Cuando vinimos a Books Hill y primeramente comenzamos decir a una pareja de gente que estábamos en el proceso de adopción, y la primera pregunta que se nos hizo fue: ¿Cuántos?

Y es como ¿“cuántos? ¿Qué usted quiere decir? Estamos justamente adoptando un niño” Y ellos dijeron,” ¿sólo uno? Sí, y descubrimos que aparentemente eso era una clase de escala que empezaba por la parte más baja. Así hablar en Brooks Hill, es una cosa buena.

Hay muchas cosas interesantes acerca del proceso de adopción; muchas de las cosas desafían acerca del proceso de adopción, y algunos de ustedes quienes han ido a través de ese proceso saben que uno de los grandes desafíos probablemente viene al escuchar a otras personas hablar acerca de adopción. Y hay algunas frases que justamente se esconden en tu piel cuando va a través del proceso.

Y yo quería dar justamente un par de frases, no- quiero decir, ustedes pueden anotarlas. Quise un poco decir eso chistosamente. Pero les animaría a no compartir estas frases con padres adoptivos, OK? Primero. Recuerdo—ahora obviamente, cuando adoptamos a Caleb de Kazakhstan—esto fue alrededor de dos años ahora—mucha gente cerca de aquí, especialmente en la iglesa, sabían la historia, pero hay varios lugares diferentes donde la gente no había conocido nuestra historia, y por tanto hemos tenido una oportunidad para contar la historia acerca de Caleb y cómo le habíamos adoptado.

Y algunas veces la gente oye la historia, y mira hacia atrás y dice. “Esto es tan hermoso. Ahora, ¿Tienen algunos niños de ustedes, también? Ok. La frase número 1 no decir a padres adoptivos: ¿Tienen algunos niños de ustedes? Aquí es cuando usted pone tu brazo alrededor de esta persona, y amablemente los trae hacia ti y dice. “Tengo un secreto para ti—él es el nuestro. Como, él es nuestro propio hijo”. No es oh, tenemos este niño y luego nuestros propios niños aquí, nuestros propios niños.

Cuando regresamos y Heather se embarazó con Josué y la gente dijo: “Wau, eso es magnífico—ustedes tienen un niño adoptado y ahora van a tener un niño de ustedes.

No, no, no, no, no, no, no. Tenemos esta tendencia de dividir los niños entre adoptados y biológico—como si adoptado es algún adjetivo para describir un niño. No es un adjetivo; es una acción que ha tenido lugar. Usted adopta a alguien, y ahora no es un niño adoptado, es un niño, punto.

El es tu niño. No tu adoptado o tu biológico, él es su niño, punto. Me voy poner un poco encolerizado con una pareja de estas, como puede ver. Usted es como, “OK, entedemos, entendemos, pero –muy bien, ese es uno. Recuerdo otra conversación, esta fue antes de que viajáramos a Kazakhstan, y estábamos diciendo a algunas gente, Vamos adoptar un niño de kazakhstan.”

Y la respuesta, no miente, vino la sorpresiva cara de una dama particular.” Vamos a adoptar a un niño de Kazakhstan.” Ella miró hacia atrás y dijo, ¿“Uno real? No uno plástico que podemos poner en nuestro mantel y mirarlo todo el día. Si, uno real. Como, Qué más ustedes—si, él es real. Por tanto, no – diga eso. Por lo tanto, no—OK, no pregunte si él es real—no pregunte eso.

Otra que fue común que para ser honesto probablemente aún dije antes que fuéramos a través del proceso de adopción, y sé que al menos lo pensé. Muchas veces la gente dice, “Bien, me gusta la idea de adopción, pero primero me gustaría tener mis propios hijos.” o “Bien, me gustaría que nuestro primer hijo o primeros niños fueran los nuestros, y luego los adoptados.

Y de Nuevo, oyes esta clase de lenguaje de esa primera frase. Tenemos esta mentalidad que la adopción es casi un premio de consolación para aquellos que no tiene niños propios, y de nuevo, soy particularmente sensible a esto porque pienso que era parte de mi pensamiento, y la realidad es que la adopción no es un premio de consolación para los padres que no pueden tener hijos de ellos, por tanto van a lo mejor al segundo y tienen un niño adoptado. No, no, en absoluto.

De hecho, la adopción es lo mejor, justamente como el nacimiento biológico es lo mejor. Estos procesos por los cuales alguien llega a ser un níño, punto, y no hay distinción en ese sentido. Aún algunas veces cuando la gente dice, bien, yo justamente no sé si puedo amar a un niño adoptado tanto como amo a un niño biológico, de nuevo, usted ve esa distinción que entra, y la realidad es que es un níño que es amado.

Podemos definitivamente decir, de haber ido a través del proceso de adopción y el proceso de nacimiento biológico, no hay absolutamente diferencia en la maravilla de afecto que es sentida por los niños, punto, punto.

Algunas veces la gente dice—esta es otra grande—algunas veces la gente dice-, “ Bien, ¿alguna vez ha conocido la real madre de Caleb?” OK. Permíteme presentársela. Su nombre es Heather” Y ellos dicen, “Bien, sabes lo que quiero decir”.” OK, ¿Qué usted quiere decir? Que ella es como— su madre potiza. Y hay una madre real allá afuera.

Por tanto, de todos modos, no les animaría preguntar por una madre real. A otro le animaría no decir esto, porque, bien, la idea o la pregunta que surge—Oh, él es adoptado ¿Cuánto él costó? Ok—muy bien—ahora estamos a punto de—- estamos a punto de quitarnos los guantes ahora. Como si usted pudiera poner una coletilla de precio a un niño, y especialmente a la luz de todo en lo que gastamos nuestro dinero. Pero de todos modos, no, no tienes que preguntar eso.

Otra idea, que nos habían preguntado, “Bien, obviamente él no sabe demasiado acerca de la herencia de la familia. ¿Vas tú a enseñarle a él acerca de su herencia cultural? La gente estuvo sorprendida cuan Heather y yo respondimos a eso. “realmente, Caleb no sabe mucho de la herencia de su familia. El sabe todo de su abuelo a quien no tuvo la oportunidad de conocer., pero tiene todas clases de fotos y videos.

Su video favorito es el video del abuelo. El conoce a su otro abuelo muy bien, sus dos abuelas, sus tías, sus abuelos, sus primos, sus tías abuelas, sus tíos abuelos—Caleb tiene mas herencia familiar que lo que sabe hacer con ella. Y no simplemente herencia familiar; somos muy intencionales al enseñarles a él su herencia cultural.

El está familiarizado con la literatura cultural como Sr. Brown puede mugir, ¿Puedes usted? Buenas noches, Luna, y el corre alrededor de la casa diciendo,” corro, corro, tan rápido como tú puedes—No puedes agarrarme. Soy el—“oh, ustedes tienen la misma herencia que Caleb tiene. Esto es extraordinario. El sabe todo en torno a su cultura de alimentos, como barbicue y Mac y queso y sandía y bizcocho de cumpleaños.

El es está muy familiarizado con la música cultural. El probablemente no puede identificar la canción de kazakh ahora mismo, pero él conoce el CD de adoración de Brooks Hills hacia atrás y hacia adelante. Y quizás no sepa el himno nacional de kazakh, pero ha oído Dulce Hogar, Alabama.

Algunos de ustedes están palmoteando como, “Sí, ese es nuestro himno nacional, sí.” Ustedes están diciendo, Bien, No quieren enseñarle a él acerca de su herencia? Y la misma pregunta implica que su herencia está a miles de millas de aquí. Pero su herencia está aquí. Ahora, yo quiero ser cuidadoso aquí. —No estoy diciendo que Kazakhstan no es importante en su vida, o en cualquier niño quien ha sido adoptado de otro país, especialmente si fue adoptado más tarde en la vida y ha pasado mucho tiempo y tenido mucha experiencia en ese país.

Pero la realidad es cuando Caleb vino a la familia, él era todo Platt, No parcialmente una parte de la familia Platt, él era toda la parte de la familia Platt, y su herencia es como hijo de David y Heather.

Y aquí es donde nos dimos cuenta que algunas de estas frases que les animamos a evitar son justamente las frases que frustran los padres adoptivos. En una manera más profunda, ellas realmente demuestran una subordinación—Estoy convencido de una deficiencia que subordina cuando viene a nuestro entendimiento del cristianismo, especialmente esta distinción entre el niño biológico y él adoptado.

Tenemos un tiempo difícil pensando en un niño si la carne y la sangre no están involucradas. Y si ese es el caso, entonces tendremos un muy, muy difícil tiempo para entender el Evangelio, una historia que nos cuenta una adopción espiritual, transracial que tiene lugar en cada una de nuestras vidas, Y eso es lo que queremos profundizar hoy. Quiero que consideremos lo que significa ser adoptado en la familia de Dios.

Piense en el mismo comienzo de lo que hemos estado estudiando en Gálatas hasta este punto. Hemos estado tres semanas, hicimos tres capítulos, hemos estado volando a través de estos, Quiero recordarles una vista general de lo que hemos visto acerca de la salvación y los gálatas.

Una declaración que realmente resume todo—“Somos salvados por gracia sólo, a través de la fe sóla, en Cristo sólo”. Esa declaración resume lo que hemos visto en Gálatas. “Somos salvados por gracia solamente.

La gracia sola la vimos en Gálatas 1, Recuerda la verdad que vimos allí; El placer de Dios en usted no está basado en su obra para él. El placer de Dios en nosotros no está basado en nuestra obra para él. Esto es amplio. El placer de Dios en Nosotros no está basado en nuestra obra para él. Es por gracia sólo.

Y nosotros vimos en Gálatas 2—salvado por gracia sólo, a través de la fe sola. Y en lugar del placer de Dios en nosotros estando basado en nuestra obra ante él. El placer de Dios en nosotros ¿está basado sobre cual obra? La obra de Cristo para nosotros y en nosotros. Esta es la belleza de la fe; que confiamos en Cristo. Hemos sido crucificados con Cristo; Ya no vivimos. Pero Cristo vive en nosotros.

La vida que vivimos, ¿La vivimos por qué? Fe—Gálatas 2: 20. Fe en el Hijo de Dios, quien nos amó y se dio él mismo por nosotros. Y así evitamos el legalismo en Gálatas 1 pensando que podemos obrar para Dios: evitamos la hipocresía en Gálatas 2, viviendo vidas que están fuera de la verdad del Evangelio. Y se juntan en Gálatas 3, en Cristo sólo.

Miramos la semana pasada en 2,000 años de historia. La historia del Viejo Testamento desde Abraham a Moisés a Cristo y como Cristo cumplió la ley de Moisés y completó la promesa a Abraham y todo, no simplemente historia bíblica, pero toda la historia gira alrededor de Cristo. El es supremo. El es supremo con nuestra justicia y nuestro gozo y nuestra esperanza y nuestra fuerza y nuestra vida. El es todo para nosotros en cada momento. El es nuestra vida, él es nuestro todo.

Por tanto lo que hemos visto hasta este punto—salvación en Gálatas. Ahora. Ha habido una doctrina que se ha levantado hasta lo alto, y es la doctrina de la justificación. Y definimos justificación como el hecho gracioso de Dios por el cual Dios declara al pecador justo solamente basado en la fe de Jesucristo. Y lo que dijimos fue, buscamos a Gálatas 2 y dijimos cada seguidor de Cristo necesita un agarre firme en la justificación. Lutero dijo es la doctrina en la cual la iglesia se para o cae. Calvino dijo es la bisagra sobre la cual todo en el cristianismo da vuelta. Esto es amplio.

Esta idea es la doctrina de la justificación, la idea que somos justos ante el Dios Juez. Que Dios nos ha declarado justos delante de él. Esa justicia no es ganada; su justicia ante Dios no está basada sobre lo bien que va su semana, cuánto ora esta semana, cuánto estudia la Palabra esta semana, qué hace esta semana.

Usted no está tratando de ganar la justicia en una base diaria. Su justicia está basada completamente en la justicia de Cristo en el Cielo—Dios te mira a través del lente de la justicia de Jesucristo. Esta es una verdad asombrosa—que Dios, un Dios santo, nos mira en nuestro pecado y no pronuncia culpabilidad. No culpababilidad. Pero tan asombrosa como la verdad es, que somos justos ante Dios, el Juez, la justificación. Quiero someter a usted que hay aún una verdad más alta en el Evangelio que esa, aún mayor verdad en el Evangelio que esa.

Y yo quiero acercar a un amigo mío llamado J.I. Packer. Digo amigo mío—nunca lo conocí. Pero siento como que conozco a J.I. Packer realmente bien por causa de este libro particular llamado Conociendo a Dios. Recomiendo altamente a cada seguidor de Cristo en este salón leer Conociendo a Dios por J.I Packer. Lo pongo en la cima de los cinco primeros libros que recomendaría a alguien para leer.

Es un libro que releí continuamente todo por el año, cada año. Es un libro increíble en torno a la teología de quien es Dios, como se aplica a la manera en que vivimos todos los días. Y hay un capítulo que él tiene cerca del final del libro sobre la adopción, Hijos de Dios, y quería presentarle porque tiene más credibilidad teológica que yo. Y quiero que escuchen lo que él dice. Pienso que a lo que él dice no se le puede resumir algo mejor.

El escribe, Packer escribe, “La adopción es el privilegio más alto que el Evangelio ofrece—más alto aún que la justificación”. Esto puede causar levantamiento de cejas, porque la justificación es el regalo de Dios en el cual los evangélicos luteranos han puesto el énfasis mayor, y hemos estado acostumbrados a decir, sin pensar, que la justificación libre es la bendición suprema de Dios a nosotros los pecadores. Sin embargo, la idea cuidadosa mostrará la verdad de la declaración que justamente he hecho.

Escuchen lo que él dice—esa justificación, por la cual tenemos el perdón de Dios del pasado, junto con su aceptación para el futuro, es la bendición primaria y fundamental del Evangelio, no es en pregunta. Por lo tanto él está diciendo la justificación es primaria y fundamental. La justificación es la primaria bendición porque satisface nuestra primaria necesidad espiritual. Nosotros todos permanecemos por naturaleza bajo el juicio de Dios. Su ley nos condena. La culpa nos carcome, nos hace sin descanso, miserables, y en nuestros momentos lúcidos, miedo.

No tenemos paz en nosotros mismos porque no tenemos paz con nuestro hacedor, por tanto necesitamos el perdón de nuestros pecados y la seguridad de una relación restaurada con Dios más que si necesitamos algo más en el mundo. Y esto, el Evangelio nos ofrece ante que nos ofrezca algo más. Po tango dice la Justificación. Eso es primario—Eso es donde el cuadro empieza, fundamental.

Pero luego, él dice no es para decir que la justificación es la bendición más alta del Evangelio, y que es donde Packer escribe. “ la adopción es más alta por causa de la relación más rica con Dios que compromete. “Y aquí está donde yo quiero que piensen conmigo acerca de la distinción entre justificación y adopción. No que ellas están completamente separadas; ellas se construyen una a otra. Pero en la justificación, estamos declarados justos antes Dios el Juez.

En la adopción, la verdad que vemos es que somos amados por Dios el Padre, y esa verdad por tanto es supremamente alta y supremamente maravillosa. Es bueno ser declarados justo antes un juez. Es algo aún mayor ser amado por Dios el Padre. Lo ilustraría de eta manera—si puedes imaginarte parado ante un juez y sabe que eres culpable, y ese juez te declara no culpable, como él hace a cada uno de nosotros.

Pero eso no es todo lo que el hace. El juez no se sienta ahí en el banco, declara no culpable, “y se mueve al próximo caso. En lugar, este juez se para del banco, el viene alrededor donde usted está, él personalmente le quita sus cadenas él mismo, y el toma su mano y dice, “Ven a casa conmigo, entra a mi familia como mi hijo. “Ahora, eso es bueno. Y eso es lo que el Dios del universo hace en adopción.

El nos declara justo en justificación, él nos declara amado como un hijo en adopción. Y eso es lo que quiero que profundicemos y veamos en Gálatas 3 y 4– ¿Qué significa tener a Dios como el Padre? Lo pondré en Packer una vez más. Packer escribe, “ ¿Qué es un Cristiano? Ahora, pienso en torno a esa pregunta. ¿Cómo respondería? Si se le preguntara ¿Qué es un cristiano?

¿Cuál es tu Explicación? ¿Cómo Contestaría eso?

Y Packer escribe, “La más rica respuesta que yo sé es que un cristiano es uno quien tiene a Dios como Padre”. El continúa, “si quieres saber lo bien que una persona entiende el cristianismo, descubre cuanto él hace de la idea de ser un hijo de Dios teniendo a Dios como su Padre. Si esta no es la idea que incita y controla su adoración y sus oraciones y su completa perspectiva en la vida, quiere decir que él no entiende el cristianismo muy bien en absoluto.

Quiero que seamos gente cuyas oraciones y cuya adoración y cuya perspectiva en la vida es incitada y controlada por el hecho que somos niños y Dios es nuestro Padre. Quiero que sea evidente en nuestros rostros cuando cantamos y cuando dejamos este lugar y vivimos en esta cultura, que tenemos a Dios como nuestro Padre.

Por tanto, profundicemos. Gálatas 3: 26, y vamos a leer hasta el comienzo del capítulo 4 y vemos el cuadro de Dios como nuestro padre adoptivo. Mira lo que dice en el versículo 26. Pablo escribe, “ustedes son todos hijos de Dios a través de la fe en Cristo Jesús. Esa oración ahí resume todo lo que hemos visto y veremos hoy en el libro de Gálatas. Si ese verso no está subrayado en su Biblia, permítame animarle que lo subraye.

Ustedes todos son todos hijos de Dios a través de la fe en Cristo Jesús .Porque todos ustedes que fueron bautizados en Cristo, se han vestido ustedes mismos con Cristo, no hay ni judío ni griego, esclavo ni libre, macho o hembra ,porque ustedes son uno en Cristo Jesús. Si pertenece a Cristo, entonces eres semilla de Abraham, y herederos según la promesa.

Lo que estoy diciendo es que mientras el heredero es el niño, él no es diferente del esclavo, aunque el posee la herencia entera. El está sujeto a guardianes y directores hasta el tiempo establecido por su padre. Así cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los principios básicos del mundo. Pero cuando el tiempo había completamente venido, Dios envió a Su hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para redimir a esos bajo la ley, para que pudiésemos recibir los plenos derechos de hijos.

Porque ustedes eran hijos, Dios envió el espíritu de su Hijo en nuestros corazones—el espíritu quien clama Abba, Padre. Por tanto ya no son más esclavo, sino hijo. Y ya que es un hijo, Dios le ha hecho también un heredero. Ustedes son hijos de Dios a través de la fe en Cristo Jesús–. (Gálatas 3: 26)

Ahora, quiero señalar algo real rápido antes que profundicemos en este cuadro y este texto. Lo que notará es que el Nuevo Testamento no nos describe aquí como hijos e hijas de Dios. No nos describe aún como más niños de Dios de género neutral. En lugar, este texto—ahora, nos ve a nosotros mismos descrito como niños de Dios en otros lugares del Nuevo Testamento, pero este texto está hablando acerca de hijos—específicamente acerca de hijos, y hay una razón detrás de eso. Y no es porque el nuevo Testamento es chauvinístico.

La razón es porque en la cultura del primer siglo, como es común en muchas culturas, ¿quién recibirá la herencia en una familia, un hijo o una hija? Un hijo. El cuadro que vimos la semana pasada de Abraham a Moisés a Cristo, y en esta línea que fue llevada a través de un heredero— el hijo de Abraham Isaac, hijo de Jacob, y continuando.

Y así cuando llegamos a este pasaje y Pablo está hablando acerca de la adopción e hijos, él está hablando en torno a recibir una herencia, la cual vamos hablar más tarde. Eso será reservado para un hijo. Y lo que él esté diciendo, y aún en el verso 28, donde él habla acerca del Judío y del Griego, esclavo y libre, macho y hembra, él está diciendo no importa cual sea su género, o lo que sea su estatus económico o lo que sea su identidad. Usted es en Cristo un hijo. Usted recibe una herencia.

Por lo tanto, como opuesto a ser chauvinista, el Nuevo Testamento está realmente siendo contracultural aquí porque está diciendo que cada hijo de Cristo quien es hembra, hija, así para hablar, realmente tiene los derechos y privilegios de un hijo que, estamos todos juntos en esta cosa.

Y por tanto, lo que usted verá es aún Pablo contrastando. Cuando llega al capítulo 4 usted verá a él contratando niños e hijos. Y el trasfondo allí es—y los eruditos debaten si o no y está dirigiendo a los trasfondos griegos o romanos o judíos, pero en todos los tres—la cultura griega, la cultura judía, la cultura romana—tenía un punto como un niño cuando era, justamente como dice en verso 1, era como un esclavo o un servidor en tu casa, donde tenía guardianes y directores que te observaban.

Pero ahí vinimos a un punto cuando usted llegó a ser hijo, cuando tuviste los derechos plenos y privilegios y responsabilidades de un hijo, y que es el punto de transición que Pablo está hablando, refiriéndose a su adopción—cuando usted recibe los plenos derechos de hijos.

Por lo tanto ese trasfondo, lo que yo quiero hacer es lo que quiero mostrarte dos simples acciones gloriosas que Dios toma para llegar a ser nuestro Padre adoptivo. Esto no es algo que es justamente automático, que somos justa y universalmente hijos de Dios. Este es un privilegio en el cual entramos por causa de estas dos acciones. Número uno, Dios envió a su hijo para que pudiéramos recibir la posición de hijos. Dos acciones que El toma—la primera acción es que El envía a Su Hijo. El envió a Su Hijo para que pudiéramos recibir la posición de hijos. Esto es el capítulo cuatro, verso cuatro—“cuando el tiempo había venido completamente. Dios envió a Su hijo.

Ustedes lo entiende más tarde, Esto dice,” Por lo tanto podríamos recibir los plenos derechos de hijos.”Algunas traducciones como la ESV, dice” Que podríamos ser recibidos como hijos adoptados.” El cuadro es la adopción. para ser colocado en una posición de calidad de hijo. Y esto fue lo que Dios hizo. Al enviar Su Hijo. El nos dio la posición de hijos.

Ahora esto pide la pregunta, cómo puede Dios enviar a Jesús— este es un gran texto de Navidad—cómo puede Dios enviar a Jesús, lo que celebramos esta semana, cómo eso hace posible para usted o yo ser hijos de Dios? ¿Que es tan único o tan significativo en torno a Dios enviando a Jesús que haría posible para cualquier pecador en este salón, quien confía en Jesús para ser hijo de Dios, tener toda la herencia que Dios da a su hijo pasada a ellos? ¿Cómo eso ocurre?

Y aquí es donde quiero usar la clase de ilustración contemporánea, el cuadro de adopción, y el proceso de adopción, para ilustrar que sucede aquí. Algunos de ustedes quienes han ido a través del proceso de adopción saben que no es tan simple como un proceso como a usted le gustaría que fuera. Hay todas clases de cosas que tienen que juntarse para que una adopción suceda.

Usted pensaría que sería simple como tenemos un niño huérfano aquí, ustedes tienen unos padres dispuestos aquí, juntémoslos y hagamos que suceda. Justamente no trabaja tan fácilmente. Hay diferentes cosas que tienen que suceder. Piense acerca de esto a la luz de este Texto.

En primer lugar toda adopción requiere alguien que venga en el tiempo exacto—El proceso de adopción, la ilustración contemporánea, luego profundizamos en el texto—No es tan simple. Hay tantas diferentes dificultades que tienen que ser saltadas, casillas que tiene que ser verificadas.

Hay mucha espera, hay mucho trabajo, todo este tiempo. Para nosotros, fue alrededor de un proceso de 14 meses. Algunos tienen procesos mas cortos, algunos tienen procesos más largos, pero hay un tiempo que todo conduce a ese momento cuando el juez declara este niño para ser un hijo o una hija en una familia. Eso es lo que pablo está hablando aquí.

El dice cuando el tiempo se había cumplido, cuando todo se juntó en un punto a tiempo para que esto suceda—esto es donde este texto de navidad cobra vida, porque no es justamente celebrando lo que aconteció hace 2,000 años, es casi dándose cuenta por qué sucedió exactamente hace 2,000 años–¿Por qué la Navidad pasó cuando la navidad aconteció?

Bien, por varias razones diferentes que son importantizadas aquí en Gálatas. Numero uno, fue el tiempo exacto teológicamente. Eso es lo que vimos la semana pasada, que la ley del El Antiguo Testamento que había señalado, una y otra vez, para nuestra necesidad por Cristo. Tres cientas profesías en el Antiguo Testamento, todas estas sombras que están apuntando a una substancia en Cristo.

Y por tanto todo esto había pasado. Hay una razón que esto no sucedió 500 años—Cristo no vino 500 años antes 0 500 años más tarde. Fue en el tiempo exacto, teológicamente. Segundo, fue el tiempo correcto religiosamente. Hubo hambre espiritual no justamente entre los judíos, pero Usted mira la cultura del primer siglo y mira el paganismo romano y la idolatría romana y el hambre espiritual que fue creada como un resultado de eso. Y este fue el tiempo exacto, no justamente teológicamente para los judíos del Antiguo Testamento, pero religiosamente para la gente quien vivió en la cultura del primer siglo.

Tercero, fue el tiempo exacto culturalmente. La lengua griega fue común entre la gente. Fue la lengua universal de la gente que hizo posible un método para ser distribuido a las masas de gente a través de una lengua. Fue el tiempo exacto teológico, religioso, política, y culturalmente.

Políticamente, tenía la pax romana, la cual era la paz de Roma—el término elegante que básicamente describe como roma había subyugado todas las clases diferentes de naciones y en el proceso había creado un intrincado sistema de caminos para que el viaje y el comercio tuviera lugar y por tanto que había era todos estos factores que se juntan en este momento, en el paisaje de la historia humana.

Ahora no pierdas esto __este no es Dios sentado en los cielos pensando, “hm, este factor parece que viene junto, y mira lo que está aconteciendo aquí. Permítanos—quizás este sería buen tiempo para enviar a mi hijo”. No, lo que sucede es que el soberano Dios del universo, quien ante la creación del mundo determinó que acontecería enviando a su hijo, ha juntado todas estas cosas para este punto.

Y si pudiera decir—esta es una nota al margen pero vale la pena decir—hay un tiempo señalado cuando el regresa. Esa es una buena noticia. Navidad—El vino una vez. Recordemos que él viene de nuevo. Y Dios en su soberana gracia ha establecido el tiempo cuando va a suceder— podría ser esta tarde. Quizás no hagamos el almuerzo. Justamente deje de mirar su reloj. ¿Sabes? El podría estar de regreso.

Por lo tanto esa es una Buena noticia. Un punto al margen, tenemos mucho que cubrir en este texto. El tiempo exacto, teológicamente, religiosamente, políticamente, culturalmente—la adopción requiere que alguien venga en el tiempo exacto. Segundo, la adopción requiere que alguien venga, y posea las calificaciones correctas.

Ilustración contemporanea de adopción. Heather y yo empezamos a mirar, ¿de dónde adoptamos? comenzamos a mirar en países y no podíamos adoptar de este país porque éramos demasiado jóvenes, o no podíamos adoptar de este país por esto o eso. No podíamos adoptar por un rato de algún país porque no teníamos una casa porque la mía se había ido con Katrina. ¿Quien surgió con la idea de que tiene que tener un hogar para poner un niño? Pero eso es—son estrictos en algunas de estas cosas.

Y por lo tanto, tiene que verificar todas estas casillas, y así usted empieza a ir a través de este proceso donde muestra que tienes las correctas calificaciones. Por tanto, ¿Qué Jesús trae a la mesa que Mahoma no? ¿Qué Jesús trae a la mesa que Buda no? ¿Qué Jesús trae a la mesa que este profesor o ese profesor en el paisaje de la historia humana no trae a la mesa?

Y esto es donde Gálatas 4: 4 es justamente un verso teológicamente cargado. ¿Qué él trae a la mesa? Primera calificación, El es plenamente divino. Cuando el tiempo había completamente llegado, Dios envió a su Hijo—no su Hijo creado, Dios envió a su Hijo. Su hijo preexistente. Gálatas 1:15. –la imagen del Dios Invisible”. Filipenses 2:5 y 2: 6—“En la misma naturaleza, Dios” Hebreos 1—“La exacta representación de su ser.

Dios no envió un substituto divino en su nombre; el vino el mismo. Dios envió a su hijo. Plenamente divino. No sólamente divino, sino plenamente humano.

Segunda calificación—el es plenamente humano. Envió a su Hijo nacido de una mujer. Lo mimo. Filipenses 2 continua, “estando en la misma naturaleza de Dios, no estimó ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.

Nacido de forma natural—en pañales, justamente como cualquier otro pobre campesino en Palestina habría nacido. Es donde—Me encanta lo que Lutero dijo. Lutero dijo, el cristianismo No comienza en la cima como otros líderes religiosos hacen. Este comienza en el fondo. Usted debe correr directamente a un pesebre y al vientre de una madre, abrazar a este niño y el niño de la virgen en sus brazos, y mirarlo.

Emparejemos esta semana que en medio de toda la historia acerca de las circunstancias que rodean al nacimiento de Jesús, lo que es lo más significativo de la navidad no es descubierto en las circunstancias que rodean el nacimiento; es descubierto en la identidad del niño allí en el pesebre, plenamente divino, plenamente humano, y plenamente justo. Tercera calificación—envió su hijo, nacido de mujer, nacido de la ley—no solo nacido de un hombre, nacido judío bajo la ley judía, educado en una familia judía, e iría a la sinagoga judía, y conocería la ley de Dios— no solamente la conocería, sino fielmente, perfectamente la cumpliría.

De esto es lo que hemos hablado. La única manera que Jesús puede morir para aquellos que son justos, ¿es si el tiene perfecto qué? La justicia. El tiene que ser perfectamente justo. Estas son sus calificaciones: plenamente divino, plenamente humano, y plenamente justo.

La adopción requiere que alguien con el tiempo exacto, con las correctas calificaciones, y tercero, alguien quien tiene el derecho de resolver. Usted no adopta accidentalmente. Justamente nos aconteció en Kazakhstan. Aún no sabíamos si era allí antes de que llegaramos allá, pero era allá. Y en esta oscura ciudad, fuimos a este orfanatorio en esta oscura ciudad de Kazakhstan, vimos el niño, y él por casualidad nos mira y salimos de la casa con él y abordamos el avión y vinimos— no acontece accidentalmente, sucede con propósito. La adopción siempre acontece con propósito.

Dios envió a su hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley,–aquí está el propósito. Cláusula de propósito: Redimir aquellos bajo la ley. ¿Cuál fue su propósito? Su determinación. El determinó redimirnos. Pase simplemente una página o dos en su Biblia a la derecha para Efesios 1.

Quiero leer Efesios 1:3, 1:4,y 1: 5. Y este es uno de esos pasajes, que quiero animarles que permitan que cada palabra le empape, piense lo que está diciendo, lo que la biblia está diciendo aquí. Escuche esto. Efesios 1: 3” la Alabanza sea Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido en los lugares celestiales con cada bendición espiritual en Cristo.

Escuchen el verso 4: “Porque El nos escogió—“nos escogió—“en El, antes de la creación del mundo.” ¿Es ahí que un amen resuena en el corazón de alguien cuando oye eso? El nos escogió en El antes de la creación del mundo para ser santos y sin mancha en su vista.” En amor, El nos predestinó para ser adoptados como sus hijos a través de Jesucristo, de acuerdo con su placer y su voluntad.

Ahora nos gusta debatir eso—permítanos. Deleitémonos en eso. Dios en el universo, antes de la creación del mundo, puso Sus afectos en usted. Y el determinó adoptarle como un niño. El determinó redimirnos. Ahora tenemos que ser cuidadosos aquí, especialmente como usamos esta ilustración contemporánea de adopción. Y el proceso de adopciones contemporáneas, porque pienso que tenemos frecuentemente un cuadro sobre–encantado de la adopción.

Preciosos niños dulces alrededor del mundo, niños inocentes que justamente esperan ser adoptados. Dulces y preciosos están definitivamente ahí: inocentes no siempre el caso. La realidad es que la adopción no es un proceso fácil, y alguien quien ha ido a través de este proceso sabe que hay todas clases de dificultades que van con eso, aún mayor que la del Nuevo Testamento. Porque llegas a Efesios 2 y la misma gente que se le habla como adoptados en efesios 1, en efesios 2 se describen como objetos de el juicio de Dios porque están inmersos en seguir al gobernador de este mundo y gratifican los deseos de su naturaleza pecaminosa.

Ellos han escogido. Ellos no están– No estamos descrito como huérfanos quienes estamos sin padre, estamos descrito como huérfanos quienes hemos rechazado nuestro padre, quienes hemos dicho que no le queremos. Todo en nosotros—todo en nosotros se torna en contra de El. No somos prospectos ideales para la adopción.

Russ Moor enseña en el Seminario Sureño, es también un padre adoptivo, y él ha escrito acerca de la adopción. Quiero que usted escuche a una sección que él escribe que pienso que resume esto bien. El escribe, ‘Imagínese por un momento que estas adoptando un niño. Cuando se encuentra con el trabajador social en la última etapa del proceso, se te dice que este niño de 12 años ha estado en y fuera de la psicoterapia desde que tenía tres años. El persiste en quemar cosas atentando repetidas veces desollar animales vivos.” El actúa sexualmente,” la trabajadora social dice, aunque ella no te llene en lo que eso significa.

“Ella continúa con un a pequeña historia natural. El padre del niño, el abuelo, la abuela, y el tatarabuelo todos tenían historias de violencia que van desde abuso a esposas a asesinato en serie. Cada uno terminó su propia vida.

Piensa por un minuto. ¿Querría este niño? Si usted lo adoptara, no le observaría nerviosamente cuando el jugara con sus otros niños. ¿Le observaría nerviosamente cuando él mire el cuchillo en la mesa de la cocina? ¿Dejaría el cuarto cual él mirara una película en la televisión con tu hija con las luces apagadas?

Then he writes, “He’s you, and he’s me, and that’s what the Gospel is telling us.” Praise God that there was nothing in us to draw us to him. Even still, he determined to redeem us. He determined to pay the price for us. Lest you think I’m exaggerating the case and it’s not that bad, look at the cross. This is no minor offense Jesus is covering for. He determined to redeem us and praise God. He died to rescue us.

Luego el escribe “El es usted, y él es yo, y eso es lo que el Evangelio nos está diciendo” Alaba a Dios que no que no hubo nada en nosotros para acercarnos a El. Aún, El determinó redimirnos. El determinó pagar el precio por nosotros. No sea que usted piense que estoy exagerando el caso y eso no es malo, mire a la cruz. Esto no es ofensa menor por la que Jesús está cubriendo.

El Determinó Redimirnos y Alabe a Dios. El Murió para Rescatarnos.

Alaba a Por su determinación en nuestras vidas, en contra de nuestra resistencia, Su determinación. Caleb tiene dos años y medio. ¿Cuál es su pregunta favorita ¿Por qué?, ¿Por qué ¿Por qué?” Hacemos esta cosita donde miro a él y señalo a él y seré como, Amo a Caleb.

Y él comienza a reir y me señala a mí y seré como, Amo a Papito.” Y nosotros regresamos y volvemos y nos ponemos más fuertes y fuertes y comenzamos a reir. Es justo que sepas, una de estas cosas. Y el otro día de esta estábamos haciendo eso. —Amo a Caleb. Amo a Papito, y entonces nos pusimos a reir y se atacó su respiración por reir y dijo. ¿Tú me amas, papito?

Y yo digo, Sí, te amo, muchachito.” Y él me miró y dijo, ¿Por qué? Porque tú eres mi hijo” “por qué? ¿Por qué es él mi hijo? Por qué?, De todos los niños en el mundo ¿ Este niñito con quien yo estoy jugando es mi hijo? Y yo comienzo a desbaratar, ponerme emocional. Caleb no sabe que está pasando. Esa es la última vez que el me pregunta por qué.

El estaba justamente jugando con su papito, ahora su papito está llorando, y simplemente miro a El y digo, Porque venimos a buscarte, muchachito, y te queríamos en nuestra familia.”Puedo recordarte que el Dios del universo mira sobre nuestras vidas, iglesia—no la persona a tu lado, enfrente de ti, o detrás de ti. El mira a tu vida y dice, “Te amo” “ ¿ Por qué Dios? ¿Por qué me amaría a mi?” Porque eres mi hijo” ¿Por qué Dios? Por qué Dios? ¿Porque soy yo tu hijo? Porque vine a buscarte. Vine por ti., y yo te quería en mi familia.

Esto es bueno. Es bueno ser un hijo de la familia de Dios. Esto es la adopción. Aquí vamos. Muy bien, Dios envió a su hijo para que pudiéramos tener la posición de hijos. Aquí está la Buena noticia, sin embargo—Se pone mejor. Aquí está Aquí es donde donde se pone realmente buena. Y pensamos que ha sido realmente buena. Justamente como pensamos que la justificación era realmente buena.

Usted ve como esto se construye. Esta es la razón por la cual debemos terminar y hacer la oración que hice cuando era viejo y me movía. No, no es posible. Es blasfemia llamar a eso cristianismo, porque el Evangelio y la salvación es mucho mas profundo y profundo y más hermoso y hermoso que lo más que profundizamos en el. La correcta justificación ante el juez. La adopción declaró estar en la posición de hijos.

Pero eso no es todo. Dios envió a su hijo para que pudiéramos recibir la posición de hijos, luego—escuche esto—luego, Dios envió Su Espiritu para que pudiéramos recibir y disfrutar los privilegios de su calidad de hijo. Aquí es donde viene a Gálatas 4:6. ; Porque ustedes son hijos. Y como si eso no es suficiente—el dice no cierre el libro y cae sobre tu rosto y adora a un.. Porque ustedes son hijos. Dios envió el Espíritu de Su Hijo en nuestros corazones para qué pudiésemos gritar ante El. Abba, Padre”

Dios nos envió el espíritu para que pudiésemos experimentar los privilegios de su calidad de hijo. Piense acerca de de la ilustración contemporánea. Caleb sabe que soy su padre, que soy su papito. ¿Por qué? ¿Cómo sabe él eso?. El no sabe la causa de lo que nosotros hicimos un poco por dos años para ir a buscarle. En eso no es que él piensa.

¿Cómo él sabe, hoy, que yo soy su papito? Que yo soy su padre? El sabe eso por causa del amor que le estoy mostrando hoy. El amor que le muestro a él cuando llego a casa esta tarde, y bajamos y comenzamos a jugar carros, o corremos alrededor del patio o vamos a Moe esta semana o conducimos a casa cantando canciones. Por eso es cuando que él sabe que soy su papito.

El no está pensando acerca de lo que sucedió hace dos años. El está pensando acerca de lo que está pasando en ese momento. Usted ve esto del mismo modo. Ahora no lo pierdas—su estatus como mi hijo está basado en lo que sucedió hace dos años en kazakhstan, pero su vida, su experiencia como mi hijo está basada en lo que está pasando hoy.

De la misma manera así con Dios, su estatus y mi estatus ante Dios está basado en lo que ha sucedido en ese momento de la justificación cuando fuimos declarados justos ante Dios. Y sí, que—-no es que nos mudamos de eso, que es eterno. Somos eternamente justos ante Dios basado en la justicia de Cristo.

Sin embargo, sabemos que somos hijos basados y que El es nuestro padre basados en el afecto y amor que El está mostrándonos en cada momento particular. Y el afecto, los privilegios de ser su hijo que disfrutamos no cuando hacemos una oración, nosotros disfrutamos hoy, ahora mismo, disfrutamos cuando despertamos. Cuando caminamos con el. Esta es la vida como un hijo de Dios.

Privilegios de calidad de vida. El pone su Espíritu en nuestros corazones. El penetra nuestros corazones con él mismo, infiltra nuestros corazones con él mismo. Y ¿cuáles son esos privilegios? Pablo ha hablado acerca de ellos aún desde el final de Gálatas 3. Primero, porque hemos sido adoptados, vivimos una nueva identidad ante Dios—una nueva identidad ante Dios.

Usted regresa al final de Gálatas 3: 26, 3: 27, 3:28, 3:29, Verá a Cristo por todos estos versos. Y cuatro diferentes frases son usadas para describir cómo Cristo nos ha envuelto en Su presencia. Recuerdo el Espíritu, ¿el Espíritu de Cristo? ¿El ha puesto su Espíritu en nuestros corazones? ¿Qué significa eso?

Bien, escuchen la manera que Pablo lo describe. Verso 26: “Ustedes son hijos de Dios a través de la fe en Jesucristo—Cristo Jesús para todos ustedes—“aquí está el primero—“Todos Ustedes quienes fueron bautizados en Cristo.” Nueva identidad ante Dios, estamos bautizados en Cristo. Nuestras vidas están inmersas en Cristo.

Cuando adoramos, en un momento, a través del bautismo, vemos un cuadro. Nos identificamos con la muerte de Cristo y la vida de Cristo. Por eso es que el bautismo es tan importante. Es grande. En el contexto aquí. Pablo está hablando acerca de los judaizantes y la circuncisión. El dice, “Ese no es el mercado que identifica a la gente de Dios. Es el bautismo. Y lno esta diciendo, “Usted necesita ser bautizado para ser salvo”. Eso socavaría el cuadro entero de lo que El ha desarrollado hasta este punto—gracia sóla, a través de fe sóla, en Cristo sólo.

Pero El está diciendo nuestro bautismo en Cristo es el cuadro que el Nuevo Testamento nos da de como nuestra vida es identificada con El, la cual es por qué, en una nota al margen, animaría cualquier seguidor de Cristo en este salón quien no ha sido bautizado para moverse hacia eso con gran prisa. No para ser salvo. La salvación es por gracia sóla, a través de la fe sóla, en Cristo sólo.

Pero el bautismo no es una opción para seguidores de Cristo, es un mandato. Es el cuadro que Las Escrituras nos da de cómo nuestras vidas están unidas con Cristo o con su iglesia. Permítame animarle para que te mueva con gran prisa hacia eso. Estamos bautizados en Cristo. Segundo, estamos vestidos con Cristo. Ya que eres bautizado con Cristo, Te has vestido con Cristo. Es una gran imagen aquí. El literalmente nos envuelve

Estamos unidos con Cristo. Verso 28. El empieza a hablar acerca de barreras raciales y étnicas—Judío y griegos. Habla en torno a barreras sociales—esclavo o libres.

Habla de barreras de género—macho hembra. Y Pablo no está diciendo aquí, la Biblia no está diciendo que una vez que tú vienes a la fe en Cristo todas estas distinciones se van. No eres un macho o una hembra no más. No eres un esclavo o libre no más, no eres griego o judío no más. Sino lo que él está diciendo es, lo que las escrituras están enseñando es que estas distinciones ya no nos dividen más que en Cristo, estamos todos en el mismo avión—no uno mejor o peor basado en esto o ese factor que tu podrías tratar de traer a la mesa, que es exactamente lo que los judaizantes estaban tratando de hacer entre los judíos y los gentiles. El dice no, estamos en Cristo.

Este es en un verso un hermoso resumen de la iglesia, o de la realidad que cuando viaja a India, por ejemplo, te sienta allá en India, Del otro lado de la mesa de gente quien come completamente diferente a ti, quienes hablan diferentemente a ti, quienes tienen costumbres culturales diferentes, quienes tienen diferentes puntos de vista políticos, quienes desde el mundo mirando, dirían no hay mucha comunalidad allí, y usted se sienta del otro lado de la mesa de ellos y tienes un lazo y un gozo inmediato al estar juntos porque son ambos en él.

Ustedes están ambos en Cristo. Este es un cuadro de la iglesia. No hay preferencia, Jerarquía basada en este factor o en ese factor. Todos nosotros desesperadamente en necesidad de gracia, y todos nosotros encontrándonos en un lugar—Cristo. Unidos en Cristo. Y luego, finalmente, Cada uno pertenecemos a Cristo.

Capítulo 3: 29” Si usted pertenece a Cristo, entonces eres semilla de Abraham.” Pablo toma este cuadro de unidad y lo ata con la línea del Viejo Testamento. El recuerda a la iglesia en Gálatas, que él nos recuerda iglesia de Brooks Hills. Ustedes se han reunido en este salón, en este momento. No es justamente acerca de unidad aquí, aunque eso es parte de ella.

Pero es acerca de la unidad con Abraham y con Isaac y con Jacob. Ellos están en línea también, y José y Moisés y Josué y Samuel y David y Salomón e Isaías y Jeremía. Que estamos todos juntos para pertenecer a uno quien es Cristo. Tenemos una nueva identidad ante Dios—hijos de Dios. Pero se pone mejor. No solamente somos esos—tenemos una nueva identidad ante Dios, pero hemos sido adoptados, disfrutamos intimidad con Dios—disfrutamos intimidad con Dios.

Dios envió el Espíritu de Su Hijo a nuestros corazones, el Espíritu, quien clama Abba Padre.”Este es un cuadro—ahora tenemos que ser cuidadosos. Algunas veces hemos oído predicadores hablar acerca de la palabra Abba, y ellos dicen bien, es como papaíto. Y el cuadro, es casi sobre–sentimentalizado para obtener este cuadro como lenguaje de niño. Y esa no es la manera que Las Escrituras hablan acerca de esta palabra. Este es el título para Dios. Es Jesús gimiendo en el Jardín, “Abba”. Es lo que literalmente clamamos cuando literalmente gemimos.

Romanos 8 Habla acerca de Clamar a El.

Y aquí está el cuadro. No es un cuadro acerca de la infancia tanto como es acerca de la intimidad. Y quiero—voy a mostrarle este o contarle esto, y entonces quiero explicarle. Estuvimos cautivos una vez por Su ley. Esto es lo que Pablo no está mostrándonos aquí. Esto es lo que Gálatas 3: 22 dijo, “Éramos prisionero del pecado“Estábamos cautivos por la ley”. ¿Por qué? Recuerdo que hablamos de esto la semana pasada—porque la ley nos condena ante Dios. La ley revela nuestro pecado ante Dios.

Por tanto estábamos cautivos por la ley. Po eso es que él dice, “Una vez éramos esclavos.” Pero ahora somos un hijo, y la diferencia es estábamos una vez cautivos por la ley, ahora estamos cautivados por su amor.

Permítame ilustrar esto. Exodos 19—anoten esto. Exodo 19. Ustedes regresan y ven cuando Dios dio la ley a su gente. ¿Nadie recuerda el Monte Sinai? Y Dios le dice a Moisés. “dí a la gente no vayan a ninguna parte cerca de la montaña.

Y lo que ocurre es esta nube de humo que cubre la montaña, y la montaña comienza a temblar. Ustedes empiezan a temblar. Algo continúa aquí. Y es esta escena de Dios en un fuego consumidor que es el cuadro que da Su ley—El está a punto de dar Su ley. Exodos 20 es donde vemos los diez mandamientos, para dar su ley a Su gente.

Y un hombre, Moisés, puede ir arriba y se reúne con Dios, y Dios dice, “Dí a todo el mundo que se mantenga lejos.” ¿Por qué? Por que la ley condena al hombre y su pecado. Usted no quiere acercarse a Dios en toda Su gloria cuando la ley está revelando su pecado. Y por tanto todo el mundo permanece lejos, y es este temor, es este miedo, sentido de temor, aún. La gente esta amedrentada, temblando. Eso es Éxodo 19, cuando la ley es dada.

Tome ese cuadro y tráigalo al Nuevo Testamento y piense lo que el contraste es aquí Una vez que somos puesto libre de la ley no solamente tenemos que acercarnos a Dios—no tenemos que acercarnos a Dios con miedo o temblando porque tenemos miedo de aún estar en su presencia; ahora nos acercamos a Dios con confianza. Con la confianza de un espíritu en nosotros que clama. “ Papíto, Padre, Abba.

Por todo el Nuevo Testamento, aún este título para dios, la manera que rea usado. Es un grito del corazón. El cuadro que usé. Es Caleb cuando él está amedrantado y agarra mi cuello y él está mirando algo que le atemoriza, y se agarra de mi cuello y está clamando “Papito.” Sí, eso es. Damas y caballeros, es cuando recibes la noticia que usted nunca pudo haber imaginado. Es cuando el diagnostico viene que nunca debió haber profundizado oir.

Es cuando las circunstancias tienen lugar que usted nunca pudo tener en sus sueños más salvajes que temieron que pasar, y acontece, y usted no sabe que hacer y no sabe donde correr. Y su espíritu clama, “Abba, Padre.” Usted se da cuenta que tienes un padre, un papá quien cuida de usted y quien está contigo y quien le sostiene y quien camina con usted. Este es cuadro que se está desplegando aquí. No el de un siervo, pero un hijo. No de un esclavo, sino de un hijo.

Juan Wesley por años fue un estudiante de teología y un erudito, ordenado clérigo. Sirvió, voluntarió. El iba a las prisiones, sirviendo, ayudando prisioneros. El llevaba alimentos a los niños en los barrios bajos. El ayunaba, oraba, estudiaba la Biblia incesantemente—estudió la Biblia todo el tiempo. Adoró consistentemente, aún cuando era un misionero de Inglaterra para Giorgia.

El regresó de Giogia después de servir como misionero allí. Y cuando él regresa, esto es lo que él escribe. El dice, “Yo quien fui a América a convertir a otros llegué al punto donde me dí cuenta que yo mismo no había sido convertido a Dios.

¿Es posible hacer todas estas cosas? Leer, estudiar, orar, y ayunar y adorar, servir e ir como misionero? ¿Y no haber sido convertido? Quiero que escuche lo que el describe. Después de su experiencia de conversión, él mira hacia atrás en ese tiempo antes de su conversión y el dice.: Luego yo tenía la fe de un siervo, pero no la fe de un hijo que tengo ahora.

El dijo, “Tenía la fe de servidor, no la fe de un hijo, “Permítame hacerte una pregunta–¿Qué clase de fe tiene usted? La de un servidor, tratando de verificar las casillas y buscar que las cosas estén correctas en tu vida para que tengas favor con Dios y hacer todas estas cosas? O tienes la fe de un hijo, quien sabe que no hay nada que pudiera hacer para agradar y hallar el favor del Maestro, pero este Maestro no te ha llamado un siervo, él te ha llamado un hijo, y él te ha dado una vida por gracia, a través de la fe, en su hijo.

Ese es el cuadro que está siendo descrito aquí en Gálatas 4. Este realmente baja, para ponerlo de otra manera.–¿Tienes intimidad con Dios? Cada niño, cada hombre y mujer en este salón, no permitas que esa pregunta le desvíe porque usted enseña o usted dirige o usted tiene esta posición o usted hace esto o aquello.

Tiene intimidad con Dios? Este es el privilegio de hijo, y me pregunto cuantas personas en la iglesia como un todo institucionalmente; aún en el contexto de este salón, quienes están viviendo como siervos diariamente cuando Dios nos ha llamado hijos. Intimidad con Dios.

Vas a la iglesia? ¿Lees? ¿Oras? ¿Haces esto? ¿Tienes intimidad con Dios? Porque hemos sido adoptado. Tenemos una nueva identidad ante Dios, disfrutamos de intimidad con Dios y se nos garantiza una herencia de Dios.

Tú no eres ya no más esclavo sino hijo, y desde que eres hijo, Dios te ha hecho también un heredero. Se pone aún mejor. No solamente eres tú un hijo ahora, pero eres un hijo para siempre. Tenemos un Padre eterno—un Padre eterno.

Algunos dicen que adoptaron niños y tienen mucha lucha con identidad acerca de quienes son, donde viven. Pienso que la realidad es que todos nosotros tenemos esa clase de lucha con una identidad, quienes somos, dónde vamos, dónde vivimos. Y el evangelio nos da una suprema respuesta al decirle que pertenece a Dios el padre. Eres Su hijo, y no simplemente su hijo por un rato, esperando que él no le despida en él último día. Es su hijo por siempre.

Tenemos un Padre Eterno, una familia eterna—Romanos 8 dice, “Somos herederos con Dios y co-herederos con Cristo.” Las Escrituras hablan acerca de cómo Jesús es nuestro hermano mayor—no en una manera cultica, no en una manera que minimices su divinidad como algunos sectas hacen, pero un hermano mayor en todo eso que pertenece a él como el hijo pertenece a nosotros. —Juan 14 –16.

Permite que eso le empape—todo eso que pertenece a él pertenece a ti y a mí, porque somos parte de esa familia. Ahora, esta es buena noticia y mala noticia, porque—bien, es mala noticia porque el mundo lo odió a él. El mundo lo persiguió y el mundo lo crucificó. Por esta razón vamos a pasajes como miramos en esa serie radical cuando nos dimos cuenta que la identificación con él puede costarnos—no solamente puede, debería costarnos todo.

Puede costarle su vida para se parte de esta familia, pero eso es donde Romanos 8 justamente regresa y dice,” si compartimos en sus sufrimientos, sabemos que un día compartiremos su gloria.” Y es un gozo compartir sus sufrimientos ahora, porque sabemos que la gloria viene. Juntos, nosotros como una familia disfrutamos todo eso que pertenece a Cristo. Tenemos un Padre eterno, una familia eterna, y un hogar eterno.

No hay nadie que venga al hogar de los Platt para llevar a Josué a alguna parte. El no está en nuestro hogar por un rato; él está en nuestro hogar para siempre. Y la realidad que las Escrituras enseña es que cuando tienes este Padre y esté en esta familia, tiene un hogar eterno y cada día es un día más cerca para experimentar el gozo de ese hogar. Esa es una manera de vivir. Es bueno ser un hijo.

No puedo ayudar pero pensar que a al otro lado de este salón hay, en primer lugar, personas quienes nunca han experimentado intimidad con Dios.

Y la idea de intimidad con Dios es extraña para ustedes—no familiar para ustedes. Quiero que sepan que él ha enviado Su Hijo para que pudiera recibir la posición de hijos. Y por su Espíritu, aún ahora, como hemos estado estudiando Su Palabra, el Espíritu ha estado acercando a mucho de ustedes por primera vez hacia él mismo. Y yo quiero animarles a ustedes a confiar en él, para creer en El por primera vez. Para decir, “Sí, Sí, Soy su hijo. He sido llamado a una familia por gracia, a través de la fe. “Usted dice,” Bien ¿qué tengo que hacer?

No tienes que hacer nada para casarse en esta familia. Es por gracia, a través de la fe. No está basado en lo que haces, Está basado en lo que Cristo ha hecho por Usted. Confía en El, Cree en El. Y al mismo tiempo, no puedo remediar pero pensar que hay cristianos alrededor de este salón que en alguna parte en el camino han perdido la vista de la intimidad con Dios. Y quizás ha sido por el pecado persistente.

Quizás ha sido por causa simplemente de una rutina monótona religiosa. Ellos no saben que es. Pero quiero animarle. Quiero darle algún tiempo para realmente permitir esas verdades empapen y pidan a Dios restaurar la intimidad en relación con El como Padre. Es justamente lo más importante. No hay nada más importante en su vida que la intimidad con Dios.

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!