Las Relaciones de los Discípulos - Radical

Las Relaciones de los Discípulos

Todo lo que Cristo hace en nosotros tiene como objetivo afectar a todos aquellos que Cristo pone a nuestro alrededor. En este mensaje sobre Colosenses 3:1–4:1, David Platt nos recuerda que debemos cultivar una vida social transformada espiritualmente. Como cristianos, morimos con Cristo y, ahora, vivimos en Cristo ahora y para siempre.

  1. Entiende la plenitud que tienes en Cristo.
  2. Deja atrás los hábitos que tenías antes de Cristo.
  3. Vive en el carácter que recibiste de Cristo.

Buenos Días. Si tienen una Biblia, y espero que sea así, les voy a invitar a que la abran conmigo en Colosenses 3. Nosotros estuvimos la semana pasada en el libro de Gálatas, una de las cartas de Pablo. Unas cuantas cartas hacia la derecha, y llegarán al Colosenses 3. Como venimos desde el pasado domingo en esta serie particular llamada Permanecer. ¿Qué significa permanecer en Cristo, estar con Cristo? Nosotros comenzamos las dos primeras semanas viendo lo que eso significa para nosotros, para cada uno de nosotros estar en Cristo y Cristo estar en nosotros y como El nos transforma desde adentro hacia afuera. Y hemos estado viendo en cómo Cristo afecta la manera en que nosotros pensamos y nos sentimos y afecta la manera en que nosotros pensamos y afecta la manera en que nosotros sentimos y afecta la manera en que nosotros actuamos y nuestros cuerpos y afecta nuestra voluntad, y nosotros vemos que todo apunta a Su misión. Quiero que nosotros pensemos hoy en cómo Cristo afecta nuestra relación los unos con los otros.

Cristo y nuestras relaciones

“Cristo en mi para ellos”. Esta es la imagen que nosotros vamos a ver en Colosenses 3, “Todo lo que Cristo hace en mí tiene la intención de afectar a cada persona que Cristo pone a mi alrededor”. Entonces Cristo trabaja en mí para el bien de otros. Ahora, nosotros hablamos, unas semanas atrás, sobre Mateo 9 y 10, nosotros hablamos sobre cómo eso afecta las leyes, afecta a aquellos en todas las naciones para lo gloria de Cristo. Yo quiero que nosotros acampemos un poco más, aunque, en cómo esto afecta nuestras relaciones en la iglesia y cómo la iglesia es un reflejo de Cristo en cada uno de nosotros.

Y nosotros vamos a leer en Colosenses 3, todo el capítulo, por lo tanto yo quiero que nosotros tengamos vista de águila, leamos a través del capítulo y luego este texto, o sea, que explica solo. Por lo tanto solo voy a acompañarlos a través de él, y yo quiero que ustedes vean las verdades que se presentan las cuales pienso tienen implicaciones radicales por la forma en que nosotros vivimos nuestras vidas con relación a los demás, nuestra vida social. Miremos a Colosenses 3. Comenzaremos en el verso 1.

“Desde entonces”, Pablo escribe, “ustedes han sido levantados con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las cosas terrenales. Porque has muerto, y tu vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, quien es tu vida, se manifieste, entonces ustedes también se manifestaran en El en Gloria.

Hagan morir, por lo tanto, cualquier cosa que pertenezca a la naturaleza anterior: inmoralidad sexual, impureza, lujuria, malos deseos y codicia, que es idolatría. Por esto, la ira de Dios viene. Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Pues la ira de Dios vendrá. Ustedes anduvieron en estos caminos en otro tiempo cuando vivían en ellas. Pero ahora desechen también todo esto: ira, enojo, malicia, insultos, lenguaje ofensivo de su boca. Dejen de mentirse los unos a los otros, puesto que han desechado al viejo hombre con sus malos hábitos y se han vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de Aquél que lo creó. Aquí no hay una distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos.

Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad. Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones. Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de Él a Dios el Padre.

Mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis ásperos con ellas. Hijos, sed obedientes a vuestros padres en todo, porque esto es agradable al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Siervos, obedeced en todo a vuestros amos en la tierra, no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, temiendo al Señor. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia. Es a Cristo el Señor a quien servís. Porque el que procede con injusticia sufrirá las consecuencias del mal que ha cometido, y eso, sin acepción de personas.

La imagen en Colosenses 3

Ahora, aquí está la imagen en Colosenses 3. Ahora recuerden que semanas atrás, nosotros estudiamos Colosenses 1:27, esta imagen de Cristo en Ti, la esperanza de gloria. Y lo que Pablo está haciendo a través de este libro es estableciendo esta increíble verdad, este fundamento teológico que Cristo está en nosotros y El es nuestra esperanza de Gloria. Pero lo que nosotros vemos en Colosenses 3 es un resumen de lo que significa y luego las implicaciones de lo que eso significa la forma en que nos relacionamos los unos con los otros y como Cristo en nosotros afectan nuestras relaciones con otros. Entonces yo quiero que veamos lo que Pablo nos está mostrando aquí y básicamente se refiere a cultivar una vida social transformada, y quiero que pensemos en cómo Cristo afecta nuestras vidas sociales, nuestras relaciones con los demás en diferentes formas.

Primero que todo, con el objetivo del cultivar una vida social transformada espiritualmente, nosotros necesitamos entender la plenitud que nosotros tenemos en Cristo. Entender la plenitud que tenemos en Cristo. Ahora, esto está en Colosenses 3:1-4, el cual básicamente recapitula lo que hemos estado estudiando hasta este punto en estas series, esta imagen de que somos levantados con Cristo, nosotros tenemos nuestra mente puesta en Cristo, nosotros morimos y nuestra vida ahora está escondida con Cristo en Dios, Cristo es nuestra vida, toda esa imagen se resumen en dos verdades principales de las cuales nosotros hemos estado hablando. Número uno, nosotros morimos con Cristo. Nosotros morimos con Cristo. De eso es lo que se está hablando en el verso 3, el dice, “Tú moriste”. ¿Qué significa eso? Significa exactamente lo que vimos la semana pasada, “Yo he sido crucificado con Cristo”.

Por que Cristo murió

Esto es un poco más, cuando Cristo murió, El murió para hacer dos cosas. Número uno, El murió por la penalidad del pecado. El murió por la penalidad del pecado. Y número dos, El murió para dar poder sobre la muerte. El murió para sobre pasar la penalidad de la muerte y sobre pasar el poder del pecado. Entonces cuando crees en Cristo y mueres con El significa que ya no tienes que pagar la penalidad del pecado, y el poder del pecado ya no está presente en sus vidas. Y no solo moriste con El, pero nosotros vivimos en Cristo. Y ésta es la imagen de la que él está hablando aquí, “Tu vida está escondida con Cristo en Dios, y Cristo es tu vida”. Esta es la belleza de lo que significa ser un seguidor de Cristo. Nosotros estamos en Cristo. Cristo está en nosotros. Cristo es nuestra vida en un par de formas diferentes.

Primero que todo, El es nuestra vida ahora. Escuchamos a Pablo, el dijo, en el verso 3, “Tu vida está escondida con Cristo en Dios”, eso significa que ahora mismo tenemos vida en El. No es que estamos sentados como un grupo de personas esperando la vida eterna, nosotros estamos experimentando la vida eterna ahora. Esto es lo que Pablo dijo en Filipenses 1:21, “Para mí la vida es”, ¿qué? “Cristo”. “Toda mi vida se resume en quien Cristo es ahora”.

Al mismo tiempo, la belleza de esto no es todo lo que hay de ella. Viene un día cuando en nuestra vida en Cristo será completa, totalmente completa. Cristo es nuestra vida ahora y El es nuestra vida para siempre.

Mira, éste es el asunto, sí, nosotros tenemos vida eterna ahora mismo, pero al mismo tiempo, ahora mismo, Jesucristo está sentado a la derecha de Dios. Pero viene un día, 1ra Tesalonicenses 4:16 y 18, cuando El descenderá de los cielos con un sonido de la trompeta de Dios y los muertos en Cristo serán levantados, y nosotros seremos recibidos en el aire con Él, y nosotros iremos a vivir con Él para siempre. Cristo volverá por ti y Cristo volverá por mí. El viene por nosotros como sus seguidores, y nosotros viviremos con Él para siempre.

Eso es lo que él dice en Romanos 8:30, “Aquellos a quienes Dios predestinó, a esos llamó, El también justificó; a esos a quienes el justificó, El también glorificó”. Yo amo ese verso porque literalmente que si has sido justificado, has sido llamado por Dios, puedes considérate a ti mismo glorificado, es un trato hecho, no tienes que preocuparte por lo que viene en lo adelante.

La realidad de relaciones con otras personas

Ahora, quiero que pienses en esto conmigo, que grande es esto. La plenitud que nosotros tenemos en Cristo, si Cristo está en nuestras vidas, y cómo eso afecta la forma en que nos relacionamos con otras personas. Seamos honestos, todos nosotros sin excepción, en lo que se relaciona a relaciones humanas, todos nosotros tenemos heridas y dolor producidas por las relaciones humanas, todos lo hemos sufrido. Cada vez que llegamos a un tipo de relación con alguna persona, traemos las heridas y dolor causado por relaciones pasadas. Y eso no significa que esa relaciones en el pasado fueran malas, quizás fueron relaciones maravillosas y luego fueron quitadas de nosotros, por muerte, o divorcio, o cualquier otra cosa que haya podido pasar. Y nosotros traemos a la mesa en cualquier relación todo tiempo de herida y dolor de pasadas relaciones. Pero la belleza de Colosenses 3 es que cuando confías en Cristo y mueres con Cristo y ahora vives en Cristo entonces él nos hace plenos y nos libera, nos libera de encontrar suficiencia en las relaciones con otros. El nos libera de encontrar suficiencia en nuestra relación con El. Nosotros hemos entrado en la belleza de una relación con Cristo en la cual, literalmente, El es nuestro todo

El nos libera de las heridas del pasado y hasta de las heridas del futuro. El es nuestro todo. El es suficiente para nosotros.

Ahora, esto no significa que todo lo que nosotros necesitamos es Cristo, nosotros no nos necesitamos los unos a otros. Nosotros hemos visto en nuestros estudios de grupos pequeños y comunidades bíblicas que Dios nos ha diseñado para contar los unos con los otros y depender los unos de los otros. Al mismo tiempo, cuando nosotros entramos a una relación con otros, tenemos esta imagen de estar completos, completos en Cristo, y yo no necesito que tú me complementes y tú no necesitas que yo te complemente, la belleza de este asunto es que Cristo nos completa, y espero que esta sea una buena noticia para las personas que están en este salón, quizás hasta para aquellos quienes tienen heridas profundas y dolor en alguna de sus relaciones sociales. Yo quiero recordarles que Cristo nos completa. Cristo te completa. En ocasiones no parece así, pero la belleza de Colosenses 3 es que Cristo te completa.

Cristo es todo

Y esto es exactamente lo que El está hablando aquí. Cuando vemos en Colosenses 3:11 y vemos un resumen de los versos de este capítulo. Y el comienza hablando sobre cómo no hay Griegos o Judíos en esta imagen, no hay circuncidados y no circuncidados, libres o esclavos, entonces él dice esta frase, es una gran frase, deberían subrayarla en sus Biblias, al final de Colosenses 3:11, El dice, “Cristo es todo”, en otras palabras, Cristo es todo y está en todo. Hablando sobre la iglesia especialmente, El está en cada uno de nosotros. Por lo tanto esa es la imagen de la iglesia. Cada uno de nosotros en la iglesia tiene a Cristo nuestro todo en nosotros. El es todo, y El está en cada uno de nosotros. Y esto nos libera para relacionarnos con los demás basados en la plenitud que nosotros tenemos en Cristo como individuos.

Este es lo que dijo un hombre llamado Diestrich Bonhoeffer, “Cristianismo significa comunidad a través de Jesucristo y en Jesucristo. La comunidad cristiana no es más o menos que esto. Sin importar si es un simple encuentro o una comunidad diaria por años, comunidad cristiana es solo esto, nosotros pertenecemos los unos a otros solo a través y en Jesucristo”. Y básicamente lo que el continúa diciendo es una imagen increíble de cómo tú y yo nos relacionamos como hermanos y hermanas, como parte de la familia de Dios, nosotros nos relacionamos los unos a los otros a través de Cristo que entre tú y yo. Yo tengo a Cristo en mí, Tú tienes a Cristo en Ti, nosotros nos relacionamos a través de Cristo por el amor de Él. Nuestra relación está permeado por Cristo.

Ahora, eso es un fundamento teológico que nosotros en el que estamos a punto de ver implicaciones prácticas, pero nosotros tenemos que tener nuestros brazos y nuestros corazones alrededor de esto. Cristo es todo y El está en cada uno de nosotros, por esa razón nosotros tenemos plenitud en El. Este es un gran punto de inicio para cualquier relación que nosotros tengamos con otro ser humano. Entender la plenitud que nosotros tenemos con Cristo.

Ahora, basado en ese fundamento, nosotros profundizamos en el resto de este pasaje. Y que es lo que vemos en Colosenses 3:9 y 10, más o menos vemos en el final del verso 9 y el principio del verso 10, vemos una imagen que predomina en el capítulo completo. El está hablando de no mentir los unos a los otros, y entonces él dice esto, “Desde que ustedes se despojaron del viejo ser son sus prácticas y se han puesto el nuevo ser”, el lenguaje aquí es literal, ustedes se han cambiado sus vestiduras. Ustedes se han cambiado este conjunto de ropas y se han puesto un nuevo conjunto de ropas nuevas. Se han quitado lo viejo y se han puesto lo nuevo. Nos hemos quitado el viejo hombre y nos hemos puesto el nuevo hombre, esa es la descripción aquí; ha ocurrido un cambio fundamenta en el centro de lo que somos.

Cristo afecta nuestras relaciones

Y entonces básicamente desde este punto, él habla de cómo siendo seguidores de Cristo, los nuevos hombres quienes tenemos a Cristo en nosotros, esto afecta la forma que en vivimos entre las personas. Entonces eso nos dirige a la segunda faceta de cómo cultivamos una vida social transformada, y eso comienza dejando atrás los hábitos que teníamos antes de Cristo. El dice, “Quítate el viejo ser”, quítate los hábitos que tenías antes de Cristo. Y lo que El hace es, Pablo, en Colosenses 3:5 hasta el verso 9, nos da dos listas diferentes, básicamente dos listas de hábitos diferentes, características que están asociadas con el viejo ser del cual nos hemos despojado, y él dice que tenemos que despojarnos, literalmente él dice, “hagan morir todo lo que es propio de su naturaleza terrenal”, en el verso 5. Significa morir a todas esas cosas. Nosotros hemos muerto a esas cosas completamente. Entonces quiero que nosotros pensemos en algunas específicamente. Esta lista no es exhaustiva de ninguna manera, pero ella nos da una representación de lo que nos hemos despojado, y yo quiero que nosotros pensemos sobre cada una de esas cosas relacionadas con nuestra vida social.

Entonces, veamos en lo que El dice primero que debemos hacer morir. El dice que nosotros pongamos los pecados que nos destruyen. Verso 5, “hacer morir todo lo propio de la naturaleza terrenal”, y luego el comienza a listarlos, “inmoralidad sexual, impureza, bajas paciones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría”. Ahora, nosotros no nos vamos a detener mucho tiempo aquí porque hemos hablado de eso un buen número de veces en las semanas pasadas cuando hablamos sobre la disciplina del cuerpo, pero yo quiero que nosotros como esta lista que Pablo nos da aquí es realmente un reflejo de todo lo que nosotros hemos estado estudiando, y es un reflejo de cómo nuestra mente y nuestros deseos y nuestros cuerpos todos están afectados por nuestra vida espiritual.

Pecados que afectan relaciones

Lo primero que él lista, es la inmoralidad sexual. Entonces lo que nosotros hacemos morir, pecados que nos destruyen, la pregunta a la cual les invitaría a preguntarse continuamente es, “¿está mi cuerpo consagrado para Dios?” Esto es lo primero que Pablo siempre lista cuando él está hablando sobre pecados sexuales, el dice inmoralidad sexual, la imagen de la fornicación básicamente, que envuelve nuestro cuerpo y eso no honra a Dios. Entonces la pregunta que nosotros debemos retomar como seguidores de Cristo en quienes Cristo mora, ¿está nuestro cuerpo consagrado a Dios?

Y lo próximo que él dice es impureza. “Está mi mente limpia ante Dios”. Ahora, yo quiero que ustedes vean cómo estás cosas se relacionan una con la otra. Una mente impura, la imagen de impureza en la manera en que nosotros pensamos ¿es puro, es santo?

Y luego, ésa es la mente y el cuerpo, luego nosotros tenemos los deseos. El muestra las bajas pasiones y malos deseos una y otra vez aquí, “¿Están mis deseos contralados por Dios? La descripción que tenemos aquí en Colosenses 3:5 es deseos que están fuera de control, deseos que buscan las cosas de este mundo en vez de buscar a Cristo, ésta es la imagen que nosotros tenemos aquí. “¿Están mis deseos controlados por Dios o estoy yo controlado por la lujuria? ¿Estoy yo controlado por mi deseo en esto o aquello?”

Y eso nos dirige al último, codicia, que es idolatría. Y la pregunta que nosotros nos hacemos a nosotros “¿Está mi corazón contento en Dios?”. Lo que él está hablando en esta imagen de la codicia es que nosotros deseamos cosas que Dios no ha designado para ti, pero las quieres y las buscas, y El dice que eso es idolatría. Nuestra satisfacción, nuestro gozo, nuestros deseos, nuestras mentes, están contentas con Dios y solamente Dios. Esto es lo que significa para El ser nuestro Señor. Eso es lo que significa para El ser el objeto de nuestra adoración.

Entonces cuando vemos estas cosas listadas, les reto a pensar en sus vidas, ¿está tu cuerpo consagrado para Dios?, ¿Es tu mente pura?, ¿Es tu menta santa? ¿Están tus deseos bajo el control de Dios? ¿Está tu corazón contento con Dios? ¿Es El la fuente de tu satisfacción donde no buscas las cosas de este mundo, tú no necesitas las cosas de este mundo para satisfacerte? ¿Está tu corazón satisfecho en Dios? Pecados que nos destruyen cuando nuestros cuerpos no están siendo utilizados para Dios, cuando nuestras mentes se convierten en impuras, cuando nuestros deseos están fuera de control y cuando nuestros corazones no están satisfechos en Dios. Entonces eso es lo que Pablo atiende aquí en esa primera lista.

Pero luego él va hacia pecados que no solo nos destruyen a nosotros, también hacen daño a otros. Y lo que vemos es el cambio en esta próxima lista, a pecados que afectan nuestras relaciones con otros directamente. Quiero que escuchen lo que él lista aquí. El dice en el verso 8, nosotros volveremos a los versos 6 y 7 en unos segundos. El dice “Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno de tus labios. Dejen de mentirse unos a otros”. Entonces él nos da una lista de las cosas que debemos dejar, literalmente hacer morir. Nosotros necesitamos hacer morir estas cosas en nuestras vidas. ¿Qué son estas cosas? Bueno, vamos a hacer las siguientes preguntas.

Mas pecados

Primero, ¿guardo yo amargura? Lo primero que él lista es el enojo. Y la imagen allá en el lenguaje original en el Nuevo Testamento es básicamente raíces profundas de enojo que a menudo están bajo la superficie de una actitud de enojo. Y no está hablando de, nosotros vamos a llegar a la siguiente, ira, que se refiere a explosiones de enojo, pero básicamente esto es algo que sucede debajo de la superficie que cuando nos encontramos en ciertas circunstancias, sale y básicamente alza su cabeza. Está esta actitud en nosotros. Por lo tanto, “¿guardo amargura?”, pienso que es una pregunta que nos debemos hacer a nosotros mismos.

En segundo lugar, basados en eso, ¿Soy dado a la ira? La palabra ira aquí se refiere a estallidos de enojo, tener un temperamento en el cual la ira surge rápido en mí, ésa es la descripción de ira. No pienses que es muy extremos hasta pasar los límites de donde deberías estar, aquí es exactamente donde munchos de nosotros estamos. “¿Me lleno de ira rápidamente?”

La tercera pregunta, “¿Tengo hostilidad hacia alguien?” La palabra que él utiliza es malicia, literalmente, mala voluntad hacia alguien, para quien tú no quieres lo mejor. Yo estoy adivinando que muchos, si no a todo nosotros nos es familiar la tentación de que algunas veces no queremos que alguien no tenga éxito, estar contentos cuando ellos no tienen éxito y sentirnos frustrados cuando alguien sí tiene éxito. La Biblia tiene una palabra para esto, se llama pecado, y es muy destructivo en la iglesia, extremadamente destructivo. “¿Tengo yo hostilidad hacia alguien o quiero lo mejor para las personas que me rodean? ¿Hay alguien en tu vida hacia la cual tienes hostilidad? Este no es el fruto de Cristo en ti. Este no es el fruto de Cristo en ti.

Lo próximo, “¿Hablo negativamente sobre alguien?”. Calumnia, que literalmente dice lo que no es de los demás. La palabra es en realidad blasfemia, y nosotros pensamos en blasfemia como la deshonra al nombre de Dios, pero ¿qué pasa cuando nosotros deshonramos los nombres de otros a nuestro alrededor? Eso es blasfemia, lo que él dice, es calumnia. Se trata de utilizar tus palabras y tu lengua para no forjar el carácter de los demás. “¿Alguna vez hablas negativamente sobre otras personas? El peligro con esta pregunta es esta imagen de calumnia que tan seria en la palabra es disfrazada en la iglesia en la forma de, “yo quiero compartir esto contigo porque yo sé que tú vas a orar por esta persona”. Por el contrario, no dejes que nada salga de tu boca si no sirve para edificar a otros de acuerdo a sus necesidades en Cristo Jesús; eso es un mandamiento en Efesios 4. No justifiquemos el chisme en la iglesia por una simple petición de oración, pierdes todo el punto. No pierdas el peligro que hay aquí.

Nosotros hablamos de inmoralidad sexual, lujuria, malos deseos, impureza. Nosotros sabemos que esos son pecados. Uno de mis predicadores favoritos del pasado, un señor llamado G. Campbel Morgan dijo, “Esta lista aquí es llamada pecados en buen estado”. Y lo que él quiso decir por esto es que nosotros nos escandalizamos por los otros pecados, como lo vimos semanas atrás, yo les compartí estadísticas con ustedes y ustedes pensaron, “Oh, no puedo creer que la inmoralidad sexual está tan extendida en la iglesia”, pero en algún momento, me preocupa que nos hemos sorprendido por la mala actitud en la iglesia, por el chisme en la iglesia, por los temperamentos en la iglesia. Alguien puede molestarse y elevar su temperamento en una sesión de negocios en la iglesia y nosotros lo llamamos justa indignación; estos son pecados en buen estado, por no decir otros. Y nosotros necesitamos darnos cuenta, si, pecado sexual, and nosotros lo vimos un par de semanas atrás, es diferente, es particularmente severo, pero al mismo tiempo, nosotros no podemos llegar al punto tener una actitud casual con el pecado en la iglesia, especialmente en nuestras relaciones con los demás. Tenemos que cuidar esto. “¿Hablo negativamente sobre alguien?

Próximo, “¿Son mis palabras alguna vez ofendías hacia los demás?” El dice, “lenguaje inmundo de sus labios”. Lenguaje sucio de sus labios, ¿son tus palabras ofensivas? Literalmente, humor grosero, inmundicia en tu comunicación, ¿son tus palabras ofensivas para los otros? Les recuerdo, Santiago 3, “La lengua es un mundo de maltad entre las partes del cuerpo. Contamina todo el cuerpo, enciende con fuego todo el curso su vida y es inflamada en el infierno. Todo tipo de animales, aves, reptiles y las criaturas del mar se doma, y ha sido domada por el hombre, pero ningún hombre puede domar la lengua, es un mal sin freno, lleno de veneno mortal. Con la lengua nosotros adoramos a nuestro Señor y Padre y con ella hemos maldecido a los hombres quienes han sido creados a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Mis hermanos, esto no debe ser así”. Esta es una imagen del poder de la lengua. ¿Es lo que decimos ofensivo a los demás? Les recuerdo a Mateo 12:36 “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que los hombres hablaren, de ella darán cuenta en el día del juicio”. Yo no sé si ése eres tú, pero eso me tranquiliza aquí. “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que los hombres hablaren, de ella darán cuenta en el día del juicio” Mateo 12:36. “¿Son mis palabras ofensivas a los demás?

Y finalmente, “¿Alguna vez tergiverso la verdad?” El dice, “No se mientan los unos a los otros”. No se engañen los unos a los otros. No utilicen palabras verdaderas en una manera en la cual tergivenzen y escondan algo más. El dice, “No se mientan los unos a los otros”. Nosotros vemos en todo el Nuevo Testamento, Satanás es el autor de las mentiras, que Satanás es el autor del engaño. El Espíritu de Dios quien vive en nosotros es el Espíritu de ¿qué? Espíritu de la verdad. Por lo tanto El dice, “Cuando tú mientes, estás cooperando con Satanás. Cuando dices la verdad, estás cooperando con el Espíritu”. Y la pregunta que tenemos que preguntarnos los unos a los otros en este día es ¿con quién nosotros estamos cooperando? ¿Alguna ver tergiverso la verdad?“

El juicio de Dios

Ustedes ven como estas cosas que no parecen estar cerca de algo tan grande como inmoralidad sexual influencian. Y Pablo dice, “Sáquenlo, háganlo morir”. Y aquí está la razón del por qué nosotros debemos hacerlo morir.

Número uno, y en esto volvemos a los versos 6 y 7 – porque ellos traen el juicio de Dios. Escuchen lo que él dice en el verso 6, “Por estas cosas, la ira de Dios viene”. Si ésa no es la motivación para ponernos serios con relación a nuestros pecados, yo sé cual será. La ira de Dios viene. Dios odia estas cosas. Dios ha dicho El mismo en su carácter santo; El está en contra de estas cosas. Arthur Pink dijo, “La ira de Dios es eterno aborrecimiento a lo injusto. Es el descontento y la indignación de la equidad divina contra la maldad. Es la santidad de Dios contra las actividades pecaminosas”. Dios toma estas cosas muy en serio, y eso es lo que El dice que la iglesia haga también porque trae el juicio de Dios y segundo porque traiciona la salvación de Dios, y esto es realmente lo más importante de lo que Pablo está diciendo. El dice en el verso 7, “en las cuales también ustedes anduvieron en otro tiempo cuando vivían en ellas, pero ahora las cosas son diferentes”. Lo que Pablo dice es, “Esta es la forma en la cual vivían, pero Cristo vino a sus vidas, Cristo los redimió, El los liberó de estas cosas, ¿Por qué todavía viven en ellas?

Y pienso que esta parte en particular es importante que nosotros escuchemos. Para Pablo, continúa, él dice, “Ustedes están siendo renovados en el conocimiento a imagen de su creador. Ustedes han muerto a estas cosas, ustedes se la han quitado, era la forma en la cual ustedes vivían. Han sido salvados de esas cosas”. Y yo me estremezco cada vez que escucho a la gente en la iglesia mirando estas diferentes cosas, ya sea mentira o engaño o si es chisme o ira, lo que sea, y nosotros decimos cosas como estas, “Bueno, solo es la forma en que soy”. Yo siempre tenía un conflicto con eso, “es la forma en que soy”. Y yo sé que diferentes de nosotros que están en este salón, todos luchamos con diferentes cosas, ustedes pueden estar luchando con cosas diferentes a las cuales yo estoy luchando y viceversa. Pero la belleza del Evangelio es que fuimos liberados del viejo hombre, nosotros no somos así, nosotros morimos con Cristo, ahora vivimos con El.

Puedas vivir una nueva vida

No sabías, Romanos 6, que todos nosotros fuimos bautizados en Cristo Jesús, nosotros fuimos bautizados en su muerto. Nosotros, por lo tanto, fuimos enterrados con El a través del bautismo para que como Cristo fue levantado de la muerte, tú también puedas vivir una nueva vida. Dios nos ayude a no darle a Satanás tanto crédito como para comenzar a creerle cuando dice, “nosotros somos así”, Tú no eres así más. Tú estás en Cristo, Cristo está en Ti. El transforma quienes somos.

Nosotros fuimos, por lo tanto, enterrados con él a través del bautismo para que justo como Cristo fue levantado de los muertos, tú también puedas vivir una nueva vida. Dios nos ayude a darle a Satanás tanto crédito como para creer en Él cuando él dice, “Nosotros somos así”. Tú no eres más así. Tú estás en Cristo, Cristo está en ti. El transforma lo que somos.

Entonces yo los reto a que vuelvan a atrás y vean esas preguntas. ¿Qué necesitas hacer morir en tu vida en que tiene que ver con los hábitos de el viejo hombre a lo cual todavía nos sentimos atados? No estoy diciendo que sea fácil, pero estoy diciendo que éste es el diseño glorioso de Dios para renovarnos a la imagen de Cristo, que nos dejemos esos hábitos. Entonces nosotros entendemos la plenitud que nosotros tenemos en Cristo y dejamos atrás esos hábitos y vivimos en el personaje que nosotros recibimos de Cristo. Cristo no nos quitó el viejo hombre y nos dejó por ahí, El puso el nuevo hombre en nosotros y ahora El vive en nosotros. De eso es lo que Pablo está hablando cuando llegamos a Colosenses 3.12. Escuchen estas palabras, “Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de”, y él comienza a darnos otra lista ahora. Entonces él dice, “Quítense esas ropas y pónganse estas otras”. Y la palabra que utiliza para describirnos es maravillosa. ¿Escucharon eso? “Escogidos, santos y amados”. Esta imagen del hecho de que Dios te ha llamado, el seguidor de Cristo no solo la persona a tu lado, en frente de ti, detrás de ti, a la derecha de donde estás sentado, el Dios del universo te ha llamado por tu nombre. Santo, literalmente él te ha apartado para El.

Santidad

Yo mencioné haber estado en una boda ayer y ver a la novia y el novio unir sus vidas, ellos se separaron del mundo el uno para el otro, ésa es la imagen aquí. Santidad, estar separados para Dios. Ahora, ¿qué pensaríamos si estuviéramos en una boda, nosotros veríamos esta separación para cada uno y luego el novio se va de la boda con la dama de honor, tendría eso sentido? Absolutamente no. Entonces, como podemos nosotros, quienes estamos separados para Dios continuar viviendo con las cosas de este mundo. Pablo dice, “has sido separado para El. Tú le perteneces. Eres santo y amado. El pone su amor en ti”. Esta es una imagen de total y absoluta gracia. Nosotros somos permeados por la gracia de Cristo. Pero aquí es que se pone buena la cosa, no solo somos permeados por la gracia de Dios y la gracia de Cristo, pero lo que es interesante que vemos los evangelios y los tres utilizan estos tres términos diferentes, escogido, santo y amado, todos fueron utilizados para describir a Cristo. No tenemos el tiempo de ir y ver cada uno de ellos, pero Lucas 23:35, “El es el elegido”, Marcos 1:24 y Lucas 4:34, “El es el Santo de Dios” Mateo 3:17, “El es mi hijo amado”. Estos son términos que son utilizados para describir a Cristo y ahora están siendo utilizados para describirnos a nosotros, ¿no les parece increíble que la gracia de Cristo nos llena tan plenamente que nos escondemos con Cristo en Dios, es esa nuestra vida?

Y lo que eso significa es, lo que eso significa es que Su carácter está puesto en nosotros y eso afecta la forma en que nos relacionamos con los demás. Entonces no solo somos beneficiados de Su gracia, también somos reproductores de Su gracia. Y ahora tú y yo somos canales de la gracia de Cristo, demostradores del carácter de Cristo en la forma en que nos relacionamos con otros. La gracia de Cristo fluye de nosotros hacia los demás. Y entonces él nos da esta lista de lo que debemos vestirnos: compasión, amabilidad, humildad, gentileza, paciencia, perdonándoos unos a otros.

Hagámonos estas preguntas

Entonces, hagámonos estas preguntas. Número uno, “¿Muestro yo misericordia a otros? Esta es la imagen de la compasión, un corazón compasivo, ternura, todas se resumen en lo que la palabra original del antiguo testamento. “¿Muestro yo su misericordia a otros?” “Tengo yo”, ¿puedes describir tu corazón como un corazón de compasión hacia las personas que te rodean? Segunda pregunta basada en la palabra amabilidad, “¿Mi amabilidad invita a otros hacia Cristo? La imagen de la gracia de Cristo literalmente infiltrando todo tu ser para que no tengas esos malos sentimientos y no tengas raíces de amargura para que la gracia de Cristo fluya en ti.

La tercera pregunta, “¿Soy yo desinteresado en mis relaciones con los demás? La palabra la humildad, la cual es realmente interesante cuando vemos la literatura pagana durante este período en particular. La humildad no era vista como una virtud admirable, en vez de eso, todo giraba en torno a orgullo y dominación. Pienso que si nosotros fuéramos honestos, vivimos en una cultura muy similar a la de esos tiempos en el día de hoy. Nosotros exaltamos a aquellos quienes golpean al otro, y nosotros tenemos el deseo de golpear a la próxima persona, la próxima familia. Y El dice en medio de una cultura de orgullo y dominación, que nos pongamos la vestidura de la humildad. Eso es lo que haces, te pones, dejas ciertas cosas por el bien de los demás y por el avance de otros. “¿Soy yo desinteresado en mi relación con los demás?

La próxima pregunta, “¿Me relaciono yo gentilmente con los demás? ¿Me relaciono con los demás amablemente?” Y él habla sobre la gentileza, la cual no espero que se confunda con debilidad. Esto no es debilidad, esto es fuerza y control. Yo precisaba esta semana y un señor vino hacia mí, alguien que conocía y que no había visto en un par de años. Y él es uno de esos tipos que tan pronto entran en un salón, las cosas cambian. Este amigo es tan gentil. El es fuerte. Es él uno de los tipos más agudo en la Palabra que conozco en el ministerio, él es tan agudo, pero él demuestra gentileza. “¿Me relaciono gentilmente con los demás?

Siguiente, “¿Soy yo paciente con otros?”. Esta palabra aquí literalmente significa un temperamento pausado, en vez de un temperamento agresivo, un temperamento pausado. Te mantienes en calma aún siendo provocado. “¿Soy paciente con los demás?

Y relacionado a eso, la siguiente pregunta, “¿Soporto yo las dificultades en las relaciones con los demás?” “¿Soporto yo las dificultades?” Literalmente, Pablo dice, “Soportaos los unos a los otros”. Cuando las cosas no funcionan como esperabas en una relación con esta persona, tengan paciencia, soporten eso. Es lo que Pablo habla en 1ra de Corintios 4:12 El dice, “Cuando fui perseguido, nosotros soportamos eso, aguantamos. Pasamos sobre la situación”. ¿Aguanto yo en las relaciones difíciles con los demás?

Próxima pregunta, “¿Perdono a otros completamente?” En otras palabras, no solo estamos supuestos a no retaliar, pero estamos supuestos a remover cualquier raíz de amargura y perdonas a quienes nos ofendieron y perdonarlos completamente de la misma manera en que queremos que Cristo nos perdone. ¿Hay alguna raíz de falta de perdón en tu vida en esta mañana en alguna relación con alguien? Pablo dice, ese no es el carácter de Cristo, perdona como tú has sido perdonado. Estas cosas suenan simple en la superficie, pero no son tan fáciles. Son radicalmente diferente a la cultura en la cual nosotros vivimos, y solo pueden ser producidas por Cristo en nosotros, la cual nos lleva a esta última, “¿El amor genuino permea mi relación con los demás? El dice en el verso 14 de Colosenses 3, “Sobre todas estas virtudes, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto” El básicamente resume todo y dice que se circunscribe en torno al amor. Si tratas de hacer todas estas cosas sin amor, entonces serás un legalista en tus relaciones con los demás y tratarás de hacer estas cosas. Es el amor que lo permea todo. El amor es al fundamento de todo. Es porque Pablo en el medio de su discusión sobre la división entre los dones espirituales y la gente en la iglesia en 1ra de Corintios 12-14 nos da ese capítulo en el medio, y él dice, “La grandeza de eso es amor”. El amor resume toda la imagen.

Su gracia en nosotros para extender

Entonces Cristo está en nosotros y en vierte Su gracia en nosotros para extender Su gracia a través de nosotros. ¿Somos canales de Su gracia? ¿Somos tú y yo canales de Su gracia esta mañana en los días que vivimos? Nosotros extendemos la gracia de Cristo. Entonces el continua, verso 15, “Que la paz de Cristo gobierne en sus corazones porque somos miembros de un cuerpo, están llamados estar en paz”. Nosotros promovemos la paz de Cristo entre los demás. Nosotros queremos edificar a los demás de una forma que muestre Su paz. Nosotros queremos que Su paz gobierne la iglesia como Pablo dice, que la paz de Cristo debiera gobernar este cuerpo, que debería guiar este cuerpo.

Nosotros compartimos la Palabra de Cristo con otros. El verso 16, “no solo dejen que la paz de Cristo gobierne, dejen que la Palabra de Cristo habite en ti ricamente mientras enseñan y amonestan los unos a otros con toda sabiduría, y mientras cantan canciones, himnos y canciones espirituales con gratitudes en sus corazones a Dios, la Palabra de Dios llena la iglesia”, El dijo. “Ustedes compartan la Palabra, dejen que la Palabra permee sus relaciones los unos con los otros”. “Enseña la Palabra”, él dice. “Amonesten con la Palabra”, la cual literalmente significa algunas veces corregir unos a otros con la Palabra, dejen que la Palabra sea la base de sus relaciones los unos con los otros y luego canten la Palabra. Esta es la teología de cantar aquí, canta la Palabra, canta sobre la bondad de Dios y su grandeza en la medida en que revela Su Palabra, hagan esto juntos. Compartan la Palabra de Cristo con otros. Entonces nosotros honramos el nombre de Cristo ante otros. El dice, “Y todo lo que hagas, sea en palabra o en hecho, hazlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre a través de Él”.

Estamos unidos

Y la imagen aquí es ésa porque nosotros estamos unidos con Cristo, porque nosotros morimos con El y vivimos con El y Cristo es nuestra vida, lo que significa que su nombre está en nosotros, nosotros pertenecemos a Él, y Su reputación es mostrada en nosotros, el honor del nombre es frecuente aun ahora. Yo vi una pareja semanas atrás en la cultura de Medio Oriente, tan frecuente el honor del nombre de la persona. Y la imagen aquí es lo que haces; tú representas el nombre de Cristo. Eso es lo que el menciona en 1ra Pedro 2:12, él dice, “Muestren el honor de el nombre de Cristo entre los gentiles”. Es lo que él dice en Romanos 2, “Porque por su desobediencia, el nombre de Dios está siendo blasfemado entre las naciones por tu responsabilidad.” Nosotros debemos darnos cuenta de lo que está en juego aquí. Nosotros llevamos el nombre de Jesucristo y la forma en que nos relacionamos con otros.

Y ésta es la razón por que, nosotros vamos a hablar sobre nuestras esposas, esposos, hijos, padres y la forma en que nosotros interactuamos con relaciones específicas. Es por esto que contestamos los puntos aquí entre nuestras relaciones los unos con los otros, nuestros matrimonies, nuestras familias y nuestras relaciones con los demás tienen un gran efecto en la misión, tener preguntas, tras pregunta, tras pregunta en el medio oriente sobre el matrimonio y el aborto y la inmoralidad sexual y todas estas cosas que son tan frecuenten en nuestras relaciones en nuestra cultura, y ellos dicen, “¿Es eso lo que el Cristianismo representa?”.

Nosotros necesitamos mirar profundamente lo que eso significa para Cristo afectar nuestras relaciones con cada uno y nuestros matrimonies y nuestros hogares y todo esto porque el nombre de de Cristo se muestra a las naciones a través de estas personas; ésa es la forma la cual El lo ha diseñado. Y si tomamos esto ligeramente, que se puede decir de nosotros, Romanos 2, que “el nombre de Dios fue blasfemado en medio de las naciones por tu culpa”. Nosotros debemos mirar esto. Nosotros honramos el nombre de Cristo ante el mundo. Nosotros honramos en nombre de Cristo en Birmingham. Nosotros honramos el nombre de Cristo en todas las naciones.

Las relaciones son bajo de la relacion con Cristo

Y lo que Pablo hace es ir y comienza a hablar sobre relaciones individuales. Y lo que notarás a través de estos versos que siguen, el siempre habla de cómo todo se expresa en el Señor. Todo está sometido bajo Su nombre, todo vamos la autoridad de Su nombre. Que toda las relaciones que yo tengo, mi relación con mi esposa, con mi hijo y mi hijo que va a nacer, mi relación contigo, con aquellos quienes no conocen a Cristo, mi relación con las personas que trabajan en el equipo de Brook Hills, todo está dominado por el señorío de Cristo. Todas las relaciones están bajo la señoría de Cristo.

Esposos y esposas

Entonces, ¿cómo eso afecta a esas relaciones en específico? Pablo se sumerge en ella, y dice, “Esposas, sométanse a sus maridos como convienen en el Señor”. La imagen es esposas amando sumisamente. Amor sujeto. Ahora, no tenemos tiempo de abordar esto completamente, pero solo por la superficie para decir algo en este punto. Esto no significa inferioridad entre el hombre y la mujer; eso no está implícito en todo eso. Lo que vemos en todo el Nuevo Testamento es el evangelio dando mucha libertad a las mujeres que no tenían necesariamente en esa cultura. La imagen de una mujer quien se une en una relación con su esposo, una relación íntima con él donde ella honra y sigue su liderazgo. Es la misma palabra utilizada para describir como Crista está sujeto al Padre. Es la misma palabra que describe como miembros en el cuerpo están sujetos unos a otros; es una imagen hermosa aquí. Es la imagen que nosotros tenemos, “esposas sujetas a sus esposos como para el Señor”.

Pero eso realmente cuenta en el hecho que los esposos, continúa, maridos amen sacrificadamente. Y este es la parte realmente revolucionaria de Colosenses 3; es la parte revolucionaria de Efesios 5. No fue sorpresa para nadie escuchar estás palabras, “Esposas sujétense a sus esposos” pero fue chocante escuchar “Esposos, amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella”. “Esposos, amen a sus esposas, no sean duros con ellas”. Ustedes las dirigen no por dictadura o señorío sobre ellas, ustedes las dirigen con sirviéndolas. Las guían dando su vida por ellas como Cristo dio Su vida por la iglesia, ésa es la comparación. Esposos, la barra está bien alta aquí para amar a nuestras esposas de tal manera que ellas estarían sujetas, no tratadas duramente más bien siendo amadas, cuidadas, siempre buscando lo mejor para ellas, vivir completamente desinteresadamente, esa es la imagen. Un hombre quien da su vida por su esposa, y una esposa quien se sujeta al liderazgo de su esposo es una imagen hermosa mostrada en Colosenses 3

La gente tiene la tendencia de decir, “Bueno, ese verso 18 sobre las esposas, eso es solo cultural, eso era para ellos, no es para nosotros”. Bueno, si nosotros vamos a decir que el verso 18 es cultural, tenemos que decir que el verso 19 es cultural, lo cual pienso no queremos hacer. Yo no pienso que es algo cultural para los esposos amar a sus esposas. Por lo tanto, veamos lo que Cristo ha diseñado para las familias.

Hijos y padres

Antes de ir a la siguiente, hijos y padres, solo quiero pausar por un segundo. Sé que hay parejas casadas en este salón. Pienso que hay una razón por la cual los esposos y esposas son mencionados antes que los niños y los padres, parece como natural cuando piensas en eso. Yo estoy convencido que una de las grandes necesidades para los niños en nuestra cultura de hoy no es un buen papá o una buena mama, yo pienso que quizás una mayor necesidad para los niños en nuestra cultura es ver buenos esposos y buenas esposas, y no podemos separarlos a los dos. Nosotros necesitamos trabajar para ser buenos esposos, buenas esposas, por amor a nuestros hijos, quienes ven a continuación.

“Hijos, obedezcan completamente”. “Hijos, obedezcan completamente” Los padres están amando este verso, “Obedezcan a sus padres en todo”. No deja mucho espacio, todo. Algunos de ustedes van a utilizar eso en el almuerzo de hoy. “Obedezcan a sus padres en todo porque esto le agrada al Señor”. Nuevamente, todo esto sujetos al Señor. Hay algunas situaciones donde padres guían a sus hijos a hacer cosas que no honran a Dios, y no hay obligación de hacer nada que esté fuera del Señorío de Cristo, pero la imagen es que los niños obedezcan completamente.

Y entonces dice, “Padres no exasperen a sus hijos o ellos se van a desanimar”. Y la palabra puede ser traducida a Padres y Madres; es una imagen para los padres. Padres, motiven continuamente. Motiven continuamente. La imagen no es desmotiven a su hijo para que ellos sean exasperados. El hogar no es un lugar para desmotivar y pelear, el hogar es un refugio de la desmotivación y la guerra de este mundo.

Y yo voy solo a pausar en este punto para decir, tú sabes, un par de semanas atrás habrían sido el aniversario de mis padres. Y yo llamé a mi madre el domingo en la mañana desde mi oficina antes de venir a la iglesia y lloré con ella mientras pensamos en como mi padre afectó mi vida y la de ella, y puedo decir con confianza que mi padre fue por mucho mi mayor fan (fanático). Y yo estoy en deuda con el por ser mi mayor fan (fanático). Los mayores gozos que yo ahora experimento en vida tienen ese pequeño matiz de vacio simplemente porque mi mayor fan (fanático) no está ahí para verlos conmigo. Motiven a sus hijos continuamente.

Esclavos y señores

Y entonces él habla sobre esclavos y señores. Nuevamente, no tenemos tiempo para entrar en este tema, si realmente quieres ver como el evangelio atiende el tema de la esclavitud mira el libro de Filemón, quien en realidad es un libro sobre un esclavo que escapa y es realmente interesante. Y nosotros no vamos a profundizar en eso en este día, pero la imagen aquí es realmente una teología de trabajo que a la luz de los hechos no es la imagen cultural aquí en el día de hoy, pienso que hay mucho que decir de lo que significa para empleados trabajar de todo corazón, saber que tu trabajo es para Cristo, saber que honras a Cristo y es Cristo quien te dará la recompensa final. Es Cristo quien es justo aunque te traten injustamente en tu empleo. Es Cristo quien es justo. Y para empleadores dirigir humildemente, recuerden que ustedes también tienen un Jefe. Recuerden que hay Uno a quien tendrán que rendir cuenta por sus trabajos.

Esta es la imagen de cómo Cristo infunde nuestras relaciones. Yo quiero invitarles a través de esta palabra que hemos estudiado en esta mañana, y quiero invitarles a que vean las estas preguntas. “¿Entonces, ahora qué?” Identifica de dos a cuatro facetas de tu vida social que necesitas que Cristo transforme. Y solo identifica algunas de esas cosas y luego alguien a quien puedas pedir que ore contigo en esta semana por transformación espiritual en estas áreas. Y luego quiero invitarles a pasar un tiempo en oración, pidiéndole a Dios que te fortalezca para dejar atrás viejos hábitos y asumir una nueva vida en el carácter de Cristo que esté en ti. Esto no es una de las cosas que son inalcanzables, todas son alcanzables. Y no son alcanzables por tu esfuerzo, son alcanzables por el esfuerzo de Cristo en ti y el carácter de Cristo en ti. Entonces, quiero invitarlos a pasar un tiempo reflexionando y orando muy especialmente en estas facetas en cada una de sus vidas.

Y déjenme decir algo más antes que comencemos a reflexionar, Yo sé que hay personas en este salón en el día quienes han venido aquí y nunca han experimentando plenitud en Cristo, el tipo de plenitud que viene cuando morimos al pecado y vivimos en Cristo. Y si ese es el caso, les voy a invitar, en sus corazones, a decir, “Cristo, yo necesito que me perdones por mis pecados, y yo quiero entrar en la plenitud de una relación contigo. Yo quiero tomar el paso de fe”, el más importante paso de fe que nosotros alguna vez tomaremos en nuestras vidas. Yo quiero invitarlos a hacer esto durante este tiempo, mientras que otros están pensando por estas situaciones en diferentes facetas de sus vidas. Quizás la imagen para muchos de ustedes en esta mañana es pensar, “Mi vida entera por primera vez, Yo me rindo a Cristo”. Ahora pasa tiempo reflexionando y orando y luego nosotros cerraremos este encuentro.

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!