La Oración global en la Iglesia Local - Radical

Secret Church is this Friday. It's not too late to join us! 🎟️

La Oración global en la Iglesia Local

¿Por qué debería orar la iglesia y por quiénes debería orar la iglesia? ¿Y qué debería motivar nuestras oraciones? Estas son preguntas importantes, especialmente dada la función importante que Dios ha dado a nuestras oraciones en el desarrollo de Sus propósitos salvadores. En este mensaje de 1 Timoteo 2:1–7, David Platt nos dirige hacia la voluntad misericordiosa de Dios y la suficiencia de Cristo como motivación para nuestras oraciones. Se nos ha instruido a orar por todos los pueblos, y podemos orar con audacia a la luz de la victoria segura de Cristo y Su iglesia.

La Oración Global en la Iglesia Local

Si usted tiene su Biblia, y espero que si, le invito a abrir conmigo 1 Timoteo 2. Mientras usted encuentra 1 Timoteo 2, permítanme agradecer sus oraciones la semana pasada por mi y mi esposa y por la familia de mi esposa. Ha sido una larga semana. La mamá de mi esposa estuvo luchando con una serie de problemas de salud por años y había estado en el hospital por un par de semanas. Hace apenas unas semanas, había ido al hospital con insuficiencia renal y estuvo allí por un par de semanas, pero le habían dado de alta la semana pasada, y las cosas parecían ir mejor.

Ella fue dializada. Mi esposa y nuestros hijos viajaron allá para estar con ella en su casa por unos días, y fue el viernes por la mañana, cuando mi esposa me llamó y me dijo que llevaban a su madre al hospital. Al llegar se dieron cuenta de que su madre acababa de experimentar una hemorragia cerebral masiva, y esa noche del viernes, el pronóstico no era muy bueno. Luego, la noche del sábado a su mamá falleció. Ha sido una semana muy larga en muchas maneras.

Se me ocurren, tres elementos de la semana pasada que podrían a llevarnos a 1 Timoteo 2. En primer lugar, estoy muy agradecido por el cuerpo de Cristo. Ustedes saben, que cuando uno experimenta pruebas y dificultades, es cuando vemos el significado de la familia de la fe. Estoy muy agradecido, de este cuerpo de Cristo, y mi esposa y yo sólo queremos darles las gracias por la forma en que han orado y la forma en que nos mostraron su amor y nos apoyaron en muchas maneras. Algunos de ustedes nos acompañaron en la funeraria el martes por la noche. Otros fueron el miércoles. Me sentí reconfortado, aunque estuve predicando en este funeral, no fue fácil hacerlo, sólo ver a los hermanos y hermanas que conozco y saber que estaban orando por mí y para que la gente venga a Cristo en ese funeral. Fue tan alentador, así que gracias por ser la familia de la fe que son. Estoy agradecido por el cuerpo de Cristo.

Esto nos lleva al punto numero dos: Estoy muy agradecido por la salvación de Cristo. La muerte es real, y el cielo y el infierno son reales. Si esto hubiera sucedido un par de años atrás, me estremezco al pensar en lo que hubiera sucedido. Algunos de ustedes saben que hace sólo un poco más de un año que mi suegra vino a la fe en Cristo y fue bautizada hace sólo un par de meses. Ese domingo no estuve aquí porque estuve en su ciudad bautizándola, sólo para ver que es cierto que estimada delante del Señor es la muerte de sus santos y sé que el pasado sábado por la noche, cuando era atrapada por las garras de la muerte, la vida de Cristo se empoderaba de ella, y hoy ella esta viva.

Mi suegra era un libro abierto en el cristianismo cultural. Por lo tanto, quiero que me sigan muy de cerca aquí, porque creo que hay palabra, aquí tal vez para muchas personas que oyen este mensaje. Vivimos en la cultura de la iglesia en la que se asume que, siempre y cuando alguien va a la iglesia y en algún momento dicen que creen en Jesús, entonces ellos son salvos. Nosotros decimos: “Bueno, bueno, es bueno. Sabemos que están en el cielo. “Eso no es cierto. Es especialmente peligroso cuando se trata de funerales, y esta suposición está presente. Eso no es cierto. La Biblia nunca dice que si usted va a la iglesia, irá al cielo cuando muera. La Biblia no dice que si usted tiene una creencia intelectual en Cristo, va a ir al cielo cuando muera. La Biblia dice que hasta los demonios creen en Dios. Y Ellos no van al cielo.

La realidad es que hace un par de años, mi suegra habría dicho que ella era cristiana. Ella tenía una creencia intelectual en Cristo y había ido a la iglesia, pero lo que pasó hace más de un año es que esta creencia intelectual en su cabeza, se apoderó de su corazón. Dios cambió su corazón, su vida y sus deseos, despertó su alma, y ella conoció a Cristo como su Salvador y su Señor, y toda su vida fue llenada. Hay una gran diferencia entre la creencia intelectual en Cristo y el auténtico amor a Cristo, y vivimos en una cultura de iglesia que casi nos lleva a dar una probación informal a Cristo, acercarnos a Cristo intelectualmente, y la asistencia a la iglesia de Cristo, ninguna de las cuales la Biblia dice que nos salva. Lo que salva es confiar en Cristo como Salvador y Señor en nuestros corazones, y seguir a Cristo con nuestra vida.

Así que, me gustaría hacer una pregunta a cada persona que escucha este mensaje. Pensemos en la onda del cristianismo cultural. ¿Tiene Cristo su corazón? Esta Cristo en tu vida? Si llegara ese día, en el que usted está en una cama de hospital y el pronóstico no es bueno, lo que va a importar, en última instancia, en ese día, no es si ha ido o no a la iglesia o si tiene creencia intelectual en Cristo o ha sido una persona buena según la cultura. Lo que va a importar ese día es si su corazón y su vida están confiando en Cristo como Salvador y Señor y Rey. Eso es lo que importa, y el testimonio de la vida de mi suegra es, sobre todo durante el último año, que Cristo es digno de mucho más que una creencia intelectual, mucho mas que una aprobación casual. Él es digno de su corazón y su vida, y en él se puede confiar su corazón y su vida en los buenos y en los malos momentos. En Dios se puede confiar.

Esta es la historia de su vida, que en Dios se puede confiar. Cuando usted tiene diabetes, cuando ha sido diagnosticada con cáncer de mama, se puede confiar en él, con la neuropatía, y puedes confiar en él en una enfermedad degenerativa del ojo, y se puede confiar en él cuando se tienen varias cirugías en el dedo, y se puede confiar en él cuando usted tiene insuficiencia renal, y se puede confiar en él cuando hay un accidente cerebrovascular, porque en el medio de todo, usted lo conoce. No es superficial, es auténtico. Usted lo conoce, conoce su poder, y su gracia y su paz, y usted conoce su victoria, cuando este cuerpo no pueda aguantar más y su corazón deje de latir, y usted deje de respirar. En ese momento, usted conoce su victoria, porque ha unido su vida con el hombre que venció a la muerte. Cuando camines por el valle de sombra de muerte, Él está contigo, y te das cuenta que es absolutamente cierto: “Vivir es Cristo, y el morir es ganancia.”

Sin embargo, no te pierdas: morir es ganancia solamente cuando Cristo es la vida. Así que Él es la vida? No hay cosa más importante en este mundo. Tal vez Dios le ha traído hasta aquí sólo para escuchar esta palabra. Que, mientras usted está escuchando esto, algo eterno podría suceder en su corazón. Ir más allá de un mundo de engaño religioso y la aceptación cultural y entregar su corazón y su vida a Cristo como Salvador y Señor, y conocer que la vida es Cristo y el morir es ganancia.

Numero uno, Estoy agradecido por el cuerpo de Cristo. Dos, estoy muy agradecido por la salvación de Cristo, y luego, en tercer lugar: en la semana pasada valientemente, en una forma única, este cuerpo de Cristo, proclama la salvación de Cristo en nuestra ciudad y hasta los confines de la tierra.

Sé que muchos de ustedes han caminado por las mismas circunstancias en la que ha perdido a alguien muy cercano, pero si usted sabe que la muerte es un cambio de perspectiva. Por un momento, hay cosas que están consumiendo su mente y su agenda y sus emociones, y estas cosas son preocupantes, y usted se consume con ellos, y luego sucede algo como esto, y te das cuenta, “Wao!, eso realmente no es tan importante. “Hay cosas que son en última instancia son mas importantes.

Necesitamos cambiar la perspectiva de nuestra vida. Necesitamos recordar. Somos un pueblo ocupado. Tienes muchas cosas en tu lista de tareas pendientes y los detalles de su vida y todas las cosas que hay tu mente y tus emociones se consumen en esta semana. Quiero que nos animemos, mientras nos preparamos para iniciar esta semana, a cambiar un poco nuestra perspectiva. Darnos cuenta de lo que es fundamental en nuestras vidas y lo que es fundamental para nosotros como iglesia, y darnos cuenta de que hay personas esta semana en esta ciudad, alrededor de este edificio, que van a morir, y algunos de ellos morirán y entraran en el sufrimiento eterno, en el infierno sin Cristo.

Así que, tú y yo sabemos que Cristo ha vencido a la muerte, que Él ha hecho un camino a la vida eterna, y por tanto, lo definitivo en nuestras vidas, es dar a conocer esta noticia a las personas que están muriendo a nuestro alrededor.

Es lo definitivo en la iglesia. Incluso en la Iglesia, de todos los lugares, podemos conseguir lo que consumimos y podemos empezar a pensar, “Oh, lo que es importante en la iglesia es satisfacer nuestras comodidades y dar prioridad a nuestras preferencias.” ¡No! Lo que es definitivo en la iglesia es que estamos aquí y tenemos una misión. Tenemos un propósito esta semana en nuestra ciudad, un propósito en el mundo, y un propósito cósmico en el que esta en juego la eternidad y las vidas de las personas.

Leí una parábola la semana pasada, cuando me preparaba para este mensaje. Ni siquiera había pensado en usarla este domingo, pero pensé de nuevo en ello. Permítanme que les lea:
En una costa peligrosa, conocida por naufragios, había una pequeña estación de salvavidas. En realidad, la estación no era más que una choza, con un solo barco. Pero los pocos miembros devotos mantenían una vigilancia constante sobre el mar turbulento sin pensar en sí mismos. Salían día y noche, sin descanso en busca de las personas en peligro, así como los perdidos. Muchas, muchas vidas fueron salvadas por este valiente grupo de personas que habían estado trabajando fielmente en equipo dentro y fuera de la estación de salvamento. Poco a poco, se convirtió en un lugar famoso. Algunos de los que se habían salvado, así como otros a lo largo de la costa, querían colaborar con esta pequeña estación. Ellos estaban dispuestos a dar su tiempo, energía y dinero para apoyar sus objetivos.

Nuevos barcos fueron comprados, nuevos equipos fueron entrenados. La estación que estuvo una vez oscura y prácticamente era insignificante comenzó a crecer. Algunos de sus miembros no estaban contentos con que la cabaña fuera tan poco atractiva y estuviera tan mal equipada. Ellos sentían que debían proporcionarse un lugar mas cómodo. Los muebles de la emergencia fueron sustituidos por preciosos muebles. El equipo rustico hecho a mano, fue desechado y se instalaron sistemas sofisticados. La cabaña fue descartada y demolida para dejar espacio para todo el equipo adicional: muebles, sistemas y citas. A su término, la estación de salvavidas se había convertido en un lugar popular de reunión y sus objetivos comenzaron a cambiar.

En la actualidad se utiliza como una especie de club social, un edificio atractivo para las reuniones públicas. Salvar vidas, alimentar a los hambrientos, el fortalecimiento del miedo y calmar la perturbación que raramente ocurría. Menos miembros estaban ahora interesados en desafiar el mar en misiones de salvamento, así que contrataron tripulaciones de botes salvavidas profesionales para hacer este trabajo. El objetivo original de la estación no se ha olvidado por completo, sin embargo. La motivación de salvar vidas sigue prevaleciendo en la decoración del club. De hecho, había un bote salvavidas simbólico, conservado en una habitación prominente, con iluminación indirecta suave, que ayudaba a ocultar la capa de polvo sobre el recipiente una vez utilizado.

Una noche oscura y tormentosa, un gran barco naufragó frente a la costa, y las tripulaciones contratadas trajeron barcos cargados de frías y húmedas personas, casi ahogadas. Estaban sucios y enfermos y, obviamente, de tierras lejanas. La estación era un caos. El evento fue tan traumático que se contrataron personas por dependencias, que construyeron para que los futuros naufragios pudieran ser atendidos con menores inconvenientes. En la próxima reunión hubo fuertes palabras y sentimientos de ira que dieron lugar a una división entre los miembros. La mayoría de los miembros querían interrumpir las actividades de la estación de salvamento ya que era un desagradable obstáculo para su vida social normal. No obstante, algunos insistieron, que el rescate era su objetivo principal y señaló que todavía se llamaban una estación de salvamento. Pero este último fue ignorado y se le dijo que si querían mantener como su objetivo principal el salvar vidas, que podría comenzar su propia estación en la costa. Y fue justamente lo que hicieron.

Al pasar los años, la nueva estación experimentó los mismos cambios del tiempo. Se transformó en otro club y también se inició otra estación de salvavidas. La historia se repetía una y otra vez, y si usted visitara esa costa hoy en día, encontrara un gran número de impresionantes y exclusivos edificios, a lo largo de la costa, los cuales son propiedad y son operados por miembros profesionales que han perdido toda relación con el salvamento de vidas.

Si tan sólo pudiéramos recordar, hermanos y hermanas, que tenemos un trabajo que hacer. Que ha sucedido esta semana? Lo que es fundamental en esta última semana es conducir a la gente, de la muerte a la vida, en toda esta ciudad. Lo fundamental para nosotros, se trata de llevar a la gente de la muerte a la vida, en todo el mundo. El adversario constantemente trata de distraer nuestros pensamientos y nuestras emociones en nuestras vidas y en la iglesia, con lo que no es definitivo. Por lo tanto, les animo a que nos levantemos y miremos arriba y veamos lo fundamental y vivamos para eso que es determinante, para que la gente de toda nuestra ciudad mueran felices en Cristo y vayan a estar con Él para siempre. Es lo que debemos anhelar.

La Exhortación Inicial

Eso nos conduce directamente a este texto: 1 Timoteo 2:1. Bueno, hace dos semanas, estábamos en 1 Timoteo 1, y vimos a Pablo decir: “Bueno, en primer lugar, a la iglesia de Éfeso, a Timoteo, “guarda el evangelio. Celebra el evangelio. Lucha por el evangelio en tu vida y en la iglesia. “Así que sobre esto basamos el evangelio. Entonces, ¿qué vamos a ver a partir de ahora, a partir de 1 Timoteo 2, son sólo exhortaciones y aplicaciones práctica. Debemos guardar el evangelio y luchar por el Evangelio en nuestras vidas y en nuestra iglesia, ¿cómo afecta eso a la forma en que vivimos? Quiero que veamos la exhortación inicial de Pablo basada en los fundamentos del evangelio. ¿Cuál es la primera cosa práctica, que le dice a la iglesia deben hacer con este fundamento? Veamos 1 Timoteo 2:1.

Exhorto ante todo, “Esto es lo primero”, dice Pablo a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad.

Oremos a Dios por todos los Pueblos

¿Cuál seria la primera aplicación práctica que Pablo nos daría a nosotros basado en la vigilancia del Evangelio como fundamento de la iglesia? Lo primero que Pablo dice es que oremos a Dios por todos los pueblos. Por lo tanto, lo que Pablo dice a Timoteo, a la iglesia de Éfeso, y por extensión a nosotros, es que oremos. Que se hagan “súplicas, oraciones, rogativas, y acciones de gracias.” Cuatro palabras que, básicamente, al final, significa más o menos lo mismo. “La respuesta de Pablo es que tenemos que orar “.

Así que estamos en una misión de salvar vidas. Iglesia_, estás rodeada de gente en esta ciudad que no conocen a Cristo, y estás rodeada de gente en todo el mundo que no conocen a Cristo. ¿Qué estas haciendo? ¿Por dónde empezar? Por orar. Es la cosa más fácil de hacer. Usted no tiene que salir de la cama para hacer esto. Usted no tiene que vestirse de manera agradable y ir a algún lugar. Usted incluso no tiene que hablar con la gente. Simplemente habla con Dios. Pablo dice ora. Hágase oraciones y súplicas. Usted quiere tener influencia en las personas que están a su alrededor, cuyo destino es el infierno eterno? Usted quiere tener influencia en las personas de todo el mundo, incluso los reyes y gobernantes en altos cargos? ¿Quieres tener influencia? Entonces, ore. Usted quiere que su vida cuente en lo que Dios está haciendo en la gente que esta a su alrededor? Ore.

Ahora bien, ¿Por quién oramos? Pablo dice: “Oren por todo tipo de persona.” Pablo dice: “Insto a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres.” Ahora, eso no significa necesariamente que Pablo está diciendo: “Ruega por cada individuo en el mundo. “En cambio, el panorama es orar por todo tipo de personas. Está escribiendo esta carta a los cristianos de Éfeso. Algunos de ellos eran judíos cristianos. Otros eran cristianos gentiles, y sabemos por el libro de Efesios, hubo cierta tensión entre ambos. La imagen es que Pablo constantemente se dirige a ambos. Oren por los cristianos judíos y por los cristianos gentiles.

Había herejes gnósticos en Éfeso que proclamaban que la salvación se limitaba a un selecto grupo de la élite religiosa. Paul desestima esto en toda la carta. Él está diciendo, “No, oren por todo el pueblo, no por un selecto grupo de personas, nuestra oración debe ir por la diversidad.”

Oren por todo tipo de gente: judíos y gentiles, ricos y pobres, diferentes etnias, diferentes nacionalidades , diferentes orígenes, diferentes demografías. Deja que tus oraciones sean diversas. No deje que su oración sea elitista. No deje que su oración sea nacionalista.

Ahora, quiero que piensen en esto, acerca de su oración. Sólo una pausa por un momento. ¿Hay diversidad en sus oraciones? ¿Está orando por todo tipo de personas o está orando sobre todo para personas como usted? Quiero animarles a que, de forma individual, diversifiquen sus oraciones. Animémonos unos a otros. Por eso, cuando tenemos la oración de intercesión al final de nuestra reunión de adoración, ora, Es casi como una lista de todo tipo de gente, porque se nos ha ordenado hacer esto. La mayor parte de la imagen aquí es en el culto público. Nos propusimos orar. Dios nos manda a orar por todo tipo de personas. Eso significa, orar por los musulmanes, por los hindúes, por los budistas. Oremos por esta nacionalidad y por esta otra nacionalidad. Oren por este grupo de personas y por este otro. Que haya una imagen de la diversidad en nuestra oración por la gente de nuestra ciudad y por la gente de todo el mundo. Tenemos que abrazar todo tipo de personas en el mundo en nuestras oraciones.

Alberto Benjamín Simpson, fundador de la Alianza Cristiana Misionera dijo que al despertar por la mañana, cayó de rodillas, abrazó un globo terráqueo y comenzó a llorar en medio de la oración. Oh, esa sería la imagen de nuestra vida a todo lo largo de la semana, y entonces nuestra vida, juntos como una iglesia, cuando nos reunimos, nos aferramos y abrazamos el mundo en oración.

Se nos manda a orar por todo tipo de personas, incluyendo a orar por los líderes que ocupan altos cargos. Ahora, esto es realmente fascinante cuando se piensa en ello, porque Pablo escribe esto bajo el reino y el imperio de Nerón, el emperador romano, que estaba persiguiendo a los cristianos. De hecho, en ese momento, la realidad es que había muy pocos, líderes cristianos en posiciones altas. No había reyes cristianos o gobernantes cristianos en su mayor parte. Por lo tanto, Pablo está diciendo intencionalmente que oren por esos líderes.

Ahora, obviamente, muchos de nosotros no estamos en la misma situación. No tenemos un emperador sobre nosotros que está buscando nuestra muerte y con ganas de matar a la iglesia y matar a los cristianos. Al mismo tiempo, la exhortación es evidente aquí. En realidad, el mandato es claro que debemos orar, como iglesia por los líderes en posiciones de eminencia. ¿Estás orando por tus líderes nacionales? Ahora, sé que muchos de nosotros encontramos posiciones políticas, de muchos gobernantes, con las que no estamos de acuerdo. ¿Que tal si intercedemos por esos mismos gobernantes? Se nos manda a orar por nuestros líderes de esa forma.

Ahora, ¿Por qué oramos? Pablo no dice: “Oren para que Dios aplaste a Nerón y lo ponga en total olvido.” No es por eso que vas a orar. ¿Porqué vas a orar? Ora “por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que podamos llevar una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad en todos los sentidos.” Por lo tanto, orar por la paz en medio de la persecución. Oren por estos reyes y príncipes, y creo que lo que Pablo está diciendo aquí es muy amable en muchas facetas. Por un lado, Pablo está diciendo: “Oren por estos líderes que tienen la autoridad para que dirijan de una manera que produzcan la paz. Para que estos líderes sean provistos de autoridad para llevar una cobertura de paz, para que la iglesia prospere y pueda vivir el Evangelio en libertad, no en oposición contra el Estado, sino bajo la protección del Estado “.

Esta es una imagen que vemos, incluso en el primer siglo. Pax Romana, o “paz romana”, y por medio de la paz romana se construían carreteras y se establecían rutas comerciales que, literalmente, allanaban el camino para que el Evangelio pudiera propagarse rápidamente a diferentes lugares. Sin embargo, esta es una imagen en la que, obviamente, el contexto de libertad en el que la mayoría de nosotros vivimos en este momento y en un contexto de libertad, que la mayoría de nosotros mañana tendremos el privilegio de vivir en libertad mañana las implicaciones del Evangelio, entre las personas que nos rodean. Eso es algo bueno.

Por lo tanto, necesitamos orar, especialmente por nuestros hermanos y hermanas que se encuentran en lugares donde ese no es el caso. Orar por los líderes de Corea del Norte. Orar por los líderes de Egipto, donde la paz está en peligro y la libertad está tomando forma. ¿Qué sería eso para la iglesia? Oramos por los líderes de aquel lugar para que la iglesia pueda vivir una vida pacífica, tranquila, piadosa y digna en aquellos lugares. Por lo tanto, esa es la imagen: orar por la paz en medio de la persecución.

Al mismo tiempo, sabiendo que hay algunos líderes que continuarán persiguiendo a los cristianos. Piensa en ello, en la oración por los líderes y ora por los perseguidores, el panorama es, obviamente, en la oración por ellos, para que los cristianos vivan de una manera que respondan a la persecución en forma pacífica, tranquila, piadosa y digna. Fue Juan Crisóstomo, uno de los padres de la Iglesia, quien se refirió a que cuando usted está orando por alguien, esto hace que sea mucho más difícil odiar a esa persona. Esto hace que sea mucho más difícil de despreciar a esa persona y reaccionar de manera negativa contra ella. Cuando usted ora por alguien, empiezas a amar a esa persona.

Por lo tanto, hay un cuadro. Oremos por la paz en medio de la persecución y oremos por la salvación de los perseguidores. Como estamos a punto de ver en todo el contexto de este pasaje, que forma parte de nuestra oración por todo tipo de personas, incluyendo a líderes, orar por su salvación. Para usar el lenguaje del versículo 4, orar para que ellos “lleguen al conocimiento de la verdad” de Cristo. Por lo tanto, en todo esto, lo que Pablo está diciendo, en primer lugar, a la iglesia, es que oremos por todo tipo de personas. Que oremos por la paz en medio de la persecución, por la salvación en medio de la persecución, Oren por los líderes que ocupan altos cargos. Que este tipo de oración se manifieste en nuestra iglesia, y que esto sea evidente en nuestras vidas.

El progreso del evangelio en el mundo depende de las oraciones del pueblo de Dios en la iglesia.

¿Por qué? Nos pondremos en contacto la razón teológica en un momento. La imagen que Pablo presenta en 1 Timoteo 2 es clara: el progreso del evangelio en el mundo depende de las oraciones del pueblo de Dios en la iglesia. Quiero que veas esto. Este pasaje, que estamos leyendo aquí, es uno de los grandes pasajes de evangelismo y misiones en todo el Nuevo Testamento. Dios quiere la gente en todo lugar conozcan su salvación. Por eso, Dios le dice a su pueblo: “Oren por esto y sepan que su oración tiene un efecto directo sobre el progreso del evangelio en todo el mundo. Oh, orad así por los perdidos alrededor tuyo. ”

El viejo pastor Inglés, Richard Baxter, lo expresó de esta manera. Él dijo, hablando de la oración: Deja que tu corazón suspire por tus vecinos impíos. Por desgracia, no hay más que un paso entre ellos y la muerte y el infierno. Muchos cientos de enfermedades están a la espera, listas para apoderarse de ellos y si mueren no regenerados, se perderán para siempre. ¿Ha sentido tu corazón de piedra piedad por los hombres, en un caso como éste? ¿No te importa quién está condenado, siempre y cuando seas salvo? Si es así, usted tiene causa suficiente para compadecerse de sí mismo, ya que es un cuadro espiritual completamente incompatible con la gracia. ¿Vive usted cerca de ellos? ¿O te los encuentras en la calle o trabajan con ellos o viaja con ellos o te sientas y hablar con ellos y no les dices nada acerca de la condición de sus almas? Si sus casas se incendiaran, deberías correr a ayudarlos. ¿Es que no les ayudarías cuando sus almas están casi en el infierno de fuego?

Mírales. Mira las gentes, mira las caras de aquellos con los que trabajas y viven al lado. Mira la gente con la que interactúas cada semana. Estas son las almas cuyo destino es el sufrimiento eterno o la satisfacción eterna, al infierno sin Cristo o los cielos con Cristo. Oremos por ellos. Suspiremos por su salvación. Pida a Dios por ellos.

La Motivación Teológica

Oramos porque Dios desea que todos los pueblos sean salvos. ¿Por qué? ¿Cuál es la motivación teológica detrás de todo esto? ¿Por qué oramos de esta manera? Por tres razones: una, oramos porque Dios quiere la salvación de todos los pueblos. Esta es la clave. Nuestra oración por el mundo está motivado por la pasión de Dios por el mundo. El versículo tres, dice: ” Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. “

Cuando usted comienza a orar por la salvación de todo tipo de personas en el mundo, su corazón está actuando de acuerdo al corazón de Dios mismo. El deseo de Dios es que todos las personas sean salvas. Dios desea que judíos y gentiles sean salvos. Dios desea que ricos y pobres sean salvos. Dios desea que el Wey y Arundo y Baloche, y otros 11.000 grupos de personas conozcan su salvación. Cuando usted ora así por la salvación de todo tipo de personas, ora a la luz del corazón de Dios, y eso es bueno. Esto es agradable a Dios, el Salvador, el cual quiere que todos sean salvos.

Hay que ser cuidadoso con este pasaje, para darse cuenta de lo que este pasaje no significa. Este pasaje no significa que todas las personas se salvarán. Cuando la Biblia dice que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos,” algunas personas toman ese texto y entrelazan el universalismo, la creencia de que, “Bueno, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos, y que Dios siempre obtiene lo que desea, entonces, todos se salvarán. “Eso definitivamente no es lo que dice este pasaje ni lo que enseña la Biblia.

La Escritura es clara que somos salvos por gracia mediante la fe en Cristo. Que la salvación viene sólo a aquellos que confían en Cristo, por Su gracia son salvos. Por lo tanto, este pasaje no dice que, al final, cada persona va a ser salvo.

Al mismo tiempo, este texto tampoco quiere decir que la voluntad de Dios ha sido frustrada. Algunas personas dicen, “Bueno, si Dios quiere que todos los hombres se salven y no todas las personas son salvas, entonces está claro que Dios no tiene el control de todo en el mundo.” Eso no es cierto. Una vez más, la Escritura es clara de principio a fin mostrando que Dios es soberano sobre todas las cosas y su voluntad no puede ser frustrado. Ahora, no tenemos tiempo para profundizar en esto, pero sólo una revisión rápida: Recuerde, hemos hablado de cómo, cuando la Biblia habla de los deseos de Dios y la voluntad de Dios, habla sobre la voluntad de Dios de diferentes maneras. Hay puntos cuando la Biblia habla de la voluntad declarada de Dios.

Esto es lo que declara, o lo que Él dice en Su Palabra. Entonces, la Biblia, en otros puntos, habla de su voluntad decretada. Esto es, básicamente, lo que sucede en el mundo. Y no siempre son exactamente el mismo.

Déjeme darle un ejemplo. Supongamos que mañana tuviera que mentir a alguien. Y no estoy pensando ni quiero hacerlo. Pero vamos a suponer por un momento que, hipotéticamente, le miento a alguien mañana. ¿Esta mi mentira, dentro o fuera de la voluntad de Dios? Bueno, depende. Cuando se trata de su voluntad declarada, lo que Él ha dicho en Su Palabra, que Él ha dicho claramente: “No mientas.” Estoy fuera de su voluntad. Estoy desobedeciendo su voluntad.

Al mismo tiempo, si yo mintiera a alguien, Dios no estaría en el cielo pensando, “David, yo nunca vi eso. ¿Quién lo sabía? “Él lo sabía! Él sabe todas las cosas, Él ordena, en cierto sentido, todas las cosas. Dios es soberano incluso en las peores cosas. Dios había dicho: “No matarás.” Eso es su voluntad declarada. Él fue soberano en el asesinato de su Hijo en la cruz. Sabía que iba a suceder y ordeno que suceda.

Ahora, hay misterio cuando se trata de nuestras acciones y de la soberanía de Dios, pero sé esto: la voluntad decretada de Dios no puede ser frustrada. Por lo tanto, lo que este texto significa es simplemente que Dios ama a todos los pueblos. Ese es el punto. Dios quiere la salvación de todo tipo de personas. 2 Pedro 3:9: “Dios no quiere que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento …” Ezequiel 33:11 Dios dice: “dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva… “Porque Dios quiere la salvación de todos los pueblos, oramos por la salvación de todos los pueblos. Sepan esto: cuando usted ora por sus amigos perdidos y vecinos perdidos, al orar por sus enemigos perdidos, y al orar por la pérdida Wey en Asia oriental y Baloche en Asia Central y Arundo en el norte de África, está orando a un Dios que ama a los pueblos y desea su salvación. No estamos tratando de convencerlo para que los salve. Él los ama y desea su salvación. Así que, por eso oramos de esta manera. Es por eso que es bueno, y es agradable a Dios nuestro Salvador a orar así.

Oramos porque Dios Merece el Honor de todos los Pueblos

La segunda razón, oramos porque Dios, no sólo quiere la salvación de todos los pueblos, sino que Dios se merece el honor de todos los pueblos. El versículo cinco dice, Pablo dice: “Porque hay un solo Dios.” Oh, eso me parece una afirmación tan simple, pero es una declaración tan importante. No es un dios por aquí por este pueblo y otro dios aquí para este tipo de personas, no hay todo tipo de dioses para todo tipo de personas. No, hay un solo Dios sobre todas las clases de gente.

De eso se trata Isaías 45:21-22. Dios dice: “… Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí. Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más. Hay un solo Dios, que es el Salvador, sólo hay un Dios que es digno de la alabanza de todos pueblos.

Vea esto: las misiones unidas del monoteísmo. ¿Por qué se habla de la misión cada semana? Porque hay un solo Dios que merece la alabanza de cada persona en esta ciudad, hay un Dios que merece la alabanza de 11.000 diferentes grupos de personas en el planeta, y queremos ir a cada uno de ellos, porque sólo hay un Dios que merece su honor, y hay todo tipo de personas que adoran todo tipo de dioses, y ellos no se merecen el honor. Un solo Dios merece el honor.

Vea esto: la adoración es el combustible del mundo orando. Por lo tanto, nos reunimos para decirle juntos: nuestro Dios es más grande, más fuerte y más alto que cualquier otro. Por lo tanto, le cantamos triunfante porque sabemos que Él es más grande, más fuerte y más alto que cualquier otro, y cuando cantamos eso, cuando creemos , y oramos. Dios muestra a las naciones y a toda clase de personas en esta ciudad que tú eres más grande, más fuerte y más alto que cualquier otro. La adoración es el combustible de ese tipo de oración. Ese es el corazón de la oración del Señor. “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; hace que su nombre sea conocido como santo. Ningún otro nombre es conocido como santo en toda la tierra. ”

La adoración es el combustible del mundo orando, y eso nos conduce a esto: la adoración es el objetivo del mundo que ora. Estamos orando día y noche, semana tras semana. Nos aferramos al mundo, abrazamos el mundo en la oración, anticipando el día en que toda persona se reúna alrededor de su trono y le dará la gloria que Él merece. Eso es lo que buscamos en nuestras oraciones. Lo que buscamos es la adoración en todo el mundo, y está llegando, pero llegaremos a eso al final.

Vamos a seguir adelante. Cuando oramos de esta manera, te pedimos con anticipación. Por lo tanto, oramos por todo tipo de personas. Oramos por la Baloche en Asia Central, el Wey en el Este de Asia, la Arundo en el norte de África, los grupos de estas personas que hemos adoptado que no han sido alcanzados con el evangelio. Vamos a cambiar eso por la gracia de Dios y el poder de Dios, queremos ser parte del cambio que por lo que buscamos cuando oramos por estos grupos de personas es el día en que habrá Wey y Baloche y Arundo reunidos alrededor del trono, cantando las alabanzas de Dios. Eso es lo que nos empuja en nuestras oraciones, porque creemos que Dios se merece el honor de toda esa gente. Puede ver la motivación teológica aquí? Eso no es todo.

Oramos porque Cristo Murió por el Rescate de todos los Pueblos

La tercera razón por la cual oramos por todo tipo de personas es porque Cristo murió por el rescate de todos los pueblos. “Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, que se entregó en rescate por todos.” La palabra “rescate” es una gran palabra. Literalmente, significa el precio pagado por la liberación o rescate de un prisionero o rehén. Un comentarista dijo que estos dos versos, cinco y seis, son “la Biblia en miniatura y la esencia del evangelio.”

Así que, esta es la imagen: hay un solo Dios. Él es santo en todos sus caminos, y Él es justo en todos sus juicios. Aquí estamos, hombres y mujeres, pecadores en todos nuestros caminos y merecedores de todos sus juicios. Estamos separados de Dios por un abismo infinito. No hay manera en que usted y yo por nuestra propia cuenta seamos reconciliados con este Dios.

Necesitamos a alguien que llene este vacío, que sea un mediador y aquí es donde entra en juego Jesucristo. El es el único. Él es el mediador. Lo que lo hace un mediador, es que Él es capaz de identificarse con las dos partes. Él es plenamente capaz de identificarse con Dios. Él es completamente Dios. Él es divino. El único capaz de identificarse con Dios, y al mismo tiempo, Él es plenamente capaz de identificarse con el hombre. Él es el hombre, como nosotros en todos los sentidos, pero sin pecado. Él es el único capaz de reconciliar a ambos. Eso es lo que hace un mediador.

Anoche, estaba afuera con nuestros dos hijos. Estaba oscureciendo, y estábamos buscando errores en unos dibujos. El problema es que teníamos una linterna y dos niños. Eso era un problema, ya que ambos querían la linterna y empezaron a discutir. Yo me introduje para mediar, el mediador es capaz de escuchar a ambos y representar tanto una parte como la otra, para que juntos llegaran a un compromiso.

Este es Jesús. Jesús está de pie en el centro. Completamente Dios, completamente hombre. El es Único en lo que el es, y único en lo que hizo. Pensemos en un mediador. Se dio a sí mismo en rescate. Él pagó un precio. ¿Cuál fue el precio que pagó? Pues bien, la paga del pecado es la muerte. El precio de rescate es la muerte. Este es un precio que sólo el hombre debía. Sólo nosotros merecemos morir. Somos pecadores. Sólo nosotros merecemos morir, pero la realidad es que no podemos pagar el precio de nosotros mismos, la ira infinita de un Dios santo. Sólo Dios podía hacer eso por nosotros. Sólo el hombre le debía pagar este precio. Sólo Dios podía pagar este precio. Sólo Dios podía soportar la ira infinita por el pecado. Entonces, ¿cómo puede Dios hacer eso? Lo hizo en Cristo. Cristo fue plenamente Dios y plenamente hombre, pagando el precio del hombre como Dios. Eso es bueno. Esa es la Biblia en esencia.

Mi suegra, pecadora, tomó su último aliento, y porque confiaba en Cristo, el mediador, el pago eterno por sus pecados habían sido pagados por su Salvador. El pago se había hecho y por lo tanto, el pasado sábado por la noche, en última instancia se hizo el rescate.

Jesús es el único en quién es Él y lo que Él hizo. Tuve que poner esto en allí también. Él es único en lo que hace, porque no es sólo nuestro mediador en el pasado, a través de lo que Él hizo en la cruz, Él es nuestro mediador en el presente a la diestra del Padre. Vive como nuestro mediador. Piense en esto cuando usted está orando, Jesús está viviendo en este momento, incluso en nuestra adoración, como nuestro mediador. Él está a la diestra del Padre. Él está intercediendo por nosotros. El es el medio por el cual nos acercamos a Dios en la adoración, nos acercamos a Dios en oración. Vive como nuestro mediador, reinando como nuestro mediador, continua y constantemente, momento a momento. Él es nuestro mediador, y Él nos conduce en la misión.

El Implicación Obvia

Cuando oramos a Dios por todos los pueblos, predicamos el evangelio a todos los pueblos.

Esto nos lleva a la implicación obvia. Pablo dice en el versículo siete: “Para esto yo fui constituido predicador y apóstol … y maestro de los gentiles en fe y verdad.” El asunto es que cuando oramos a Dios por todos los pueblos, predicamos el evangelio a todos los pueblos. “Al orar,” dice Pablo, “yo predico.” Pablo está hablando aquí, específicamente, acerca del llamado de Dios en su vida, pero la realidad es que lo que él está hablando aquí es de aplicación a todas nuestras vidas como seguidores de Cristo en todo el mundo.

La cuestión es que cuanto más oramos por todo tipo de personas, más nos damos cuenta de que Dios quiere la salvación de todos los pueblos, y Dios merece el honor de todos los pueblos. Cuanto más nos damos cuenta de que Cristo murió por el rescate de todos los pueblos, más nos vemos obligados a vivir por lo que es fundamental. Debemos predicar el evangelio y compartir el Evangelio con todos los pueblos. Anunciamos la cruz de Cristo a cada tipo de persona. Algunas traducciones dicen: “Para esto yo fui constituido heraldo …” La razón por la que uso esa palabra es porque es una antigua y maravillosa palabra del mundo antiguo que se utilizaba para describir a alguien que haría un gran anuncio. Si se trataba de un evento deportivo, o si se trataba de un anuncio de la victoria en la guerra, un heraldo salía y gritaba a la multitud la noticia.

Hermanos y hermanas, ustedes son heraldos de esta semana. Eres heraldos de la noticia más importante del mundo. Grítenlo, y díganle al mundo que no tienen que tener miedo de la muerte, porque Cristo ha vencido a la muerte y en su nombre pueden vivir con Él para siempre. Es mejor hablar de Alabama o del fútbol esta semana, ¿eh? Esta es una buena noticia! Es lo que anuncian, es lo que declaramos, es lo que proclamamos, y como ya anunciamos la cruz de Cristo, nos enseñan los mandamientos de Cristo. Esto es lo que hacemos, como iglesia. Oramos por todos los pueblos, y que predicamos y enseñamos el Evangelio a todos los pueblos hasta el fin.

El Advenimiento del Fin

Vayan conmigo a Apocalipsis 5:8. Tienes que ver esto. Hacia allá es donde nos dirigimos. Quiero darle una vista del cielo. Hemos estado hablando mucho sobre el cielo desde la semana pasada. Siempre es un reto para hablar con un niño de cinco años de edad y un niño de tres años de edad, acerca de casas funerarias y cementerios y el cielo y hay todo tipo de preguntas que surgen de eso. Algunos de ustedes están familiarizados con algunas de esas preguntas, y simplemente animan a que su pastor sude en el centro de todas estas preguntas, son buenas preguntas, aunque no sé qué decir en respuesta a algunos de ellas.

Quiero darle una mirada del cielo en Apocalipsis 5:8. Escucha esto. Uno de los seres vivientes que representa a Cristo tomando el libro que contiene la consumación del reino de Dios. Dice: “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso,_ escucha esto que son las oraciones de los santos”.

Ahora, diferentes personas debaten exactamente que oraciones de los santos se levantaron aquí en esta escena, pero la mayoría creen que probable, tanto, las oraciones de los santos en el cielo y las oraciones de los santos en la tierra. Si usted va al siguiente capítulo, vera mártires que oran a Dios en el cielo. Los mártires son aquellos que han perdido la vida como resultado de su fe en Cristo. También se incluyen en este cuadro las oraciones de los santos en la tierra que han anhelado y orado por la venida del reino de Dios.

Así que, es mas o menos lo mismo. Por lo tanto, oramos por la salvación de todos los pueblos y la gloria de Dios por todos los pueblos y por la venida de su reino. La oración se levantó: “y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido [las mismas palabras de 1 Timoteo 2] para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.”

Oramos con Fe y Predicamos con Denuedo por lo que Sabemos

Esta es de terminante. Es por eso que hacemos lo que hacemos. Oramos con fe por todos los pueblos para que lleguen al conocimiento de Cristo nuestro salvador. Oramos con confianza, y predicamos con valor a todos los pueblos. Esta semana, predicamos con denuedo. En nuestras vidas, este año, iremos todo tipo de lugares diferentes en viajes misioneros de corto plazo.

Algunos de nosotros vamos por la mitad del período, y otros se trasladaran al extranjero. Iremos a todo tipo de lugares en esta ciudad y más allá de esta ciudad, predicando con valentía, porque sabemos que un día nuestra misión prevalecerá. Se salvaran personas de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Esta es una garantía. Ellos serán rescatados. Nuestra misión prevalecerá y nuestro mediador será alabado. Esa es la garantía eterna. Eso es importante por siempre. Así que oremos, prediquemos, vivamos y salvemos vidas, porque esto es lo que importa.

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!