La iglesia en la aflicción: Nuestras creencias puestas a pueba - Radical

La iglesia en la aflicción: Nuestras creencias puestas a pueba

En la mañana del 1 de noviembre de 1755, Lisboa, Portugal, era una de las ciudades más grandes del mundo y un centro de negocios y comercio. Para la tarde, la ciudad yacía en ruinas y cenizas. En solo un día, Lisboa experimentó un terremoto, un tsunami y un incendio. La destrucción se desencadenó en el Día de Todos los Santos, mientras miles de fieles se congregaban en las catedrales.1

El Gran Terremoto de Lisboa también resultó en la devastación de la vecina Península Ibérica y países africanos. Tras el estallido de tales desastres, también se desató una seria incredulidad. En medio del dolor, las creencias de la iglesia fueron desafiadas por el mundo.

Una fe rechazada

Mientras estaban de luto, tanto creyentes como no creyentes cuestionaron la bondad y naturaleza de Dios. Muchos concluyeron que si Dios es todopoderoso, también podría ser temperamental, resultando en una tragedia como esta. Algunos creían que Dios los estaba castigando por sus pecados.

Mientras estaban de luto, tanto creyentes como no creyentes cuestionaron la bondad y naturaleza de Dios.

Era la época de la Ilustración Europea, y los debates se intensificaron sobre el rol de Dios en los desastres en Portugal y más allá: ¿Estaba Dios de alguna manera involucrado, o eran estos desastres simplemente el resultado de fuerzas naturales, sin la intervención divina?

El filósofo Immanuel Kant pensaba que el terremoto demostraba que el planeta es indiferente hacia las personas.2 Jean-Jacques Rousseau concluyó que la tierra estaba intentando reducir la población de las ciudades. Voltaire respondió al desastre natural con un poema, escribiendo: “¡Desdichados mortales! ¡Tierra oscura y lúgubre! ¡Aterradora congregación de la humanidad! ¡Eterna prolongación de un dolor inútil!” Argumentó que la naturaleza es temperamental y faltante de respeto hacia los humanos. Estos argumentos llevaron a un aumento del ateísmo en todo el mundo.3

Muchas iglesias también respondieron y expresaron preocupación por la creciente incredulidad. El pastor inglés William Romaine predicó en un sermón:

“Pero la peor señal de todas es el presente declive de la religión entre nosotros; esto hace que el resto sea más terrible y hace temer que, al estar maduros para la destrucción, pronto podamos esperar que nuestra lámpara sea quitada: ‘porque cuando el Hijo del Hombre venga, ¿encontrará fe en la tierra?'”4

En respuesta a la confusión y el dolor, muchos decidieron alejarse de la paz y comprensión que solo Dios puede brindar.

Una fe fortalecida

En el siglo IV, otro poderoso terremoto sacudió la frontera entre Turquía y Siria. En un sermón posterior, el pastor Juan Crisóstomo animó a los creyentes en Antioquía a mantenerse firmes en su fe durante el dolor y la incertidumbre:

“¿Ven ustedes el amor por la humanidad del Maestro que sacude la ciudad y que fortalece la mente? ¿Él que sacude los cimientos y fortalece nuestros pensamientos? ¿Él que hace que la ciudad se resquebraje y fortalece nuestro juicio? Fijen sus mentes en Su amor por la humanidad. Él sacudió por un breve momento. Él fortaleció continuamente. El terremoto duró dos días, pero que la piedad permanezca para siempre. Estuvieron angustiados por un breve tiempo, pero estuvieron arraigados continuamente… Pero, sin embargo, me regocijo, no porque la ciudad se hizo firme, sino porque fue a través de sus oraciones que se hizo firme, porque su canto de salmos se convirtió en los cimientos.”5

La congregación podía regocijarse cuando enfrentaban la tragedia porque sabían que no serían sacudidos si descansaban en la presencia, verdad y promesas del Señor.

Construye tu fe sobre un fundamento firme

Cuando nos enfrentamos a una abundancia de opiniones que cuestionan nuestra fe, ¿qué debemos hacer? Nos mantenemos en un fundamento firme. Las tragedias ocurrirán, surgirán dudas y las dificultades persistirán. Esto es inevitable en un mundo caído y pecaminoso. Después de los terremotos, las iglesias reconocieron que muchos creyentes habían construido su fe sobre terreno inestable. Solo se necesitó una tragedia para que muchos abandonaran su fe y la iglesia por completo. Sin embargo, aquellos arraigados en la soberanía de Dios permanecieron firmes en la fe, incluso en el sufrimiento, y la iglesia perseveró (Mateo 7:24–27).

Aquellos arraigados en la soberanía de Dios permanecieron firmes en la fe, incluso en el sufrimiento.

Cuando muchos son tentados a alejarse de la iglesia, debemos seguir siendo fieles al reunirnos como comunidad de creyentes. Cuando tengamos preguntas, debemos recurrir a las Escrituras, no al mundo, en busca de respuestas. En la oración, podemos llevar nuestras dudas a Dios, y Él nos guía. Cuando el mundo está confundido y herido, podemos hablarles acerca de Aquel que ofrece paz y verdad perfectas.


  1. Britannica. Lisbon earthquake of 1755
  2. Dunn, Morgan. How The Great Lisbon Earthquake Pushed Europe Into The Age Of The Enlightenment
  3. New World Encyclopedia. Lisbon earthquake 1755
  4. Romaine, William. An Alarm to a Careless World!
  5. Crisóstomo, Juan. Homily after the Earthquake

Selah Vetter es escritora de contenido en Radical. Es egresada de Samford University, donde estudió periodismo y español. También es miembro de la iglesia Redeemer Community Church.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!