Capítulo 30: Arrepintiéndose del pecado y regresando a Dios - Radical

Capítulo 30: Arrepintiéndose del pecado y regresando a Dios

El día del Señor se acerca. Un día de destrucción para los rebeldes y un día de salvación para los arrepentidos. En este mensaje sobre Joel, David Platt nos enseña acerca de cómo Dios rescata, restaura y reside en nosotros. Como cristianos, respondemos a nuestro pecado mediante el ayuno y el arrepentimiento.

  1. El día del Señor
  2. El día de ayuno

Si usted tiene una Biblia, y espero que si, entonces le invito a abrir conmigo el libro de Joel. Siéntase libre de utilizar la tabla de contenidos que hay en la Biblia, si es necesario. Encontrar el pequeño libro de Joel, tres largos capítulos, justo después de Oseas. A lo largo de la historia ha habido momentos en el pueblo de Dios cuando se ha producido una aguda, aguda, sensibilidad emocional al pecado. Vemos a Esdras, en un punto en el que está tan abrumado por su pecado y el pecado del pueblo de Dios que cae en llanto sobre su rostro. Él es incapaz de levantar siquiera la cabeza delante de Dios.

Si miras en el libro de Nehemías, hay un momento en que el pueblo de Dios simplemente escuchaba la Palabra leída, y eso era todo lo que hacían. Oían su palabra. Fueron declarados culpables de pecado, y todo el pueblo se postraba sobre sus rostros llorando por sus pecados. Entonces ves en la historia de la iglesia, y  has leído acerca de los tiempos cuando, en el contexto de una reunión de adoración, la convicción de pecado era de forma simultánea en toda la congregación y las personas caían sobre sus rostros y de rodillas, llorando por el pecado

Momentos en que Dios levanta  su pueblo de una manera fresca, fue una clara demostración del poder de su Espíritu,  y luego vemos los tiempos de la historia en que el pueblo de Dios ha sido insensible al pecado, y en algún sentido, embotados del pecado. Participando en actividades religiosas, pero sin detenerse a comprender la profundidad del pecado y llorar por él, donde el pecado se trata por casualidad y el culto se tratada de manera rutinaria, y al mirar el estado de la iglesia contemporánea, no quiero que lo vean de forma general. Como pastor, quiero decir que cuando miro el estado de la Iglesia en Brooks Hills, nos veo mucho más cerca del principio que del final.

Una torpeza peligrosa de la religiosidad ante el pecado

Una torpeza peligrosa de la religiosidad ante el pecado. Falta de sensibilidad. Incluso podemos sentarnos por horas frente al televisor o una película escuchando el nombre de Dios en vano y  ni siquiera lo tomamos en cuenta. Podemos chismear y lo llamamos simplemente normal. En la iglesia podemos dejar nuestra mente vagar por la Internet y en nuestra imaginación, la lujuria, la impureza y pensar: “Bueno, esa es la manera que los hombres son en nuestros días.” Nuestros matrimonios y nuestra tasa de divorcios en la iglesia coinciden con el de la cultura, y  vemos la codicia, el estatus, el éxito y el dinero como todas las personas que nos rodean. Y tenemos que despertar, orar para que Dios nos despierte a  llorar por el pecado, lamentarnos por ofender a Dios, odiar el pecado, huir de él, quiero ser parte de un pueblo_ en mi propia vida y en nuestras vidas, los próximos días-,  cuando el pecado no es tratado con indiferencia.

Cornelius Plantinga escribió un libro clásico sobre el pecado en el que dijo: “La conciencia del pecado, una profunda conciencia de la desobediencia y la confesión dolorosa del pecado que solía ser nuestra sombra.” Los cristianos odiaban el pecado. Le temían, huían de él. Se entristecían por él. El pueblo de Dios agonizaba por sus pecados. Un hombre que perdía la paciencia podría preguntarse si todavía podía participar en la comunión. Una mujer que, durante años, tuvo envidia de su atractiva e inteligente hermana podría preguntarse si este pecado amenazada su propia salvación. Él continuó: “que la sombra se ha atenuado.” Hoy en día la acusación “ha pecado” a menudo se dice con una sonrisa y con un tono y señales de broma. Al mismo tiempo, esta acusación todavía tenía el poder de sacudir a la gente.

Sacudida por el pecado

Quiero que seamos una familia de fe que es sacudida por el pecado. Incluso el que parece el más pequeño de los pecados que lo lamentemos, que sintamos que  nuestro corazón se rompe. Quiero ser parte de un avivamiento en el que en el pueblo de Dios se vea la santidad de una manera fresca, y que veamos nuestro pecado de la manera que Dios lo ve. Yo estaba leyendo la semana pasada Martin Lloyd-Jones. Él dijo: “Ve y lee la historia de los avivamientos de nuevo. Mira las personas de los inicios. Esto es siempre lo primero que les pasa. Empiezan a ver lo terrible del pecado, lo terrible que es a los ojos de Dios. En la medida que pasa el tiempo, olvidan el estado de la iglesia y olvidan su propia angustia. Es la idea del pecado a los ojos de Dios, lo terrible que debe ser. Nunca ha habido un avivamiento, pero que algunas de las personas, sobre todo al principio, han tenido visiones de la santidad de Dios y la pecaminosidad del pecado que apenas han sabido qué hacer con ellos mismos.

Dios nos da una visión de su santidad y nuestra condición de pecadores. Dios nos hace un pueblo que está abrumado por la gravedad de nuestro pecado, al mismo tiempo, abrumado por la misericordia de nuestro Salvador en el proceso. Derrama su Espíritu y poder entre nosotros de una manera inexplicable para la comunidad y el mundo que nos rodea. Y es por eso que quería hacer un llamado a apresurarnos. Es lo que hemos leído la semana pasada en el libro de Joel. No sabemos mucho acerca de quién es o cuando Joel profetizó. Hay un gran debate, pero sí sabemos esto. Él profetizó en un momento en que el pueblo de Dios estaba durmiendo en su sensibilidad al pecado, y su pecado no les molesta, y Dios estaba trayendo juicio sobre ellos, trajo una invasión de langostas que llenó la tierra y se tragó a cada planta, cada vid, cada árbol, cada fruta, todo lo verde en la tierra, ha desaparecido.

Desolación, y lo que dice Joel es que esta es una imagen del juicio de Dios, pero es una imagen de mayor resolución que está por venir. Y habla sobre el día del Señor. Quiero que remarques las cinco veces en el libro de Joel, en el que el profeta Joel menciona el Día del Señor, el capítulo 1:15, “! Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, (subraya aquí)y vendrá como destrucción por el Todopoderoso.

Vamos al capítulo 2:1, “Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano. Esta cercano. “Versículo 11,” Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo? Luego, al final del capítulo 2:31. “El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.  Y entonces llegas al capítulo 3:14 y Joel dice: “Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión.”

El único lugar en la Biblia en el que el día del Señor es mencionado

Ahora, este no es el único lugar en la Biblia en el que el día del Señor es mencionado. Lo vemos en toda la Biblia, y en particular en los profetas, y, a veces los profetas se refieren a un juicio presente de Dios, como una invasión de langostas, pero siempre están presionando para una imagen más profunda. Un panorama de un juicio más severo y catastrófico que va a venir en el futuro y la imagen es doble. Será un día de la destrucción de la resistencia. Para aquellos que se resisten a Dios y permanecen en el pecado, este es un día terrible de destrucción total. Las imágenes de este libro están llenas de  langostas. Estas langostas son una imagen del juicio de Dios que ha de venir, el juicio sobre el pueblo de Dios.

Vemos en Joel, en los dos primeros capítulos, el enfoque en la nación de Judá, el pueblo de Dios, y el juicio que experimentarían, que estaban experimentando, incluso en esta plaga de langostas. Pero entonces llegas al capítulo 3 y vemos el juicio sobre todos los pueblos. En el capítulo 3 dice que el Señor reunirá a todas las naciones. Mira el capítulo 3:12, ” Despiértense las naciones, y suban al valle de Josafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor…” Josafat significa literalmente, “El Señor juzgará.” Así que vamos al valle, donde el Señor juzgará. ”Echad la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno, rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos.”.

Escuche el versículo 14, ” Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión.” Hay una gran cantidad de eventos de tipo evangelístico donde los predicadores han usado este verso para hablar de cómo se está en el valle de la decisión en esta mañana o en esta noche, y tiene que decidir por Cristo. Que no es en absoluto lo que este pasaje está diciendo. Este pasaje está hablando de un día en que multitudes, masas, desde los confines de la tierra y todas las naciones serán reunidas en un valle, y la decisión no será suya para hacer más. Ellos han decidido resistir a Dios y aquí se encuentra el valle del veredicto de Dios sobre aquellos que le han resistido, y que implicará la destrucción.

No resistir a Dios

La destrucción eterna de cada hombre y mujer en esta sala. Sepa que si usted elige resistir a Dios, y se resiste a su misericordia y su santidad y se rebela contra él, habrá un día en que será llevado a un valle de la decisión, y la decisión no será suya nunca más. La decisión sobre ese día será de un Dios Santo, que está preparado para llevar el juicio sobre el pecado y pecadores por igual por toda la eternidad. Así que este Día del Señor será el día de la destrucción de la resistencia, pero también será el día de salvación para los arrepentidos.

Sigamos. Versículo 16 del capítulo 3, dice: ” Y Jehová rugirá desde Sion, y dará su voz desde Jerusalén, y temblarán los cielos y la tierra; pero Jehová será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de Israel. Aquellos que se arrepientan del pecado y se vuelvan a Dios, y pongan su confianza en Dios, Él les será su refugio.

Si miramos atrás en el capítulo 2:31 y 32. Se dice que cuando venga el Día del Señor, todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Será, literalmente, seguro, y así todo el libro de Joel es un llamado al arrepentimiento. Es Dios que habla a través de Joel, llamando al pueblo al arrepentimiento a través de un ayuno. Mira Joel, Capítulo 1:14. Usted ve esto dos veces. Joel, Capítulo 1:14. ”Proclamad ayuno, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová.” Esto es Dios hablando a través de Joel.

Entonces si va al capítulo 2:15, ve la misma cosa. Capítulo 2:15, Dios dice: ” Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. Reunir a la gente. Consagrar la congregación. Reunir a los ancianos, se reúnen los niños, incluso bebés de pecho. Involucrar a todos en el ayuno. Que el novio salga de su habitación y la novia de su habitación. “Pueblo de Dios llamados a ayunar.

Una familia de fe

Es por eso que nosotros, como una familia de fe, ayunamos el día de hoy. En caso de que no recibieron el memo de la semana pasada y desayunaron, bueno, no a todos nos gusta, pero ahora lo sabes. Tienes que comer y cenar, y mañana tal vez el desayuno para compensarlo. No. Este es el trato, día de ayuno. Aquí es donde tenemos que darnos cuenta que existen diferencias significativas entre nosotros, obviamente, como el pueblo de Dios en esta sala, y el pueblo de Dios en el libro de Joel.

Número 1, no hay una invasión de langostas fuera, gracias a Dios. Hace calor y está húmedo, pero  esta verde, no  desolado. La segunda diferencia es que este es el pueblo del antiguo pacto de Dios, y Dios se relaciona con nosotros en Cristo a través de un nuevo pacto, ya que hay algunas diferencias que están aquí que son importantes, pero los principios, las prácticas, las verdades son muy aplicables, en particular cuando se trata del ayuno, porque a través de toda la Escritura, del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, el ayuno es una expresión externa, de una realidad interna del pueblo de Dios.

El ayuno es abstenerse de comida física por un propósito espiritual. Ahora, tenemos que tener cuidado con el ayuno o cualquier otra disciplina espiritual, la oración, estudios bíblicos, de no desconectar la expresión externa de la realidad interna. Es por eso que al llegar al versículo 13, y vamos a hablar de esto sólo en un segundo, pero Dios le dice a su pueblo, “Rasgad vuestro corazón y no vuestros vestidos.”

La costumbre en este día fue cuando se vieron rebosados de angustia en una situación especialmente grave, que literalmente, lloraban y rasgaban sus vestiduras como señal de la angustia interior. Pero se habían convertido en un pueblo religioso, habían tomado la expresión externa, desconectada de la realidad interna. Ellos hacían esto, pero realmente no había ningún cambio de corazón, así que Dios está llamando a la gente a ayunar, pero no sólo a abstenerse de la comida. Hay algo más profundo. Este es un asunto del corazón. Se trata de lo que está pasando en nuestro corazón.

Ahora, eso no quiere decir que digamos: “OK, Si se trata de un asunto del corazón entonces  agarro una hamburguesa en el camino a casa para el almuerzo. “Esa no es la conclusión a la que llegamos. Estas expresiones externas son cosas buenas, orar, estudiar la Biblia, el ayuno son cosas muy buenas, siempre y cuando estén conectados a nuestros corazones. Y así, el panorama es, en ayuno, y en particular un poco rápido que vemos en el libro de Joel, y estamos hablando hoy  de caminar en nuestra familia de fe,   un ayuno de arrepentimiento del pecado y volvernos al Señor. Lo que estamos diciendo es: “Más que una comida, necesitamos la misericordia de Dios.” Y están diciendo como pueblo apartado de Dios: “En nuestro pecado, nos afligimos por ello y lloramos por nuestros pecados. Y más que una comida, necesitamos la misericordia de Dios. ”

Queremos ver a Dios en su poder y su presencia

Querer más a Dios que nuestros estómagos, más que el placer de la comida, nuestras almas anhelan la presencia de Dios. Más que tener hambre de alimentos hoy en día estamos diciendo que estamos hambrientos de Dios. Más de lo que nuestros estómagos anhelan los alimentos, nuestras almas anhelan a Dios. Queremos ver a Dios en su poder y su presencia entre nosotros como su pueblo de una manera nueva y fresca, y al poner a un lado los alimentos en el día de hoy, en lugar de comer,  estamos mirando a Dios y diciendo: “Dios, necesitamos tu misericordia por nuestro pecado. Queremos experimentar tu presencia y tu poder. “Este es el ayuno al que se nos llama actualmente.

Lo que Joel  dice y lo que estamos diciendo hoy es que tenemos que arrepentirnos.  Arrepentimos. Esto es el quid de este libro. Capítulo 2:12-14. Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios?

Arrepentirse. ¿Qué implica esto? Se trata de la confesión. El arrepentimiento implica el reconocimiento del pecado y ponernos a cuenta con Dios sobre el pecado. Reconocer específicamente  donde hemos amado y adorado y obedecido y poner nuestra confianza en Dios. Para apartarnos y ponernos de acuerdo con Dios sobre nuestro pecado,  ver nuestro pecado, no como la cultura o la iglesia o comparándonos con otros. Ver nuestro pecado como Dios lo ve. Ahora no hay más espacio para ver pequeñas o grandes ofensas. Todo es una ofensa infinita ante él.

Y luego pasar a la contrición, el quebrantamiento delante de Dios sobre el pecado y la tristeza por el pecado, un llanto sobre el pecado. Basta con escuchar las palabras que se utilizan en este libro, llorar, llorar, lamentar, lamento, lamento. Incluso escuchar lo que acabamos de leer, “El ayuno con llanto, con luto.” ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que nosotros, como pueblo, se nos ha ocurrido que los individuos y las familias lloremos sobre la profundidad de nuestro pecado? Ser golpeados. Desgarrar el corazón. La imagen en el verso 13 es, literalmente, una angustia interna que nos hace llorar por el pecado.

Hay cosas tales como las lágrimas cristiana

John Stotts dijo que la verdad es que hay cosas tales como las lágrimas cristiana, y muy pocos de nosotros lloramos. Para ser quebrantados por el pecado que conduce a la conversión, volverse a Dios, del pecado. Vuelve otra vez a mencionar en el versículo 12, y en el versículo 13. Literalmente, es un cambio de dirección, una transformación de la vida. El arrepentimiento implica todas estas cosas, y como cede arrepentirse, Dios. Volver al Señor, tu Dios, porque Él es misericordioso y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia y que se duele de nuestra calamidad.

Toda la imagen que vemos, a lo largo del libro de Joel, la razón por la que Dios envió a Joel a ellos es porque desea redimir a los arrepentidos. Él no nos deja en nuestro pecado. Él desea redimirnos, y así Él nos llama. Él nos ha traído a este lugar hoy a esta comunidad de fe en nuestro pecado para que nos volvamos a Él. Él no nos ha dejado solos en nuestros pecados. Él nos ha traído a este lugar, providencialmente para oírle decir: “Arrepentíos.” ¿Qué significa para Dios redimir? Esto significa que Él nos libera de nuestros pecados.

No tenemos tiempo para ver todo esto en profundidad, pero el capítulo 2:18-20.  Verás a Dios diciendo: “Voy a quitar estos ejércitos extranjeros que te están invadiendo”. Y la imagen es  los ejércitos extranjeros están invadiendo, porque son la evidencia del juicio de Dios. Dios les ha enviado como prueba de su juicio, por lo que cuando los rescata, ¿de quien los rescata? En última instancia, Dios los está rescatando del juicio por el pecado. Tenemos que ser rescatados del pago de nuestro pecado, y Dios dice, “Yo te rescate.” En segundo lugar, Dios nos restaura. Usted siga leyendo, capítulo 2:21-26, verá la imagen de una tierra desolada, que ahora se vuelve fructífera, y todo lo que era de color marrón ahora es verde. Y Dios dice al final del versículo 26: “El cual hizo maravillas con vosotros.”  Él hará volver. Él sanará tus heridas y traerá bálsamo para tu alma enferma por el pecado.

Y por último una gran imagen en el versículo 27, Dios nos rescata,  nos restaura y vive con nosotros. El versículo 27, el punto culminante, “Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová, vuestro Dios y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.” “¿Sabes por qué esto es tan importante? Esta es la esencia de la salvación. Reconciliarse con la presencia de Dios. Recuerda de nuevo al principio de este año, Génesis 3, “El pecado entra en el mundo.” ¿Cuál fue el efecto inmediato y desastroso del pecado? La separación de la presencia de Dios, expulsado de la presencia de Dios. La belleza de una comunión con Dios sin obstáculos, que alguna vez disfrutaba el hombre, fue destruida por el pecado y todo lo que he leído desde ese momento, es el efecto de la separación del hombre y la mujer de la presencia de Dios.

Un cielo nuevo

Es lo que leemos en todo el resto de la Biblia, hasta que finalmente, en este año, vamos a llegar a una imagen de Dios una vez más con su pueblo en un cielo nuevo, en una tierra nueva donde el pecado ya no existe. El hombre y Dios juntos. La redención se trata de ser reconciliado con la presencia de Dios. La salvación está a punto de ser llevado a la presencia de Dios. Ahora, esa no es la forma como presentamos la salvación en nuestros días. _En la iglesia, la salvación se presenta así: “Ven a Dios para conseguir cosas. Acércate a Dios para obtener perdón. Acércate a Dios para conseguir el cielo. Acércate a Dios para conseguir una vida mejor. Acércate a Dios para conseguir la prosperidad y el éxito. Acércate a Dios para conseguir la seguridad  ¡No!  No venimos a Dios para conseguir cosas. Nos acercamos a Dios para llegar a Dios.

Él es a quien necesitamos, y Él es el que queremos, y no se puede tener una vida mejor sin Dios. No se puede tener algo bueno sin Dios. Todo  fluye de Dios. Él es la fuente de vida y todo fluye de Él, y a Él es que queremos. Cuando ayunamos, estamos diciendo, “Te anhelamos, Dios. Apartados de ti no podemos hacer nada. “Ponemos a un lado nuestra necesidad diaria básica de alimentos y decimos: ” más que ser sostenidos por la comida, nuestras almas son sostenidas por Ti. “Y  ¿qué es lo que nos separa de experimentar la satisfacción de las presencia de Dios?…El pecado. Por tanto, arrepiéntete.

Arrepentirse del pecado

Librarse del pecado, arrepentirse del pecado, no porque estamos atrapados y no porque de esa forma nos hace daño, ni porque esa forma de vida nos daña, Arrepentirse y llorar y llorar por el pecado, ya que nos separa de Dios, y de la belleza y el gozo y la alegría y la maravillosa satisfacción que se encuentran en Dios. Eso es lo que produce la tristeza según Dios y llorar por el pecado. No cuando decimos: “Bueno, esto va a suceder o este es el efecto de la misma.” ¡No! El pecado nos separa de Dios

Dios nos dice: “Si te arrepientes, yo estaré contigo.” Y la forma como esto se desarrolla, no tenemos tiempo para profundizar en todo lo que vimos en el Nuevo Testamento, pero Joel nos está señalando a algunas realidades. Joel nos está señalando la realidad de que, “Cómo viene  la voluntad de Dios a mi vida”  Bueno, vendrá a nosotros a través de su hijo. Anota los datos, Romanos 10:12-13, Pablo, Romanos 10:12-13 cita de Joel. Capítulo 2:32, “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” Pero lo interesante es que en Romanos 10 termina diciendo que Cristo es el Señor, y todo aquel que invocare el nombre del Señor, el Señor es Cristo, y  la imagen de Dios ha llegado a nosotros a través de Cristo. Dios hecho carne. Ha sido crucificado. Cristo ha muerto en la cruz para cubrir todos nuestros pecados con su sangre, levantándose de la tumba obteniendo la victoria sobre el pecado, para que todos los que confían en Él puedan, sí, ser perdonados de sus pecados, y al final ser reconciliado con Dios.

Así que Cristo es el único medio por el cual podemos ser reconciliados con Dios, porque Él vino. Todo aquel que invocare el nombre del Señor_ el nombre de Cristo será salvo, estará a salvo en la presencia de Dios, pero eso no es todo. Como si eso no fuera suficiente, en segundo lugar, Él vive en nosotros por el Espíritu. Hechos 2:17-21, Pentecostés. Jesús ha ascendido a los cielos, y hace descender su Espíritu sobre su pueblo. Su gente comienza a hablar en todo tipo de idiomas diferentes, con lenguas de fuego. Todos los que le rodeaban se preguntaban si estaban borrachos,” Y Pedro dice: “No están borrachos. Apenas  son las 9:00 de la mañana. “Esperemos que los discípulos no se hayan emborrachado a las 9:00 de la mañana. Pero si no están borrachos, ¡algo sucede aquí!

Y Pedro dice: “¿Quieres saber lo que está pasando?” Y cita Joel 2:28-29, “Y después de esto derramare de mi Espíritu sobre toda carne, y profetizaran vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños. Vuestros jóvenes verán visiones, Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días”. Habla acerca de Dios morando en su pueblo. Cada hombre o mujer en esta sala que ha confiado en Cristo para su salvación. La presencia misma de Dios mora en vosotros

¿Cómo puede sentirse cómodo con el pecado, cuando el Espíritu de Dios está en vosotros?

Su Espíritu habita en vosotros. Así que Pablo dice en 1 Corintios 6: “Huid”. Huye del pecado. Tu cuerpo es templo del Espíritu Santo. “¿Cómo puede sentirse cómodo con el pecado, cuando el Espíritu de Dios está en vosotros? Huye de él. Tu cuerpo es la morada del Espíritu Santo.  Dios mora en vosotros. Llorar por cualquier cosa que te robe el gozo del Espíritu de Dios morando  en vosotros, y en última instancia, al final, él siempre nos va a proteger en su fortaleza

Si miras al final de Joel, y lo que Joel 3:16 dice: “Y Jehová rugirá desde Sion, y dará su voz desde Jerusalén, y temblaran los cielos y la tierra; pero Jehová será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de  Israel. “A todos los que se han refugiado en Cristo, el Espíritu mora en usted, usted puede estar seguro de ello. Que nunca se moverá de la fortaleza de su Dios, y por toda la eternidad Él te guardará, y vendrá  un día en el que estarás libre de pecado y experimentara sus dones en toda su plenitud. Por lo tanto llora y llora y llora una y otra vez confiesa y arrepiéntete del pecado.

Así que quiero invitarles a hacer algo, quiero invitarle a que saque esa hoja en blanco que recibió cuando entró,  Tiene líneas en ella. Y yo quiero que empecemos de forma individual. En los próximos momentos, y este es el punto entero de lo que hemos acabado de ver. Esto no es sólo una táctica final. Quiero invitarles a que en este pedazo de papel, escribir una oración de confesión y arrepentimiento, para reconocer las áreas específicas de pecado en su vida.

Sólo tú sabes cuál es la situación en tu corazón y tu vida en este momento. ¿Dónde, si no has confiado y adorado y amado y obedecido a Dios?, busca en tu corazón. Rinde tu corazón para escribir eso, y cuando lo haga, llora y expresa tu deseo de arrepentirte. Y ahora, quiero invitarlos a hacer eso. Algunos están aquí y nunca antes se han arrepentido del pecado, entonces que éste sea el primer momento y el momento más importante cuando, por primera vez en su vida te pones de acuerdo con Dios sobre el pecado en tu corazón, y veas que te ha amado lo suficiente como para enviar a su hijo a morir para borrar tus pecados para que puedas ser rescatado, y puedas ser restituido, y reconciliarnos con él.

Y así, en medida que escribe esto, confía  por primera vez en tu corazón, Cristo borrara tus pecados y te llevará a una relación con Dios. Esto te acerca a la salvación, y el pueblo de Dios, que conoce esta salvación,  vera su pecado. Aún más vera con el horror lo que es el pecado, y confesara y  llorara por el pecado.

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!