Capítulo 35: La vida centrada en Dios - Radical

Capítulo 35: La vida centrada en Dios

Dios es soberano sobre todas las cosas en el pasado, presente y futuro. En este mensaje sobre Daniel, David Platt nos recuerda las formas únicas en que Dios humilla a los orgullosos y exalta a los humildes. Dios redimirá y resucitará a su pueblo y reinará sobre todos los pueblos.

  1. Una perspectiva centrada en Dios
  2. Oración centrada en Dios
  3. Promesas centradas en Dios
  4. Prácticas centradas en Dios

Si tienen una Biblia— y espero que si—permítanme invitarles abrirla conmigo en Daniel, capítulo  1. La semana pasada hablamos, miramos a nuestro Dios centrado en Dios en el libro de Ezequiel, como Dios vive y trabaja y salva y redime para su propia gloria. No piensen por un segundo que esto nos aparta del amor de Dios hacia nosotros, su amor por su pueblo es infinitamente bueno e infinitamente grande. El deseo de Dios y la pasión por su gloria no aparta su amor de nosotros. Esto completa su amor para nosotros porque se centra alrededor de El, donde todo se centraliza. Por tanto la pregunta es ¿como Dios centrado en Dios afecta  la manera que vivimos como individuos y como iglesia?

Aquí es donde el libro de Daniel nos da un retrato claro de  vidas centradas en Dios en un mundo centrado en el hombre.605 AC, casi diez años antes que Ezequiel fuera al exilio—miramos en la semana pasada— casi 20 años antes que el templo en Jerusalén fuera destruida, 605, el rey Nabucodonosor de Babilonia viene a Jerusalén y Judá y comienza a saquear el templo en Jerusalén y la ciudad—escuchen a Daniel, Capítulo 1, versos 1-4:

El reinado de Joacim rey de Judá

En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. 2Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios. 3Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, 4muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos. 5Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey. 6Entre estos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. 7A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego. Probablemente adolescentes en ese tiempo.

Ellos vinieron para aprender las maneras de los caldeos, las maneras de los babilonios, no solamente estos jóvenes, sino su familia real, pero ustedes notarán ahí en el verso 2, artículos del templo. Ustedes lo ven que era común para los babilonios cuando conquistaban a otra nación. Ellos asumían claramente  los dioses babilonios que eran superiores al dios o dioses de esas naciones conquistadas. Por tanto, ellos saqueaban el templo del dios de la gente y lo tomaban y lo traían y lo ponían en su templo como una señal de que sus dioses eran superiores a los otros dioses.

El Dios de Israel

Bien los babilonios tienen algo que aprender en los días por venir acerca del Dios de Israel. Ellos iban a aprender y el punto entero de este libro es mostrar que hay un Dios sobre todos los dioses

Y él es el Señor, y Él es supremo. Hay un Dios quien es soberano, reinando, en control sobre todas las cosas en el pasado, presente y futuro. Ese es el mensaje del libro de Daniel. El punto de  este  libro es mostrar a los Israelitas y a los babilonios y a toda otra nación que hay un Dios quien reina suprema y soberanamente sobre todo. Él es soberano sobre cada rey, cada evento, cada batalla, cada nación y cada individuo, un Dios que reina sobre todo.

Y estos muchachos hebreos, Daniel y sus amigos van a ser un instrumento en las manos de un Dios centrado en Dios para mostrar su gran gloria. Oh, quiero a mi esposa. Quiero nuestras vidas, esta iglesia para que sean una manifestación de un Dios centrado en Dios. Por tanto, ¿A qué se parece eso en la práctica? Quiero dividir esto en una perspectiva centrada en Dios que conduzca a una oración centrada en Dios, basada en promesas centradas en Dios, y entonces esto fluirá naturalmente desde aquí, lo que esto significa para nuestras vidas. Ahora, el desafío es Daniel, 1-12 y las historias y capítulos gruesos en los primeros seis capítulos, básicamente, una historia por capítulo y luego visiones en los últimos 6 capítulos.

Por tanto, vamos a tratar de examinar ligeramente para ver una vista panorámica, felizmente ustedes lo han leído en nuestra lectura bíblica como familia de fe la semana pasada. Y por tanto esto será una clase de recapitulación de lo que hemos visto. Empecemos con la perspectiva centrada en Dios. En el libro de Daniel Dios humilla al orgulloso. Vayan conmigo al capítulo 4 en este punto. Al final del capítulo 4, verso 28. Nabucodonosor, el rey tiene un sueño. Es su segundo sueño, y Daniel, una vez más, justamente como el hizo con el primer sueño que Nabucodonosor tuvo, Daniel interpreta el sueño. Y el sueño completo que Daniel interpretó fue acerca de cómo Nabucodonosor tuvo todo su poder y autoridad, pero esto iba a ser quitado de él por su orgullo. Bien, Nabucodonosor no lo interpretó. Y por lo tanto lleguen al verso 28, y después de esto ha sido interpretado, él aun ha continuado con su orgullo. Todo esto vino sobre Nabucodonosor.

Y el verso 29 dice, “al final de los 12 meses, él estaba caminando en el techo del palacio real de Babilonia, y el rey contestó.” Por lo tanto es Nabucodonosor. Él dijo, ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué como residencia real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Okey. Nabucodonosor tiene un par de cosas que aprender en este punto. Quiero que ustedes vean en sus palabras una reflexión, no solamente un corazón de un rey pagano. Quiero que ustedes vean una reflexión de todos nuestros corazones. En el centro de estas palabras del rey, estamos inclinados a  la auto– suficiencia.

La gran Babilonia

Escuchen estas palabras, verso 30, ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para residencia real con la fuerza de mi poder? Auto- suficiencia, dependencia sobre su propio poder. Esa era el mantra del rey Nabucodonosor, y es el mantra del sueño americano en el siglo 21. Es el mantra del hombre pecaminoso. Ustedes pueden hacerlo. Ustedes pueden hacer cualquier cosa que quieran. Pongan su mente y corazón y habilidad detrás de algo y miren lo que pueden lograr, con su propio poder, con su propia fuerza. Ustedes lo tienen con ustedes por tanto crean en ustedes mismos y confíen en ustedes mismos y mírense a ustedes mismos y reúnanse para lo que puedan hacer y mirar lo que sucederá.

Damas y caballeros, Dios no está impresionado por el currículo de alguien en este salón. No importa lo que tú hayas hecho. La realidad es nada de lo que has hecho, ustedes han hecho solamente porque Dios soberanamente les ha dado gracia para hacer lo que han hecho y poder para hacer lo que han hecho. No importa si eres un rey pagano y nada tenga que ver con Dios. La realidad es que ustedes respiran en este momento solamente porque Dios ha ordenado su respiración. Por tanto, la próxima respiración que respiren, el próximo paso que tomen, la decisión que hagan, la destreza que empleen, todo esto está bajo la sombrilla de un Dios soberano quien les da la habilidad para hacerlo, quien un día les quitará eso y darán cuentas sobre como lo usaron.

Estamos inclinados a la auto-suficiencia, dependencia sobre nuestro propio poder, el cual nos conduce a la auto- exaltación, el deseo de nuestra alabanza, Nabucodonosor dijo: “Babilonia, yo la he edificado por la fuerza de mi poder y por la gloria de mi majestad.” La meta de todo hombre pecaminoso es hacer mucho de hombre pecaminoso, y la meta de un Dios santo es hacer mucho de un Dios santo. Y por tanto Dios humilla al orgulloso. Puede que no pase inmediatamente, pero pasará en el tiempo cumplido. Por tanto a Nabucodonosor, Dios dice en el verso 31:

Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere.  En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves.

Dios humilla al orgulloso

No fue un buen día para Nabucodonosor. Dios humilla al orgulloso, y Dios exalta al humilde, aun—después de esto – y Nabucodonosor, la vida del rey pagano—escucha lo que sucede. Verso 34.

Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.  Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?  En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida.   Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.

Por tanto si es el rey pagano o los muchachos hebreos en esta historia, Dios está mostrando que somos dependientes de su poder, y vivimos para  su alabanza. Esta es la vida centrada en Dios. Dios exalta al humilde, confiamos en su poder, y vivimos para su alabanza. Esta es la vida centrada en Dios. Dios exalta al humilde. Confiamos en su poder, si era abstenerse del alimento del rey en el capítulo 1, si era la sabiduría para interpretar sueños en el capítulo 2, si era vivir a través de un horno ardiente en el capítulo 3, interpretando sueños en el capítulo 4, parándose en contra del rey en el capítulo 5 o pasando la noche en el foso de los leones en el capítulo 6, confiando en el poder de Dios y viviendo para las alabanzas de Dios. Dios siempre da Su poder para su alabanza.

Déjenme mostrarles esto a ustedes. Miren al final del capítulo 2—miren el capítulo 2, verso 46. Después que Daniel interpreta el primer sueño de Nabucodonosor, Dios da el poder para hacer esto. El resultado es—capítulo 2, verso 46, dice, “El rey Nabucodonosor—“justamente imagine esto. “el rey Nabucodonosor cayó sobre su rostro y rindió homenaje a Daniel y ordenó que una ofrenda e incienso fueran ofrecidos a él. El rey contestó y dijo a Daniel, “verdaderamente, tu Dios es Dios de dioses y el Señor de Reyes, un revelador de misterios, porque tú has podido revelar este misterio.”

El rey más poderoso del mundo

Esto es sorprendente. Este es el rey más poderoso del mundo en ese tiempo, inclinándose a los pies de un exiliado de Jerusalén y dándole honra a Dios. Capítulo 3, verso 26, después Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron arrojados en el horno ardiente, ¿Qué sucede a ellos y para qué efecto?

Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego.   Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.  Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.

Por tanto, el rey pagano dice (verso 29): Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste.

Si justamente leemos Daniel 3 y vemos esta historia fresca de algunos muchachos que fueron sacados del horno ardiente y  se detiene ahí, perdemos el punto completo. El punto completo es el final del capítulo para nuestro rey pagano que declara que este Dios es digno de alabanza y honor y la gloria para declarar que cualquiera, quien no dé gloria a El, quien difame a El, será arruinado.

La alabanza de Dios

Ustedes llegan al capítulo 4, este empieza con la alabanza de Dios y justamente como leemos hace un segundo, este termina con la alabanza de Dios. En el capítulo 5, ustedes tienen otro rey, el rey Beltsasar, quien fue reprendido y finalmente muerto por difamar y deshonrar a Dios.  Y luego lleguen al capítulo 6, vayan al final del capítulo 6, verso 25, después Daniel pasó la noche en el pozo de los leones y sale vivo, otro rey, esta vez el rey Darío escribió a todo el pueblo, 6:25:

Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en toda la tierra: Paz os sea multiplicada.   De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin.  El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones.

Aquí esta el cuadro. Dios es tan apasionado acerca de la alabanza. Ellos  hicieron saber entre todas las naciones que él enviará a sus siervos al horno o al foso de los leones para ejecutarlo. Esta es una perspectiva centrada en Dios, nuestras vidas totalmente dependen del poder de Dios y totalmente dedicadas y consagradas a la alabanza de Dios. Por tanto, rechacen, hermanos y  hermanas, rechacen la auto-suficiencia y la auto-exaltación. No confíen en su propio poder y rechacen vivir para su propia alabanza. Permitan a Dios que los levanten mientras dependen de El y vivan para su gloria.

La oración centrada en Dios

Eso conduce a la oración centrada en Dios. Ahora, vayan al comienzo de Daniel, capítulo 6, esto probablemente es lo más famoso de la historia del libro de Daniel, Daniel y el foso de los leones. Aquí está el trato. Hablamos acerca de la soberanía de Dios aquí. También debemos hablar porque estamos leyendo la Biblia, y la Biblia habla mucho de la soberanía de Dios, pero hay una tentación peligrosa para que pensemos, oigo acerca de la soberanía de Dios, creo en la soberanía de Dios y entonces concluyo, “Bien, si Dios sabe todo y ordena el futuro, luego ¿por qué no nos sentamos y vemos lo que sucede?

Igualmente ¿Por qué necesitamos orar si Dios ya  ha ordenado lo que va a suceder? ¿Qué hace la oración? ¿No hace la soberanía de Dios la oración innecesaria? Algunos aun en la historia han concluido  que el evangelismo o la misión son innecesarios. Dios salvará a quien quiera. Acerquen esa gente a Cristo a quienes el desea, y eso es todo. Por tanto justamente nos sentamos y vemos lo que sucede. Aquí es donde lo encontramos muy interesante que en este libro eso pone la soberanía de Dios tan claramente en manifestación también enfatiza tan claramente la importancia de la oración y la centralidad de oración en la vida de Daniel.

Miren a Daniel 6. Verso 1.  “Esto agradó a Darío traspasar el reino a 120 sátrapas para estar por toda la región y sobre ellos tres presidentes; de quien Daniel era uno, a quienes  los sátrapas darían cuenta para que el rey no sufriera pérdida. Entonces Daniel llegó a ser distinguido por encima de todos los otros presidentes y sátrapas porque un excelente espíritu estaba en El y el rey planeó ponerle  sobre el reino completo.”

Por tanto pongan el cuadro aquí. Daniel ha crecido. Él ahora ha servido a Reyes numerosos: Nabucodonosor, Beltsasar, Darío.

Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en toda la tierra: Paz os sea multiplicada.  De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin.  El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones.

El presidente y lo sátrapas buscaron encontrar una ocasión para quejarse contra Daniel con relación al reino, pero ellos no encontraron ocasión para quejarse o cualquier falta porque él era fiel y ningún error o falta fue hallada en El. Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, a menos que la hallemos en conexión con la ley de su Dios.

Daniel será obediente a su Dios

Me encanta esto. Estos muchachos saben que Daniel será obediente a su Dios no importa lo que le cueste a El. Y por tanto ellos están ideando, basándose en su integridad, basándose en su fidelidad a Dios. Ellos dicen, “sabemos que podemos agarrarlo a él siendo fiel a su Dios.” Pueda eso decirse de nosotros. No importa lo que cueste.

Entonces estos gobernadores y sátrapas se juntaron delante del rey, y le dijeron así: ¡Rey Darío, para siempre vive! Todos los gobernadores del reino, magistrados, sátrapas, príncipes y capitanes han acordado por consejo que promulgues un edicto real y lo confirmes, que cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier Dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones. Ahora, oh rey, confirma el edicto y fírmalo, para que no pueda ser revocado, conforme a la ley de Media y de Persia, la cual no puede ser abrogada. Firmó, pues, el rey Darío el edicto y la prohibición.

Por lo tanto la disposición está completa. Cualquiera que ore peticiones de un hombre o dios, aparte del rey Darío será arrojado en la foso de los leones. Ahora, Pónganse ustedes mismos en los zapatos de Daniel cuando este decreto salga. Hay toda clase de espacios aquí para justificación, ¿No hay ahí? Como, “Okey. No estoy supuesto a ser sorprendido orando públicamente a Dios” Bien, Puedo orar privadamente. Puedo orar cuando nadie más está  mirando. Quiero decir que la oración es algo entre tú y Dios de todos modos, y después de todo, Dios me ha levantado a esta posición para su gloria para influenciar su reino. ¿No estoy yo mejor librado vivo con Dios que muerto?

Por tanto la clara justificación está ahí para Daniel continuar orando sino silenciosamente de manera que no sería traído ante el foso de los leones. Por tanto ¿Qué Daniel hace? cuando Daniel sabía que el documento había sido firmado, él fue  a su casa, donde él tenía ventanas en su aposento alto, abierta hacia Jerusalén. Él se arrodilló tres veces al día y oró y dio gracias ante su Dios justamente como él había hecho previamente. Oh, Veo un cuadro de la oración centrada en Dios aquí. Oramos consistentemente. El oró tres veces al día.  ¿Por qué?  ¿Daniel no sabes tú que Dios es soberano?  Dios va  a hacer lo que él ha planeado.

Daniel sabe. Lo vemos más tarde en las Palabras de Jeremías. Esto es un exilio de 70 años

Luego, Dios traerá a su pueblo. Por tanto El sabe que va a suceder. ¿Por qué orar? Justamente muévete. Pero tres veces al día, Daniel está levantando su cabeza y su corazón hacia Dios. ¿Por qué? Porque el sabe que la oración es un medio ordenado por Dios para el cumplimiento de los fines ordenados por Dios. Dios tiene un fin, un propósito para glorificar su nombre. El va  a hacerlo cuando su pueblo ore y le busque y le pida para que su gloria sea conocida.

La soberanía de Dios

Tres veces  al día todos los días él ora.  La soberanía de Dios está conduciendo sus oraciones. ¿Por qué? Dios nos ayuda a ver esto. No somos observadores pacíficos de los propósitos soberanos de Dios. No nos sentamos y decimos, “Bien, Dios es soberano. Vamos a mirar lo que él hace. No. Nos arrodillamos en oración porque somos activos participantes en los planes soberanos de Dios. Si, Dios está cumpliendo sus propósitos, sus fines, su voluntad en la palabra, Y lo está haciendo a través de las oraciones y las vidas de su pueblo. Y la vida  centrada en Dios ora consistentemente porque sabemos que Dios es soberano, lo que significa que él es soberanamente ordenado para que le conozca. Para que caminemos con El, para ser usados por él para pedirle a él que cumpla su propósito en la Palabra.

Por lo tanto, no nos sentamos como espectadores de un Dios soberano. Profundizamos como participantes con un soberano Dios, quien está haciendo que su gloria se conozca a través de nuestras oraciones, nuestro ir  y nuestro vivir. Por lo tanto él ora consistentemente. Oh, pensar que Heather y yo hemos estado orando por años por una persona en particular en nuestras vidas,  El sumo sacerdote le volvió a preguntar, y le dijo: ¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?    Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Justamente sus corazones estarían abiertos al amor y la misericordia de Dios y Cristo por años, ha sido “Bien, ¿por qué no? ¿por qué? Presionando en oración, por las últimas semanas. Heather tienen una llamada, y Ella dice, “si, necesito a Cristo. Quiero a Cristo. Amo a Dios, y quiero crecer en él y ver esto.”

Aquí no estamos sentados, “Bien, puede que pase si Dios es soberano.”Presionando y orando, y cuando pase, regocijando y alabando a Dios por lo que soberanamente ha hecho. Aquí está como funciona. La oración y los propósitos de Dios van juntos, y tenemos el privilegio de ser una parte del cumplimiento de los propósitos divinos. Ustedes no quieren llegar tarde para conocer y glorificar  a este Dios y ver su gloria esparcida. Oramos persistentemente, oramos con valentía. Daniel sabe lo que le va a pasar, y él ora de todos modos. El va  a su casa y abre las ventanas.

Ahora, esta no es una contradicción de las palabras de Jesús en Mateo 6, donde él advierte en contra de la oración para recibir la aprobación de otros. Vayamos al aposento, cierra la puerta y ora  a tu Padre a quien no ve. El advierte en contra de orar para recibir la alabanza del hombre.

Daniel está orando para recibir la condenación del hombre. El hombre está a punto de matarle o trata en cuanto a un resultado de su oración, y ora de todos modos. ¡Oh que cuadro!, Daniel dice, “Pueden quitar mi vida física, pero no pueden quitar mi vida de oración. Wau. La Oración, innegociable, es más innegociable que la respiración misma para el hombre centrado en Dios. La oración es más preciosa que la vida. Y por tanto él es arrojado en el foso de los leones donde inevitablemente él ora mucho más, y él pasa la noche ante un Dios quien cierra sus bocas.

¿Puede imaginar? Igualmente, cuando está sentado próximo a un león, tú no dejas de orar. Tú no descansa un segundo

Oramos consistentemente

Ahora, vayan a Daniel, capítulo 9. Oramos consistentemente. Oramos con valentía. Tercero, oramos contritamente. Daniel, capítulo 9. Deseo que tuviéramos tiempo para leer a través de todo el capítulo, esta oración entera. Pero aquí está Daniel. El sabe que 70 años de exilio terminarán, pero él no está sentado. Dice el verso 3, “Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión.”

Escuche la contrición aquí, el quebrantamiento. “Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. Ustedes leerán a través del resto de esta oración y literalmente casi cada verso envuelve confesión de pecado y maldad y rebelión, llorando por misericordia, contrición.

Tu vida está centrada en Dios

Cuando tu vida está centrada en Dios, te das cuenta que necesitas la misericordia en cada momento. Por lo tanto, su oración de contrición conduce a orar con confianza. Escucha como esta oración termina en el verso 18 y 19. Esto es—Es asombroso cuando ustedes piensan lo que él justamente oraba en quebrantamiento. Y ahora él dice. “Oh mi Dios—verso 18—

“Inclina tu oído y oye. Abre tus ojos y ve nuestras desolaciones, y la ciudad que es llamada por tu nombre.” Porque no presentamos nuestras súplicas ante ti por causa de nuestra justicia, sino por causa de tu gran misericordia, Oh, Señor, oye; Oh Señor, perdona, O Señor, presta atención y actúa. No te demore por tu amor, Oh mi Dios, porque tu ciudad y tu pueblo son llamados por tu nombre.”

¿Oyen la confianza contrita aquí? Quebrantamiento de corazón ante Dios. Llorando por misericordia y luego diciendo, “Señor, presta atención y actúa.” Pero, escuchen, él no está apelando a Dios para que conteste sus oraciones basadas en quien él es, no basadas en mi justicia, pero por causa de su gran misericordia, por su gran nombre. Daniel, en su oración está apelando a la naturaleza  de Dios centrada en Dios. Dios, tu deseas tu gloria. Por tanto por amor a tu nombre, actúa y perdona y responde. No es una coincidencia cuando llegamos al Nuevo Testamento y los discípulos de Jesús dicen, “Enséñanos a orar.” El responde y dice, “Nuestro padre en los Cielos—“ ¿Qué?  “Santificado sea tu nombre.”

Esa no es una declaración tanto como es una petición. Es literalmente una oración, “Dios, padre en los cielos, haz que tu nombre se conozca como santo.” Por tanto esto es lo que conduce nuestra oración, desde el comienzo y al medio y al final. Dios, queremos tu gloria, actúa por amor a tu nombre. Salva al pueblo por amor a tu nombre, trae a los miembros de la familia y amigos y colaboradores, las naciones a Cristo por amor de tu nombre.  Si en este cáncer, tú puedes recibir la mayor gloria al sanarme en este lugar, entonces hazlo. Por tu gloria, hazlo. O, si en este cáncer, tú puedes recibir la mayor gloria para sostenerme en el medio del sufrimiento, entonces hazlo. Por amor de tu nombre, hazlo.  La gloria de Dios conduce a la oración. Actúa por amor de tu nombre.

Y aquí es donde nos encontramos nosotros mismos. Nosotros estamos en una batalla. Ustedes llegan a Daniel, capítulo 10, Deseo que tengamos tiempo para mirar todo esto y estar aquí otras seis horas. Pero aquí está el trato. En Daniel, capítulo 10, él está orando por semanas, por tres semanas, y un mensajero viene a él y dice, “tus oraciones han sido oídas, y estas tres últimas semanas, ha habido una batalla espiritual furiosa en los cielos, mientras tú has estado orando.” Y Daniel 10 justamente abre nuestros ojos a una realidad que es mayor que la que vemos, que cuando oramos, estamos orando—y Pablo dice la misma cosa en Efesios 6, “son fuerzas espirituales en las regiones celestes.”

La realidad cuando oramos

Y la realidad es que mientras oramos, hay un príncipe en este mundo y todos sus dominios, quienes están cegando las mentes de los no creyentes, 2 Corintios 4” 5: obstaculizando la actividad de la iglesia. I Tes. 2; 18: Manteniendo gente cautiva, 2 Ti. 2: 25, y cuando oramos, no estamos juagando juegos, hermanos y hermanas. Estamos entrando en una batalla espiritual para las almas de los hombres y mujeres alrededor del mundo para nuestro crecimiento, pureza y santidad. Esta es la batalla en la que estamos y tenemos confianza. Dios ganará esta guerra. El hará  que su gloria se conozca, y sus propósitos sean cumplidos.

Por lo tanto, oramos con confianza consistentemente, con valentía y contritamente. Con pago centrado en Dios, todo basado en las promesas centradas en Dios. Esto no es haciendo justicia a este libro. Saquemos eso fuera de la mesa, pero estos últimos  6 capítulos, capítulos 7-12 son visiones que Daniel tiene, y quiero atraer tu atención, muy brevemente, a tres de ellas. Una  visión en la cual Daniel se da cuenta que Dios redimirá a su pueblo. Es realmente correcto donde lo dejamos en Daniel, capítulo 9, verso 20. Gabriel trae una respuesta a su oración.

Escuchen el verso 24, lo que la respuesta es. Vean si pueden seguir hasta aquí. Daniel 9: 24:

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos. 25Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 26Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. 27Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.

Los teólogos del Antiguo Testamento

Muy bien. Los teólogos del Antiguo Testamento han llamado a esto el triste pantano de la erudición del Antiguo Testamento, horas y años por toda la historia de la iglesia han debatido este pasaje, y voy a resumirlo en 60 segundos, no alegando que lo he imaginado. Pero resumiendo lo que la mayoría de los eruditos bíblicos, quienes habrían leído este pasaje, ven, setenta semanas, allí adentro, verso 24, es una referencia a setentisiete, literalmente 490 años, y  esta es una profecía acerca de lo que se va  a cumplir.

Y el cuadro es—y diferentes eruditos cuando ellos debaten empiezan en diferentes puntos, pero ellos todos llegan al mismo lugar—490 años de dondequiera que ellos empiecen, justamente poco después cuando la gente de Dios sea restaurada en la ciudad de Jerusalén, porque el templo construido te lleva a la primera parte del primer siglo donde un ungido viene, quien termina las transgresiones y pone fin al pecado y purga la iniquidad. Y el cuadro es, Dios, en medio de su pueblo en el exilio, 500 años antes de la venida de Cristo, diciendo,”Aguanta porque estoy enviando un ungido quien será  sacrificado y quien llevará tu pecado, mi redención vendrá. Dios redimirá su pueblo.” Segundo, Dios resucitará su pueblo.

Ahora vayan conmigo al capítulo 12. Su pueblo resucita. Este libro está lleno de rescates, el libro de Daniel, rescata del horno ardiente, del poso de los leones, pero el último rescate sucede en el capítulo 12, verso 1: En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.  Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.

La versión del  Antiguo Testamento del libro de revelación

Hay tantas ilusiones aquí para lo que vemos en el libro de revelación. La última mitad de Daniel es la versión del  Antiguo Testamento del libro de revelación. Esta última mitad de Daniel es la versión Antigua del Antiguo Testamento del libro de revelación. Esto está hablando del final de la historia cuando el pueblo de Dios será levantado, todos aquellos cuyos nombres están escritos en el libro. El libro de vida. Resucitados a la vida eterna, otros para vergüenza y desprecio. Y entonces, obviamente, Daniel va a morir ante que esto suceda. Ustedes bajen al mismo último verso en el libro y miren donde termina, “pero vayan hasta el final. Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.” Es algo bueno cuando mueran, y ustedes aun están parados. Nos recuerda de las Palabras de Jesús en Juan 11, “el que cree en mi, aunque el muera, vivirá.” Dios resucitará  a su pueblo, y últimamente Dios reinará sobre todo su pueblo.

Aquí es donde yo quiero llevarlos —probablemente los dos versos más importantes en el libro entero de Daniel. Daniel, capítulo 7, versos 13 y 14. Lo que sucede en Daniel, capítulo 7 es que él ve una visión de los reinos terrenales, y entonces encima de estos reinos terrenales, él ve el reino de Dios reinando sobre todo, un reino que pertenece al Anciano de Días, una referencia a Dios como el Dios sin tiempo en la historia.

En el verso 13, Daniel dice,  Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de Días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.

Dios reinará sobre toda la gente, y en este cuadro particular, Daniel ve una visión de un rey que viene, un rey mayor que el rey Nabucodonosor y Balsasar o Dario o Ciro, el rey que viene que es humano como hijo de hombre, una referencia a Génesis, capítulo 1, Salmo, capítulo 8. El es humano, y es también divino. El viene con las nubes del cielo, una clara referencia a su deidad, la cual es porque—y no tenemos tiempo de volver ahí. Pero ustedes van a marcos, capítulo 14, verso 61, y ustedes ven a Jesús  llevado ante el sumo sacerdote, y  el sumo sacerdote le volvió a preguntar, y le dijo: — una persona dijo que este es el clima cristológico del Evangelio. ¿Eres tú el hijo de Dios?

Y ellos le escupieron y comenzaron a golpearle y le conducen a una cruz porque el reclamaba ser el hijo de Dios, divino humano, viniendo en las nubes, que Dios daría, el Padre daría el dominio, la gloria y un reino, también. Y su reino sería universal sobre todas las naciones, sobre todas la gente, sobre todas las lenguas.

La Gran comisión

Esto es por qué Jesús dijo al comienzo de la Gran comisión, antes decir, “Vayan y hagan discípulos a todas las naciones,”? ¿Qué dijo él? ”Toda autoridad en los cielos y en la tierra  me ha sido dado. ¿Quién lo ha dado a El? El Anciano de Días. Sobre su muerte en la cruz por nuestros pecados, su resurrección de la tumba, sobre el pecado. A él se le ha dado toda la autoridad en los cielos y en la tierra, y por eso es que vamos a  los confines de la tierra porque Jesús es digno de gloria, gloria universal en todas las naciones, sobre el reino universal que es también el reino eterno. Su dominio será eterno, y su reino nunca, nunca, será destruido.

Aquí es como la perspectiva centrada en Dios conduce a la oración centrada en Dios, basada en los propósitos centrados en Dios. Ahora, esto fluye. ¿Qué parecen nuestras vidas entonces si estamos basados y centrados en Dios en lo que hemos visto en Ezequiel y Daniel el último par de  semanas?  Basado en todo lo que hemos visto en nuestro Dios centrado en Dios y este es el cuadro de Daniel, Les exhorto, número uno  a que alaben a Dios. Alaben a Dios. Den a Dios la gloria que es debida.

El es soberano sobre todas las cosas en el pasado, presente y futuro. El sostiene nuestras vidas, nuestro tiempo, todo el tiempo en sus manos, y él merece, él desea y Dios demanda total alabanza. Reverencia y adora a Dios y ora a Dios. El es la fuente de toda fuerza. No tenemos nada aparte de El. Podemos hacer algo aparte de El. Por tanto, grita por su misericordia basada sobre su gloria. Deja que tus oraciones, deja que tus labios sean llenos con las peticiones para que Dios santifique su nombre. Dios hace su gloria, su nombre es conocido como grande en esta ciudad, en mi lugar de trabajo, en esta iglesia, en las naciones. Haz que tu nombre sea conocido como grande en tu familia. Sepa que cuando ora, está involucrado en una batalla espiritual que se está levantando en los cielos.

Por tanto ora  con valentía y confianza y con contrición y consistencia para que Dios haga que su nombre se conozca, alaba a Dios, ora a Dios y proclama a Dios. Di a un mundo centrado en el hombre que hay un Dios quien es el salvador de todas las naciones. En un mundo de muchos dioses y muchos reyes, diles que hay un Dios y un Rey.

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!