Recursos en español de Radical

La Historia de Dios, Nuestra Historia

Desde nuestro pecado hasta Su obra de salvación, la historia de Dios se enfoca en nuestro pecado y la salvación de Dios. Somos culpables ante Dios y tememos a Dios. Dios cubre la vergüenza y protege al temeroso Verdaderamente, el Señor se preocupa profundamente por aquellos que son pecadores y sufren. En este episodio del Radical Podcast sobre Génesis 3:1–24, David Platt nos enseña cómo compartir cómo Dios nos llevó de la muerte a la vida.

  1. Haz nuestra historia personal.
  2. Haz que nuestra historia cuente.

Bien, si tienen sus Biblias, y espero que sí, le invito a abrir conmigo a Génesis, capítulo 3. Tome su lugar y amárense sus cinturones – No puede predicar la semana pasada, así que tenemos mucho terreno que cubrir esta mañana. Pero vamos a hacer las cosas un poco diferentes. Quiero darles la bienvenida esta mañana, no sólo para adorar, sino para dar clase. Soy su profesor, David Platt, y durante las siguientes semanas, vamos a hacer las cosas un poco diferentes. Estoy convencido de que una de las más grandes deficiencias en la iglesia es el hecho de que muchos – Incluso diré que la mayoría de los seguidores de Cristo luchan con la incapacidad e incomodidad cuando se trata de compartir el Evangelio, compartir nuestra fe, con otras personas. La mayoría de nosotros simplemente no nos sentimos confiados cuando se trata de compartir nuestra fe con otras personas, como resultado, la mayoría de nosotros en raras ocasiones (si nunca) en nuestro Cristianismo compartimos la fe con alguien más fuera de nuestras familias. Y aún hemos visto que en el discipulado, compartir la Palabra es el primer componente de lo que significa hacer discípulos en todas las naciones, entonces estamos obligados a compartir la Palabra.

Transculturación: Compartir el Evangelio

¿Entonces, qué hacemos? Una opción es tener una clase de evangelismo, pero sé suficiente sobre la historia de las clases de evangelismo que no mucha gente se inscribe para las clases de evangelismo. Tiempo, horario, compromisos – las cosas como que se interponen en el camino. Así que les voy a traer clase de Evangelismo a usted, y durante las seis semanas siguientes, vamos a tener un curso en compartir nuestra fe. Vamos a ser serios acerca de lo que significa tomar el Evangelio que se nos ha confiado y compartirlo con otras personas. Quiero darle un resumen de adonde nos dirigimos con esto llamado Transculturación. “La misión: La iglesia en Brook Hills existe para despertar la pasión de la gloria de Dios haciendo discípulos en todas las naciones”. Esta es la misión primordial. Aquí es donde lo que vamos a hacer se enlaza con donde hemos estado las últimas semanas, estas series en Despertar, avivamiento a la gloria de Dios y adoración que nos impulsa a hacer discípulos en todas las naciones. Así que esa es la misión.

El propósito de la enseñanza – ahora esto es grande. Preste atención a esto de cerca. El propósito de estas series es equipar, habilitar, y empoderar las personas de esta iglesia en Brook Hills a compartir la Palabra en cualquier cultura que viva o sirva. Ahora, quiero tomar un paso atrás por sólo un segundo y reconocer el hecho de que he sido pastor por un poco menos de un año ahora, y me doy cuenta de que con casi un año bajo mi cinturón, todavía tengo un poco que aprender acerca de lo que significa ser pastor, lo que significa guiar a la iglesia, pero a lo largo del año pasado, mientras he mirado la escena contemporánea, y particularmente la escena de la mega iglesia, esta es la manera en que veo la situación: Nos veo construir la iglesia en un par de cosas. Construir la iglesia teniendo una sólida actuación en la adoración de los domingos en la mañana – ahora, esto es exactamente simplista pero sígame. Pienso que es verdad. Una actuación los domingos en la mañana y programas que pueden atraer a las personas una ubicación particular para el Domingo en la mañana una vez a la semana, tal vez incluso ubicaciones múltiples, pero si nosotros tenemos la actuación de calidad y tenemos el comunicador carismático correcto, entonces podemos traer a las personas a la iglesia una vez a la semana y ellos pueden venir a la fe en Cristo y de esa manera podemos hacer crecer la iglesia. Y, en todo ese proceso, pienso que creamos una dependencia poco saludable en ese comunicador carismático y ese espectáculo de calidad y esas actuaciones de calidad que nosotros empezamos a creer, usted sabe, si la iglesia hiciera lo correcto y pone el espectáculo correcto, entonces seremos capaces de atraer a las personas.

Unos de los obstáculos para compartir

Una de las presuposiciones indefinidas aquí, sin embargo, es que la forma más efectiva de alcanzar a las personas en Birmingham, por ejemplo, para Cristo es traerles a este edificio cuando creo que no es verdad. Creo que la mayoría de personas que no tienen una relación con Cristo no está corriendo a este edificio cada semana. Realmente no espero que lo hagan. Sin embargo, hay 4,000 personas que vienen a adorar aquí esta mañana que van a estar frotando sus hombros con todas esas personas afuera en esta comunidad los siguientes seis días de esta semana. Por eso tal vez, sólo tal vez, en vez de usar nuestros recursos para tener la mejor actuación y los mejores programas que atraerán a las multitudes a la institución de la iglesia, tal vez debamos usar nuestros recursos para levantar a las mejores personas que irán a esta comunidad y atraer a las multitudes a la persona de Jesucristo. Por eso quiero decir, tan efectiva como nuestra estrategia pueda ser, no creo que es lo que Dios nos dice que hagamos en la Iglesia en Brook Hills. Si estoy equipado, habilitado, y empoderado a predicar la Palabra y guiar a las personas a Jesucristo a lo largo de esta comunidad, entonces veremos a Dios hacer cosas asombrosas, cosas que nosotros nunca nos hubiéramos imaginado en esta ubicación en particular, a esta hora en particular.

Yo tuve una conversación la semana pasada con un buen amigo y un líder de una mega iglesia. Estuvimos hablando acerca de las series de adoración que hemos estado estudiando y yo estaba hablando de como nuestros cultos en la Iglesia en Brook Hills no están realmente diseñado para los no creyentes, esos que no conocen a Cristo. Están realmente diseñados sobre cómo podemos magnificar más efectivamente la palabra de Dios entre el pueblo de Dios y comprometer a las personas en adorar a Dios, y qué adoración nos impulsa en nuestra misión. Y él estaba un poco sorprendido – un poco impresionado, en realidad, por eso y él dijo, “¿No piensas que eso es contraintuitivo?” Yo dije, “¿A qué te refieres?” Él dijo, “Bien, ¿Cómo va Brook Hills a comprometer personas que no conocen a Cristo en Birmingham?” Yo dije, “Bien, nuestra gente lo va a hacer durante toda la semana.” Y él dijo, “Bien, si el propósito principal de nuestro culto no es atraer a los no creyentes a Cristo, entonces ¿Cómo es que esos no creyentes van a llegar a conocer a Cristo?” Yo dije, “Yo creo que nuestra gente los va a guiar a Cristo”, y él dijo, “Bien, de acuerdo, digamos que ellos los guían a Cristo, entonces ¿Cómo es que van a crecer en Cristo?” Yo dije, “Yo espero n que nuestra gente va a estar equipada para hacer discípulos y guiar a las personas a ser un discípulo de Cristo.” Lo miré, y dije, “Realmente me gustaría ver al pueblo de Dios desatado para cumplir el propósito para el que fueron creados en la misma misión de sus vidas sin ser dependientes en que la institución de la iglesia haga el trabajo por ellos.” Él estaba asombrado. Él dijo, “Eso es de verdad interesante”.

Las personas son el método

Así que subí al automóvil y, casi boquiabierto, empecé a pensar, “¿Me lo he perdido? ¿Acaso estoy engañando a esta pobre gente llamada La Iglesia en Brook Hills?” Entonces me acordé de algo que le quiero reiterar en esta mañana. Quiero recordarle que yo creo en usted. Creo en el pueblo de Dios y creo en el poder de Cristo en el trabajo en el pueblo de Dios. Y estamos arriesgando el éxito de nuestra misión como iglesia, no en un comunicador carismático o no en una actuación dada, sino en usted, todos nosotros siendo equipados, habilitados y empoderados para impactar al mundo para la gloria de Jesucristo. Personas, no actuaciones o programas. Las personas son el método de Dios para ganar el mundo para Él mismo. Así que ese es el propósito dirigido detrás de este curso. Vamos a estar equipados, habilitados y empoderados. ¿Suena bien? Okay, aquí vamos.

Los objetivos. Aquí está lo que sobresale de esta enseñanza. Para el final de esta enseñanza, vamos a tener un entendimiento de la salvación que Dios nos ha dado. No sólo eso, también vamos a tener una mayor conciencia de como el evangelio se relaciona con diferentes culturas en el mundo y como resultado – aquí es hacia donde todo se dirige – seremos capaces de compartir nuestra historia y la historia del evangelio en cualquier contexto mientras nos unimos con Dios en el trabajo de hacer discípulos en todas las naciones. Eso es lo que sobresale. Caminaremos a través de esto durante las próximas seis semanas, así que lo que sobresale es que cada uno de nosotros va a estar equipado para compartir nuestra historia y la historia del evangelio en cualquier contexto en que nos encontremos. Aquí es donde iremos durante las próximas seis semanas, solo para darle una imagen.

Semana Uno, la cual es hoy, vamos a examinar las consecuencias del pecado en Génesis 3 y entender como nuestra historia cabe en la historia general de Dios sobre la salvación.

Semana Dos, la próxima semana, exploraremos la aproximación de Jesús hacia traer la salvación del Padre al mundo y considerar las implicaciones por como nosotros, también, podemos estar involucrados en el trabajo de Dios como también Jesús estaba.

Semana Tres – preste atención aquí – vamos a ver como el evangelio hace al culpable inocente ante Dios y aprender como compartir el evangelio en culturas basadas en la culpa. Ahora, eso puede no tener mucho sentido ahora mismo, pero ahí es donde realmente vamos a entrar en lo que es la imagen de transculturación. Durante los próximos meses, hemos tenido aproximadamente 1,500 personas de esta iglesia que están yendo a otras culturas, compartiendo el evangelio, en misiones a corto plazo. Así que creo que sería sabio para nosotros pensar bien como el evangelio se relaciona con otras culturas. Si vamos a hacer discípulos de todas las naciones, debemos saber cómo compartir el evangelio en todas las naciones. Así que con esto es que vamos a empezar.

Semana Cuatro, vamos a ver como el evangelio provee poder para vencer el miedo de Dios y aprender como compartir el evangelio en culturas basadas en el miedo.

Luego, Semana Cinco, vamos a ver como el evangelio trae honor a todos los que tienen vergüenza ante Dios y aprender a compartir el evangelio en culturas basadas en la vergüenza.

Luego, Semana Seis, vamos a culminar nuestro estudio al ver que Dios ha diseñado usarnos para mostrar Su poder y Su gloria en guiar a las personas a Cristo.

Enseñanza la historia de Dios

Ahí es donde nos dirigimos. Ahora, aquí esta la metodología, la metodología del curso-enseñanza. Este curso estará compuesto de adoración colectiva, enseñanza de la Palabra, participación de actividades en clase, ¿Está bien? No espectadores en clase en esto; vamos a participar en algunas actividades en clase juntos. Y luego, asignaciones de tarea. ¿Todo bien? Sígame aquí. Sé que no era la parte que más le entusiasmaba, cuando se suscribió a venir a adorar esta mañana. Bueno, vamos a tener un poco de tarea que va a derivarse de esta cosa, y en última instancia, la participación personal de los hombres y mujeres en compartir el evangelio. ¿Libros de texto? Por supuesto, la Biblia. Traiga la Biblia y luego vamos tener este libro disponible, o usted podría conseguirlo si gusta. Este es un libro que leí hace unos años. Se llama Honor and Shame (Honor y vergüenza) y estaba viajando hacia Asia Oriental para hacer entrenamiento en evangelismo con iglesias que se encuentran en casas., y estaba leyendo este libro que es solo de 100 paginas de largo, tan pronto como lo leí, pensé, “Si tan solo tuviera la oportunidad de poner un libro en las manos de las personas que van a otras culturas a compartir el evangelio, este sería el libro, yo lo haría.” Este es realmente – este es un buen libro. No necesariamente, pero si usted quisiera sumergirse mas, se podría ir con ese recurso.

Muy bien – ¿Está listo? Vamos a empezar. . Aquí vamos. Aquí está la imagen con la cual vamos empezar. Vamos a empezar con una imagen de la historia de Dios y cómo nuestra historia se inscribe en la historia de Dios. En Génesis capítulo 3, la razón por la que vamos a empezar en este texto en particular, con la entrada del pecado en el mundo, se debe a que toda la misión de la iglesia existe porque existe el pecado. La misión de Dios es dirigirse al pecado y a todos sus efectos en las diferentes culturas de todo el mundo, entre todos los pueblos del mundo. Así que tenemos que entender Génesis 3. Si no entendemos Génesis 3, es como tratar de leer una novela y saltarse los primeros capítulos y luego seguir con el resto de la novela sin tener un fundamento de todo lo demás. Génesis 3 es enorme. Nunca vamos a entender por qué necesitamos un Salvador, por que ese Salvador tiene que morir, levantarse de la tumba, por qué ese Salvador tiene que volver, por qué ese Salvador en última instancia destruirá la creación y creará un cielo nuevo y una tierra nueva. ¿Por qué será eso? Todo depende de la comprensión de Génesis 3.

La entrada de pecado: Génesis 3

Así que vamos a empezar en el versículo 1. Vamos a leer los primeros 10 versículos, para que obtenga una imagen del pecado en el mundo. “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.”

Ahora, vamos a parar ahí, y los primeros versículos de este capitulo, quiero que veamos dos componentes de la historia de Dios ya está empezando a unirse. Primero que nada, quiero que veamos el problema de la creación, y el problema de la creación es nuestro pecado. Obviamente, el pecado viene al mundo aquí, y pienso que hay tres efectos principales, tres consecuencias principales del pecado en Génesis 3. La primera, que vemos en el versículo 7. Tan pronto como comieron de este árbol, dice que fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. No. 1 efecto del pecado, somos culpables ante Dios. Y conocieron que estaban desnudos – era mas profundo que solo eso. Ellos perdieron su inocencia en ese punto. De repente, por primera vez, De repente, por primera vez, sintieron el aguijón de su conciencia, y sabían la diferencia entre el bien y el mal, y ellos sabían que había hecho mal, y ellos sabían que eran culpables ante Dios. En este momento, la culpa se transmite a toda la humanidad, todos nosotros tenemos un conocimiento del bien y del mal y todos sabemos que en algún momento, hemos hecho mal. Somos culpables ante Dios.

Segundo, tenemos vergüenza ante Dios. Así que ¿Qué hicieron? Dice que hicieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. El hombre y su mujer oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Ahora, compare esto con el final del capitulo 2, versículo 25, justo antes de leer este capitulo. Dice que Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban. No se avergonzaban, y tan pronto como entra el pecado al mundo, aquí están, avergonzados ante Dios, tratando de cubrirse, y con miedo de incluso estar ante Su presencia, y su vergüenza lleva a culpa. Adán culpa a Eva y la verdad en última instancia, culpa a Dios, dice, “La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.” A este punto, no solo vemos la culpa, sino también la vergüenza entrando en la humanidad. Como resultado del pecado, tenemos vergüenza ante Dios.

Tercero, tenemos miedo de Dios. Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: “¿Dónde estás tú?” Y él respondió: “Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.” Ahora, esto es una inversión. Ellos solían disfrutar de la presencia de Dios. Génesis 2, ellos disfrutan Su presencia. Ahora, están aterrorizados de Su presencia. ¿Por qué es eso? Bueno, vea en el capitulo 2, versículo 17. Dios dijo, “Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” Con razón tenían miedo. Ellos se dieron cuenta de que habían comido y sabían que tenían mucha razón para temer. Y ahora gozo en la presencia de Dios se ha convertido en terror en la presencia de Dios, por lo que están ocultando. Así que aquí está la imagen: El hombre y la mujer, se dan cuenta – el pecado entra en el mundo, se dan cuenta en ese momento que han hecho algo malo. Ellos tratan de cubrirse de vergüenza y se escondieron porque tienen miedo de encontrarse con Dios.

Recuerdo que hace unos años fui a pasar un fin de semana en un monasterio. Fue un momento de mi vida en donde estaba tomando algunas decisiones y quería algún tiempo fuera, y así este monasterio en particular que estaba cerca de donde yo vivía, usted podía solo ir y pasarse el fin de semana y usted podía comer allí y dormir allí y solo caminar alrededor de los jardines. Era solo un buen tiempo para escapar y así lo hice. Llegue allá, aunque, demasiado tarde para asistir a la orientación donde te dicen en que partes del monasterio podía entrar y en que partes no. Hay partes donde usted puede estar alrededor de los monjes; hay partes que son solo para los monjes. Y así esa primera mañana estuve allí, estaba paseando alrededor del monasterio, y abrí una puerta y camine por este hermoso patio. Tenía una fuente en el medio y plantas y arbustos y matorrales por todas partes y era hermoso. Empecé a caminar en las afueras del patio, y estaba rodeado por edificios, y miro dentro de las ventanas que están rodando el patio y veo donde comen los monjes y veo donde los monjes estudian, su librería. Y fue por ese momento que me di cuenta, “no creo que este es uno de esos lugares donde se supone que debo estar.”

En ese momento que, al otro lado del patio, una puerta se abre y un monje entra. Entre en pánico. No sabía qué hacer. No quería ser sorprendido por el monje en lugar equivocado, así que me lancé detrás de este arbusto. Desafortunadamente, es una historia verdadera completamente, me lancé detrás de este arbusto, estaba ubicado entre el matorral y una columna justo detrás de mí, y este monje – podía escuchar sus pasos, él estaba caminando alrededor del patio, y yo orando. Estoy como, “Señor, sé que él ha pasado más tiempo contigo que yo, pero realmente quisiera que me libraras de esta.” Solo orando para que él no me viera. Por lo que él camina a unos metros de mí y yo estoy ahí sudando copiosamente.

Seré honesto – estaba un poco tentado a saltar y tratar de asustar al hombre, pero eso podría arruinar lo de su voto de silencio, lo cual no quería, por lo que decidí quedarme en el mismo lugar y finalmente, el monje se fue del otro lado del patio y tan pronto como salió, me levante y salí del patio. Había un sentido en el cual al instante, yo supe que había hecho algo malo, estaba avergonzado, me escondí detrás de ese matorral y con miedo lo que hubiera pasado si el monje – no sé qué me hubiera hecho si me hubiera sorprendido.

Tenemos culpa, tenemos vergüenza, y tenemos miedo

Así que tenemos la imagen de los tres en Génesis 3. Tenemos culpa, tenemos vergüenza, y tenemos miedo. Y esta imagen es fundamental para entender el resto de la Biblia. Porque esta es la posición en que todos nos encontramos. Y no se olvide, en Génesis 3, que es en este punto que Dios es completamente justo. Él es completamente correcto al dejar al hombre en su culpa, en dejar al hombre en su vergüenza y en dejar al hombre en su miedo. No podemos subestimar el poder de los efectos del pecado en Génesis capítulo 3, o en nuestra vida, especialmente en una cultura relativista que vivimos hoy en día que minimiza y trata de redefinir el pecado, incluso diciendo que realmente no existe. Nunca vamos a entender la imagen del resto de la Biblia si no entendemos estas facetas, estas consecuencias del pecado. Así que ese es el problema de la creación. Entonces ¿Qué hace el Creador? ¿Cuál es la resolución del Creador? Esta es la imagen de la historia aquí. El problema de la creación es el pecado. La resolución del Creador es Su salvación. Quiero que veamos cómo hasta aquí en Génesis 3, Dios comienza dándonos una imagen que se va extendido por todo el resto de la Biblia sobre Su salvación.

Ahora, es en este punto que quiero que tenga su Biblia lista. Vamos a volver – por cada uno de estos, quiero que veamos como Dios empieza algo aquí Génesis, capítulo 3, que él continua hasta el final de la Biblia. Primero que todo, ¿Qué hace el Creador? El busca a los culpables. Versículo 9: “¿Dónde estás tú?” Esta es una manera muy fácil para Adán y Eva bajar en este punto. Ellos deberían estar muertos, ellos deberían estar sentenciados a muerte, pero Dios busca de ellos y por primera vez, vemos la imagen de Dios el Padre buscando de Sus hijos. Es una imagen que vemos una y otra vez. Génesis 12, Dios está buscando a Abraham, aun cuando él es un idólatra. Dios está buscando a Jacob cuando él está corriendo de su pecado. Vemos a Dios buscando a Elías cuando Elías está literalmente corriendo de Dios y de la tarea que Dios le había dado. Vemos a Jesús ir a los recaudadores de impuestos como Mateo en Marcos 2:14 diciendo: “Sígueme.” – Él está iniciando las relaciones. Vemos a Jesús (Lucas 19:10), “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” Nosotros vemos al Dios que busca, y Él está buscando a los culpables.

El Antiguo Testamento

Déjeme mostrarle eso. Dé vuelta dos libros a la derecha a Levítico capítulo 5. Usted podría subrayar estos versículos o anotarlos. Pero básicamente, quiero darle un recorrido por lo que Dios hace en respuesta a nuestra culpa, lo que Dios hace en respuesta a nuestra vergüenza y lo que Dios hace en respuesta a nuestro miedo. Levítico capítulo 5 versículo 5 y 6. Este es el comienzo del pueblo de Dios en el Antiguo Testamento. Escuche lo que Dios dice. Dice, versículo 5, “Cuando pecare en alguna de estas cosas, confesará aquello en que pecó, y para su expiación traerá a Jehová por su pecado que cometió, una hembra de los rebaños, una cordera o una cabra como ofrenda de expiación; y el sacerdote le hará expiación por su pecado.” Cuando cualquiera pecare, esto es lo que tiene que hacer. Dios está teniendo en cuenta la culpabilidad de su pueblo.

Ahora, vaya conmigo a Esdras. Usted pasará a 1 Samuel y 2 Samuel, 1 Reyes y 2 de Reyes, 1 Crónicas y 2 Crónicas, entonces llegara a Esdras. Busque en Esdras capítulo 9. Esdras esta cronológicamente muy cerca del final del Antiguo Testamento, aunque no está – en los libros tenemos todavía mucho que recorrer para llegar a Malaquías. Cronológicamente, esta al final del Nuevo Testamento. Así que quiero que usted busque en Esdras 9:6. Comenzando con el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento, Dios está haciendo el camino para cubrir la culpa de ellos. Mire lo que pasa en Esdras 9:6. ¿Tiene el pueblo de Dios problemas de culpa? Escuche él (Esdras) ora. Él dice, “Dios mío, confuso y avergonzado estoy para levantar, oh Dios mío, mi rostro a ti, porque nuestras iniquidades se han multiplicado sobre nuestra cabeza, y nuestros delitos han crecido hasta el cielo. Desde los días de nuestros padres hasta este día hemos vivido en gran pecado; y por nuestras iniquidades nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes hemos sido entregados en manos de los reyes de las tierras, a espada, a cautiverio, a robo, y a vergüenza que cubre nuestro rostro, como hoy día.”

Salte al verso 13. La culpa continua. “Más después de todo lo que nos ha sobrevenido a causa de nuestras malas obras, y a causa de nuestro gran pecado, ya que tú, Dios nuestro, no nos has castigado de acuerdo con nuestras iniquidades, y nos diste un remanente como este.” Vea en el versículo 15. “Oh Jehová Dios de Israel, tú eres justo, puesto que hemos quedado un remanente que ha escapado, como en este día. Henos aquí delante de ti en nuestros delitos; porque no es posible estar en tu presencia a causa de esto.” El mismo problema en Génesis 3 todavía presente. Tenemos culpa entre el pueblo de Dios y tenemos a Dios buscando de ellos, pero todavía existe un problema de culpa.

Jesus en el Nuevo Testamento

Ahora vaya a Juan 8. Hemos visto cronológicamente el comienzo del Antiguo Testamento y el final del Antiguo Testamento. Vea a Juan 8. Jesús entra en escena. Ahora, ¿Cómo se relacionó Jesús y la imagen de esta culpa con cada uno de nosotros? Versículo 46. Mateo, Marcos, Lucas, luego Juan. Vea en el capítulo 8, versículo 46. Jesús entra en escena a la luz de la imagen del Antiguo Testamento y ¿Qué dice? Él tiene una discusión con líderes religiosos que venían con toda clase de leyes y regulaciones que seguían para tratar de ser inocentes ante Dios, tratar de ser justos, Y ¿Qué dice Jesús? Versículo 46: ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?” Jesús básicamente entra en escena y dice, “No tengo culpa alguna en mí. No se puede señalar una cosa en mi vida donde yo soy culpable de pecado.” Así que Jesús ha roto un patrón aquí. Luego El muere en la Cruz, se levanta de la tumba – vaya a Juan 16. ¿Qué hace Jesús? Él manda al Espíritu Santo. ¿Cuál es el propósito del Espíritu Santo en el mundo? Vea en Juan 16 versículo 8. Este es Jesús hablando del Espíritu Santo diciendo, “Y cuando él venga [es decir, el Espíritu Santo, cuando venga el Espíritu Santo], convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.” El espíritu de Dios convencerá al mundo de pecado. La razón por la que sabemos el bien y el mal, la razón por la cual tenemos ese sentimiento de culpa, es porque el Espíritu Santo de Dios hace eso en nosotros.

Lo que vemos más tarde, en el Nuevo Testamento en 2 Corintios 5:21 – alguno de ustedes podría recordar lo que esto dice – dice, “Al que no conoció pecado [al que no conoció culpa], por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” Esa palabra significa literalmente inocente, justo delante de Dios. Esta es la belleza de todas la Escritura desde Génesis 3 en adelante es Dios, constantemente, perpetuamente buscando a los culpables y tomando nuestra culpa, Él la ha puesto en Jesucristo, y Él ha tomado la inocencia de Cristo, que no tenía culpa, y la ha puesto en nosotros, para que usted y yo podemos tener el privilegio de estar inocentes delante de Dios, incluso a pesar de nuestro pecado. Es una historia increíble de principio a fin en la Escritura, de Dios buscando a los culpables.

El cubre al avergonzado

Ahora vamos a regresar a Génesis 3. Vamos a ver la segunda parte de esta imagen. No solo Dios busca a los culpables, pero el cubre al avergonzado. El cubre al avergonzado. Vemos en Génesis 3, los versículos que leímos, entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Están tratando de cubrirse de su vergüenza, pero ellos no son capaces de hacerlo por su cuenta; necesitan que Dios lo haga por ellos. Así que cuando usted llega a Génesis 3:21, ¿Qué dice? Dice, “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.” Así que Dios los vistió, cubrió su culpa. ¿Aunque, cómo Él lo hizo? No se lo pierda – esto es sutil. Él toma túnicas de pieles. Lo que vemos por primera vez es la muerte siendo introducida en la Biblia aquí. La muerte de un animal. Para que una túnica de piel esté en Adán o Eva, entonces algún animal tenía que perder esa piel. Escuche lo que dice en el versículo 3: “Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda.” La imagen es de Dios aceptando. El sacrificio de este animal que Abel trajo es adoración aceptable.

Llegas a Génesis 8, a sólo unos cuantos capítulos más, Noé construye el Arca y sobrevive al diluvio con su familia y todos estos animales a bordo. Dice en Génesis 8:20, después de la inundación, dice: “Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.” Lo que vemos desde el comienzo aquí, sólo se profundiza en Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Es Dios prescribiendo a Su pueblo para que tome animales y los ofrezcan en sacrificio para cubrir la vergüenza del pecado de Su pueblo. Y sucede una y otra y otra vez a través del Antiguo Testamento. Adelante conmigo a uno de los profetas. Vaya a Isaías. Quiero que busque en Isaías 53. Quiero que dé la vuelta aquí. Esta es una de las imágenes más increíbles de Dios cubriendo al avergonzado. Lo que quiero hacer – vaya a Isaías 53 y vamos a ver en el versículo 4.

Lo que quiero que usted haga mientras leemos estos versículos, es pensar acerca de la inversión aquí. Vergüenza y honor, Quiero que vea como la vergüenza se pone en el siervo de Dios y el honor es llevado al pueblo de Dios.

Isaías 53

Este es un texto absolutamente increíble que habla sobre Jesús. Escuche a Isaías 53:4. “Ciertamente llevó él [Hablando de Jesús] nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.” ¿Quién está recibiendo la vergüenza aquí? Jesús. “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz [honor] fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.” ¿Ve la imagen aquí? La vergüenza derramada sobre Cristo. ¿Cuál es el resultado?

Vaya un capitulo más adelante, capítulo 54, versículo 4. ¿Qué le dice Dios a Su pueblo? Escuche esto – subraye esto: “No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria. Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.” ¿Entendió esa imagen? Dios dice que usted ni siquiera será capaz de recordar su vergüenza porque “Yo la he cubierto.” Derramando Su vergüenza en Cristo.

El mejor sacrificio

Así que, adelante al último libro de la Biblia. Vaya a Apocalipsis 19. Esta parte de la historia comenzó atrás en Génesis, la vergüenza del pueblo de Dios. Vestido con su pecado y la vergüenza que acompaña a eso. Busque en Apocalipsis 19:7. Aquí está la imagen de todo el pueblo de Dios que confió en Cristo para que les cubriera, y escuche lo que dice. Nosotros estudiamos este texto hace unas semanas. “Gocémonos y alegrémonos” – Apocalipsis 19:7 – “porque han llegado las bodas del Cordero” [el animal que por su sacrificio hizo posible cubrir la vergüenza de nosotros], y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente.” No vestida en su pecado sino vestida en Su honor. Vaya al capítulo 21, versículo 27, el ultimo versículo del capítulo 21 – escuche esto – habla sobre el cielo. Imagine en Génesis 3, al hombre cubierto en su vergüenza. Escuche a Apocalipsis 21:27. “No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.” No se pierda esto. En el principio de la Biblia, Dios toma un animal inocente y usa su sacrificio sobre la vergüenza de Su pueblo. Así comienza un proceso donde él hace eso una y otra y otra vez nuevamente a través de animal tras animal tras animal. Jesús entra en escena en Juan 1:29 y Juan dice, “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Jesús sacrifica Su vida en la cruz. La vergüenza de nuestro pecado es puesta en El para que nosotros podamos estar ante Dios sin vergüenza algún día, vestidos en el honor que él nos comprado. Dios está en el negocio de cubrir nuestro pecado. El cubre al avergonzado, El busca a los culpables.

Tercero, un recorrido más. Él protege a los temerosos. El hombre tiene miedo de Dios, ¿Qué hace Dios? Él protege a los temerosos. Vuelva a Génesis 3. Sabemos que Dios había prometido, el hombre pecó, el hombre comió de este árbol, que iba a morir. Así que usted va a Génesis 3:20 “Y llamó Adán el nombre de su mujer” ¿Qué? De acuerdo, esa fue fácil, ¿Bien? ¿Clase, todavía estamos juntos? De acuerdo. “Y llamó Adán el nombre de su mujer -” Eva.

De acuerdo, está bien, ahí. “Y llamó Adán el nombre de su mujer Eva.” Eva significa la madre de todos los vivientes. Ahora ese es un nombre extraño para darle a la mujer que usted piensa es la culpable de todo este cuadro que viene. ¿Por qué él diría eso? ¿Por qué la llamaría Eva? Porque Dios había hecho una promesa. Esto fue lo que estudiamos, si usted recuerda, cuando estudiamos este texto el noviembre pasado. Dios había hecho una promesa en Génesis 3:15 que a través de Eva vendría el que tendría el poder de derrotar al mal y aplastar a Satanás. Madre de todos los vivientes. Quiero que vea a Dios protegiendo a los temerosos aquí. ¿Qué hace? Dice en los versículos siguientes, versículos 23 y 24, Y lo sacó Jehová del huerto del Edén. Incluso dice, “Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.” – ¿Qué? El árbol de la vida. ¿Por qué no quería que volvieran al árbol de la vida? Porque si comían del árbol de la vida, dice que vivirían por siempre. Dios no quiere que Su creación viva en este cuadro, culpa, vergüenza y miedo ante Él por toda la eternidad. Así que los protege del Jardín del Edén. No van a comer del árbol de la vida. Y lo que vemos una y otra vez a lo largo de las Escrituras es el hombre con miedo de estar en Su presencia.

Moisés tiene miedo de Dios

Escriba esto: Éxodo 3:4-6. Moisés entra en contacto con una zarza. Él está un poco asustado por todo este cuadro, entonces él va a mirar esa zarza y la zarza empieza a hablarle ahora. La zarza dice, “Quita tu calzado de tus pies.” Dios dice, a través de la zarza, “Quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es,” y Dios dice, “Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob,” y entonces – el versículo 6 dice: “Entonces Moisés cubrió su rostro” por miedo al Señor. Miedo de mirar a Dios. Moisés tuvo miedo de mirar a Dios. Éxodo 20:18. Justo después de que Dios había dado a Su pueblo los Diez Mandamientos, dice que vieron el monte que humeaba y ellos literalmente le rogaron a Moisés, “Habla tú con Dios por nosotros – tenemos miedo de acercarnos a Él”. Isaías 6:1-8. Isaías entra en contacto con la presencia de Dios, y ¿Qué dice? “¡Ay de mí! que soy muerto.” ¿Por qué? Porque hay un miedo en la presencia de Dios. Puede incluso llegar al Nuevo Testamento, a Hebreos 10:31 que dice: “¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” Por causa de nuestro pecado, tenemos razón de tener miedo ante Su presencia.

Adelante al final, Apocalipsis 6. Déjeme mostrarle dos textos en Apocalipsis, mostrarle un contraste aquí. Dios protegiendo a los temerosos. Busque en Apocalipsis 6:15. Este es una imagen de aquellos que no han confiado en Dios, que no han recibido Su salvación. Escuche esto, Apocalipsis 6:15 – Vea si esto suena familiar a Génesis 3. “Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?” Miedo de Dios. Escondiéndonos de Dios por causa de nuestro pecado. Afortunadamente, sin embargo, la historia no termina aquí.

Adelante a Apocalipsis 22. Usted tiene que ver esto en luz de Génesis 3. Expulsados del Jardín del Edén; “van a comer del árbol de la vida.”. ¿Entonces, que hace Dios? Busque en Apocalipsis 22:1. “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.” Escuche esto: “En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de – ¿Qué? Vida.

Está de vuelta. Desde Génesis 3, está de vuelta. Ahora el árbol de la vida es “que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán.” Subraye las siguientes cuatro palabras: “Ellos verán Su rosto.” Alabado sea Dios, porque aunque, a causa de nuestro pecado, el miedo y el terror que nos golpea en Su presencia. Él nos ha protegido y nos está manteniendo mientras confiamos en El para el día cuando, veamos Su rostro, y encontremos gran alegría en Su presencia, no terror. Esta es una buena historia, Es una buena historia. De nuestro pecado a Su salvación; Dios buscando a los culpables; Dios cubriendo al avergonzado; Dios protegiendo al temeroso.

Esta historia y la salvación

Ahora, todos esos componentes son parte de nuestra salvación. Yo pienso que tenemos una tendencia a enfatizar uno sobre el otro algunas veces. Yo hablo algunas veces con creyentes, seguidores de Cristo, que saben que son inocentes ante Dios pero que todavía cargan la vergüenza de Su pecado. Que no se pueden librar de eso. O personas que han confiado en el perdón de Cristo de sus pecados, saben que son justos delante de Dios, pero que todavía están plagados de miedo en este mundo. Y todos ellos son parte de nuestra salvación. Yo pienso que parte de la razón por la que enfatizamos uno sobre el otro tiene que ver con nuestra cultura. Eso es realmente lo que nos va a impulsar a pensar acerca del Evangelio en culturas diferentes. Pero basta con decir en este punto que la salvación de Dios, esta imagen de Él buscándonos cuando somos culpables y cubriéndonos en nuestra vergüenza y protegiéndonos del miedo a Él.

Ahora, en ese cuadro, quiero que tomemos un paso más profundo y quiero que veamos como nuestra historia cabe en la historia de Dios. Esto es bueno. Sígame aquí. El mayor logro que podemos hacer en lo que acabamos de estudiar en la palabra de Dios es que tenemos una historia que cabe en esta historia. La ultima historia de Dios en traernos, al hombre, del pecado a Su salvación. Tenemos una historia que cabe en eso. Quiero que empecemos a hacer esta historia que hemos visto en le Biblia nuestra historia personal. Haga su historia personal. Una de mis preguntas favoritas para hacerles a ustedes gente es “¿Cuál es su historia?” Especialmente a los seguidores de Cristo. Usted sabe, “¿Cuál es su historia? ¿Cómo vino al a fe en Cristo? ¿Cuál es su historia? Y he hecho esa pregunta en muchas veces diferentes y escuchado innumerables historias diferentes. Y solo quiero ser visceralmente honesto con usted, si puedo. Quiero ser delicado, pero honesto. La mayoría de las veces cuando he hecho esa pregunta, la imagen no es siempre tan bonita en la respuesta que viene de vuelta. He escuchado una variedad de historias diferentes de una variedad de personas diferentes, y muchas veces, la imagen que está ahí es solo, de una manera agradable, atroz. Lo que quiero decir con esto es: Tenemos una tendencia, todos nosotros, a balbucear y tropezar a través de este tortuoso viaje por el carril de la memoria espiritual que en algún lugar a lo largo del camino puede tender a perder a las personas, y he escuchado algunas historias que si yo estaba lejos de Dios y hasta tenía un matiz de interés en el cristianismo, después de oír esa historia, hubiera recurrido al paganismo.

Comunicar nuestras historias de fe

Ahora, algunos de ustedes piensan que eso es muy duro, pero no voy a dar disculpas a este punto. Necesitamos que nos suenen las campanas en esta. Todos tenemos que ser capaces de comunicar nuestras historias de fe con claridad y con poder a la gente que no conocen a Jesucristo, así de simple. Si yo le preguntara en este momento el punto en blanco en los próximos 45 segundos a un minuto para darme una imagen de lo que Cristo ha hecho en su vida, ¿Sería capaz de darme una imagen clara, potente, concisa y hermosa de lo que Cristo ha hecho en su vida? Si no, ¿Por qué no? Si en algo vamos a ser buenos, tenemos que ser buenos en esto. Tenemos que ser buenos diciéndoles a las personas la diferencia que Cristo ha hecho en nuestras vidas. Así que, vamos todos, incluyéndome, vamos a recoger nuestros sentimientos del suelo y vamos a pensar cómo podemos hacer valer nuestras historias. Hacer valer nuestras historias. ¿Cómo le ha traído Dios del pecado a su salvación? Quiero darle unas cuantas cosas en que pensar. ¿Cómo podemos hacer valer nuestras historias? Si usted tiene un momento para compartir lo que Cristo ha hecho en su vida, ¿Cómo puede usted hacerlo valer?

En primer lugar, mi estímulo es: Sea breve. Sea breve. Tenemos que evitar ser extensos aquí, ¿De acuerdo? Quiero que piense en si literalmente usted tuviera 45 segundos para compartir su historia, ¿Cómo se vería eso? Así que si usted – usted podría compartir eso si usted estuviera sentado en el almuerzo o la cena o un café en Starbucks o usted podría compartir eso caminando por el pasillo de la oficina o caminando a través del vecindario con su perro y hablar con un vecino rápidamente, usted podría ser capaz de compartir su historia muy concisa, en un momento breve. Así que sea breve. Segundo, sea sencillo. Sea sencillo. No necesitamos entrar en una trama de media docena de líneas con 16 personajes principales diferentes que no hacen perder toda la imagen; no es necesario. No tenemos que hablar sobre todos los libros que hemos leído y todas esas conferencias que asistimos hace 12 años y todos los altares que hemos recorrido y todos los ángeles que aparecieron en nuestra habitación – No tenemos que hablar sobre todas esas cosas. Sólo sea sencillo, ¿De acuerdo? Existe solo una historia, una trama aquí. Tres facetas muy simples. En primer lugar, una descripción sencilla de quien solía ser – quienes solíamos ser antes de conocer a Cristo. Antes de conocer a Cristo, “Así es como era mi vida”. Luego el hecho de que nos encontramos en una relación con Cristo, a veces, sorprendentemente, ni siquiera incluido en las historias de las personas, pero una parte muy importante de nuestra historia. Y luego, en tercer lugar, una simple descripción de lo que somos después de caminar con Cristo por un tiempo. Es un simple antes y después. Un cuadro muy simple aquí.

La historia tiene suficiente drama

No tenemos que hacerlo complejo; incluso no tenemos que ser dramáticos. Evite el drama. Usualmente nos vamos de un lado o del otro de este espectro justo aquí: O el No. 1, empezamos a entrar en todas las experiencias con las drogas y el alcohol y la vida salvaje y los rituales paganos que teníamos antes de conocer a Cristo que en poco tiempo, las personas con las que estamos hablando no están inspiradas por nosotros; nos tienen miedo. Eso no es bueno. Luego en el otro lado del espectro, muchos de nosotros llegamos a la fe en Cristo, cuando teníamos 5, 6, 7 años de edad. Desafortunadamente, no tuvimos la oportunidad de involucrarnos en drogas antes de venir a Cristo, así que pensamos, “No tengo una buena historia. No tengo suficiente drama en mi historia”. Quiero decir que no importa el lado en que esté, evite el drama. Este es el trato: Quiero liberarle aquí. La historia de Dios hecho hombre y muriendo una muerte vergonzosa en una cruz, luego levantándose de la tumba a salvarnos de nuestros pecados – esa historia ya tiene suficiente drama en ella. Deje a Dios proveer el drama y entonces usted solo apoye. ¿De acuerdo? Muchas veces, cuando incluimos todo nuestro drama, pierde el drama de la historia real. Así que evite el drama; sea sencillo. Sea breve; sea sencillo.

Tercero, sea centrado. Sea centrado. No se olvide, Dios es el héroe de esta historia, no nosotros. Usted no es el héroe de esta historia. No todo depende de su transformación. Depende de lo que Jesús hizo para transformarle a usted. Dios, Cristo, ellos son importantes en esta historia, así que manténgalos en el centro. Sea centrado. Próximo, sea comprensible. Tenemos que ponernos en los zapatos de las personas que no van a la iglesia, que no saben nada acerca de Jesús, que no saben nada acerca de Dios, y empiece a pensar como nuestra historia se relaciona con otras personas en ese tipo de contexto. Es en este punto que quiero animarle a evitar ese argot cristiano. Argot cristiano es este lenguaje secreto que usted y yo conocemos pero que nadie más conoce. Son todos estos términos que usamos que tienen a todo el resto del mundo despistados. Ahora, no estoy diciendo que esos términos no son buenos – son términos Bíblicos. Pero tenemos que pensar a través de lo que las personas escuchan cuando escuchan la palabra “arrepentimiento.” Ellos imaginan al hombre con el letrero caminando por las calles. Eso es lo se imaginan, así que tal vez deberíamos pensar en otra forma de describir eso o “aceptando a Jesús en nuestros corazones”. ¿Qué es eso? Usted “Camino al altar e hizo a Jesús su Salvador y Señor personal”. ¿Disculpe? Si usted tiene una oportunidad de compartir el Evangelio, lo último que necesitamos compartir es que “Yo invite al Señor soberano a mi alma, donde El me entregó por Su sangre por la propiciación que me separo, en mi depravación, de la gloriosa naturaleza de Yahweh, Dios.” Esa no es la imagen que necesitamos compartir a otros cuando tenemos la oportunidad de contar nuestra historia. Sea comprensible. Evite el argot cristiano.

Y entonces, sea humilde. Sea humilde. Esto es enorme. No hay una forma más rápida de mandar a un no cristiano, un no creyente, a las colinas que, en una conversación, buscar establecer los roles desde el principio, “Soy superior y tengo todo resuelto en mi vida; usted es inferior y deficiente para mi forma de vida, y necesita lo que yo tengo como resultado de eso.” Eso no es efectivo. Quiero recordarle, usted tiene una historia; usted tiene una historia por una razón. Y quiero recordarle, estamos todavía en un viaje. Esta bien el estar todavía en un viaje y admitir eso. Sea humilde.

Finalmente, sea claro. Contraste crítico. Piense en ello. ¿Cuál es la diferencia que Cristo realmente ha hecho en su vida? “Bueno, ¿Cómo puedo resumir eso en 45 segundos, Dave?” Bueno, piense en ello. Incluso en las Escrituras, Juan 3, Nicodemo. ¿Cuál sería su simple historia de “la diferencia que Cristo ha hecho en mi vida”? “Me di cuenta de que podía empezar nuevamente. Que podía nacer por segunda vez, basado en el amor de Dios por mí.” Eso es simple. Juan 4, la mujer Samaritana en el pozo. “Él me dijo todo lo que una vez supe y aun así me ama.” Juan 8, la mujer adúltera. “Cuando todo el mundo quería condenarme, Jesús me salvó. El me acepto cuando nadie más lo hizo.” Juan 9. “No sé mucho pero solía ser ciego y ahora le puedo ver, y Jesús hizo la diferencia.” Esa así de simple.

Luchamos contra el miedo

Entonces, ¿Qué es en su vida? Algunos de ustedes han sido pagados por el miedo durante toda su vida. Estamos plagados por el miedo. El miedo que usó como una chaqueta de fuerza. Miedo en las relaciones con otros, miedo ante Dios. Cuando usted conoció a Jesús, Su confianza empezó a venir a su corazón y cambio toda su perspectiva. Tal vez usted ha luchado con el sentimiento de soledad, usted ha crecido en una familia disfuncional o usted ha tenido un matrimonio que no funciono como se suponía que iba a funcionar, y usted encontró noches solas y aisladas. Entonces conoció a Jesús y se dio cuenta de que fue adoptado en Su familia y que Él estaba con usted. Cuidaba de usted. Tal vez usted ha sido plagado por la vergüenza de su pasado y las cosas que usted había hecho en el pasado, y usted estaba en un punto donde lo había intentado todo. Usted probó todos los métodos, todas las relaciones, para tratar de superar ese pasado y usted no pudo hacerlo. Cuando conoció a Jesús, usted descubrió que podía olvidar su pasado porque Él lo había hecho por usted. Lo cambio todo acerca de su libertad para avanzar en el futuro.

No sé cómo son sus historias, pero este es el trato: Hemos tenido moda tras moda tras moda evangelista en la iglesia. Es la era del tratado (deje que el papel lo haga por usted). Es la era televangelista (Deje que Billy lo haga por usted). Es la era del autobús ministerial y el cómo-podemos-traer-salvación-a profesionales y hombres y mujeres y hombres sufridos y mujeres sufridas y al pobre y al rico y este programa tras este otro programa y este programa y no estoy diciendo que todas esas cosas sean malas. Por favor escúcheme. No estoy diciendo que esas cosas sean malas. Sin embargo, hemos hecho todas esas cosas y todavía la mayoría de nosotros nos sentimos incompetentes cuando se trata de compartir el Evangelio. Luego cuando voy hacia el este de Asia y hablo sobre compartir el evangelio, dentro de un mes, ellos guiaron a 100 personas a la fe en Cristo sin ninguno de esos programas. Y no puedo evitar que tal vez, solo tal vez, Dios ya haya regalado a cada seguidor de Cristo en esta habitación todo para compartir su fe. Él le ha dado una historia que se enlaza con Su historia primordial. Entonces ¿Por qué no utilizar nuestra historia, como nuestra historia cabe en la historia de Dios, y como ser libres de compartirla con otras personas?

Una asignación

Entonces, nos dirigimos a nuestra asignación de clase. Aquí es donde ya no seremos espectadores; seremos participantes. Lo que necesito para pensar en “Mi Historia” es la historia de mi vida. Mi objetivo y el objetivo con el cual los voy a retar es resumir su historia en menos de 100 palabras. Escuche mi historia. Esta es mi imagen. Crecí en una casa que esa predominantemente – era cristiana. Mi madre y mi padre, devotos, así que no tuve algo del drama que discutimos previamente. Escuche mi historia. Hubo un tiempo en mi vida cuando esta se podía resumir en una palabra: Hacer. Estaba convencido de que si yo podía hacer las cosas correctas lo suficiente, podía ganar el favor de Dios. Pensaba que si me esforzaba lo suficiente, podía ser aceptado por él. Pero luego fui presentado a Jesús y descubrí que el Cristianismo no era sobre lo que debía hacer, sino sobre lo que Jesús había hecho. Él se había esforzado por mí y todo lo yo tenía que hacer era aceptar su regalo de gracia. Esta sola verdad ha revolucionado mi vida por toda la eternidad. Si puedo ser honesto con usted, esta todavía es mi historia. Todavía me encuentro intentando hacer lo correcto, tratando de cumplir con los estándares que están puestos alrededor de mí, y todavía encuentro a Jesús recordándome que El desea hacer el trabajo por mí, si yo le dejo.

Esta es mi historia. Son – dije 100 palabras o menos – Son exactamente 100 palabras. Usted no esperaría menos de mí, ¿De acuerdo? Son exactamente100 palabras. Espero que sea sencilla. Espero que se articule en Jesús, la diferencia que Él ha hecho en mi vida. Espero que sea comprensible. Espero que haya evitado esos términos o conceptos que tal vez no sean comprensibles para las personas. Y Resume la diferencia principal que Cristo ha hecho en mi vida. Así que, esto es lo que quiero que hagamos: Quiero que nos concentremos en nuestras historias. Así que, durante los próximos minutos, lo que voy a hacer es que le voy a dar un poco de tiempo para que empiece a pensar bien su historia. Y luego escribir su historia en 100 palabras o menos.

Ahí es donde nos dirigimos. Quiero darle algunas cosas en que pensar, como puede llegar ahí. Quiero desafiarnos a cada uno, como seguidores de Cristo, a hacer esto como individuos; los padres, tienen la oportunidad de hacer esto con sus hijos, para que podamos compartir nuestras historias el uno al otro. Si gusta puede mantenerla confidencial, pero el objetivo no es mantener nuestras historias confidenciales en estas series. El objetivo es querer decir a otros nuestras historias.

Así que, durante los próximos minutos, empiece a pensar bien su historia.

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TOWARDS REACHING THE UNREACHED.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs are receiving the least support. You can help change that!