Sesión 4: El sufrimiento en el Nuevo Testamento - Radical

Iglesia Secreta 12: La Cruz y el Sufrimiento

Sesión 4: El sufrimiento en el Nuevo Testamento

Cuando podemos comprender las verdades bíblicas sobre el sufrimiento y darle a Dios su lugar legítimo en medio de todo ello, entonces podemos entender el sufrimiento en nuestras propias vidas y en el mundo. En esta sesión de Iglesia Secreta 12, el pastor David Platt explica una perspectiva bíblica sobre el mal y el sufrimiento basada en las epístolas del Nuevo Testamento. Al humillarnos como simples hombres ante un Dios santo, encontraremos que los misterios del sufrimiento encuentran su descanso en un Dios infinito. El pastor David Platt resume este mensaje en una razón última para el sufrimiento: exaltar la gloria de la gracia de Dios a través del sufrimiento del Hijo de Dios para la salvación de pecadores indignos. Habrá un gran sufrimiento en esta vida, pero una eternidad con Dios demostrará que valió la pena todo y más.

  1. Hechos
  2. Epístolas paulinas
  3. Epístolas generales
  4. Conclusiones

Confianza en la Oración

Ahora, veamos en el libro del Nuevo Testamento, Hechos. Todo lo que Jesús prometió a Sus discípulos se está volviendo realidad en la Iglesia. Sus discípulos están haciendo discípulos, los cuales están haciendo más discípulos en todas las naciones, y mientras ellos lo hacen, experimentan mucho sufrimiento y persecución. La realidad es que todo el Nuevo Testamento fue escrito por personas que estaban experimentando sufrimiento real y persecución porque eran cristianos. En ese sentido, identificando diferentes textos aquí, es realmente difícil, pero vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo de alcanzar algunos de los temas más amplios.

Entonces, vamos a empezar con Hechos 4, mientras que la Iglesia primitiva, por primera vez experimenta persecución, e inmediatamente, luego de haber sido perseguidos/amenazados, ellos oraban. Hechos 4:23-31 dice, “Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno contra el Señor, y contra su Cristo.”

“Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilatos, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.”

Vemos su confianza en la oración. Aprendemos que la Iglesia ora a aquel que está en control del mundo. Las primeras palabras que salen de sus bocas en oración: “Soberano Señor…” Él está en control. Salmos 24:1, “De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.” Él es el único que es siempre fiel a Su Palabra, sabiendo que Jesús está a la diestra del Padre preparado para darles todo lo que Él les prometió en Juan 14-15. Juan 14:12-14 dice, “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.”

Juan 15:7-8 “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.”

¿Para qué ora la Iglesia? Orar para la honra de Cristo. Toda la oración gira en torno a la gloria de Cristo, el ungido. Ellos citaban de Salmos 2. Ellos también oraban por la valentía de los cristianos ¿Oraban ellos “Considera sus amenazas, haz que se detengan…”? no. Ellos oraban, “Considera sus amenazas y danos la valentía para hablar Tu Palabra con denuedo” ellos oraban por el avance del reino. “Sana, haz prodigios y maravillas en el nombre de Cristo para la demostración de Tu gloria en el mundo”. Ellos estaban orando con confianza para que la gloria de Cristo sea esparcida, y para que el Evangelio de Cristo sea esparcido. Ellos tenían confianza en la oración en medio del sufrimiento.

Generosidad con las Posesiones

Hechos 4:32-37: Generosidad con las posesiones. Este pasaje dice, “Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.” “Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad. Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles.”

La gran narrativa de cómo el pueblo de Dios en la Iglesia cuidaban uno del oro y proveían el otro por el otro, por hermanos y hermanas en sufrimiento. Juan Calvino dijo, “Debemos tener corazones que son más fuertes que hierro si no somos movidos por la lectura de esta narrativa” Lo que vemos es que la Iglesia da humildemente para ayudar al sufriente” “para que así no haya en medio de ti mendigo; porque Jehová te bendecirá con abundancia en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad para que la tomes en posesión” eso esta en Deuteronomio 15:4 y se cumple en Hechos 4.

Gozo en Medio de la Persecución

Hechos 5:7: Gozo en medio de la persecución. Por ahora en el libro de Hechos, es claro: el sufrimiento de la Iglesia es inevitable. Progresa desde Hechos 4 al 5, donde los apóstoles son arrestados y puestos en prisión. Hechos 5:17-18, “Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.” Luego, escuchen este comentario en Hechos 5:41-42: “Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.”

Ellos estaban regocijados. Esto prepara el escenario para el primer mártir cristiano en Hechos 7:54-60, Esteban, y Lucas, el autor de Hechos, muestra estos paralelos entre la muerte de Esteban y la muerte de Cristo. El pasaje dice: “Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo. Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.”

Aquí hay varios paralelos del libro de Lucas. Lucas 22:69, “Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios.” Lucas 23:46, “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.” Lucas 22:34, “Y él le dijo: Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces.” De manera que, el sufrimiento de la Iglesia es inevitable, pero no pierda esto: la misión de la Iglesia es indetenible.

Hechos 8:1-4 dice, “Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel. Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.” Dios utiliza el sufrimiento de Esteban para esparcir Su Iglesia, y el Evangelio termina yendo a lugares a los que nunca ha llegado antes, directamente como resultado de la muerte de Esteban. El Evangelio se estaba diseminando, no a pesar de la persecución; el Evangelio se está esparciendo a razón de la persecución.

Hechos 11:19-21, “Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos. Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor.” ¡Oh! Me encanta esto. La estrategia de Satanás para detener la Iglesia, al final, sirve para la expansión de esta. Una vez más, estamos viéndolo: Satanás no solo actúa con el soberano permiso de Dios, sino que Satanás actúa para cumplir el soberano propósito de Dios. No que él quiera, sino que es la manera en que la soberanía de Dios funciona. Ellos tenían gozo en medio de la persecución.

Valentía en la Persecución

Hechos 8: Valentía en la proclamación. Mientras ellos sufrían, y eran esparcidos ¿Qué hacían ellos? ¡Ellos predicaban! El Espíritu guía la Iglesia. Hechos 8:4-5, “Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.” El Espíritu empodera la Iglesia. Hechos 8:25, “Y ellos, habiendo testificado y hablado la palabra de Dios, se volvieron a Jerusalén, y en muchas poblaciones de los samaritanos anunciaron el evangelio.”

El Espíritu usa a la Iglesia. Hechos 8:39-40, “Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesárea.”

El Espíritu usa la Iglesia para el avance del Evangelio de Dios y para mostrar la grandeza de Dios. Robert Coleman describe a la Iglesia primitiva, la Iglesia primitiva en el Libro de Hechos, diciendo, “Nada los puede vencer – ninguna paliza de algún tirano fanfarrón, ninguna astucia de amargados líderes religiosos. Ninguna lucha interna de miembros descontentos – sino que como un ejército fuerte con estandartes, ellos se movían a discipular las naciones en el Nombre de su resucitado y reinante Señor.” Ellos eran valientes en la proclamación en medio del sufrimiento.

Hechos 9: La soberanía de Dios sobre la enfermedad y la muerte. En Hechos 9:32-35, vemos la sanidad de Eneas. Dice “Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida. Y halló allí a uno que se llamaba Eneas, que hacía ocho años que estaba en cama, pues era paralítico. Y le dijo Pedro: Eneas, Jesucristo te sana; levántate, y haz tu cama. Y en seguida se levantó. Y le vieron todos los que habitaban en Lida y en Sarón, los cuales se convirtieron al Señor.” Luego, la resurrección de Dorcas en Hechos 9:36-43.

El pasaje dice: “Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía. Y aconteció que en aquellos días enfermó y murió. Después de lavada, la pusieron en una sala. Y como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, oyendo que Pedro estaba allí, le enviaron dos hombres, a rogarle: No tardes en venir a nosotros. Levantándose entonces Pedro, fue con ellos; y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas. Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró; y volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro, se incorporó. Y él, dándole la mano, la levantó; entonces, llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva. Esto fue notorio en toda Jope, y muchos creyeron en el Señor. Y aconteció que se quedó muchos días en Jope en casa de un cierto Simón, curtidor.”

Mientras usted ve estas cosas pasar, note la presencia de Cristo obrando en Su pueblo. Estamos viendo imágenes de espejos, aquí, de lo que Jesús ha hecho en y a través de la obra de los apóstoles. Juan 5:8-9 dice, “Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.” Marcos 5:40-42 “Y se burlaban de él. Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña. Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate. Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente.” Nota la presencia de Cristo en la obra de Su pueblo, y note el reino de Cristo avanzando a través de Su pueblo. Jesús está a la diestra del Padre, pero Él está trabajando, activamente, por Su Espíritu, a través de Su pueblo, para la gloria de Su Padre, mostrando Su poder sobre el pecado y el sufrimiento.

Convertido por Cristo para Sufrir

Hechos 9: Pablo es convertido por Cristo para sufrir. Esta es la historia de la conversión de Saulo. Note la identificación de Cristo con Su Iglesia. Hechos 9:3-5, “Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues” Cuando Jesús viene a Pablo y dice, “Yo soy Jesús a quien tú persigues” Pablo no había tocado a Jesús, pero sí persiguiendo a los Cristianos, él estaba persiguiendo a Cristo.

Entonces, Jesús ciega y salva a Pablo, y mientras lo hace, vemos la asociación de la salvación de Pablo con el sufrimiento de Pablo. La salvación y el sufrimiento van de la mano. Hechos 9:13-19 nos da cuenta de Ananías recibiendo el llamado de Jesús para ir a Pablo, en aquel entonces Saulo, para devolverle la vista.

Dice: “Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco.”

Jesús salva a Pablo y dice, él “es un instrumento mío que he escogido para llevar mi nombre ante los gentiles y reyes y a los hijos de Israel. Porque le mostraré cuánto él debe sufrir por el bien de mi nombre” ¡Esto es cuando Él es salvado! Dios dice, “Eres salvo para sufrir por mi nombre”. La salvación está asociada con el sufrimiento.

La Soberanía de Dios Sobre los Discípulos Perseguidos

En Hechos 12, vemos la soberanía de Dios sobre los discípulos perseguidos. En Hechos 12:1-2, Jacobo es decapitado como seguidor de Cristo. Dice: “En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan.” Luego, Pedro, justo después de eso en Hechos 12:5-17, es rescatado como seguidor de Cristo.

El pasaje dice, “Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto.” “Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él.”

“Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba. Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando. Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode, la cual, cuando reconoció la voz de Pedro, de gozo no abrió la puerta, sino que corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta. Y ellos le dijeron: Estás loca.” “Pero ella aseguraba que así era. Entonces ellos decían: ¡Es su ángel! Mas Pedro persistía en llamar; y cuando abrieron y le vieron, se quedaron atónitos. Pero él, haciéndoles con la mano señal de que callasen, les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Y dijo: Haced saber esto a Jacobo y a los hermanos. Y salió, y se fue a otro lugar.” El texto nunca dice por qué un discípulo está muerto y otro está vivo. ¿Por qué algunos misioneros viven mientras que otros mueren? Dios es soberano en eso. Dios sostiene los líderes del mundo en Sus manos, como el rey Herodes en Hechos 12:20-24.

Dice: “Y Herodes estaba enojado contra los de Tiro y de Sidón; pero ellos vinieron de acuerdo ante él, y sobornado Blasto, que era camarero mayor del rey, pedían paz, porque su territorio era abastecido por el del rey. Y un día señalado, Herodes, vestido de ropas reales, se sentó en el tribunal y les arengó. Y el pueblo aclamaba gritando: ¡Voz de Dios, y no de hombre! Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos. Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba.”

El tiene nuestras vidas en Sus manos. Él es soberano sobre la vida y muerte, persecución y sufrimiento.

Primer Viaje Misionero de Pablo

Cuando llegamos a Hechos 13-14, vemos el primer viaje misionero de Pablo; está lleno de sufrimiento. Pablo y Bernabé fueron enviados por el Espíritu de Dios. Hechos 13:4, “Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre.” Ellos fueron enviados por el Espíritu de Dios, y estaban confiados en la Palabra de Dios. Hechos 13:5, “Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.” Ellos experimentaron la victoria en la batalla espiritual mientras ellos la proclamaban.

Hechos 13:9-12 dice, “Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano. Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.”

Ellos experimentaron el éxito en los testigos del Evangelio mientras ellos lo esparcían a través de toda la región. Hechos 13:48-49 dice, “Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.”

Aún en medio de ese éxito, ellos experimentaron difamación. “Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites.” Hechos 13:50. Ellos soportaron lapidación. “Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto.” Hechos 14:9. Aún, ellos permanecieron firmes conociendo que otras tantas tribulaciones les esperaban.

Hechos 14:20-22 “Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe. Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.”

El Segundo Viaje Misionero de Pablo

Hechos 16-18 es el segundo viaje misionero de Pablo. Por Su gracia, Dios sobrepasa el conflicto que creamos dentro de la Iglesia. Entonces, en Hechos 15, hay un conflicto entre Pablo y Bernabé por Juan Marcos, y Pablo y Bernabé se separan. La cuenta en Hechos 15:37-39 dice, “Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro.”

Entonces, eso es a lo interno, y luego en lo externo, para Su gloria, Dios ordena persecución que enfrentamos fuera de la Iglesia. Entonces, Hechos 16:1-5 nos cuenta cómo Pablo llega a Listra, y se encuentra a Timoteo, como un adolescente.

El pasaje dice, “Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego. Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen. Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día.” Ahora, la pregunta es, “¿Cómo llega Timoteo a Cristo?” sabemos que su madre y abuela tuvieron que ver algo con eso, sin embargo piense más profundo aquí.

Cuando Pablo estaba en Listra predicando el Evangelio, ¿Qué sucedió? Él fue apedreado, Hechos 14:19-20, “Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe.” Y Timoteo, o vio, o escuchó el testimonio de Pablo, y creyó. Esto fue lo que pasó con Esteban, el primer mártir cristiano. Él fue apedreado mientras Pablo miraba, y Dios utilizó el apedreamiento de Esteban para traer la salvación a Pablo. Ahora, Pablo es apedreado, y Dios utiliza eso, de alguna manera, en la salvación de Timoteo.

¿Se da cuenta de lo que está pasando aquí? Satanás está atacando la Iglesia desde el interior y desde el exterior. En el exterior, él está apedreando, torturando, y dejando a los Cristianos por muertos, y Dios dice, “Voy a utilizar esto para atraer a Pablo a su más cercano acompañante en el ministerio de ahora en adelante, el amado Timoteo” en el interior, Satanás está causando disensión y división en la Iglesia y entre Pablo y Bernabé, y Dios dice, “Voy a utilizar esto para crear dos equipos de misiones en vez de uno”. ¡Toma eso Satanás! Dios ordenándolo todo.

Entonces, ellos siguieron al Espíritu de Dios. Hechos 16:6-10 dice, “Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.”

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

Ellos celebraron la gracia de Dios en la vida de los pecadores en todos estos distintos lugares. Hechos 16:14 “Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.”

Hechos 16:18, “Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.” Hechos 16:30-32 “y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.” En el centro de una prisión ellos estaban orando y cantando himnos a Dios, y Dios trae un terremoto, y Él salva al carcelero. Hechos 16:25-26 “Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.” La maravilla de la soberana gracia para guiar a Pablo y a Silas a la cárcel y trae un terremoto mientras ellos están cantando algunos himnos, y el carcelero viene a Cristo. ¿Qué si Dios ordena el sufrimiento y la persecución y dolor en nuestras vidas para el bien de la salvación de otros? Ellos celebraron la gracia de Dios mientras proclamaban la verdad de Dios.

Hechos 17:2-6 dice, “Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo. Y algunos de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas; y de los griegos piadosos gran número, y mujeres nobles no pocas. Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo. Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá”.

Ellos proclamaron la verdad de Dios en Hechos 17, y ellos exaltaron la gloria de Dios. Hechos 17:22-23, “Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos; porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: Al Dios No Conocido. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.”

Aquí está Pablo en el Areópago, exaltado la gloria de Dios como el Creador del universo. Hechos 17:24 dice, “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas” Él es el Sustentador de la vida. Hechos 17:25 “ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.” Él es el Gobernador de las naciones. Hechos 17:26 “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación” Él es el Salvador del necesitado.

Hechos 17:27, “para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.” Él es el Rey sobre todos nosotros. Hechos 17:29, “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.” Finalmente, Él es el Juez del mundo. Hechos 17:30-31 “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.”

Ellos proclamaron la verdad de Dios y exaltaron Su gloria, y ellos creyeron en el poder del Evangelio de Dios. Pablo se está sintiendo desanimado en Corinto en Hechos 18:9-11. Dice, “Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.” Entonces, Dios habla a Pablo y dice, “No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad” ¡Oh! Cristiano, no tememos, no estamos solos, no callaremos, y no nos detendremos mientras nos damos a nosotros mismos a esta misión. No nos detendrán, aún por el sufrimiento. El sufrimiento no parará la misión; el sufrimiento solo esparcirá la misión.

Hechos 18:12-17, “Pero siendo Galión procónsul de Acaya, los judíos se levantaron de común acuerdo contra Pablo, y le llevaron al tribunal, diciendo: Este persuade a los hombres a honrar a Dios contra la ley. Y al comenzar Pablo a hablar, Galión dijo a los judíos: Si fuera algún agravio o algún crimen enorme, oh judíos, conforme a derecho yo os toleraría. Pero si son cuestiones de palabras, y de nombres, y de vuestra ley, vedlo vosotros; porque yo no quiero ser juez de estas cosas. Y los echó del tribunal. Entonces todos los griegos, apoderándose de Sóstenes, principal de la sinagoga, le golpeaban delante del tribunal; pero a Galión nada se le daba de ello.”

El Tercer Viaje Misionero de Pablo

Hechos 19-28 es el tercer viaje misionero de Pablo donde se nos recuerda que la proclamación del Evangelio siempre será retado en este mundo. Hechos 19:23, “Hubo por aquel tiempo un disturbio no pequeño acerca del Camino.” La proclamación del Evangelio siempre será retada en el mundo, y la proclamación del Evangelio siempre será costosa en su vida. Entonces, sabiendo eso, usted dirá con Pablo en Hechos 20:22-24 “Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.”

Entonces, cristiano, seguidor de Jesús, ¿Estás dispuesto a ir doquiera Él guíe? ¿Estás dispuesto a dar lo que sea que Él pida? Esto es lo que significa ser un seguidor de Jesús. Esto no solo para una súper clase de cristianos. Esta es la misma esencia de seguir a Cristo.

Hechos 21:10-14, “Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles. Al oír esto, le rogamos nosotros y los de aquel lugar, que no subiese a Jerusalén. Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, más aun a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús. Y como no le pudimos persuadir, desistimos, diciendo: Hágase la voluntad del Señor.”La proclamación del Evangelio es muy probable que sea costosa en su vida, y la proclamación del Evangelio necesitará siempre la confianza en la soberanía de Dios.

Hechos 28:24-26, “Y algunos asentían a lo que se decía, pero otros no creían. Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo: Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis” no nos desesperamos por los rechazos del Evangelio. Es lo que estamos viendo en Pablo. Persistimos fielmente en la proclamación del Evangelio. Hechos 28:30-31, “Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.” Ahora, esta es, realmente, la historia del Nuevo Testamento, y todas las cartas que sucedieron después de esto, pasaron en diferentes puntos dentro de esta historia. Entonces, las cartas del Nuevo Testamento arrojan luz acerca de lo que pasó en medio del sufrimiento, persecución y expansión de la Iglesia y el Evangelio.

Esperanza en el Sufrimiento

Entonces, empecemos con las cartas de Pablo. Él fue el apóstol sufrido que escribió 13 del total de epístolas del Nuevo Testamento. ¿Cómo se resumirían todas estas enseñanzas acerca del sufrimiento? Esta es una tarea imposible, particularmente con el tiempo que tenemos, pero vamos a tratar. Entonces, Romanos 5: Esperanza en el sufrimiento (Parte I) Pablo dice, nuestra gran esperanza es la gloria de Dios. Romanos 5:1-2 dice “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”

Hemos sido justificados por la fe, y tenemos paz para con Dios, y nos regocijamos en la esperanza de la gloria de Dios. Su gloria es nuestra esperanza, pero, noten esto: el camino para nuestra gran esperanza son los sufrimientos de este mundo. “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” (Romanos 5:3-5).

Entonces, escuchen lo que Pablo está diciendo aquí: nuestros sufrimientos producen perseverancia. Nuestra perseverancia produce carácter. Nuestro carácter produce esperanza. ¿Esperanza en qué? Esperanza en la gloria de Dios. El sufrimiento es un camino ordenado por Dios para una esperanza mayor en Él. Entonces, Pablo dice, nos regocijamos abrazando el sufrimiento como el medio por el cual nuestra esperanza en la gloria de Dios (la cual es infinitamente más grande que cualquier otra cosa en el mundo que podamos imaginar) crezca.

Miren, esto nos invita a sentarnos aquí y nos empapemos y miremos en esto de diferentes ángulos, pero nos estamos moviendo a la cima de la montaña del libro de Romanos, Romanos 8:

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.”

Él es nuestro Padre, y le amamos. Entonces, esta es la clave. Romanos 8 dirige el sufrimiento desde la perspectiva de un niño con un Padre amoroso en el cielo, y Él es aquel que está obrando todas las cosas para bien para Sus hijos, aquellos que le aman y han sido llamados acorde con Su propósito. Entonces, usted es Su hijo, y Él es Su padre en medio del sufrimiento.

Entonces, ¿Cuál es Su propósito? Segundo, hemos sido salvados para ser como Jesús. Ese es el propósito que Dios tiene para Sus hijos. “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos 8:28-30). Ahora, ate esto con la realidad que Pablo está hablando acerca del sufrimiento, y se va a dar cuenta de que Dios ordena el sufrimiento como parte del proceso, para conformarnos a la imagen de Cristo.

Romanos 8:18-21, “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.”

En este mundo, ahora, sufrimos con Cristo. Romanos 8:16-17, “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” Sufrimos con Él, para que un día, seamos glorificados con Él. Jesús sufrió. Hemos visto esto en toda la Biblia; Jesús fue un siervo sufrido. Hemos visto eso en todos los Evangelios. Jesús ha prometido que en la medida en que nos hacemos como Él, sufriremos con Él sabiendo que un día seremos glorificados con Él.

Entonces, ¿Por qué sufrir? Bueno, escuchen lo que dice Pablo. Dios ordena el sufrimiento para atarnos a la esperanza de Cristo. Romanos 8:22-25 dice, “Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.”

El sufrimiento nos recuerda que tenemos esperanza en algo por venir, algo que es más grande. El sufrimiento nos recuerda que este mundo no es nuestro hogar. El sufrimiento nos recuerda que nuestro tesoro está en alguien más grande que todas las cosas fútiles que este mundo puede ofrecernos. El sufrimiento nos guía a aferrarnos a la esperanza en Cristo, y justo después de esto, Pablo dice, que Dios ordena el sufrimiento para empujarnos al Espíritu de Cristo. Romanos 8:26-27, “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.”

De manera que, una todo esto: hemos sido salvados para ser como Cristo. El sufrimiento, solamente tendrá sentido en su vida cuando se dé cuenta de que el objetivo de Dios en su vida no es suavizar las circunstancias y facilitar los tiempos; el objetivo de Dios en su vida es mucho más grande que eso. El propósito de Dios en su vida es una transformación completa de usted en la imagen de Jesús, y el sufrimiento es el medio principal por el cual Dios hace que esto se haga, luego nos podemos regocijar porque sabemos que su sufrimiento hará que se haga que obre para bien de parte de tu Padre celestial al quien amas y quien te ama a ti. Cristiano, usted y yo podemos saber que Dios va a obrar cada detalle, hasta la peor cosa que suceda, para nuestra santificación y para nuestro crecimiento en Cristo.

Entonces, por lo que sea que estés pasando ahora, o que pases en el futuro, todo está diseñado por Dios para nuestro bien, para nuestro crecimiento en Jesús, y mientras más creces en Él, más glorificado es Él en ti, que es el punto. Hemos sido salvados para glorificarle. Esto es lo que significa para Él ser el primogénito entre muchos hermanos. Colosenses 1:18 “y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia” Celebramos Su poder. Romanos 8:31, “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” confiamos en Su provisión.

Romanos 8:31-34 “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.”

Este es el final triunfante de Romanos 8 “Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros? Romanos 8:31-34. Descansamos en Su siempre presente, siempre perseverante amor. Nada nos puede separar del Él.

Romanos 8:35-39 “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” Esperanza en el sufrimiento: Romanos 5 y Romanos 8

El Sufrimiento por Amor de Dios

Ahora, 2da Corintios 1, 4 y 12: El sufrimiento por amor de Dios. En otro potente pasaje, Pablo dice, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

“Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos. Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación.”

“Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida.” “Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos; el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte; cooperando también vosotros a favor nuestro con la oración, para que por muchas personas sean dadas gracias a favor nuestro por el don concedido a nosotros por medio de muchos.” (2da Corintios 1:3-11)

Experimentamos el Sufrimiento en Dios

Así que, aquí está el asunto; esto es lo que Pablo está diciendo aquí: Experimentamos el sufrimiento en Dios. Como hemos visto, Dios es soberano sobre todo el sufrimiento. Él es “Padre de Misericordias” y Él es suficiente para toda consolación. La palabra Griega para “Consolación” es utilizada 30 veces en 2da Corintios. Entonces, la imagen que Pablo da es que el consuelo de Dios siempre supera el sufrimiento. Entonces, cuando Pablo mismo estaba sufriendo por un aguijón en la carne, originado por Satanás, Dios le dice que Su gracia era suficiente para Pablo.

En 2da Corintios 12:7-9, dice: “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.”

Extendemos el Consuelo de Dios

Experimentamos el sufrimiento en Dios, y cuando lo hacemos, experimentamos el consuelo de Dios, lo cual nos guía a la segunda verdad aquí: Mientras experimentamos el consuelo de Dios en nuestro sufrimiento, extendemos el consuelo de Dios. Pablo dice que somos consolados por amor de los unos por los otros. Pablo dice, “Dios me consuela, pero eso no termina conmigo; se extiende a otros” Leímos esto anteriormente “el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación”.

2da Corintios 2:4, “Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo.” 2da Corintios 8:2, “…que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.” De manera que somos consolados para que podamos velar por las heridas de los demás. 2da Corintios 7:6-7, “Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aun más.” También somos confortados para que podamos cargar las cargas de los demás.

Gálatas 6:2, “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.”Mientras experimentamos el sufrimiento en Dios, experimentamos el consuelo de Dios, y extendemos ese mismo consuelo a los demás. De esta manera, como la Iglesia, somos una comunidad del quebranto. 1ra Corintios 12:24-26, “Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.”

Compartimos los sufrimientos juntos. Eso es parte de nuestras reuniones. Si tenemos miembros del cuerpo de Cristo que están sufriendo alrededor del mundo, entonces sufrimos con ellos; oramos por ellos; nos identificamos con ellos. Ellos no están solos en su sufrimiento.

Nos Gloriamos en la Gloria de Dios

Experimentamos el sufrimiento en Dios, extendemos el consuelo de Dios, y en el proceso, nos gloriamos en la gloria de Dios sabiendo eso para todos nosotros, Él es nuestra victoria. 2da Corintios 4:7-11 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.”

Aunque Sufrimos, no estamos Destruidos; le Damos Gloria

Dios es nuestra victoria; Él es nuestro libertador. Pablo dice en 2da Corintios 1:10, “el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte” Él es nuestra esperanza. Entonces, vean cómo el sufrimiento viene a cerrar el círculo aquí. Dios utiliza el sufrimiento para nuestro bien. Dios utiliza el sufrimiento para el bien de otros, y Dios utiliza el sufrimiento por Su propio bien, y en el proceso el sufrimiento se hace que valga la pena. 2da Corintios 4:16-18 “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”

Subraye esto, aférrese a esto: Todas las aflicciones para el Cristiano son luz y temporales, y sabemos esto porque la gloria venidera para el Cristiano es vasta y eterna. Entonces, el año pasado en esta Iglesia Secreta en la doctrina de la salvación, compartí acerca de cómo mi suegra había nacido de nuevo. Ella ya no era una cristiana nominal, sino que ella tuvo un nuevo corazón y una nueva vida. Un par de meses después de Iglesia Secreta, la bauticé, y estaba creciendo en Cristo en el interior, pero físicamente, ella estaba luchando. Ella había luchado a través de la diabetes, cáncer de seno, neuropatía, enfermedad degenerativa de los ojos, y otras cosas, y el verano pasado, empezó a experimentar fallas en el riñón, y ella entraba y salida del hospital por varias semanas y después, en medio de la noche, cuando mi esposa y nuestros hijos estaban visitando los padres de mi esposa en Atlanta, su madre experimento una hemorragia masiva en su cerebro, cayó inconsciente, y fue llevada de emergencia al hospital, y murió al día siguiente.

Estaba preparando el mensaje para ese funeral algunos meses antes, y los versos que constantemente venían a mi mente eran 2da Corintios 4: “antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” Hermanos y hermanas, crean esto. Sepan esto: Usted puede confiar en Dios.

Usted puede confiar en Dios cuando tiene diabetes, y puede confiar en Él cuando tiene un cáncer de mama, y puede confiar en Él con su neuropatía, y usted puede confiar en Él con una enfermedad degenerativa del ojo, y usted puede confiar en Él cuando tiene fallas renales y usted puede confiar en Él cuando tiene un derrame cerebral, porque en medio de todo esto, usted le conoce; usted conoce Su fuerza, y usted conoce Su gracia, y conoce Su paz, y conoce Su consuelo, y conoce Su suficiencia, y cuando este cuerpo no puede más, y respira su último aliento, y su corazón deja de latir, usted conoce Su victoria, porque ha unido su vida con el hombre que conquistó la muerte, y cuando camina por el valle de sombra de muerte, Él va a estar con usted, y Él le llevará a través de él, y se va a dar cuenta de que la aflicción en este mundo es luz y temporal, y la gloria en el mundo por venir es vasta y eterna. Esto es absolutamente cierto. 2da Corintios: El sufrimiento es para nuestro bien, para el bien de otros y para el bien de Dios.

Gloriarse en el Sufrimiento de Cristo

Nos gloriamos en la cruz porque nos consuela con la realidad de nuestro pecado.

Gálatas 6: Gloriarse en el sufrimiento de Cristo. Gálatas 6:11-18 “Mirad con cuán grandes letras os escribo de mi propia mano. Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer persecución a causa de la cruz de Cristo. Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; pero quieren que vosotros os circuncidéis, para gloriarse en vuestra carne. Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo. Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación. Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios. De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús. Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén.”

¿Por qué solo nos gloriamos en el sufrimiento y en la cruz de Cristo, Pablo? ¿Qué hay acerca de la cruz que evoca gloria? En resumen, Pablo dice que nos gloriamos en la cruz porque nos consuela con la realidad de nuestro pecado. Una vez estuvimos muertos en pecado, y ahora, en la cruz, estamos vivos en Cristo. Esto es digno de gloria.

Nos gloriamos en la cruz porque nos consuela con la provisión de nuestro Salvador.

Segundo, nos gloriamos en la cruz porque nos consuela con la provisión de nuestro Salvador. Este es el mensaje principal de Gálatas: que no tenemos que trabajar para sobrepasar nuestro problema de pecado. El cristianismo no se trata del logro del hombre, lo que podemos hacer por Dios. El cristianismo se trata del logro divino, lo que Jesús hizo por nosotros. Entonces, estamos muertos al logro humano, al aplauso humano; ya no vivimos para el aplauso del hombre. Ahora vivimos con el placer que viene de Dios a través de la cruz.

La Cruz y el Sufrimiento

Nos gloriamos en la cruz porque nos recuerda que nuestra salvación no se encuentra en este mundo. Nos gloriamos en la cruz porque nos recuerda que nuestra seguridad no se encuentra en este mundo. En Gálatas, Pablo está confrontando a falsos maestros que estaban predicando un falso evangelio de manera que salven su pellejo de la persecución, por lo que Pablo habla acerca de cómo él carga en su cuerpo las marcas de Jesús; algo que vemos en 2da Corintios 11:23-30, dice, ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.

Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.

¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno? es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad. 2 Corintios 11:23-30

Pablo nos dice que no debemos temer al sufrimiento; ahora somos libres de sufrir como seguidores de Jesús, porque nuestra prioridad no es tener seguridad en este mundo; estamos viviendo para estar en otro mundo.

Nos Gloriamos en la Cruz porque nos Impide perder nuestra Vida en este Mundo

Lo que nos lleva a la siguiente razón nos gloriamos en la cruz: porque nos impide perder nuestra vida en este mundo. “Este mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo”, dice Pablo literalmente en Gálatas 6:11-18: Mirad con cuán grandes letras os escribo de mi propia mano. Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer persecución a causa de la cruz de Cristo. Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; pero quieren que vosotros os circuncidéis, para gloriarse en vuestra carne. Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.

Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación. Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios. De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús. Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén. Este mundo no tiene nada para nosotros, hermanos. No pensamos como el mundo piensa. El mundo no es fuente de vida, la satisfacción y gozo. Este mundo no tiene nada para nosotros, porque Cristo es todo para nosotros. Pablo fue tan seducido por el amor de Cristo que todos los beneficios de este mundo combinados eran nada para él.

Nos Gloriamos en la Cruz, porque nos Provee de todo lo Bueno que Tenemos

La última razón nos gloriamos en la cruz porque nos provee de todo lo bueno que tenemos. Así que, ¿qué pasa cuando mi hijo batea un jonrón en el béisbol? ¿Puedo presumir de eso? ¿O cuando mis otros hijos o mi esposa hacen algo bien? ¿Es malo hacer alarde de eso? Aquí es donde nos damos cuenta, hermanos y hermanas, que fuera de la muerte de Cristo en la cruz por nosotros, solo tenemos la condenación y nada mas. ¿Qué se obtiene si el pecado de los pecadores no se ha pagado? Consiguen juicio y condenación. Como resultado, todas las cosas buenas que recibimos en última instancia se deriva de la cruz y los sufrimientos de Cristo. Todo lo bueno y todo lo malo que Dios convierte para bien, todo viene de la cruz. Tomamos las bendiciones de Dios por sentado, en el supuesto que las merecemos o que Dios nos las debe, pero la única manera de experimentar la bendición de Dios es por la cruz de Cristo y la gracia de Dios.

Así que, cuando me siento orgulloso porque mi hijo hace algo, al final me estoy gloriando en la cruz, porque Cristo ha hecho posible todas las cosas buenas que pasan en mi vida allí. Esto es lo que Pablo dice en Gálatas 6 en los versículos 15-18. No tenemos tiempo para analizarlo, pero él nos dice que somos una nueva creación, y siempre seremos receptores de su gracia. Por lo tanto, tenemos este increíble himno de Isaac Watts acerca de gloriarnos en la cruz.

Cuando contemplo la maravillosa cruz en la que el Príncipe de gloria murió, Mi más rica ganancia cuento por pérdida y se vierte desprecio sobre todo mi orgullo. Prohíbeme, Señor, que yo me gloríe sino en la muerte de Cristo, Dios mío, todas las cosas vanas que me encantan más, las sacrificaré a su sangre. Ve desde la cabeza, sus manos, sus pies, tristeza y amor fluyen hacia abajo mezclados, ¿Cómo tanto amor y tanta pena puedan cumplir con espinas o componer tan rica corona? Su muerte carmesí, como un manto, se extiende el por su cuerpo sobre el madero, Entonces estoy muerto para todo el mundo y todo el mundo está muerto para mí. Si todo el reino de la naturaleza mía, que sería un regalo demasiado pequeño, Para un amor tan asombroso, tan divino, exige mi alma, mi vida, mi todo.

El Sufrimiento y la Vida que Vale

La vida preciosa de Cristo que vale por encima de todo lo que este mundo puede dar. Filipenses 1 y 3: el sufrimiento y la vida que vale. Filipenses 3:10-11, ” a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. Pablo dice que más que cualquier otra cosa en todo el mundo, quiere conocerle, y el poder de su resurrección y la participación en los sufrimientos de Cristo, llegando a ser semejante a él en su muerte.

Entonces, préstenme atención por favor, Pablo dice, la vida que cuenta con tesoros de Cristo por encima de todo lo que este mundo tiene para ofrecer. En Filipenses 3:5-6, nace de perder cosas valiosas en esta vida. El pasaje dice: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; 3:6 en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.

Pablo hace una lista de cosas importantes para el mundo: herencia familiar, estatus social, conocimiento bíblico, actividades religiosas y buena conducta moral. Ninguna de estas cosas tiene valor al final. Aun las mejores cosas que el mundo tiene para ofrecer en conjunto no se pueden comparar con la excelencia del conocimiento de Cristo. Él es lo único valioso en esta vida. Filipenses 3:7, Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.

Así que, hermanos y hermanas, en Jesús hemos encontrado a alguien por quien vale la pena perderlo todo. “Tíralo todo por la borda; casas, automóviles, bienes, personas, familia, amigos y la salud. No es fácil deshacernos de las cosas, pero Cristo es mejor que todas ellas juntas. “Así que, toma mi vida también, siempre que tenga a Cristo, me doy por satisfecho.” ¡Esta es la clave para abrazar el sufrimiento!

Somos libres de abrazar el sufrimiento una vez que entendemos que la muerte es ganancia. Filipenses 1:21 dice: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Una vez que entendemos que vivir para Cristo y por morir es ganancia, nuestra perspectiva acerca de todo cambia. Les pondré esta frase de Josef Tson, un pastor Rumano quien fue perseguido, golpeado y puesto en prisión por predicar el evangelio de Cristo en Rumania. El fue cuestionado en numeras ocasiones y muchas veces fue detenido en arresto domiciliario.

Veamos como el describe un encuentro en particular: “Durante un interrogatorio muy temprano, le había dicho al oficial, quien estaba tratando de matarme, señor, déjeme explicarle como veo este asunto, tu arma principal es matar y mi arma principal es la muerte. Así es como funciona. Usted sabe que mis sermones grabados están esparcidos por todo el país. Si usted me mata, esos hermanos estarán salpicados con mi sangre. Todo el mundo sabrá que he muerto por mis predicas. Y todo aquel que tenga una cinta la tomará y dirá, me conviene escuchar otra vez lo que este hombre predico, porque realmente habla en serio, el sello cada predica con su vida.

Por eso, señor, mis sermones hablarán diez veces mas fuerte que antes, de hecho, me regocijare en esta victoria si usted me mata.

Después que le Dije esto, el Interrogador me Mando a mi Casa

Otro oficial, que estaba interrogando a un pastor amigo mío, le dijo, sabemos que el señor Tson quisiera ser un mártir, pero no somos tan tontos como para cumplirle ese deseo. Me detuve a considerar el significado de esta declaración. Recordé como por tantos años le tuve miedo a morir. Me mantuve en un perfil bajo, porque realmente quería vivir. Había desperdiciado mi vida en una vida inactiva. Pero ahora que he puesto mi vida en el altar y he decidido que realmente quiero morir por el evangelio, ellos me dicen que no lo harán, ¡que no me matarán! , puedo ir a cualquier parte del país y predicar lo que quiera predicar y se que mi vida estará a salvo. Todo el tiempo que quise salvar mi vida, la estaba perdiendo. Ahora que estoy dispuesto a perderla, la he encontrado.”

La Vida que Vale, Confía en que Cristo Provee todo lo que Podríamos Necesitar Alguna Vez

Eso es, la vida que es valiosa para Cristo esta por encima de todo lo que el mundo pueda ofrecer y la vida que vale, confía en que Cristo provee todo lo que podríamos necesitar. Filipenses 3:7-11 dice: Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.

Su justicia cubre nuestros pecados. Su poder garantiza nuestra resurrección y su satisfacción trasciende nuestro sufrimiento. Justo como lo hemos visto cuando Pablo nos dice que por encima de todo, conocer a Cristo incluye el gozo de ser como Cristo aun en sus sufrimientos. Es por eso que nos dice en Filipenses 1:29: Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él, ¿Escucho eso? Por causa de Cristo, se nos ha concedido el sufrir como el, no solo para que creamos, sino para que suframos por El. Se nos ha concedido, ¡es un regalo! ¡Se un cristiano y recibirás un regalo: sufrimiento! , ¿Cómo es que el sufrimiento puede ser un regalo? El Sufrimiento es un regalo cuando identificarte con Cristo es tu meta.

Cumpliendo con la Aflicciones de Cristo

Esto nos lleva directo a Colosenses capítulo 1, donde Pablo nos habla acerca de cumplir con las aflicciones de Cristo. Este es un pasaje muy interesante. El nos dice en Colosenses 1:24- 29: Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios, el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria, a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.

“Cristo” Una Vida Empoderada

Iremos desde el final del pasaje, luego la mitad del pasaje y después el principio. Entonces analicemos esto: “Cristo en nosotros, esperanza de Gloria…” “CRISTO”, Una vida empoderada”. Pensemos acerca de quien esta en nosotros, hermanos. Jesús es la imagen de Dios, Colosenses 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

El es el autor de la creación. Colosenses 1:16-17, “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;” El es la cabeza de la iglesia. Colosenses 1:18: “y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;” El es el Salvador del mundo. Colosenses 1:19: “por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda la plenitud”.

“En” Una Vida Transformada

Este es Cristo, y él esta “en” nosotros. “EN” Una vida transformada. Jesús murió por nosotros para él vivir en nosotros. Ya nosotros no vivimos. Gálatas 2:20 dice: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. Cristo vive en nosotros. El Cristianismo no es más que vivir en la presencia de Cristo.

“Nosotros” Una Vida Reconciliada

Cristo en “NOSOTROS” Una vida reconciliada. La idea general es esta que Jesús reconcilio su vida con nosotros 2da. Corintios 5:17-21 “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” El reconcilió su vida con nosotros. Le dimos nuestros pecados; él nos dio su justificación. El nos dio su vida. El reconcilió su vida con nosotros, y ahora iremos a la primera parte del pasaje en Colosenses capítulo 1. El reconcilió su vida con nosotros para cumplir su misión a través de nosotros.

Entonces Pablo nos dice en Colosenses 1:24-25: “Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios”.

¿Qué significa esto? ¿Fue Cristo sacrificado por pecados de alguna manera incompleto y necesita ser completado? No, lo que Pablo está diciendo es que Cristo sufrió y murió en la cruz por nuestra salvación, pero existen, obviamente, muchas personas que no conocen el evangelio. Pablo esta en preso en Roma cuando escribió esto, y quería ir a España para que el evangelio fuera conocido allá.

Entonces esta es la idea. Jesús ha mostrado el infinito y glorioso amor del Padre sufriendo y muriendo por los pecadores, y lo único que falta ahora es la presentación personal de Cristo a las naciones en el mundo, y Dios está usando personas en la que Cristo mora. El está usando a Pablo, a mí, a ustedes para que presentemos su amor al mundo. Presentarlo no es fácil. No presentamos el sufrimiento de Cristo al mundo a través del lente de una vida llena de lujos. Pablo estaba experimentando los padecimientos y/o sufrimientos y persecuciones en todos lados, pues el había abrazado el sufrimiento a fin de que las naciones del mundo vieran a Cristo a través de el.

Por lo tanto este es el principio y quisiera que lo entendiéramos bien, Cristo sufrió para lograr la salvación. Esta no es la razón por la cual sufrimos. Nosotros sufrimos para esparcir la salvación. Josef Tson, de quien les hable hace un momento, lo expresa de la siguiente manera: “La cruz de Cristo fue para propiciación; la nuestra para propagación” Es en este sentido que Dios nos ordena a vivir para completar los sufrimientos de Cristo.

2 Timoteo 1:8-12 dice: Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio, del cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro de los gentiles. Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

Pensemos en esto.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

¿Cómo Dios ha mostrado su amor al mundo? ¿A través del siervo sufriente, verdad? bueno, ¿podemos pensar entonces que ahora Dios mostrará su amor al mundo a través de siervos que estén viviendo con todos los lujos, posesiones y cosas que el mundo puede ofrecer? ¡No! esto no mostraría las aflicciones de Cristo. Al contrario, Dios usa las aflicciones de los cristianos para mostrar que Cristo es mejor que todas las cosas del mundo juntas. La estrategia de Dios para la redención del mundo para con el mismo, ha sido siempre a través del siervo sufriente; esa estrategia aun no ha cambiado.

Esto lo vemos en Filipenses 1:29 que dice “Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él,” por eso nosotros gustosamente abrazamos la cruz de Cristo para que otros tengan gozo eterno en el Cristo de la cruz. ¿Qué ocurre cuando el mundo ve a personas que están dispuestas a dar sus vidas para que otros conozcan el amor de Dios? Ve la imagen de Cristo. Pienso en un hermano de Yemen con el que me comunique recientemente, quien llego allí y tan pronto llego, presencio la muerte de alguien que estaba predicando el evangelio en aquel lugar. La pregunta inmediata de los misioneros que aun estaban allá fue ¿Nos vamos?, ¿Nos deberían sacar fuera de Yemen?, pero, este hermano decía: ¿Qué pasaría si esta no sería la pregunta?, ¿Qué pasaría si esto conduce a muchos otros cristianos a venir?, ¿No deberíamos hacerlo si queremos mostrar las aflicciones de Cristo?

La Esperanza de Gloria, una vida segura.

Cristo en nosotros, La Esperanza de Gloria, una vida segura. Esta es la situación: De tanto hablar sobre sufrimientos, podríamos pensar que es “riesgoso”. No lo es. Si Cristo esta en nosotros y nosotros estamos en Cristo y Cristo esta con Dios, estamos en una buena posición. Colosenses 3:3-4: “Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

Recordatorios en Medio de la Aflicción

2 Tesalonicenses 1:1-12: Recordatorios en medio de la aflicción. Dios tiene un propósito santificador en la persecución. Pablo escribe acerca de este propósito en 2 Tesalonicenses 1: 3-5: “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás; tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis. Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

Al final, Dios castigará a quienes sean perseguidores. 2 Tesalonicenses 1:6-10, Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

El juicio de Dios será visto. Entonces la iglesia ora para que la fe de aquellos que son perseguidos no sea quebrantada. 2 Tesalonicenses 1:11-12: “Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo. La Iglesia también por la fe que puede salvar aquellos que persiguen, como orábamos al principio. Romanos 12:14 dice: “Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

Respondiendo a la Muerte

1 Tesalonicenses 4:13-18: Respondiendo a la Muerte, Hermanos, nuestra respuesta a la muerte es muy distinta a la respuesta desesperada que da el mundo. 1 Tesalonicenses 4:13 dice “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tiene esperanza.

El pueblo de Dios debe ser diferente. Nosotros no nos entristecemos como aquellos que no tienen esperanza. Nos entristecemos, y es real nuestra tristeza, pero nos entristecemos con esperanza. Hechos 1: 11: “los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”

Nuestra respuesta a la muerte tiene sus raíces en la historia del evangelio. “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 1 Tesalonicenses 4:15. La resurrección de Cristo es también la prueba de que Dios puede resucitar, y la resurrección de Cristo es la promesa de que Dios nos resucitara de la muerte. 1 Corintios 15:20-23: Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

También 1 Corintios 15:49: “Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial”.

Nuestra respuesta a la muerte esta estrechamente ligada por la certeza del retorno de Cristo. Pablo escribe en 1 Tesalonicenses 4:15: “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Un día Cristo volverá y su venida será personal y también será pública. Apocalipsis 1:7 dice: He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.

Su venida será poderosa. Los muertos dejarán sus tumbas, la vida vendrá a su Rey y el Señor vendrá a su trono. Su regreso será permanente. Nuestra confianza al enfrentar la muerte será celebrada y confesada para el bien de otros. Esto es lo que Pablo nos dice en 1 Tesalonicenses 4:18: “Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”

Nuestra Esperanza en Medio del Sufrimiento

Esto nos lleva a las Cartas Generales. Veamos los puntos importantes: Hebreos 10:32-39: Nuestra esperanza en medio del Sufrimiento. El pasaje dice: Veamos las barreras a nuestra esperanza en este pasaje. El autor de Hebreos dice: enfrentaremos pruebas en este mundo y enfrentaremos tentaciones en este mundo. Hebreos 11:1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. La base para nuestra esperanza es clara: La fidelidad de Dios a sus promesas. Dios será fiel, será fiel a su Palabra.

El escritor de Hebreos nos dice en Hebreos 6:13-20, Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa. Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación. Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Lo básico de nuestra esperanza es la fidelidad de Dios a sus promesas, y justo como lo hemos visto en 1ra. Tesalonicenses, nosotros esperamos por el retorno de Cristo por su iglesia. El vendrá por segunda vez para aquellos que esperan por él. Hebreos 9:27-28 dice Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

La Recompensa del Sufrimiento

Hebreos 11:23-26: La Recompensa del Sufrimiento. Leamos: Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

Todo este pasaje nos habla acerca de como Moisés escogió sufrir en vez de pecar. El escogió ser maltratado junto al pueblo de Dios. ¿Por qué lo hizo? El escogió el reproche porque el estaba mirando su recompensa. El fijo su recompensa por el sufrimiento.

Conquistando el Sufrimiento y Continuado en El

Hebreos 11:29-40: Conquistando el Sufrimiento y Continuando en él, el pasaje nos dice: Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados. Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz. ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; más otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.

Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.

Vemos en esta porción que Dios es soberano por encima de nuestras luchas. El tiene poder soberano en la liberación de los egipcios en el Mar Rojo, Su plan es soberano en la caída de Jericó, y Su gracia es soberana salvando a Rahab como vimos en el pasaje.

Dios es nuestra esperanza en el sufrimiento. Lo interesante en esta porción es que el autor de Hebreos nos dice que la fe conquista en las luchas, y escribe acerca de personas que han conquistado. Luego, después de esto, nos habla acerca de aquellos que por la fe, fueron apedreados, acerrados a la mitad y muertos a filo de espada. El punto es ese que a veces la fe conquista nuestras luchas, y a veces la fe continua en el sufrimiento entonces Dios es nuestra esperanza en el medio de ambas situaciones. Al final el autor de Hebreos dice: Dios es fiel en nuestra salvación. 1ra. Pedro 1:10-11 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

La pura verdad al final de Hebreos 11 es que aun no estamos en nuestro hogar. Hebreos 11:39-40: Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros. Seremos perfeccionados al final.

El Salvador Sufriente

Esto nos lleva directamente a Hebreos 12:1-3 y nos muestra el retrato del Salvador Sufriente. Hebreos 12:1-2 dice: Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. El autor de Hebreos le está escribiendo a cristianos que están sufriendo. Dejemos de lado el peso de este mundo, nuestros pecados y a nosotros mismos y mirando “Puestos los ojos en Jesús…” el que nos ha salvado en el pasado, el que nos salva en el presente, el que nos muestra como sufrir con gozo y el que está sentado a la mano derecha del Padre.

El Hijo de Dios Sufriente

Esto nos dirige a Hebreos 12:3-11: El Hijo de Dios Sufriente. Leamos: Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.

Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

El autor de Hebreos habla acerca de la disciplina de Dios en nuestros pecados, y nos invita a que recibamos la disciplina del Padre como hijos e hijas y nos regocijemos en el amor del Padre. Recibimos su disciplina y nos regocijamos en su amor sabiendo que su disciplina es dura pero útil. La disciplina de Dios es dolorosa pero buena. Es bueno que Dios nos discipline como nuestro Padre.

Sufriendo con Jesus Fuera del Campamento

Finalmente, el último pasaje en Hebreos: Hebreos 13:11-14, Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento. Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio; porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.

El autor de Hebreos nos está retando con algunas preguntas aquí: ¿Moriremos en nuestra religión o nuestra devoción? Existen dos grandes problemas con la iglesia en Hebreos. Estaban siendo dirigidos por el formalismo y estaban paralizados por el miedo. Ellos se estaban recostando, temerosos de salir del judaísmo totalmente y proclamar el evangelio, entonces tenían dos opciones. Podían retirarse de la misión o podrían arriesgarlo todo por la misión. Eran opciones muy parecidas a las que el pueblo de Dios tuvo en Números 13-14 cuando se encontraban en la frontera de la Tierra Prometida, a lo cual el escritor de Hebreos hace referencia continuamente en este libro.

Números 13:31-14:4 dice: Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos. Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojala muriéramos! ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto.

También Números 14:20-23 dice: Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho. Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra, todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. Continua en Números 14:32-35, En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto. Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto. Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis mi castigo. Yo Jehová he hablado; así haré a toda esta multitud perversa que se ha juntado contra mí; en este desierto serán consumidos, y ahí morirán.

Entonces el autor de Hebreos nos pregunta: ¿Abrazaremos nuestra comodidad o abrazaremos la cruz? El nos exhorta “vámonos con Jesús fuera del campamento a los lugares sucios.” Levíticos 16:27-28 Y sacarán fuera del campamento el becerro y el macho cabrío inmolados por el pecado, cuya sangre fue llevada al santuario para hacer la expiación; y quemarán en el fuego su piel, su carne y su estiércol. El que los quemare lavará sus vestidos, lavará también su cuerpo con agua, y después podrá entrar en el campamento. Vamos también a los lugares despreciables. Levíticos 13:45 Y el leproso en quien hubiere llaga llevará vestidos rasgados y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: ¡Inmundo! ¡Inmundo!

La frase “fuera del campamento” es tomada del Antiguo Testamento. Quienes estaban enfermos con lepra debían estar fuera del campamento. Entonces vayamos a los lugares peligrosos. Levíticos 23:13-14, Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin. No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis.

El autor de Hebreos le pregunta a los cristianos: ¿Realmente queremos estar donde Jesús esta? Les dice entonces que misión sin sufrimiento es como el cristianismo sin la cruz. El sufrimiento no es meramente la consecuencia de nuestra misión; es la estrategia central para alcanzar en nuestra misión. Entonces les pregunta: ¿Viviremos para los placeres de este mundo o el paraíso en el que ha de venir? Estamos viviendo para una ciudad que está por venir. El nos dice esto durante todo el libro, “La mejor seguridad terrenal es al final insegura”. El cierre final a la pregunta anterior es que vale la pena. Jesús es digno; pagar el precio de seguir a Jesús donde quiera que él nos dirija sabiendo que será recompensado por ello, vale la pena.

La Fe que Persevera

Santiago 1: La Fe que persevera (Parte 1). Santiago dice Dios es soberano por encima de las pruebas. Santiago 1:2-3 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Dios prueba nuestra fe para que aprendamos a crecer en su semejanza. Santiago 1:4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Aprendemos a confiar en su sabiduría y aprendemos a depender de Él. Aprendemos a vivir por su recompensa.

Santiago 1:12, Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

Dios es soberano sobre nuestra pruebas; al mismo tiempo, somos responsables en nuestras tentaciones. Recordemos que el pecado original no está en Dios. Santiago 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; Dios es perfecto sin pecados y nosotros somos absolutamente pecadores. Santiago nos enseña la anatomía del pecado. Santiago 1:14-15 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Existen cuatro pasos aquí: los tres primeros son decepción, deseo, y desobediencia, todos terminan en el último paso, el cuarto paso, es muerte. Somos responsables de cómo reaccionamos y respondemos en nuestras tentaciones.

 

Dios es soberano en nuestras pruebas, nosotros somos responsables en nuestras tentaciones y Dios es fiel para salvarnos. Santiago 1:16-18. Amados hermanos míos, no erréis. Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas. Su bondad no cambia. Su bondad es inmerecida. Su bondad no tiene fin. El nos ha salvado de nuestros pecados y El nos mira a través de nuestro dolor. La Fe que persevera, parte 1, en Santiago 1.

Entonces en Santiago 4-5: La Fe que persevera (Parte 2). La Fe que persevera es humilde ante la soberanía de Dios. Santiago 4:13-16 es acerca de cómo podemos ser consumidos por el dominio material que puede segarnos a las realidades espirituales. Santiago nos dice: ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.

En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala; podemos segarnos a la realidad de que Dios es soberano sobre nuestra vida y muerte y sobre las cosas y logros que tenemos.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

La Fe que persevera es humilde ante él; La Fe que persevera es obediente a la voluntad de Dios, evitando los pecados por omisión y comisión. La Fe que persevera esta confiada en la justicia de Dios. Santiago 4:17, y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado. Santiago 5:1-6, ¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros. He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos. Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado vuestros corazones como en día de matanza. Habéis condenado y dado muerte al justo, y él no os hace resistencia.

El viene a juzgar lo pecaminoso en este sentido. El viene a ofrecer fidelidad. La Fe que persevera esta confiando en la justicia de Dios, y la fe que persevera es paciente en el sufrimiento. Santiago 5:7-11 dice: Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad como el labrador espera del precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Hermanos no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez esta delante de la puerta. Hermanos mios, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habieis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.

Esto es como un campesino que espera cosechar, como un profeta hablando la verdad o como Job esperanzado en el propósito de Dios. La Fe que persevera inspira confianza cuando habla. Santiago 5:12, Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.

Existen dos ideas más en el concepto “La Fe que persevera”. Este es, Ora en medio del dolor. Santiago 5:13-18 ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Esta alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.

Oramos cuando nos hieren. Oramos con los ancianos. Oramos con la iglesia. Confesamos nuestros pecados unos con otros. No olvidemos esto: “el pecado es la causa de muchas enfermedades.” 1era. de Corintios 11:30: Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

Entonces cuando confesemos nuestros pecados sabiendo que el pecado es la causa directa de muchas enfermedades, y al mismo tiempo, el pecado indirectamente es la causa de todas las enfermedades. Todo se remonta a los pecados en el mundo. Por eso, confesemos nuestros pecados los unos a los otros y a la vez intercedamos los unos por los otros.

Finalmente, La Fe que preserva ama a los pecadores. Santiago 5:19-20 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados. Esto ayuda a atraer a nuestros hermanos errantes de vuelta. Una restauración terrenal como esta salva vidas y cubre pecados. Tenemos seguridad eterna en Cristo; y esto es siempre certero y se logra a través de la comunión.

Sufrimiento de Cristo y los Cristianos

El texto número 72, 1ra. Pedro: Sufrimiento de Cristo y los Cristianos. 1ra. de Pedro es una carta escrita a la iglesia que estaba experimentado sufrimiento y persecución, Pedro habla acerca del sufrimiento de Cristo, de cómo El lleva nuestros pecados.

1ra. Pedro 2:23, quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; El cura nuestras heridas. 1ra. Pedro 2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. El restaura nuestra relación personal con Dios. 1ra. Pedro 2:25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

En el Sufrimiento del Cristiano

En el Sufrimiento del Cristiano, Pedro escribe que el sufrimiento es muchas veces necesario para el cristiano. 1ra. Pedro 1:6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, “Es necesario”, dice Pedro. Se trata de un campo de prueba para la fe que resulta en gloria para Dios. 1ra. Pedro 1:7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, El Sufrimiento nos es dado por Dios para que tengamos sumo gozo. 1ra. Pedro 1:8-9, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

El sufrimiento nos lleva a encontrar seguridad y confianza en Cristo solamente. 1ra. Pedro 3:13¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? El Sufrimiento nos impulsa a creer y comportarnos como Cristo lo haría. 1ra. Pedro 3:15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; Vemos todas estas cosas que el sufrimiento hace dentro de la soberanía de Dios. El sufrimiento te aleja de la vida pecaminosa.

1ra. Pedro 4:1-3 dice: Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.

En Nuestras Luchas con el Pecado, el Sufrimiento nos Ayuda

Los creyentes que sufren creen en el juicio de Dios. 1ra. Pedro 4:5 pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. El sufrimiento es parte del plan y el propósito soberano de Dios. 1ra. Pedro 4:12. Al final el sufrimiento nos une a Cristo mismo. 1ra. Pedro 4:13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. También 1ra. Pedro 4:17-19 nos dice: Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? Y: Si el justo con dificultad se salva,

¿En dónde aparecerá el impío y el pecador? De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien. El sufrimiento es un recordatorio de que el Espíritu y la Gloria de Dios habitan en nosotros. 1ra. Pedro 4:14 Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. El sufrimiento es una oportunidad para glorificar a Dios.

1ra. Pedro 4:16 pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.En el sufrimiento encomendamos nuestras almas al cuidado de nuestro creador. 1ra. Pedro 4:19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.El sufrimiento es una guerra espiritual. 1ra. Pedro 5:8-9 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

Finalmente, el sufrimiento es una parada temporal en el camino que nos lleva a la gloria eterna. 1ra. Pedro 5:10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. Oh!, Pedro tiene mucho que decir sobre el sufrimiento. Hay que profundizar en este libro.

Su Obra de Destrucción

Texto número 73: Su obra y nuestra espera. 1ra. Juan 2:28-3:10 dice: Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él. Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.

Para esto fue que vino. Su obra es una obra de destrucción. La realidad del pecado: el alcance del pecado es universal. La naturaleza del pecado es la falta de ley, y el origen del pecado es el diablo. Por eso, la razón por la que Cristo vino: Su esencia “sin pecado” y su misión era destruir el pecado. El vino a morir por eso. Ese es su trabajo. 1ra. Juan 2:1-2 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Entonces ¿cual es el resultado para el cristiano? Confesamos nuestros pecados y lo dejamos atrás. 1ra. Juan 1:8-10 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros. Nuestra fe en Cristo hace que el pecado persistente sea concebible. 1ra. Juan 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Nuestro nuevo nacimiento en Cristo hace que el pecado persistente se haga imposible, porque Cristo vive en nosotros ha destruido la obra del enemigo.

El Sufrimiento de la Iglesia

Nuestra espera con anticipación. Texto número 74, Apocalipsis 2: El Sufrimiento de la Iglesia. Apocalipsis fue escrito para nosotros para animar y exhortar a Iglesias que luchan y son perseguidas. No vamos a leerlo completo, pero veamos el sufrimiento en Éfeso. Apocalipsis 2:2-3 dice: Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto: Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

Veamos el sufrimiento en Esmirna. Apocalipsis 2:9-10 Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Observemos el sufrimiento en Pérgamo. Apocalipsis 2:13 Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. Finalmente, veamos el sufrimiento en Tiatira. Apocalipsis 2:19 Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. Jesús les está diciendo a todas ellas, “perseveren.” ¿Cómo podemos perseverar cuando el Imperio Romano nos está persiguiendo?

El Cordero Vencedor

Apocalipsis 5: La visión del Cordero Vencedor. Oh me gustaría tener más tiempo ahora. Cuatro características de Jesús en la visión en Apocalipsis 5. El ha identificado el problema principal. Apocalipsis 5:1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Nosotros estaremos frente a un Dios santo, sin estar desesperados e impotentes en nuestro pecado, y él habrá pagado el precio final.

Apocalipsis 5:5-6, Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

Jesús ha vencido sobre el pecado como un león, y lo hizo como un Cordero sufriente. El ha pagado el último precio, y él ha cumplido el propósito principal. Apocalipsis 5:7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. Jesús es el único calificado por su vida, muerte y resurrección para marcar el comienzo del propósito de la redención de Dios en la historia y la consumación de su Reino por la eternidad, y como resultado, Jesús ahora merece nuestra principal adoración.

Apocalipsis 5:8-14, Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

Llegará el día en que cantaremos un cántico nuevo, y nuestro canto será eterno, y por siempre, adoraremos al cordero inmolado que reina como soberano Señor de todo. Por eso es que vivimos anhelando y velando para esto.

Conclusiones

Un alto concepto de Dios: Su soberanía, su sabiduría, su bondad y su gloria es esencial para el entendimiento del sufrimiento en nuestras vidas y en este mundo.

Setenta y cinco versos claves en la Biblia nos dirigen a cinco sólidas conclusiones que nos proporcionan una base para establecernos y que resumen lo que hemos visto sobre el sufrimiento.

Número uno: Un alto concepto de Dios: su soberanía, su sabiduría, su bondad y su gloria son esenciales para el entendimiento del sufrimiento en nuestras vidas y en este mundo. Bueno este es el tema principal, ahora vamos a desarrollarlo.

Dios existe. Primero que todo, este tema principal implica que Dios existe. Tocamos este punto al principio de este tema. La gente dice: “Como hay tanta maldad y tanto sufrimiento en el mundo, es posible que signifique que Dios no existe.” Solo les puedo decir que esta idea nos lleva a una cosmovisión vacía que nos dejaría tontos y sin sentido. Salmo 14:1 Dice el necio en su corazón: No hay Dios. En adición al hecho de que el ateísmo hace que el error de la negación sea absoluto. Si tuviera que decir algo, no en esta sala, tendría que buscar fuera todas las posibilidades que están ahí en orden para saber que no está. Si vamos a decir que Dios no existe, significa que tendrías que buscar todo el conocimiento del mundo y ver si Dios existe, y si buscamos en todo el conocimiento, significa que tendríamos todo el conocimiento en nuestras manos y por definición eso nos convertiría en Dios, entonces estaríamos negando nuestra propia divinidad con nuestra propia declaración de que Dios no existe. No tiene sentido. Pongamos eso de lado y echemos un vistazo a la creación.

La creación a punta a una causa. Cualquier cosa que existe es por una causa o razón, el universo existe, por ende, el universo tiene una razón de existir. Lo que el Big Bang necesita responder es ¿De dónde viene el Universo? La evidencia astrofísica muestra que el universo comenzó a existir en una gran explosión llamada el Big Bang 15 billones de años atrás. Muchos se impresionan por la evidencia del Big Bang, pero la pregunta principal no es que ocurrió. La pregunta clave a responder es que causó que esto ocurriera. “Ex nihilo nihilo fit” – de la nada, nada vino.

Existe una triple progresión aquí. Lo que sea que empieza a existir tiene una causa. El universo comenzó a existir. El universo entonces tiene una causa. Lo que el Big Bang requiere es que el universo existe y fue creado de la nada. Eso es difícil para el ateo porque él o ella necesita creer que el universo vino de la nada y por nada, pero eso en si no tiene sentido, porque de la nada, nada viene. Aristóteles dijo “nada” es lo que las rocas sueñan. Veamos esta cita de Robert Zastrow, quien fue director del Instituto Godddard de la NASA para Estudios Espaciales.

El dijo: “Los detalles difieren, pero los elementos esenciales en el contexto astronómico y bíblico de Génesis son los mismos… Esto es un desarrollo excesivamente extraño, inesperado por todos menos los teólogos. Ellos siempre han creído en lo que esta escrito en la Biblia. Pero nosotros los científicos no esperamos encontrar evidencia en un abrupto comienzo, porque nosotros hemos tenido, hasta hace poco, un extraordinario éxito encadenando los hechos de causa y efecto hacia el pasado… en este momento pareciera que a través de la ciencia nunca podremos levantar la cortina en el misterio de la creación. Para los científicos quienes han vivido por la fe en el poder de la razón, la historia parece terminar en un mal sueño. Han escalado el monte de la ignorancia, han alcanzado el punto mas alto de la montaña y mientras se acercan a la roca final, se dan cuenta que los teólogos les extienden la mano para subirlos, pues ya tienen siglos sentados allí esperándolos.”

Eso es mirar a la creación; miremos el diseño. Dios deja impresa su Gloria en todo el diseño de la tierra. De esto trata Romanos 1:18-20 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

Específicamente cuando esto viene del sufrimiento, miremos la moralidad. La existencia objetiva de los valores morales apunta a la moral del Creador. De esto es que Pablo habla en Romanos 2:15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos.

Entonces sigamos esta idea: Si Dios no existe, entonces tampoco existe el bien y el mal. El hecho que tengamos la ley escrita en nuestros corazones por lo que sabemos lo que es bueno y es malo necesita un legislador moral. No hay bases por las cuales nosotros podamos tener el sentido del bien y del mal, de lo correcto o incorrecto, y los ateos lo saben. Dinesh D’Souza dijo:

“Si fuéramos puramente seres materiales, entonces no deberíamos objetar a la muerte en masa tanto como los ríos que mueren en una sequía… nuestra habilidad para distinguir entre el bien y el mal y de reconocer esto como una realidad, significa que existe un estándar moral en el universo que provee lo básico para poder distinguir. ¿Y cuál es la fuente de este estándar moral si no es Dios?”

Veamos esto: La cosmovisión ateísta no provee una base objetiva para distinguir entre el bien y el mal. Michael Ruse, un notado agnóstico y filósofo de la ciencia dijo: “La posición del evolucionismo moderno es que… la moral es la adaptación biológica no menos que los pies y los dientes. Considerado como una justificación racional establecer un conjunto de afirmaciones acerca de algo objetivo, la ética es ilusoria. Pude apreciar esto cuando alguien dijo “ama a tu prójimo como a ti mismo”, se piensa que se está refiriendo mucho más allá que ellos mismos. Sin embargo, esta referencia está verdaderamente sin fundamento. La moral es solo una ayuda para la supervivencia y reproducción… algún significado más profundo es ilusorio.”

Kai Nielsen, Especialista en ética atea en la Universidad de Calgary, dijo: “No hemos sido capaces de demostrar la razón que sustenta el punto de vista moral o que todas las personas verdaderamente racionales no deberían ser individuos egoístas o clásicos a moralistas. La razón no se determina ahí. La idea que he presentado para ustedes no es placentera. Reflexionar en eso me deprime… la razón pura y practica, aún con el conocimiento adecuado de los hechos, no nos llevará a la moral.”

El ateísmo, por tanto, deja la subjetividad desesperanzada que depende de los caprichos de una sociedad cambiante, donde la cultura determina lo que está bien y mal, y siempre y cuando la cultura lo diga, por ejemplo, siempre y cuando la Alemania nazi diga que está bien exterminar a los judíos, ¿quién puede decir que está mal? Las consecuencias son aterradoras.

En palabras de Richard Dawkins, otro notable ateo, “En un universo de fuerzas físicas ciegas y replicación genética, algunas personas van a hacer daño, otras personas van a tener suerte, y no encontraremos ninguna rima o razón en ello, o justicia alguna. El universo que observamos tiene precisamente las propiedades que deberíamos esperar si las hay, en el fondo, no hay diseño, no hay propósito, no hay mal y ningún otro bien. Nada más que una ciega indiferencia despiadada. ADN no sabe ni le importa. ADN es sólo eso. Y bailamos a su música”.

¿Te imaginas diciéndoles a las víctimas de Auschwitz, “Lo siento, Hitler y los soldados nazis sólo están bailando según su ADN?. Ellos no distinguen lo bueno de lo malo. ¿Sólo hay indiferencia ciega y despiadada que ni sabe ni le importa?, Es una mala jugada de cartas. “Por lo tanto, no queremos llegar a la conclusión, y no se puede concluir, no hay Dios. Dios existe, pero aún así, mucha gente cree que Dios existe, pero no tiene todo el poder, o no lo es todo bueno. Por lo tanto, vuelve a la conclusión: un alto concepto de Dios-su soberanía, su sabiduría, su bondad y su gloria-es esencial para comprender el sufrimiento en tu vida y en este mundo.

Dios es Soberano sobre Todo el Mal y el Sufrimiento

Vamos a tomar cada uno de estos puntos rápidamente. Dios es soberano sobre todo el mal y el sufrimiento. Espero que haya sido muy claro. Dios es soberano sobre las naciones y gobernantes malvados. Daniel 2:20-21 dice: Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 2:21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. Él es soberano sobre los demonios y espíritus malignos. Marcos 5:6-10, Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él. Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región.

Él es soberano sobre las tentaciones que enfrentamos. Lucas 22:31-32, Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos. Él es soberano sobre el sufrimiento y la persecución. 1 Pedro 5:8-9: Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

Él es soberano sobre los desastres naturales. Job 37:10-14 dice, Por el soplo de Dios se da el hielo, Y las anchas aguas se congelan. Regando también llega a disipar la densa nube, Y con su luz esparce la niebla. Asimismo por sus designios se revuelven las nubes en derredor, Para hacer sobre la faz del mundo, En la tierra, lo que él les mande. Unas veces por azote, otras por causa de su tierra, Otras por misericordia las hará venir. Escucha esto, Job; Detente, y considera las maravillas de Dios.

Él es soberano sobre la enfermedad y dolencias Hechos 10:38, cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Dios es soberano sobre la muerte misma. Deuteronomio 32:39: Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.

Cualquier intento de minimizar el poder soberano de Dios y la autoridad niega el testimonio de la Escritura y destruye la esperanza de los que sufren. Un Dios que no nos puede liberar del sufrimiento no nos puede ayudar en el sufrimiento. Si Dios tiene un poder limitado o autoridad limitada, ¿cómo puedes estar seguro de algo que ha dicho? Tal minimización del poder soberano de Dios y la autoridad fundamental en última instancia, denigra la gloria de Dios. 1 Crónicas 29:11-13 dice, Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre.

Necesitamos un alto concepto de la soberanía de Dios en medio del sufrimiento y un alto concepto de la sabiduría de Dios.

Dios es Sabio en Medio de Todo el Mal y el Sufrimiento

Dios es sabio en medio de todo el mal y el sufrimiento. Dios tiene todo el conocimiento y toda la sabiduría en todo momento. Job 37:16 ¿Has conocido tú las diferencias de las nubes, Las maravillas del Perfecto en sabiduría? Él es perfecto en conocimiento, Él lo sabe todo. Dios posee todo el conocimiento. Él mismo lo sabe perfectamente. Él sabe todas las cosas a la perfección, todas las cosas reales. Hebreos 4:13: Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta. Él sabe todas las cosas reales y todas las cosas posibles. Isaías 46:9-10, Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero.

Dios lo sabe todo en todo momento. Dios nunca aprende, Dios nunca descubre, y Dios nunca se olvida. Isaías 43:25 Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Incluso cuando Isaías dice se acordará de nuestros pecados jamás, no es que Dios tiene amnesia. Dios conoce cada cosa que has hecho. El punto es que Dios no retiene ninguno de nuestros pecados en contra nuestra.

Dios nunca olvida. Él nunca reflexiona. Dios nunca es sorprendido o asombrado por nada. Estamos sorprendidos por la tragedia, Dios nunca se sorprende por nada. Dios simplemente lo sabe. Lo que nos lleva a la humilde, terrible y gloriosa verdad: Dios nos conoce completamente. Él nos conoce completamente. Salmo 139:1-6 dice: Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.

Tozer dijo: “Que Dios conoce a cada persona por los cuatro costados puede ser una causa de miedo al hombre que tiene algo que ocultar – algún pecado secreto, algún delito cometido contra el hombre o Dios – Pero a nosotros, que hemos acudido para asirnos de la esperanza que se nos propone en el Evangelio, cómo indeciblemente dulce es saber que nuestro Padre Celestial nos conoce completamente. Ningún chismoso puede informar sobre nosotros, ningún enemigo puede acusarnos, ningún esqueleto olvidado puede venir a borbotones de un armario oculto para atormentarnos y exponer nuestro pasado, ninguna debilidad insospechada puede salir a la luz para apartar a Dios lejos de nosotros, ya que Él nos conocía por completo antes de que lo conociéramos y nos ha llamado a sí mismo en el pleno conocimiento de todo lo que estaba en contra de nosotros”.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

Alabado sea Dios, y porque Dios es sabio, podemos saber que Él siempre logra los mejores propósitos a través de los mejores medios. Job 12:13 Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia. Salmo 104:24 ¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; La tierra está llena de tus beneficios.

Romanos 11:33 dice: ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!

Romanos 16:27, al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén.

Entonces, Tozer agrega, “Creer activamente que nuestro Padre Celestial nos rodea constantemente propagando circunstancias providenciales que trabajan para nuestro bien presente y nuestro eterno bienestar trae al alma una verdadera bendición. La mayoría de nosotros vamos por la vida orando poco, planificando poco, maniobrando de posición, pero nunca con la esperanza de estar bastantes seguros de nada, y siempre en un secreto temor de que vamos a perder el camino. Esto es una pérdida trágica de la verdad y nunca da descanso al corazón. Hay una mejor manera. Hay que repudiar nuestra propia sabiduría y tomar en su lugar la infinita sabiduría de Dios. Nuestra insistencia al ver delante es bastante natural, pero es un verdadero obstáculo para nuestro progreso espiritual. Dios se ha encargado de toda la responsabilidad por nuestra felicidad eterna y está dispuesto a hacerse cargo de la gestión de nuestras vidas en el momento en que nos volvemos a Él con fe. ”

Cualquier intento de minimizar el conocimiento de Dios y / o la sabiduría contradice el testimonio de la Escritura y crea un dios a imagen del hombre. Que es exactamente lo que Gregory Boyd, un teísta abierto, dijo: “En una correspondencia de mi padre me preguntó por qué Dios permitiría que Adolfo Hitler naciera sí que de antemano conoció que este hombre haría masacre de millones de Judíos. Fue una muy buena pregunta. La única respuesta que podía ofrecer entonces, y la única respuesta que continuaré ofreciendo ahora, es que esto no fue conocido como una certeza en el momento en que Dios creó a Hitler. “Esta es una respuesta insuficiente basada en la Escritura.

Dios es Bueno en Medio de Todo el Mal y el Sufrimiento

Dios lo sabe todo, Él tiene todo el conocimiento y toda la sabiduría en todo momento, y Dios es bueno en medio de todo el mal y el sufrimiento. Lamentaciones 3:32-33 Antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias; Porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres. Aquí es donde la gente empieza a preguntar, Si Dios es soberano sobre el mal, si Él tiene el control sobre el mal, entonces ¿cómo puede ser completamente bueno? ”

Esa es una buena pregunta, y cuando nos fijamos en las Escrituras, nos damos cuenta de que Dios se relaciona con el pecado variablemente, es decir, de diferentes maneras. A veces, vemos que Dios evita el pecado. Génesis 20:6 dice: Y le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así no te permití que la tocases. Salmo 19:13, Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.” Otras veces, Dios permite el pecado, y le deja a la gente con sus corazones pecaminosos.

Salmo 81:11-12 dice: Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí. 81:12 Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos. Romanos 1:24-28 dice: Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen.

Él permite el pecado. A veces, Él dirige el pecado, como hemos visto en la narrativa de José. Génesis 50:19-20, Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Además, Hechos 2:36 dice: Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Finalmente, Dios limita el pecado. Job 1:12: Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová. 1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Sin embargo, en todos ellos, note esto: en todo esto Dios no es causa directa de pecado, al igual que vimos en Santiago 1:13-15. Dice: Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 1:14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 1:15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

Dios nunca peca en la Escritura, y Dios nunca es culpado de pecado en las Escrituras. En base a esto, comenzamos a darnos cuenta de que Dios se relaciona con el bien y el mal de manera asimétrica, (en diferentes formas). Piensa en Dios detrás de lo bueno. Como hemos visto, todo lo que es bueno es bajo su soberanía. Salmo 107:1, Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia. 1 Juan 1:5: Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.

Además, todo lo que es bueno es moralmente es responsabilidad de Dios. Él no sólo es soberano sobre todo lo que es bueno, Él es la fuente de todo lo que es bueno. Deuteronomio 32:4, El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto. Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Salmo 16:11, “Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.”

Hay una gran cita de John Edwards sobre eso: “Dios es el bien supremo de toda criatura razonable, y el disfrute de él es la única felicidad con la que nuestras almas puedan ser satisfechas. Para ir al cielo a disfrutar plenamente de Dios, es infinitamente mejor que el alojamiento más agradable aquí. Padres y madres, esposos, esposas, hijos, o la compañía de amigos terrenales, no son más que sombras. Pero el gozo de Dios es la sustancia. Estos no son sino rayos dispersos, pero Dios es el sol. Estos no son sino corrientes, pero Dios es la fuente. Estos no son más que gotas, pero Dios es el océano”.

Sin embargo, Dios detrás del mal es diferente. Así como es el caso con el bien, como hemos visto, todo lo que es malo está bajo la soberanía de Dios. Aquí hay una larga lista de Escrituras que yo te voy a dar. Lamentaciones 3:34-38, Desmenuzar bajo los pies a todos los encarcelados de la tierra, Torcer el derecho del hombre delante de la presencia del Altísimo, Trastornar al hombre en su causa, el Señor no lo aprueba. ¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? ¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? Éxodo 4:21-23, Y dijo Jehová a Moisés: Cuando hayas vuelto a Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano; pero yo endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo. Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito. Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir; he aquí yo voy a matar a tu hijo, tu primogénito.

Josué 11:20 Porque esto vino de Jehová, que endurecía el corazón de ellos para que resistiesen con guerra a Israel, para destruirlos, y que no les fuese hecha misericordia, sino que fuesen desarraigados, como Jehová lo había mandado a Moisés., 1 Samuel 2:25,” Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgarán; mas si alguno pecare contra Jehová, ¿quién rogará por él? Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová había resuelto hacerlos morir. “Job 1:20-22:” Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. Isaías 45:7: que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.

A través de todos estos ejemplos, vemos que todo lo que está mal no es moralmente imputable a él. Hemos visto esto en toda la Escritura, y tengo un par de ejemplos. Isaías 66:3-4 dice: El que sacrifica buey es como si matase a un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que hace ofrenda, como si ofreciese sangre de cerdo; el que quema incienso, como si bendijese a un ídolo. Y porque escogieron sus propios caminos, y su alma amó sus abominaciones, también yo escogeré para ellos escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron; porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron, sino que hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que me desagrada.

Romanos 9:19-21 dice: Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

El hombre es moralmente responsable de su maldad. Sí, Dios está en control, pero tomamos decisiones, y el mal, desde el tercer capítulo de la Biblia, es moralmente imputable al hombre.

Ahora, ¿cómo la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre encajan? es un misterio. Recordemos el misterio de la voluntad de Dios: Dios es soberano, somos responsables. Dios está en control; tomamos decisiones. Génesis 50:19-20, Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Hechos 2:22-24 dice: Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

Sin embargo, lo hemos visto, ¿no es así? ¿Los hermanos de José lo vendieron como esclavo? Sí, y ellos fueron los responsables. ¿Estaba Dios ordenando todo ello por la salvación de su pueblo? Sí, Él es soberano. ¿Los líderes judíos y los líderes romanos crucificaron a Jesús? Sí, y ellos fueron los responsables. ¿Dios ordena el asesinato de su Hijo para la salvación de su pueblo antes de que el mundo sea mundo? Sí, Él es soberano sobre eso.

Dios es Digno de Toda la Gloria en un Mundo de Maldad y Sufrimiento

Dios es soberano, Dios es sabio, Dios es bueno, Dios es digno de toda la gloria en un mundo de maldad y sufrimiento. No nos perdamos esto: Nuestro objetivo final en el sufrimiento no es analizar y evaluar el carácter de Dios. Nuestro objetivo final en el sufrimiento es para adorar y exaltar la gloria de Dios. Salmo 107:1-8, Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia. Díganlo los redimidos de Jehová, Los que ha redimido del poder del enemigo, Y los ha congregado de las tierras, Del oriente y del occidente, Del norte y del sur.

Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, Sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, Su alma desfallecía en ellos. Entonces clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones. Los dirigió por camino derecho, Para que viniesen a ciudad habitable. Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

Ese es el objetivo final, saber que Él está con nosotros en el sufrimiento. Salmo 46:1-7 dice: Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza. Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana. Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra.

Jehová de los Ejércitos está con Nosotros; Nuestro Refugio es el Dios de Jacob

El Dios que es soberano y sabio, bueno y glorioso está con nosotros, y Él es para nosotros en el sufrimiento. Salmo 46:8-11 Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, Y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Entonces, nos damos cuenta de que el punto de partida para entender el sufrimiento es darse cuenta de que Dios es el centro del universo, no tú o yo. Tú y yo hemos sido creados para conocer y disfrutar de su gloria.

Salmo 63:1-8 dice: Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas, Para ver tu poder y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario. Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. Así te bendeciré en mi vida; En tu nombre alzaré mis manos. Como de meollo y de grosura será saciada mi alma, Y con labios de júbilo te alabará mi boca, Cuando me acuerde de ti en mi lecho, Cuando medite en ti en las vigilias de la noche. Porque has sido mi socorro, Y así en la sombra de tus alas me regocijaré. Está mi alma apegada a ti; Tu diestra me ha sostenido.

Tú y yo hemos sido los encargados de mostrar y proclamar su gloria. Isaías 43:1-7: Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra, todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.

Esto es enorme. Por lo tanto, confiemos en la sabiduría y la bondad soberana de Dios. Esta es una gran cita de James Montgomery Boice, cuando caminaba por el cáncer.

“¿Acaso debes orar por un milagro? Bueno, eres libre de hacerlo, por supuesto. Mi impresión general es que Dios que es capaz de hacer milagros, – y por supuesto puede también es capaz de prevenir el problema en primer lugar. Así que, aunque los milagros existen, son raros por definición. Un milagro tiene que ser una cosa inusual. Por encima de todo, yo diría que ores por la gloria de Dios. Si piensas en glorificar a Dios mismo en la historia y dices, ¿donde en toda la historia Dios se ha glorificado más? Lo hizo en la cruz de Jesucristo, y no fue por la entrega de Jesús en la cruz, a pesar de que podría haberlo hecho.

Jesús dijo: “¿No crees que yo podría pedirle a mi Padre que envié diez legiones de ángeles para mi defensa?”, Pero él no lo hizo. Y sin embargo, ahí es donde Dios es más glorificado. Dios está a cargo. Cuando este tipo de cosas entran en nuestras vidas, no son accidentales. No es como si de alguna manera Dios olvidó lo que estaba pasando, y algo malo se deslizó. Dios no es sólo el que tiene control, Dios también es bueno. Todo lo que hace es bueno. Si Dios hace algo en tu vida, ¿lo cambiarias? Si quieres cambiarlo, lo harás peor.” No sería tan bueno.”

Confiemos en la sabiduría y la bondad soberana de Dios y vivamos para conocer, disfrutar, y declarar la gloria soberana de Dios. Un alto concepto de Dios, su soberanía, su sabiduría, su bondad y su gloria-es esencial para comprender el sufrimiento en su vida y en este mundo. No reduzca a Dios en un intento de consolarte a ti mismo. Sólo moverás tu vida hacia arenas movedizas en el proceso. Exalta a Dios.

Una opinión humilde del hombre – su depravación pecaminosa y su perspectiva pequeña – es esencial para comprender el sufrimiento en su vida y en este mundo.

Segunda conclusión: En la otra cara de la moneda, una humilde opinión del hombre –su depravación pecaminosa y su perspectiva pequeña- es esencial para comprender el sufrimiento en su vida y en este mundo.

En palabras de Packer, “El tema del pecado es de conocimiento vital. Decir que nuestra primera necesidad en la vida es aprender acerca del pecado puede sonar extraño, pero en el sentido expresado es profundamente cierto. Si usted no ha aprendido acerca del pecado, no puede entenderse a sí mismo, o sus semejantes, o el mundo que vivimos, o la fe cristiana. Y no va a ser capaz de entender ni pies ni cabeza la Biblia. Porque la Biblia es una exposición de la respuesta de Dios al problema del pecado humano y a menos que tengas ese problema claramente delante de ti, seguirás perdiendo el punto de lo que dice.”

Tenemos una peligrosa tendencia a sobreestimar nuestra sabiduría. A menos que comprendamos la profundidad de nuestro propio pecado, siempre perderemos el punto de sufrimiento. Mientras que Dios, es omnisciente, como acabamos de ver, tenemos una peligrosa tendencia a sobreestimar nuestra sabiduría, ¿no es así?

Isaías 55:8- 9 dice: Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Creemos que sabemos lo que es mejor, lo que nos lleva a gran parte de nuestra frustración y muchas de nuestras preguntas en medio del sufrimiento, pero Necesitamos recordar que nuestros caminos no son los caminos de Dios, y nuestros pensamientos no son los pensamientos de Dios, Dios se lo deja en claro a Job.

Job 38:1-18 dice, Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo: ¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?

¿Quién encerró con puertas el mar, Cuando se derramaba saliéndose de su seno, Cuando puse yo nubes por vestidura suya, por su faja oscuridad, Y establecí sobre él mi decreto, Le puse puertas y cerrojo, Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, Y ahí parará el orgullo de tus olas? ¿Has mandado tú a la mañana en tus días? ¿Has mostrado al alba su lugar, Para que ocupe los fines de la tierra, Y para que sean sacudidos de ella los impíos? Ella muda luego de aspecto como barro bajo el sello, Y viene a estar como con vestidura; Mas la luz de los impíos es quitada de ellos, Y el brazo enaltecido es quebrantado. ¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, Y has andado escudriñando el abismo? ¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte, Y has visto las puertas de la sombra de muerte? ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? Declara si sabes todo esto.

Del mismo modo, nuestro tiempo no es el tiempo de Dios. 2 Pedro 3:9: El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

JC Ryle dijo: “No hay nada que muestre nuestra ignorancia tanto como nuestra impaciencia en los problemas. Nos olvidamos de que cada cruz es un mensaje de Dios, con la intención de hacernos el bien al final. Las pruebas son para hacernos pensar, para destetarnos del mundo, para enviarnos a la Biblia-para llevarnos a nuestras rodillas. La salud es algo bueno, pero la enfermedad es mucho mejor si nos conduce a Dios. La prosperidad es una gran misericordia, pero la adversidad es aun mayor si nos lleva a Cristo. Cualquier cosa, cualquier cosa es mejor que vivir en un descuido y morir en pecado”.

Además de todo esto, nuestra capacidad de comprender es infinitamente menor que la capacidad de Dios para comunicarse. CS Lewis nos ayuda en esto, “¿Puede un mortal hacer preguntas que Dios encuentra sin respuesta? Muy fácil, diría yo. Todas las preguntas sin sentido son incontestables. ¿Cuántas horas hay en una milla? ¿Es un cuadrado amarillo o redondo? Probablemente la mitad de las preguntas que hacemos y la mitad de nuestros grandes problemas teológicos y metafísicos-son así. ”

Spurgeon dice: “La providencia es maravillosamente intrincada. ¡Ah! ¿Quieres ver siempre a través de la providencia?, ¿no? Nunca lo harás, te lo aseguro. Usted no tiene ojos lo suficientemente buenos. ¿Quieres ver lo bien que la aflicción es para usted?, usted debe creer.

¿Quieres ver cómo puede ser algo bueno para el alma, que se pueda activar en poco tiempo, pero no lo puedes ver ahora, sino que deberás creer? Honra a Dios al confiar en él ”

Tenemos una tendencia a subestimar nuestra condenada maldad.

Damas y caballeros, tenemos una peligrosa tendencia a sobreestimar nuestra sabiduría, y tenemos una tendencia a subestimar nuestra condenada maldad. Vemos el mal y el sufrimiento, y creemos que es injusto, pero ese tipo de pensamiento no solo nos pierde completamente del testimonio de la Escritura, sino que lo ignora. Recuerde que somos y lo que hemos hecho. Tenemos todo, cada uno de nosotros, denunció la soberanía de Dios. Génesis 3:6-7 dice: Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 3:7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

Hemos deshonrado a la santidad de Dios. Éxodo 36:22-23, Cada tabla tenía dos espigas, para unirlas una con otra; así hizo todas las tablas del tabernáculo. Hizo, pues, las tablas para el tabernáculo; veinte tablas al lado del sur, al mediodía. Hemos despreciado su justicia. Romanos 3:10-12, Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles.

No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Hemos ignorado su ira… Efesios 2:1- 3, Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Hemos negado su amor. Romanos 2:4, ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

Los efectos del pecado están sobre nosotros. Nuestras mentes están cegadas. Romanos 1:28-32 dice: Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

También en 2 Corintios 4:4 dice en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

Nuestras emociones son desordenadas Romanos 1:26-27 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y 1 Pedro 2:11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

Nuestros cuerpos están contaminados Romanos 3:13-18 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre.

Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos. Esto somos. Nuestra voluntad es distorsionada. Romanos 8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden.

Nuestra relación con Dios esta rota. Santiago 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Nuestras relaciones interpersonales también están en problemas los unos con los otros. Tito 3:3 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Todos nosotros somos esclavos del pecado Juan 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Somos dominados por Satanás 2 Timoteo 2:26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

Amamos las tinieblas Juan 3:20 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios. , Somos hijos de la ira Efesios 2:3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. , Estamos pereciendo 2 Tesalonicenses 2:9-10 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,

Y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Somos moralmente malos Génesis 8:21 Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. , Estamos enfermos por el pecado Mateo 9:12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Somos muertos espirituales Efesios 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.

¿Escuchamos eso? Hemos denunciado la soberanía de Dios, deshonrado la santidad de Dios, hemos despreciado la justicia de Dios, hemos ignorado la ira de Dios y hemos negado su amor. Nuestras mentes están segadas, nuestras emociones son desordenadas, nuestros cuerpos están contaminados y nuestras relaciones interpersonales están rotas. Somos esclavos del pecado, dominados por Satanás, amamos las tinieblas, hijos de la ira, moralmente malos, enfermos del pecado y espiritualmente muertos, ¿y queremos lo que es justo?

En palabras de D. A. Carson “¿Usted realmente quieren nada mas que la justa y eficaz justicia instantánea? Entonces vaya al infierno. ¡Es cierto! ¿Y nosotros decimos que podemos decirle a Dios lo que es bueno? Hermanos y hermanas, seamos humildes. Dios no tiene que rendirnos cuentas; nosotros tenemos que rendirle cuenta a Dios.

Las realidades sorprendentes son las siguientes: El mal no es sólo fuera de nosotros, sino que está dentro de nosotros. Como hemos visto, el mal esta en todo lo que hacemos y en lo que dejamos de hacer. Sólo somos diferentes a los criminales violentos en grado, no de clase. Génesis 8:21, Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.

Por lo tanto, la pregunta más común que se hace cuando se trata de mal y el sufrimiento es, “¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?”, Y que en sí mismo es una mala pregunta. ¿Gente buena? Romanos 3:10-12 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Veámoslo de esta manera: vemos el mal y el sufrimiento en el mundo, a nuestro alrededor, pero que pasaría si Dios estuviera restringiendo el 99,99%. Del mal y del sufrimiento en el mundo en este momento?

¿Qué pasa si lo que vemos es realmente la increíble evidencia de su misericordia para que no sea peor? Su gracia común es evidente por todas partes, incluso entre los no creyentes. Alabado sea Dios por su restricción de la maldad del hombre y de la maldad de nuestros corazones. Génesis 20:6 Y le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así no te permití que la tocases. ; Salmo 19:13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

Por lo tanto, no debemos reclamarle a Dios en nuestra propia justicia en un mundo de maldad y sufrimiento. Vamos a arrepentirnos de nuestros pecados en contra de Dios con un corazón quebrantado. Salmo 51:1-17 dice, Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia.

Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve. Hazme oír gozo y alegría, Y se recrearán los huesos que has abatido. Esconde tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis maldades. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, Y los pecadores se convertirán a ti. Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación; mi lengua tu justicia. Señor, abre mis labios, Y publicará mi boca tu alabanza. Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; No quieres holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

Con el fin de ver el porque el sufrimiento está aquí, tenemos que ver el pecado como lo que es, y tenemos que vernos a nosotros mismos por lo que somos. Una humilde opinión del hombre –su depravación pecaminosa- y su perspectiva pequeña es esencial para comprender el sufrimiento en su vida y en este mundo.

La razón principal por la que el sufrimiento existe es para exaltar la gloria de la gracia de Dios a través del sufrimiento del Hijo de Dios para la salvación de los pecadores que no lo merecen.

Para Exaltar la Gloria de la Gracia de Dios

La tercera conclusión, y realmente el punto culminante de todo este estudio. Esto es, aquí, la punta de la lanza: La razón principal por la que el sufrimiento existe es para exaltar la gloria de la gracia de Dios a través del sufrimiento del hijo de Dios para la salvación de los pecadores que no la merecen. Ahora, eso es una afirmación cargada, así que vamos a desempaquetar poco a poco.

En primer lugar, la razón principal por la que el sufrimiento existe es: exaltar la gloria de la gracia de Dios. Hemos visto esto.

Dios nos ha creado para su gloria, Isaías 43:1-7 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra, todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. ,

1 Corintios 10:31, Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

Además, Dios nos salva por su gracia. Efesios 2:4-10 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Efesios 1:3-14 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

A Través del Sufrimiento del Hijo de Dios

Entonces, ¿cómo es que Dios nos salvará? Él nos salva para su gloria, por su gracia, por medio de los sufrimientos de su Hijo. La razón principal por la que el sufrimiento existe es para exaltar la gloria de la gracia de Dios a través del sufrimiento del Hijo de Dios. Esta es la clave. Mira esto: Dios planeó la crucifixión de Jesús antes de la creación del mundo.

Apocalipsis 13:8 dice: Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. , Además, Hechos 2:23 dice: a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; Por lo tanto, entendamos esto: Dios planeó el sacrificio del Cordero, el asesinato de su hijo, antes de que el mundo fuera creado, incluso antes que el pecado, viniera al mundo. Lo que esto significa es que Dios permitió el pecado y el sufrimiento en el mundo, a fin de que el viernes Santo sea una realidad. Todo apunta aquí, hasta este día. En Génesis 3:6-7, Dios permite que el pecado entrara en el mundo, ¿no? Leemos sobre esto, ya hemos hablamos de eso.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

Génesis 3:6-7, Dice: Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

En el proceso, Dios ordena al sufrimiento que entre en el mundo. Génesis 3:16-19 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. ,

Al igual que hemos hablado. Romanos 8:20-23 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza.

Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Dios permitió el pecado y el sufrimiento para entrar en el mundo para que un día, en su plan pre ordenado, Él enviaría a su Hijo al mundo para sufrir por los pecadores.

Gálatas 4:4-5: Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Ese no era el plan B. Dios no ve el pecado en el mundo en Génesis 3 y piensa:” Oh, ¿qué voy a hacer ahora? “No, Él permitió el pecado y sufrimiento en el mundo. El Plan A se llevaría a cabo: el sufrimiento de su Hijo por los pecadores. Dios permitió el asesinato en Génesis 4, Caín y Abel, por lo que su Hijo sería asesinado según Hechos 4. Génesis 4:8 dice: Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató. Hechos 4:26-28 Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilatos, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo había antes determinado que sucediera.

Por la Salvación de los Pecadores que no lo Merecen

Todo esto es para la salvación de los pecadores que no lo merecen. Por lo tanto, vamos a recapitular rápidamente, y traten de seguirme aquí. Esto es enorme. Dios permite que el pecado entrara en el mundo. Dios ordena el sufrimiento para entrar en el mundo. Dios envía a su Hijo al mundo para sufrir por los pecadores, y Dios salva a pecadores indignos para la gloria de su gracia. Así es como se cierra el círculo. Dios salva a los pecadores por medio de Su gracia. 2 Timoteo 1:8-10, Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

Él salvó a los pecadores a través del sufrimiento de su Hijo. Jesús absorbió la ira de Dios por medio del sufrimiento. Gálatas 3:13; Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), Jesús llevó nuestros pecados a través del sufrimiento. 1 Pedro 2:24: quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Jesús compró nuestro perdón a través del sufrimiento.

Isaías 53:4-6 dice: Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

Jesús nos dio justicia a través del sufrimiento. 2 Corintios 5:21: Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. Derrotó a la muerte de Jesús a través del sufrimiento. Hebreos 2:14-15 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

Jesús desarmó a Satanás por medio del sufrimiento. Colosenses 2:14-15 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Jesús nos reconcilió con Dios a través del sufrimiento. Romanos 5:10-11, Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

Todas estas cosas que Jesús hizo por nosotros, lo hizo por medio del sufrimiento. Dios ordenó el sufrimiento para que entrara en el mundo Su Hijo, por medio de su sufrimiento, podría salvar a los pecadores para su gloria. El los salva para Su gloria. Miremos hacia atrás en Apocalipsis 5:9-14. Hemos hablado de ello y nos acercaremos lo bastante rápido, pero miremos esta escena en el cielo según Apocalipsis 5:9-14 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

Entonces, veamos esto. En el cielo, Cristo es representado como un Cordero que ha sido sacrificado. Presten atención a esto: Por toda la eternidad, el Cordero inmolado de Dios que sufrió en nuestro nombre estará en el centro de nuestra adoración. Apocalipsis 15:3-4 Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado., Vamos a cantar al Cordero que parece que ha sido sacrificado. Esa es la traducción literal de la palabra “sacrificado”.

Por siempre, vamos a alabar a Jesús para la gloria de la gracia de Dios. Ese es todo el propósito de la historia de sufrimiento. Él sufrió por nosotros para salvarnos de nuestros pecados, y todo eso fue planeado antes de que el tiempo existiera. Esta es la razón principal por la que hemos sufrido en el mundo: exaltar la gloria de la gracia de Dios a través del sufrimiento del Hijo de Dios para la salvación de los pecadores que no lo merecen. El Viernes Santo es la clave de todo el sufrimiento comprensión. Todo gira alrededor del Viernes Santo. Desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura, el Viernes Santo está en el centro. La razón principal por la que el sufrimiento existe es exaltar la gloria de la gracia de Dios a través del sufrimiento del Hijo de Dios para la salvación de los pecadores que no lo merecen que será para siempre jamás, alabaremos el Cordero que parece que ha sido inmolado, que se ha elevado como el león conquistador y Señor de todo.

Dios ordena el sufrimiento de los cristianos de varias maneras para una variedad de propósitos.

La cuarta conclusión: Dios ordena el sufrimiento de los cristianos de varias maneras para una variedad de propósitos, y utilizo la palabra “ordena” a propósito. Dios no sólo permite el sufrimiento como si estuviera fuera de sus manos. Él lo ordena. Se diseña en nuestra vida para una variedad de propósitos. Ahora, hay una teología que he mencionado un par de veces que está viva y bien en la actualidad en todo el mundo que dice: “Dios no quiere que sufras, Él sólo quiere que prosperes.”

En las palabras de Kenneth Hagin, uno de los muchos defensores de lo que se llamaría el “evangelio de la prosperidad”, que no es evangelio en absoluto dice: “Sin embargo, Jesús vino para redimirnos del poder de Satanás y el dominio sobre nosotros… Reinaremos como reyes en vida. Eso significa que tenemos el control de nuestras vidas. Estamos para dominar, no para ser dominados. Las circunstancias no son para dominarte. La pobreza no nos gobierna, ni reina sobre nosotros. Usted está para gobernar y reinar sobre la pobreza. Dolencias y las enfermedades no nos gobiernan, ni reinan sobre nosotros. Estamos para gobernar y reinar sobre la enfermedad. Estamos para reinar como reyes en vida por Cristo Jesús, en quien tenemos redención”.

La Definición y el Engaño del “Evangelio de la Prosperidad”

La definición del “Evangelio de la prosperidad” es la siguiente: Es una teología que cree que el propósito de Dios es hacer que los creyentes sean sanos y ricos en esta vida. Disfrutamos de excesos. Vivimos como hijos del Rey, pero esta teología está llena de engaños. El error consistente en el “evangelio de la prosperidad” es la utilización de textos sacados de contextos. Yo no tengo tiempo para ir a través de todo esto, pero dice 3 Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. ¿Esta oración garantiza salud y riqueza?

Marcos 10:29-30 Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna. Dice: ¿Acaso quienes reclamaron los beneficios pagaron el precio? Jesús promete persecuciones en el medio de eso. Salmo 103:2-3 dice Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; “¿Es este elogio general o una promesa garantizada?”

Santiago 5:10-18 dice Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo. Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación. ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.

Este es un pasaje que pretende enseñar que la fe es paciente en el sufrimiento, y la fe es la oración en el dolor, pero los teólogos de la prosperidad corren a la derecha más allá de los contextos de las personas para satisfacer sus propios deseos.

Aparte de eso, no importa los contra-ejemplos a la teología de la prosperidad, empezando con la vida y enseñanzas de Jesús. Mira en tu vida, y no es el “evangelio de salud y riqueza”. Parece que es más como el “evangelio sin hogar y heridas”. Teólogos de la prosperidad corren por delante del núcleo del ejemplo y enseñanzas de Cristo para que Dios pueda lograr mayores efectos en nuestra muerte que en nuestra vida. Juan 12:23-26: Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará, O ¿qué pasa con la vida y las enseñanzas de Pablo? Todos esos problemas, dificultades y persecuciones que él pasó. Pablo perdió todo. Me pregunto si en sus sueños el apóstol alguna vez escuchó un débil coro de voces del futuro diciendo: “Pablo, no tienes que vivir así. ¿Por qué no confiar en Dios y vivir como un niño rey? ” La teología de Pablo no es el” evangelio de la prosperidad”. Es más como el “evangelio de la adversidad”, porque Pablo se da cuenta de que Dios puede lograr mayores efectos en nuestra enfermedad que en nuestra salud.

2 Corintios 12:7-10 dice Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Así que, cuando Dios decidió no sanar a Pablo de su aguijón en la carne, Pablo no lo declaró y no lo reclamó y exigió a Dios que lo sane. En su lugar, reconoce el propósito espiritual de Dios en su adversidad. Hoy en día los predicadores de la salud de la riqueza evitan eso y dicen: “Bueno, la espina era de Satanás.” Sí, pero Dios es soberano sobre él. Satanás nunca daría a alguien algo para que no sea vanidoso. Dios es el que destina la espina para el bien de Pablo. No era Satanás sino Dios, que se negó a retirar, a pesar de los ruegos de Pablo; era Dios. Si usted ha orado por sanidad y no la ha recibido, no se desanime, ¡usted está en buena compañía! Dios usa estas cosas para sus propósitos buenos y gloriosos.

Me encanta Randy Alcorn al poner las cosas en perspectiva: “Cuando Pablo fue llevado en cadenas a su inmundo calabozo romano y decapitado por orden del loco opulento Nerón, dos representantes de la humanidad se enfrentaron, uno de los mejores y uno de los peores. Uno vivía para la prosperidad en la tierra, el otro no. Uno vive en la prosperidad en el cielo, el otro no. Recordamos a los hombres por lo que realmente eran, por eso es que llamamos a nuestros hijos Pablo y a nuestros perros Nerón”.

Los Peligros del “Evangelio de la Prosperidad”

No se olvide de los peligros del “evangelio de la prosperidad”. Pasa por alto el diseño del sufrimiento. Los cristianos pueden sufrir a pesar de su justicia, y los cristianos pueden sufrir a causa de su justicia, y que no se plantea la necesidad de sufrir. Sí, ¿no es eso lo que hemos visto? Dios ordena el sufrimiento de los cristianos. No hay duda. Tengo escritura tras escritura que nos recuerda eso. Lucas 9:23-24 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Lucas 9:24, Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Lucas 21:12-19 dice: Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre. Y esto os será ocasión para dar testimonio. Proponed en vuestros corazones no pensar antes cómo habéis de responder en vuestra defensa; porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Más seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.

Juan 15:20: Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Hechos 14:22, confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. ”Romanos 8:16-18 dice: El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.”

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

Romanos 8:35-37 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó., Filipenses 1:29 Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él, Colosenses 1:24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; , 1 Pedro 4:14 Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.

2 Timoteo 3:12, Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.

Dios Ordena el Sufrimiento de los Cristianos

Ahora, Dios ordena el sufrimiento de los cristianos de muchas maneras. El cristiano puede sufrir con la enfermedad. Filipenses 2:25-27 dice, Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades; porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que había enfermado.

Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza.

Este versículo es contrario a la basura que propaga a Joel Osteen: “Tal vez la enfermedad de Alzheimer este en los genes de su familia, pero no sucumba ante a ella. En lugar de eso, diga todos los días: “Mi mente está alerta. Tengo la claridad de pensamiento. Tengo un buen recuerdo. Cada célula de mi cuerpo va en aumento y cada vez más saludable. “y vas a subir en tu autoridad, tu puedes poner fin a las cosas negativas en tu línea familiar. Comienza audazmente… declarando: “Dios es la restauración de mi salud. Estoy mejorando cada día en todos los sentidos.”

¿Pudiéramos imaginar Joel Osteen diciendo:” Pablo, sólo dite a ti mismo: “Mi mente está alerta. Cada célula de mi cuerpo va en aumento y cada vez más saludable. ¿Estoy mejorando cada día en todos los sentidos? “¡No! Pablo tiene un aguijón en su carne, y Dios lo puso allí. No es su mejor vida ahora, es su mejor vida posterior. El cristiano puede sufrir con la enfermedad.

Dios Ordena el Sufrimiento de los Cristianos en Varias Maneras

El cristiano puede sufrir por los desastres. Lucas 13:1-5 dice: En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilatos había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?

Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? El entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después. Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber?

El cristiano puede sufrir de todo tipo de luchas. 1 Timoteo 5:23 Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades. , 2 Corintios 12:7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; El cristiano puede sufrir persecución. 2 Corintios 11:24-28 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.

En medio de todos estos diferentes tipos de sufrimiento, recuerda esto: Independientemente del tipo de sufrimiento en las experiencias cristianas, el cristiano sufre “con Cristo” o “para Cristo”. Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí, “Hebreos 4:15-16: Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Satanás tiene la intención de sabotear todo tipo de sufrimiento, y Dios tiene la intención de todo tipo de sufrimiento para santificar.

Dios ordena el sufrimiento de los cristianos de varias formas para una variedad de propósitos.

Por lo tanto, Dios ordena el sufrimiento de los cristianos de varias formas, y vamos a sufrir por una variedad de propósitos. Piensa en todos los propósitos que hemos visto. Sólo escuchemos aquí: un objetivo es refinar nuestra fe. Romanos 5:3-4 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; Santiago 1:2-4 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. “1 Pedro 1:6-8 dice En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso.

Dios ordena el sufrimiento para mostrar su gloria. Refinar nuestra fe, revelar su gloria a nosotros. Hechos 5:41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. Gálatas 6:17 De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús. Filipenses 1:19-23 dice Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Más si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; Filipenses 3:7-10 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte.

Por lo tanto, Él revela Su gloria para nosotros y para que otros puedan ver su gloria más claramente a través de nosotros. Tenemos un ejemplo tras otro. Juan 9:3 Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. : Lucas 21:12-13: Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre. Y esto os será ocasión para dar testimonio. “… Hechos 8:1 Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles.

“Hechos 11:19-21 dice Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos. Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor.

2 Corintios 1:5-6 Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos. , “2 Corintios 4:10-12 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida. ; Filipenses 1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio.

Filipenses 2:28-30 Así que le envío con mayor solicitud, para que al verle de nuevo, os gocéis, y yo esté con menos tristeza. Recibidle, pues, en el Señor, con todo gozo, y tened en estima a los que son como él; porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio por mí. Colosenses 1:24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia.

2 Timoteo 2:9-10 en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa. Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna. Dios ordena sufrimiento para enseñarnos a confiar en él. 2 Corintios 1:8-9 Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos.

2 Corintios 12:7-10 dice Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Eso es algo bueno. Me encanta lo que dijo Martín Lutero. Él estaba hablando acerca de estas personas en la Iglesia Católica Romana de pie y amenazándolos en medio de la Reforma protestante. Él dijo: “El diablo te herirá y hará un médico de verdad de ti, y te enseñará en sus tentaciones a buscar y amar la Palabra de Dios. Porque yo me debo a mis papas… muchas gracias por tantos golpes, presiones, y sustos porque el diablo está furioso de que me han convertido en un teólogo bastante bueno, que me conducen a una meta que nunca podría haber llegado. Eso es genial.

Dios ordena sufrimiento para enseñarnos a confiar en Él y para que nos arrepintamos y renunciemos al pecado en nuestras vidas. Hay muchos ejemplos. Hechos 5:1-11 Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón?

No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.

1 Corintios 11:27-32 dice: De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. Hebreos 12:3-11 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él.

Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

Apocalipsis 3:19, Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. Dios ordena el sufrimiento para llevarnos a nuestra recompensa en él. Mateo 5:11-12 dice: Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. Además, 2 Corintios 4:15-18 Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios. Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Todos Estos Propósitos Tienen un Final Común

Todos estos propósitos tienen un fin principal: Gozo en Cristo. No estamos hablando de despreocupar nuestros sentimientos, y eso justamente no es nada fácil. No decimos: “El sufrimiento, me encanta.” No, estamos hablando de cuando las circunstancias son difíciles y todo se esté derrumbando a nuestro alrededor. Ya sabemos que tenemos algo aquí y que no hay nada en este mundo que pueda robarnos. Tenemos un tesoro aquí que, incluso si nuestras vidas se han ido, tenemos a Cristo y eso es ganancia. El gozo en Cristo. Por eso es que nos regocijamos en el sufrimiento. Hay numerosos ejemplos.

Mateo 5:11-12: Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Hechos 5:41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre.

Romanos 5:3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia… “2 Corintios 12:9 Porque también para este fin os escribí, para tener la prueba de si vosotros sois obedientes en todo. Colosenses 1:24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; ”

1 Tesalonicenses 1:6 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo.

Santiago 1:2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 1 Pedro 4:13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.

Filipenses 3:7-11, Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. ,

Este es el gozo en Cristo para la gloria de Dios. Me encanta lo que Joni Erickson Tada dice aquí. Les dije que ella ha pasado la mayor parte de su vida en una silla de ruedas debido a la parálisis.

Ella escribe: “Espero que de alguna manera puedo llevar a mi silla de ruedas hacia el cielo. Con mi nuevo cuerpo glorificado me pondré de pie con mis piernas resucitadas, y voy a estar al lado del Señor Jesús. Y voy a sentir esas marcas de los clavos en sus manos, y le diré: ¡Gracias, Jesús! Él sabrá que lo digo en serio, porque él me va a reconocer desde el santuario interior de la participación en la comunión de sus sufrimientos. Verá que yo era una que se identificó con él en la puesta en común de sus padecimientos, por lo que mi gratitud no será hueca. Y entonces le diré: Señor Jesús, ¿ves esa silla de ruedas por ahí? Bueno, tenías razón. Cuando me pusiste en ella, era un montón de problemas. Pero cuanto más débil estaba en esa cosa, más fuerte me apoyé en ti. Y cuanto más me apoyaba en ti, más fuerte descubrí que eras. Yo no creo que nunca habría conocido la gloria de tu gracia si no fuera por la debilidad de esa silla de ruedas. Así que gracias, Señor Jesús, por eso. Ahora bien, si lo deseas, puedes enviar esa cosa al infierno.”

Eso es bueno. Eso es bueno.

La realización de la Gran Comisión incluirá un gran sufrimiento, pero la eternidad demostrará que valió la pena el precio. Muy bien, esta es la última conclusión. Hemos visto 75 textos, 5 conclusiones, y esta es la número 5: La realización de la Gran Comisión incluirá un gran sufrimiento, pero la eternidad demostrará que valió la pena el precio.

La Realización de la Gran Comisión

La realización de la Gran Comisión… Bueno, la Gran Comisión, hermanos y hermanas, un día se terminará. Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. Es por eso que Jesús dijo, basado en toda su autoridad soberana en Mateo 28:18-20 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Ahora veamos esto: La Gran Comisión no es una asignación general para hacer discípulos entre tantas personas como sea posible. No es solo, “Id y haced discípulos…” Es un comando específico, y es una asignación específica para hacer discípulos entre todos los grupos de personas en el planeta, todas las naciones. Sabemos que “las naciones” aquí no se refiere a las “naciones” como pensamos hoy. No se trata de una referencia a los aproximadamente 200 países en el mundo. “Naciones” aquí se refiere a los grupos étnicos. La Biblia se refiere a los amorreos y los hititas y los jebuseos, que eran grupos de personas que comparten lenguajes comunes y rasgos culturales comunes. El número de grupos de personas que se estima en todo el mundo a partir de esta semana es de 11.487. Jesús nos ha dicho que hagamos discípulos entre todos y cada uno de ellos. Bueno, ¿qué estamos haciendo? Pues bien, los estudiosos misioneros han investigado estos grupos de personas y han clasificado cuántos de ellos están todavía “no alcanzados” con el evangelio, lo que básicamente significa que la mayoría de las personas en ese grupo de personas todavía no han oído el evangelio. Para ser alcanzados no significa simplemente que se pierden. No Alcanzados trata del acceso.

Hay gente de todo el mundo que no tiene ese tipo de acceso. Vivir en un pueblo no alcanzado básicamente significa que usted nace, y vive y se muere sin siquiera escuchar el evangelio, y el número de grupos de personas aún no alcanzadas con el evangelio es 6.619. Fuera de estos grupos, algunos de ellos también se clasifican como sin compromisos, lo que significa que no hay nadie en este momento intencionalmente trabajando para llegar a ese grupo de personas a través de la plantación de iglesias, y el número de personas que aún no son alcanzados y grupos sin compromiso con el evangelio: es 3.367. Hermanos y hermanas, esto no es aceptable para nosotros. Oigan esto: esto no es aceptable para nosotros. Sobre todo cuando sabemos que esta Gran Comisión estará completa un día.

Mira Apocalipsis 7:9-10 Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Dice, “Llegará un día en que toda tribu, lengua y nación se reunirán alrededor del trono y cantaran Su alabanza. Un día todos van a ser alcanzados. El evangelio del reino será proclamado como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. Hermanos ¿queremos que llegue el fin?

Ahora, la gente puede decir: “¿Qué? ¿Estás diciendo que Jesús no podía volver mañana u hoy porque todavía hay 6.000 grupos de personas no alcanzadas? “Eso no es lo que estoy diciendo. La realidad es que no sabemos si tenemos grupos de personas clasificadas perfectamente, y no sabemos lo que significa que se alcanzó oficialmente, como Dios piensa, pero aquí es donde no se puede mejorar en las palabras de George Ladd, quien llamó a Mateo 24:14 el versículo más importante en la Palabra de Dios para el pueblo de Dios hoy.

Él dijo: “Sólo Dios sabe la definición de los términos. No puedo definir con precisión que todas las naciones son, pero yo no necesito saber. Sólo sé una cosa: Cristo no ha regresado, por lo tanto, la tarea aún no ha terminado. Una vez hecho esto, Cristo vendrá. Nuestra responsabilidad no es insistir en la definición de los términos, nuestra responsabilidad es la de completar la tarea. Mientras Cristo no vuelve, nuestro trabajo está sin hacer. Vamos a ocuparnos en eso y completar nuestra misión”.

La Realización de la Gran Comisión Incluirá un Gran Sufrimiento

Sin embargo, sabemos esto: La realización de la Gran Comisión implicará un gran sufrimiento. Mateo 24:9-14 dice Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Jesús prometió sufrimiento, Juan 15:20 dice Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Juan 20:21 Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. , La iglesia en Hechos lo demostró una y otra vez. Los seguidores de Cristo estaban siendo apedreados y decapitados y pasaron por muchas tribulaciones. Hay numerosos ejemplos.

Hechos 07:54-08:04 dice: Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo. Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió. Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel. Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.

Hechos 9:15-17 dice, El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; Porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Hechos 11:19 Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos. , Hechos 12:1-2 En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan.

Hechos 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

Pablo habló sobre el sufrimiento de la propagación del evangelio. Colosenses 1:24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; 2 Timoteo 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; Los primeros cristianos lo han experimentado. 1 Pedro 4:12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, ” Los primeros líderes de la Iglesia como Tertuliano dijeron: “Nosotros (los cristianos) nos multiplicamos cada vez que somos segados por vosotros: la sangre de los cristianos es semilla.”

Jerome dijo:” La Iglesia de Cristo ha sido fundada por el derramamiento de su propia sangre, no la de los demás, por la indignación permanente, no mediante la imposición de la misma. Las persecuciones han hecho crecer; martirios la han coronado “, Apocalipsis anticipa. Escuche a Apocalipsis 6:9-11 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

¿Oyes eso? Hay un número de mártires que aún no se ha completado en el nombre del progreso del evangelio hasta los confines de la tierra. Por lo tanto, esta es la conclusión inevitable iglesia: Mientras más apasionados nos hacemos acerca de la difusión del evangelio a cada grupo de personas en el mundo, más vamos a sufrir. Tiene sentido, ¿verdad? Satanás sabe que cuando el evangelio ha sido proclamado a toda nación, vendrá el fin, y el fin no es una buena noticia para él. Satanás está prolongando el final, siempre y cuando sea posible, lo que significa, como usted de su vida para a promover el evangelio hasta los confines de la tierra, usted puede esperar para ser enfrentado con vigor por el diablo y todos los demonios del infierno. La realización de la Gran Comisión incluirá un gran sufrimiento, pero la eternidad demostrará que valió la pena el precio.

La realización de la Gran Comisión incluirá un gran sufrimiento, pero la eternidad demostrará que valió la pena el precio. Escuche a Apocalipsis 12:7-12. Dice Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.

Llegará un día en que Cristo será exaltado como Rey. ¡La salvación de Dios va a estar aquí, y el poder de Dios va a estar aquí, y el reino de Dios va a estar aquí! El diablo será arrojado en la derrota, la serpiente antigua del jardín, el gran adversario, Satanás, el acusador de los creyentes.

De hecho, Martín Lutero escribió: Castillo fuerte es nuestro Dios, defensa y buen escudo; Con su poder nos librará de todo trance agudo. Con furia y con afán acósanos Satán, Por armas deja ver astucia y gran poder; Cual él no hay en la tierra. Nuestro valor es nada aquí, con él todo es perdido; Más con nosotros luchará, de Dios, el escogido. Es nuestro Rey Jesús, él que venció en la cruz, Señor y Salvador, y siendo él solo Dios, Él triunfa en la batalla. Y si demonios mil, están pronto a devorarnos No temeremos, porque Dios sabrá cómo ampararnos. ¡Que muestre su vigor, Satán, y su furor! Dañarnos no podrá, pues condenado es ya Por la Palabra Santa.

El Sufrimiento en el Nuevo Testamento

La iglesia se levantará en la victoria por la sangre de Cristo derramada en la cruz, las acusaciones del diablo estarán vacías, y la paz de Cristo será eterna. La iglesia se levantará en la victoria por la sangre de Cristo derramada en la cruz, y por las vidas de los cristianos sacrificados en esta causa. Los creyentes que han compartido los sufrimientos de Cristo. Los creyentes que participaron en la derrota de Satanás. Me encanta Apocalipsis 12. Cuando Satanás se vale de persecución para destruir la vida de un creyente, en última instancia, participa en su deleite eterno y en su propia destrucción eterna.

Así que hermanos, la pregunta es: “¿Está usted dispuesto a aceptar el sufrimiento para el cumplimiento de la Gran Comisión?” ¿Va a aceptar el sufrimiento como Adoniram Judson y Ann que, hace 200 años, zarpó para Myanmar / Birmania? Adoniram había escrito esta carta al padre de Ana, pidiendo su permiso para casarse con su hija.

Escuche lo que escribió: “Tengo ahora para preguntarle si ¿puede concederme partir con su hija a principios de la próxima primavera, para no verla más en este mundo? ¿Podría conceder su partida a una tierra pagana, y su sometimiento a las penurias y sufrimientos de una vida misionera? ¿Podría conceder su exposición a los peligros de la mar; a la influencia fatal del clima del sur de la India, a cada tipo de necesidad y angustia, a la degradación, el insulto, la persecución, y tal vez una muerte violenta? ¿Puede consentir a todo esto, por el bien de aquel que dejó su hogar celestial y murió por ella y por ti; por el bien de las almas que perecen, inmortales, por el bien de Sión y la gloria de Dios? ¿Puede consentir a todo esto, con la esperanza de alcanzar pronto a su hija en el mundo de la gloria, con la corona de justicia iluminada por las aclamaciones de alabanza que se redunden en su Salvador de pagarnos salvos por medio de sus medios, de la condenación eterna y la desesperación?”

¿Se puede escribir eso? ¿Puedes escribir eso? Las mamás y los papás, ¿estás criando a los niños que usted quiere para hacer exactamente eso? ¿Vas a enviar libremente tus hijos? ¿Vamos a enviar libremente a nuestros hijos a las naciones, incluso si esto significa la vida? ¿Estamos jugando juegos aquí, o es real? ¿Dónde están las parejas casadas, las familias que tendrán que ver esa perspectiva de vida? Durante treinta y ocho años en el extranjero, Adoniram Judson perdido dos mujeres y siete niños en muerte prematura. Sin embargo, hoy en día, hay casi cuatro mil iglesias bautistas con más de medio millón de seguidores de Cristo en el corazón de Birmania budista-Myanmar. Adoniram Judson y Ann creyeron que el cumplimiento de la Gran Comisión valía sus vidas.

Lo mismo hicieron John y Betty Stam. Estaban en la mitad de sus 20 años con una hija de 3 meses de edad, sirviendo en China en la década de 1930. Un día Betty estaba bañando su niña cuando el Ejército Rojo rodeó su casa, entró, y se los llevaron cautivos. Los hicieron caminar a otra ciudad, donde ataron a un poste a John toda la noche. Al día siguiente, se les obligó a ambos a caminar en ropa interior por las calles de la ciudad donde las multitudes se reunieron para observar su ejecución. Se decapitó a Juan primero, mientras que Betty miró, y luego, cuando ella se cayó encima de su cadáver, la decapitaron. Cuando la Misión Interior de China notificó a los padres de Betty en Nueva Jersey acerca de lo que había pasado, la Misión recibió un telegrama de respuesta inmediata de sus padres. Decía: “Aprecio profundamente su consuelo. Sacrificio parece grande, pero no demasiado grande para aquel que se entregó por nosotros. Experimentar la gracia de Dios. Creer de todo corazón Romanos 8:28. ”

Cuando lo oyó, hermana de Betty, Helen, escribió a sus padres: “Queridos papá y mamá, ustedes no tienen que escucharme decirles lo mucho que los amamos y estamos pensando y orando por ustedes en estos días… Tengo fotos radiantes de Betty y Juan de pie con las palmas de la victoria ante el Trono, cantando una canción de pura alegría, porque habían dado todo lo que tenían a su Maestro, que no puedendesprenderse y llorar por eso que la gente espera. El llanto parece ser demasiado pequeño para una cosa que era tan manifiesta en las manos de Dios solamente, pero mi corazón esta muy, muy dolorido por ustedes”.

Por lo tanto, le pido a cada cristiano y cada familia y cada grupo pequeño y cada iglesia escuchando esta noche: ¿Está usted dispuesto a aceptar el sufrimiento para el cumplimiento de la Gran Comisión? Estos grupos no alcanzados son así por una razón. Son difíciles de alcanzar. Son peligrosos para llegar. Por lo tanto, ¿estamos dispuestos a dar la vida, y perderla, si es necesario, para ver esta Comisión lograda? ¿A quién está llamando Dios a ir a Asia Central, Oriente Medio, Asia del Este, de diferentes partes del mundo? Mi desafío es a las miles de personas que pasan por este estudio para poner un cheque en blanco sobre la mesa sin condiciones y diga: “¿Me estás llamando?” Deje el cheque en blanco allí y ve lo que hace con el.

Eso es un hecho para cualquier persona que es un seguidor de Cristo. Podemos confiar en Él con nuestra salvación, podemos confiar en Él con nuestras vidas. Queremos su gloria más de lo que queremos nuestras vidas. El propósito de nuestras vidas, no es pagar un costo para tener una vida agradable o cómoda. Como cristianos no es una vida fácil.

Considere lo que está en juego. Para todos los que rechazan al Rey, el infierno será un lugar de justicia irreversible. Apocalipsis 20:11-15 dice Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

Es eterno, para siempre, interminable sufrimiento, y para todos los que veneran al Rey, el cielo será un lugar de gozo inexpresable. Apocalipsis 21:1-4 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

¡Valdrá la pena! Vamos a estar con él. Apocalipsis 21:22-27 dice: Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brille en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche. Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

Vamos a estar en un lugar donde la muerte será sustituida por la vida. No más pecado. No más dolor. No más enfermedades. No más separación. Noche se sustituye por la luz. La corrupción, se sustituye por la pureza y la maldición se sustituye por bendición. Apocalipsis 22:1-3 Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, Es allí es donde veremos su rostro. Apocalipsis 22:4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.

Fanny Crosby, una escritora de himnos ciega, dijo: Algún día el cordón de plata se romperá, Y yo nunca más cantaré como lo hago ahora Pero, oh, que gozo cuando resucite, En el palacio del Rey. Y voy a verlo cara a cara, Y contar la historia de los salvos por gracia. Algún día mi morada terrestre, caerá, No puedo decir qué tan pronto será, Pero esto lo sé, mi todo en todo Tiene ahora un lugar en el cielo para mí. Y voy a verlo cara a cara, Y contar la historia de los salvos por gracia. Algún día, cuando desaparezca el sol de oro Debajo del Oeste rosa teñida, Mi Señor bendito dirá: “¡Bien hecho!” Y voy a entrar en el descanso. Y voy a verlo cara a cara, Y contar la historia de los salvos por gracia. Algún día-hasta entonces voy a ver y esperar, Mi lámpara toda arreglada y encendida brillante, Para cuando mi Salvador abra la puerta, Mi alma el podrá tomarla su venida. Y voy a verlo cara a cara, Y contar la historia de los salvos por gracia.

Esta es la afirmación de Cristo en el Apocalipsis. Él dice: “Yo vengo pronto para afirmar mi reinado sobre el pecado y para eliminar todo el sufrimiento.” Él dice tres veces. Apocalipsis 22:7 ¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. , Apocalipsis 22:12-13 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. Apocalipsis 22:20 El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. Por eso, el clamor de la iglesia, en nuestras vidas en la iglesia, en un mundo de pecado y sufrimiento es claro: Amén, ¡Ven, Señor Jesús!

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TOWARDS REACHING THE UNREACHED.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs are receiving the least support. You can help change that!