Capítulo 18: El dar en la historia de redención - Radical

Capítulo 18: El dar en la historia de redención

La ofrenda fue parte del pacto que Dios hizo con su pueblo en el Antiguo Testamento. Una forma de glorificar a Dios es darle libremente. En este mensaje sobre 1 Crónicas 29, el pastor David Platt llama a los cristianos a dar de manera extravagante y generosa. Desarrolla cuatro aspectos de este pasaje.

  1. Tres reflexiones sobre las ofrenda en el Antiguo Pacto
  2. Tres tipos de ofrendas del Antiguo Pacto
  3. Tres conclusiones al pasar a la ofrenda del Nuevo Pacto
  4. Tres oraciones para los ofrendantes del Nuevo Pacto

Si tienen una Biblia— y espero que si—permítame invitarles a abrirla conmigo en 1 Crónicas 29. Estoy tan agradecido por el tiempo que tuvimos juntos la semana pasada como una familia de fe. Ayunamos y oramos juntos. He oído de varios de ustedes cuán significativo, cuán poderoso fue ese tiempo para ustedes. Tenía almuerzo el Lunes—estaba rompiendo mi ayuno en un almuerzo con cinco hermanos y hermanas de kenya, quienes estaban aquí en nuestra reunión de adoración el domingo pasado y son una parte de Compasión en Kenya.

Ellos crecieron en una pobreza abyecta y ahora se están graduando de la universidad e influenciando sus culturas y proveyendo para sus familias—justamente historias increíbles. Y estamos hablando de diferentes cosas, y me preguntaron en un punto, ellos dijeron, ’Bien, ¿Es eso algo que ustedes hacen frecuentemente? ¿Ustedes todos ayunan juntos frecuentemente de esa manera? Y yo dije, “Bien, realmente, no. Eso fue la primera vez que hemos hecho eso. Imagino que para algunas personas la primera vez que ayunaron?, y por tanto esto es algo que necesitamos hacer más y vamos hacer más.

Y por tanto justamente le pregunté. Yo dije, “Bien, ¿ustedes muchachos ayunan juntos así muchísimo?”. Y hubo esta pausa torpe en la mesa, y uno de ellos habló en alta voz y dijo, “bien, en nuestra iglesia, empezamos cada año con un ayuno de 28 días.” Oh, muy bien, Oh, tomaré eso como un si. Si, bien, vamos hacer eso como lo siguiente, pero estábamos empezando con un día. Y entonces claramente para enero estaremos listos para 28. Si. Por tanto, de todos modos, ¿alguien tiene algo más que quiera hablar?

Por tanto, de todos modos, espero que vayamos a hacer eso más en los días por venir. Obviamente, no prediqué la semana pasada y estoy claramente compensando el tiempo perdido en lo que tienen en frente de ustedes, con un cálculo de sermón de 15 puntos con una variedad de sub-puntos y sub-sub-puntos. Tuve una persona que vino a mi la semana pasada y dice. “pastor, justamente quiero que sepas que fue el mejor sermón que usted alguna vez predicara, “Por tanto lo pude entender”.

Con toda seriedad, cuando vi donde nuestra lectura de la Biblia iba a ser esta semana, en 1 Crónicas 29, un énfasis de este texto es dar, y es un cuadro en que ell pueblo de Dios da. Y mi mente inmediatamente fue a algunas de las cosas que hace unas pocas semanas yo enseñé por seis o 7 horas en la iglesia Secret cuando se viene a dar. Y hubo algunas cosas en my estudio, mirando el Evangelio y las posesiones y la prosperidad. Que yo pensé, “tan pronto como tenga una oportunidad, estas son cosas no solamente quiero enseñar en la iglesia Secret. Estas son cosas que necesitamos estudiar como una familia de fe. “Algunas cosas importantes—aún algunas cosas que mi mente ha cambiado y transformado un poco como resultado de ese estudio.

Crónicas 29

Y por tanto lo que quiero hacer esta mañana es que quiero que miremos a 1 Crónicas 29. Quiero que veamos este cuadro de dar en este punto de la historia redentora, y luego permitamos que nos conduzca al pensar en dar en toda la historia redentora. Y quiero que profundicemos en algunas de estas cosas que pienso que son importantes para nosotros indagar como iglesia cuando se viene a dar. Y por tanto vamos a leer 1 Crónicas 29, vamos a ver esta historia.

Y luego vamos a dejar que nos conduzca, nos dirija, para ver donde estamos como pueblo de Dios en el 2010 acordando dar para acceder a toda la historia redentora. Por tanto empezamos con 1 Crónicas 29:1

Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo. Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre.

Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos. 15Porque nosotros, extranjeros y advenedizos somos delante de ti, como todos nuestros padres; y nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura. 1Oh Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo.

Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada; por eso yo con rectitud de mi corazón voluntariamente te he ofrecido todo esto, y ahora he visto con alegría que tu pueblo, reunido aquí ahora, ha dado para ti espontáneamente. Jehová, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel nuestros padres, conserva perpetuamente esta voluntad del corazón de tu pueblo, y encamina su corazón a ti. Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto, para que guarde tus mandamientos y te edifique la casa para la cual yo he hecho preparativos.

Bendecid ahora a Jehová vuestro Dios

Después dijo David a toda la congregación: Bendecid ahora a Jehová vuestro Dios. Entonces toda la congregación bendijo a Jehová Dios de sus padres, e inclinándose adoraron delante de Jehová y del rey. Y sacrificaron víctimas a Jehová, y ofrecieron a Jehová holocaustos al día siguiente; mil becerros, mil carneros, mil corderos con sus libaciones, y muchos sacrificios de parte de todo Israel. Y comieron y bebieron delante de Jehová aquel día con gran gozo.

Oremos. Padre, sabemos que somos personas saludables en este salón, particularmente comparados al resto del mundo y nuestros hermanos y hermanas en el resto del mundo. Te alabamos por el alimento que está disponible para nosotros hoy, por el agua que está disponible para nosotros hoy, por el albergue, por las ropas. No damos ningunas de estas cosas por sentado. Te damos las gracias por ellas y la abundancia de los recursos que tú nos das más allá de estas cosas.

Y oramos hoy, particularmente en medio de una cultura materialista, que por tu Espíritu a través de tu Palabra tú cambiaría nuestras mentes y nuestros corazones para ser uno contigo: que tú nos haga y nos moldees en personas quienes dan para tu gloria.

Queremos ser fieles en la historia redentora para dar de manera que te honremos y glorifiquemos, y por lo tanto que tú nos enseñe hoy.

Transforma todos nuestros corazones para dar dispuestamente, justamente como vemos aquí—basado en el sacrificio de Cristo en la cruz por nosotros. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Muy bien— tres reflexiones sobre el viejo pacto de dar. Ahí es donde vamos a empezar. En este cuadro, lo que ustedes ven en el comienzo de 1 Crónicas 29 es David dando sus ofrendas. Y luego ustedes ven las personas dando, y esos son ofrendas masivas.

Cuando llegan al verso 7 este dice que dieron 5,000 talentos y 10, 000 dramas de oro y 10,000 talentos de plata y etc. —talentos y dramas, estas no son medidas que son familiares a nosotros.

Y hay aún algún debate sobre lo que todo esto significa, pero la mayoría estima que es como 190 toneladas de oro, 275 toneladas de plata, 675 toneladas de bronce, 3, 750 toneladas de hierro. Estamos hablando literalmente de millones de libras de oro y plata y bronce y hierro y otras cosas que fueron dadas en ese día. Este fue un buen día de ofrenda. Este es un domingo fuerte aquí cuando ellos dieron millones de libras de todo este material.

Dar es guiado por Dios, centralizado en Dios, y exaltado por Dios

Lo que quiero que vean—lo que me encanta de este pasaje— es como David responde al dar extravagantemente. El no dice, ”miren cuan grandes son las personas, o cuan grandes son las ofrendas”. En lugar, su respuesta es voltear la cara hacia el Cielo para bendecir al Señor y decir, “miren cuan grande es Dios.“ Ustedes ven esto—primera reflexión de dar en el antiguo pacto: dar es guiado por Dios, centralizado en Dios, y exaltado por Dios.

En el verso 10 él dice, “bendecido seas tú, Señor. Tuya, Oh Señor, es la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad.”Un autor dijo, “David justamente escudriñó el diccionario teológico para atribuir diferentes características y títulos a Dios. En el cuadro completo, él está glorificando a Dios a través del dar de las personas.

Hay un par de verdades aquí que quiero que ustedes vean, que salen de la oración de David, que son amplias. Primero—y ustedes tienen esto en sus notas—en esta oración. David nos está mostrando que Dios es el dueño de todas las cosas, y nosotros somos sus mayordomos. Miren el verso 11, “tuyos, o Señor, es la grandeza y el poder y la gloria y la majestad y la victoria, porque todo eso que está en los cielos y la tierra es tuyo. Tuyo es el reino,” Versos 12, “Quién soy yo, ¿qué es mi pueblo para poder ofrecer así voluntariamente? Porque todas las cosas vienen de ti, y de ti mismo hemos dado a ti. ¿Entendieron eso? Lo que él está diciendo es todo lo que hemos dado pertenecía a ti de todos modos. Dios es el dueño de todas las cosas. Esta es la realidad evidente de las Escrituras.

Dios te posee

Dios tiene tu casa y tu carro y tu TV y tus ropas, y para eso , Dios te posee. Dios tiene tu cartera y todo lo que hay en ella. El tiene tu cuenta bancaria y todo lo que tiene. Y por lo tanto cualquier cosa que le damos es simplemente dándole a él lo que ya él posee. Ahora es como si tienes un bonito carro, y tu me lo da a mi para conducir alrededor un par de día, y lo regreso a ti y digo. ” Fuera de la profundidad de mi corazón y generosidad, quiero darte este carro. “ Tú me mirarías a mí y al menos pensaría sin no dice, “gracias por tu humilde generosidad, pero es el mío de todos modos.” La realidad es, algo que damos a Dios el ya lo posee. Somos mayordomos de eso. Otra manera de poner esto, “Dios es el dador de todas las cosas, y somos sus siervos. “Lo que esto significa es porque Dios lo dio, Dios tiene la autoridad para decir que hacer con eso. No somos dueños de nuestro dinero: Somos siervos con nuestro dinero.

Justamente como Jesús es el Señor sobre cada decisión de nuestras vidas. Jesús dirige nuestros pasos. Jesús dirige cada decisión que tomamos, y no justamente cada decisión que hacemos –- Jesús determina cada dólar que gastamos. No estamos en control de nuestros gastos: Dios está en control de nuestros gastos. El dirige. El guía. El dice, “Esto es lo que hay que hacer con eso”.

El es el dueño. El es el dador. Somos mayordomos. Somos siervos. Eso es el cuadro completo. Lo que David está orando aquí cuando él habla acerca de cómo todo pertenece a Dios y todo lo que ellos dan sólo viene de Dios, y ellos dan porque sus corazones son dirigidos por Dios para dar. Dar es manejado por Dios, centralizado por Dios, y exaltado por Dios.

Dios da fuera de celebración, no fuera de obligación

Segunda reflexión: el pueblo de Dios da fuera de celebración, no fuera de obligación. Verso 9, “El pueblo se regocijó porque porque ellos habían dado voluntariamente. Ellos habían ofrecido libremente al Señor. Verso 17, “ yo sé, o Dios, que tú pruebas el corazón. En la rectitud de mi corazón he ofrecido libremente todas estas cosas. Ahora veo tu pueblo quien está presente aquí ofreciendo libremente y gozosamente.” Ustedes llegan hasta el final en el verso 22. “ Ellos comieron y bebieron antes del Señor en ese día con gran alegría.”

El cuadro aquí es lo que vemos en 2 corintios 8 en el Nuevo Testamento, pero está aquí en el Antiguo testamento. Dios ama al dador alegre. Dios crea dadores alegres. Dios obliga a los dadores alegres. No son las personas diciendo,” Bien, el dar del Antiguo Testamento fue justamente obligatorio. Fue dirigido por la ley. ¿Parece esto una obligación? Esto es celebración. El dar es una celebración gozosa. Segunda reflexión: El pueblo de Dios da fuera de celebración, no fuera de obligación.

Luego la tercera reflexión: nuestro dar está siempre anexado a nuestros corazones. En el verso 9, cuando David habla acerca de cómo ellos dieron voluntariamente, él dice con todo el corazón ofrecieron libremente al Señor.. Cuando regresa al verso 5, ustedes ven a David que da la invitación. ¿Quién entonces ofrecerá al Señor, voluntariamente consagrándose el mismo hoy al Señor? Ese lenguaje literalmente significa ¿quienes dedicarán sus corazones al Señor?

Y lo que estamos viendo es que el dar generosamente es el desbordamiento de un corazón centrado en Dios: que el corazón es anexado a nuestro dar. Esto es lo que vemos en el Nuevo Testamento también, ¿No es así? Jesús dice, “Dónde está tu tesoro, tú corazón estará también.” Nuestro corazón y nuestro dinero siempre van juntos. Donde nuestro dinero está muestra donde está nuestro corazón—esa es la humilde verdad, ¿No es así? Donde nuestro dinero está muestra donde nuestro corazón está. Nuestro dar es siempre anexado a nuestros corazones.

Ahora quiero que miren conmigo el vero 6. Este dice: Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares y de centenas, con los administradores de la hacienda del rey, ofrecieron voluntariamente. Ofrendas voluntarias—podrían subrayarla o ponerla en círculo. Eso es un tipo de ofrenda en el Antiguo Testamento, bajo el viejo pacto. Lo que quiero hacer es quiero que pensemos sobre el antiguo Testamento ahora, y quiero que veamos como este cuadro—ofrendas voluntarias— encaja en las ofrendas todas juntas..

Por lo tanto, tienen en sus notas tres tipos de ofrendas de pacto antiguo. Y no tenemos tiempo para buscar los diferentes pasajes, por lo tanto ustedes podrían escribir notitas que digan en sus notas ahí donde esto se encuentra. El primer tipo de ofrenda era el diezmo. Los diezmos eran dados. Verso aquí: Levítico 27:30 dice, “Todo diezmo de la tierra, o de la semilla de la tierra o del fruto del árbol, es del Señor. Es santo al Señor.

El significado aquí de el diezmo es literalmente una décima parte, 1/10 por ciento, que era un diezmo. Ahora el cuadro aquí en Levítico 27:30 es que de la tierra, dé el fruto de los árboles, una décima parte es dada al Señor. Lo que quiero que vean, aunque, es donde hay diferentes diezmos — diferentes décimas, para hablar así—que vemos que en el antiguo pacto el pueblo de Dios daba.

Los sacerdotes y levitas

Primero un diezmo era dado para apoyar a los sacerdotes y levitas. Dios ordenaba a su gente a apoyar los líderes espirituales en la comunidad de fe para cumplir con el llamado de Dios en sus vidas. Números 18: 21-24 habla acerca de diezmo para los sacerdotes y Levitas; Números 18: 21—24

Segundo, un diezmo era dado para proveer a la comunidad celebración. Había un tiempo cuando toda la gente traía un diezmo y celebraban allí en el santuario central Deuteronomio 14: 22-23—un diezmo era dado para proveer a la comunidad celebración. Y luego tercero, finalmente, un diezmo era dado para ayudar al pobre y al necesitado. Deuteronomio 14: 28-29. Ahora esto era un poco deferente. El primer diezmo era dado cada año—una decima parte para ayudar a apoyar a los sacerdotes y levitas. El segundo era dado cada año también, para proveer celebración a la comunidad. Pero luego había un tercer diezmo que se daba para ayudar al pobre y al necesitado que era llevado cada tres años. Deuteronomio 14: 28 dice al final de cada tres años traigan todo el diezmo de su producto así el transeúnte, el huérfano, la viuda venga y coma y sea satisfecho. Por tanto esto era cada tres años, por tanto ustedes tenían una decima parte dada cada año aquí, una décima parte dada cada año aquí, y luego una décima parte dada cada tres años aquí.

Ustedes agreguen eso, y lo que ustedes se dan cuenta es que el Antiguo Testamento bajo el antiguo pacto, pensamos, “Bien, eso significa que cuando la gente diezma en el Antiguo Testamento significa que dieron diez por ciento de sus ingresos.” Pero la realidad es que ustedes ponen estos juntos, y el total de diezmo todo el año es 23 porciento por año—dos diezmos una décima de cada uno—10 porciento, 10 porciento, 20 porciento— Y luego 1 diezmo— 10 porciento se divide de los tres años—3 por ciento—cerca de 23 porciento por año.

El pueblo de Dios estaba dando

Y ese es lo que el pueblo de Dios estaba dando. Ahora quiero ofrecer una notita aquí. Por causa de la única naturaleza de Israel, el pueblo de Dios, ellos eran una nación- estado, y por tanto eran un gobierno. Parte de su dar aquí en los diezmos era similar a—no exactamente lo mismo, pero similar a lo que podríamos algunas veces dar cuando vienen los impuestos; y por tanto eso es justo una pequeña notita al lado.

Pero el cuadro aquí es el 23 porciento de su ingreso por año era dado como esto. Y esto era justamente un tipo de ofrenda, un tipo de regalo en el antiguo pacto. Por tanto, quiero que rompamos con la idea de que en el Antiguo Testamento, el diezmo, justamente el diez por ciento era el diez porciento de los ingresos, y que era el fin de su dar. No. El diezmo era realmente el 23 por ciento de sus ingresos, y era solamente el comienzo de su dar.

El diezmo era solo el comienzo de dar. Este 23 por ciento era el techo de su dar— era el piso, por hablar así. Era donde su dar empezaba. Además, los Israelitas daban dos otros tipos de ofrendas de pacto antiguo. Primero, las ofrendas del primer fruto era dada para ofrecer lo mejor al Señor. Las ofrendas primeras de frutos, que básicamente significa lo primero de todo, lo primero y mejor de—un ejemplo de esto.

Levítico 19: 23-25; levítico 19: 23-25 habla acerca de dar lo primero de la producción de tu viña. Éxodo 23:16 habla acerca de dar lo primero de tu producción de vino o grano o aceite; Éxodo 23: 16 Número 15: 20-21 habla de dar lo primero de cualquier comida ordinaria. Por tanto, estas eran las primeras ofrendas de frutos—por tanto ustedes tenían diezmos, ofrendas de primeros frutos, y luego un tercer tipo de ofrenda de viejo pacto, ofrendas voluntarias que eran para ofrecer el exceso al Señor.

Y eso es lo que estamos viendo aquí en 1 Corintios 29. Lo que ellos están dando aquí era sobre y más allá de sus diezmos y de sus ofrendas de primeros frutos. Esto era aún más—ofrendas voluntarias. Ahora tengo que mostrarles a ustedes algo aquí. Vayan conmigo a Exodo 36. Ustedes tienen que ver esto. Exodo 36: 3. Lo que quiero que veamos aquí es que ese diezmo era justamente el punto de partida, y dar en el Antiguo Testamento bajo la ley iba hasta ahora más allá del diezmo. 23 porciento más las ofrendas voluntarias, y quiero que vean un cuadro. Lo vimos ya en 1 Crónicas 29, pero me encanta este cuadro en Éxodo 36; miren esta ofrenda diferente. Esta es cuando el pueblo de Dios había salido de la esclavitud de Egipto. Ellos estaban a punto de construir—ellos estaba trabajando en la construcción del tabernáculo. Escuchen esto.

Exodo 36: 3

Ellos recibieron de Moisés toda la contribución que el pueblo de Israel había traído para hacer el trabajo en el santuario. Ellos se mantenían trayéndole ofrendas voluntarias cada mañana, por tanto todos los artesanos quienes estaban haciendo toda clase de tarea en el santuario venían, cada uno de la tarea que estaba haciendo y decían a Moisés, “ El pueblo trae más que suficiente para hacer el trabajo que el Señor nos ha ordenado hacer.

Por lo tanto Moisés dio la orden, y la palabra fue proclamada por todo el campamento. No permitan que ningún hombre o mujer haga algo más por la contribución del santuario. Por tanto el pueblo se limitó a traer, porque el material que ellos tenían era suficiente para hacer todo el trabajo y más.

Ah! Como ellos estaban dando demasiado—era necesario decir al pueblo de Dios,” Dejen de dar”! Oh para que el día en la iglesia cuando saquemos el tocino, digamos, Muy bien, ustedes son demasiado generosos—paren!

Ustedes estando dando demasiado; tenemos más que lo que necesitamos, Que gran cuadro! Esto es ofrenda voluntaria. No hay techo sobre esto. El diezmo en el antiguo pacto—era justamente el piso del dar. Eso era donde empezaba. Y no era justamente el 10 porciento. En la cima de eso, ustedes tenían las ofrendas de los primeros frutos y las ofrendas voluntarias. Por lo tanto ese es el cuadro en el Antiguo testamento. Es donde 1 Crónicas 29 encaja. Demanda la pregunta que hace que tenga que ver con nosotros, entonces, ¿Qué del pueblo de Dios en el 2010?

El pueblo del viejo pacto de Dio

No somos el pueblo del viejo pacto de Dios. Estamos en un cuadro más diferente aquí, y sabemos que cuando vemos mandatos en el antiguo pacto, los estamos viendo en el nuevo pacto. Y si un mandato en el antiguo pacto es repetido en el nuevo pacto, entonces lo seguimos. Se ata sobre nosotros.

Pero si un mandato en el viejo pacto— como vemos en todas clases de cosas—en Levíticos, Números, Deuteronomio si es ahí en el antiguo pacto, pero no es reiterado en el nuevo pacto, entonces no hay que aplicarlo automáticamente. Y por lo tanto demanda la pregunta, luego— esta es una pregunta que es debatida en la junta de nuestra cultura cristiana hoy— ¿Esta el diezmo ordenado para los creyentes del nuevo pacto? Deben los creyentes del nuevo pacto diezmar? Y esto es donde el profundizar para estudiar en la Iglesia Secret está desafiando y transformando.

Transformando algunas de las ideas en este cuadro entero—caminaos a prisa obre esto en torno a un año cuando estábamos caminado a través de 2 Corintios 8 y 9 y hablando acerca de dar. Quiero que volvamos a ver esto. Movámonos ahora en el dar del nuevo pacto, y quiero poner ante ustedes tres conclusiones basadas en el cuadro que vemos en el antiguo pacto y en el nuevo pacto. Número 1— aquí está el trato— no hay mandato para diezmar bajo el nuevo pacto. Ahora quiero que ustedes se agarren de su cita aquí en 1 Crónicas 29 porque vamos a regresar aquí, pero vayan conmigo a Lucas 11: 42—aquí está el trato. Hay una sóla vez en el Nuevo Testamento entero que el diezmo está aún consignado. Digo una vez; es una conversación que Jesús tuvo con algunos líderes religiosos, y está registrada por Mateo y Lucas. Vamos a buscar el relato de Lucas.

Por tanto técnicamente hay dos casos, pero hablan de la misma situación. Una vez en el Nuevo Testamento entero donde el diezmo es aún mencionado, y quiero verlo. Lucas 11: 42—Jesús está hablando a líderes religiosos, los Fariseos. Escuchen a lo que él dice,” Mas ¡ay de vosotros, fariseos! que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello.

Por tanto básicamente Jesús dice, ”Ustedes muchachos están diezmando—magnífico ustedes deben de hacer esas cosas. Pero están faltando a un punto. Ustedes diezman, y entonces muestren la justicia y el amor de Dios de manera que traten bien a quienes están en necesidad alrededor de ustedes. Si ustedes diezman e ignoran a esos necesitados a su alrededor, y no les muestran la justicia y el amor de Dios, entonces ustedes están faltando al punto entero.” Y por tanto aquí no se ordena diezmar.

Implica que ellos deben estar haciendo eso, pero aún en es este punto algunos dicen, “Bien, la realidad es, aunque, Jesús esta hablando aquí en un sistema de pacto antiguo. El no ha ido a la cruz, no ha muerto en la cruz por nuestros pecados, no se ha levantado de la tumba, no ha enviado su Espíritu, no ha inaugurado la iglesia. No es donde vemos esto. Esto es ante que aún aconteciera, por lo tanto él está aún hablando de líderes religiosos en un sistema de pacto antiguo

¿Significa eso entonces que debemos tirar el diezmo por la ventana? Alguna gente dicen si, porque no está mencionado en ninguna parte más en el Nuevo Testamento. Pero es en este punto que quiero estar realmente vacilante para tirarlo totalmente por la ventana, porque vemos en el resto del Nuevo Testamento que es muy interesante. Vemos las cosas que el diezmo proveyó en muchas maneras enfatizada en la iglesia del Nuevo Testamento, ejemplo: provisión para los líderes.

Vemos que se habló acerca de el por todas las cartas de Pablo. Cuidad de aquellos quienes están en necesidad— Vemos ciertamente eso. De hecho, eso es donde nos damos cuenta cuando ustedes ven el nuevo pacto inaugurado—Muy bien, el pueblo cree en Cristo por primera vez en Hechos 2 cuando ellos oyeron que el Evangelio se predicó por primera vez. Y ellos confían y entonces se arrepienten y son bautizados. El Espíritu desciende en Pentecostés. Y cuál es el primer cuadro que vemos?

En Hechos 2 lo que vemos no es personas dando el diezmo. En lugar ellos están vendiendo sus posesiones y dando uno a otro. Entonces vayan a ellos 4 y dice, ”Mucha gracia fue sobre todos ellos, y no hubo necesitados entre ellos.” Es lo que Deuteronomio 15 en el antiguo pacto había hablado –- “No habrá pobres entre ustedes.” Y aquí en Hechos 4, no había necesitado entre ellos.

El Nuevo Pacto

Porque—escuchen esto—pueblo. Los Crsitianos estaban vendiendo sus casas y sus tierras y trayendo todos sus recursos; sacrificando los recursos para traerlos para ayudar a quienes estaban en necesidad. Y por tanto lo que nos damos cuenta es sí, no hay mandamiento para diezmar bajo el Nuevo Pacto. En lugar, dar en el nuevo pacto envuelve mayor sacrificio que dar en el pacto viejo, no menos—mayor sacrificios, no menos.

Y la gente dice— la gente dice—la gente toma Hechos 4 y decimos, “ahora el Nuevo Testamento es dar de gracia, y por eso es que necesitamos tirar el diezmo por la ventana, porque eso es la ley. Somos dadores de gracia”. Y eso es común por toda esta discusión en nuestra cultura ahora mismo. En nuestra iglesia y nuestra posición. Somos dadores de gracia, no dadores de ley. Bien, aquí está el problema. Como nos estamos agarrado en ser dadores de gracia, diciendo necesitamos no considerar el diezmo.

El único problema es que el promedio de cristiano norteamericano da 2.5 por ciento de sus ingresos a la iglesia. Pienso que es probablemente generoso, y espero que ese no sea el caso en nuestra familia de fe. Espero que sería más alto aquí. Pero el problema es que estamos hablando mucho de dar por gracia, pero la realidad es en la ley aún si justamente tomamos el pacto antiguo y solamente tomamos es 10 por ciento. Y el cuadro es un pueblo quien tuvo la ley que estaba dando cuatro veces tanto como el pueblo que reclama que ellos tenían la gracia. Y la realidad es si tenemos gracia en la persona de Cristo— 2 corintios 8:9—“quien era rico, y llegó a ser pobre en nuestro nombre, dejó su trono de gloria para caminar un camino con una cruz para morir por nuestro pecados y levantarse de la tumba.” Un pueblo quien sigue a él, quien conoce esta gracia, dará mucho más extravagantemente que aquellos que tenían la ley solamente.

Y por tanto el cuadro aquí es que si no damos con mayor sacrificio que aquellos en la ley entonces hemos perdido el punto, que conduce a la conclusión número 3, y esta la voy a desempacar; Se necesita mucho desempaque. Pero quiero poner ante ustedes como pastor de personas que están diezmando es de veras un lineamiento útil para dar bajo el nuevo pacto, pero no es un mandato legalista.

No hay tanto aquí. Y quiero desempacar porque estoy diciendo esto. En la próxima parte de sus notas, ustedes verán tres razones por qué el diezmo en un lineamiento útil, pero antes que lleguemos ahí justamente quiero ponerlo en la mesa aquí. No un mandato legalista: Esto no el pastor diciendo al pueblo. “Tenemos un mandato en el Nuevo Testamento bajo el nuevo pacto que estamos llamados a obedecer. Esto no está diciendo eso.

Pero este es el pastor que dice a la gente, “Pienso que necesitamos no tirar el diezmo por la ventana y permitir que sea una guía para nosotros.” Lo pondré en la mesa. Mi motivación, basada en lo que vemos en toda la historia redentora—Voy a mostrarles por qué—es que nosotros empezamos nuestro dar, empiezan su dar, con el primer diez porciento a la iglesia. Quiero pausar aquí y dar miles de calificaciones.

Número 1 siendo yo de ninguna manera quiero sonar sirviéndome yo mismo en esto—Ejemplo: permítame repetir algunas escrituras y hacer que la familia de fe dé algunas más. Lo que simplemente quiero hacer es que quiero que nosotros veamos donde estamos parados en la historia redentora. Y quiero que consideremos cómo podemos honrar más a Dios con nuestro dar. Quiero que ustedes como individuo o como una familia consideren como ustedes pueden más glorificar a Dios con su dar.

Una increíble cultura materialista de riqueza

Quiero que nosotros como una familia de fe—particularmente en una increíble cultura materialista de riqueza—quiero que nos asegurarnos que vamos encima y más allá mirando como podemos glorificar a Dios con nuestro dar. Y por lo tanto comenzar su dar con el primer 10 porciento a la iglesia. Vamos explicar esto en un minuto. Este es el piso del dar. Fue el piso del dar en el Antiguo Testamento. Los santos del Antiguo Testamento, esto era automático; ellos daban lo primero y lo mejor al Señor.

Y justamente no veo como los seguidores de Cristo del Nuevo Testamento pueden dar menos que eso. Cómo es eso posible, que alguien transformado por la gracia de Cristo dé menos que lo que fue requerido de cada santo particular en el Antiguo Testamento, ¿no importa el nivel de sus ingresos? No tendría sentido para nosotros dar menos que eso, para que sea un plan de punto de partida de dar. Y entonces expandir tu dar con mayor porcentajes de acuerdo a tu exceso.

Lo que quiero es decir básicamente lo que estamos viendo en la historia redentora que es comenzar con el diezmo, pero no parar, el pueblo de Dios. El pueblo de Dios ante de ustedes no se ha detenido allí tampoco, y tenemos más gracia. Por lo tanto el diezmo sea el piso, y luego darnos cuenta que no hay techo para dar. Para que terminemos diciendo a la iglesia voy a trabajar todo el trayecto hasta el 10 por ciento. Ustedes no trabajan todo el trayecto hasta el punto de partida. Ustedes empiezan en el punto de partida.

Y entonces ustedes trabajan todo el trayecto desde ahí, y ustedes piden a Dios, “Dios, Cómo puedo yo sacrificar y dar generosamente, no fuera de obligación, pero fuera de la celebración de lo Cristo ha hecho en mí? Porque un corazón centrado en Dios produce manos generosas—que vemos todo a través de todas las Escrituras—tres razones porqué el diezmo es útil en el dar del nuevo pacto. Estas son las tres razones porque como pastor estoy poniendo algo ante ustedes que no está explícitamente mandado en el Nuevo Testamento.

¿Por qué pienso que es un lineamiento útil?

¿Por qué pienso que es un lineamiento útil? Estas tres razones—número 1: porque el diezmar honra a un principio bíblico. Claramente, el Antiguo Testamento lo describe.

Esto era el modelo para el pueblo de Dios por todas las generaciones en el Antiguo Testamento, y era serio. Y muchas de las cosas que ellos estaban proveyendo son las cosas que el Nuevo Testamento nos dice que proveamos también—el cuidado del pobre y el necesitado, apoyo para los líderes de la iglesia.

Una variedad de cosas que vemos en el Antiguo Testamento son reiteradas en el Nuevo Testamento. Y en el Antiguo Testamento se describe esto. Segundo, Jesús lo apoya. Seguro, Jesús no lo ordena, pero sus palabras para esos líderes religiosos ciertamente endorsan el diezmo.” Ustedes deben hacer esas cosas.”Ellos no dan la indicación que el diezmo iba pronto a ser arrojado por la ventana. Y como hemos hablado, lo que él hace para guiarnos a hacer es dar más, no menos.

Por tanto esto honra un principio bíblico. El viejo Testamento describe, Jesús endorsa, y si pudiera llevarlo un paso más lejos, la historia de la iglesia ilustra esto. Los cristianos han practicado esto—sin venir a la escena del siglo 21, especialmente con toda nuestra riqueza, y diciendo, Bien, tenemos nuevos cuadros de dar. Ireneo, padre de la iglesia, después del Nuevo Testamento, habló del diezmo que era la práctica normal de la iglesia— Agustín, unos ciento años más tarde, habló acerca de la misma cosa exacta. El habló sobre cómo el diezmo es dado y luego damos limosnas encima y más allá de eso. Jerónimo, otro padre de la iglesia, dijo: si alguien no hace esto”—pague el diezmo—“ él es convicto de defraudar y suplantar a Dios.” Por tanto por primera vez cientos de años después que el canon del Nuevo Testamento fue cerrado, esto era normal.

Un principio bíblico

Fue considerado sabio y normal para los cristianos del Nuevo Testamento estar diezmando. Por tanto aquí está el trato: “Si las generaciones por toda la gente de Dios y la historia redentora en el Antiguo Testamento hicieron esta práctica importante en sus vidas espirituales, si Jesús lo endosó, y si esos primeros cientos de creyentes lo practicaron, entonces pienso que necesitamos ser cuidadosos no justamente para tirarlo afuera así.” Esto honra un principio bíblico.

Segundo, este refuerza, el diezmo refuerza las verdades de la propiedad de Dios y nuestra mayordomía. Aún el diezmo—hemos visto eso. Esto es lo Dios estaba haciendo en el diezmo. El estaba enseñándoles, él estaba capacitándoles para ver su propiedad en todas las cosas. Cuando ellos daban el primero y su mejor inmediatamente a Dios, se estaba recordándoles que ellos no lo poseían en el primer lugar. Y no es esto—¿ No necesitamos esto?

No necesitamos ver nuestro cheque de pago, no importa cuán grande o pequeño pueda ser, e inmediatamente recordamos nosotros mismos, nos disciplinamos para ver, “No poseo esto. El Señor posee esto. Soy mayordomo de esto.”Bien, Cómo mantenemos esta mentalidad? Bien, esto es exactamente lo que dios esta haciendo. Es parte de la razón que dios dio a su gente el diezmo, para recordarles estas cosas. Y necesitamos ese recordatorio para cada cheque de pago en particular que recibimos en nuestra cultura.

Nuestra cultura

Que nosotros no somos dueños de nuestro dinero: somos servidores con nuestro dinero, y esto todo pertenece a Dios, sin pregunta. Y la manera que nos recordamos nosotros mismos de eso, recordamos que Dios lo posee y somos mayordomos, es dar fuera de lo alto, inmediatamente. Tercera razón porqué este es un lineamiento útil es porque el diezmo nos ayudad en la constante batalla con la codicia y materialismo de nuestros corazones.

Nosotros sabemos que nosotros estamos entre la gente más rica en el mundo entero. Estamos en la fila de arriba de la gente rica del mundo., y tenemos las Escrituras que nos advierten por todo lugar de los peligros de la riqueza. Hay aún puntos donde las Escrituras enseña que es difícil para alguien que es rico para ser aún un cristiano en todo:nno imposible, pero difícil. Por eso que 1 Timoteo 6, Pablo dice, “ Aquellos que desean ser ricos se sumergen ellos mismos en la ruina y la destrucción.

Ese es justamente el deseo de ser rico. Y por tanto qué él dice más tarde en 1 Timoteo 6? El dice, ”manda al rico” –ahora esto es una orden—“ Ordena al rico que sea rico en buenas obras, que seas generoso, y esté dispuesto a compartir.” No lo pierda. Dar es el antidote al materialismo. Eso no está en tus notas—Eso es como no cargo extra. El antídoto

El diezmo nos disciplina, nos guía, nos dirige en eso. Esto es porqué yo diría a cada miembro en esta familia de fe que pienso que estaría—basado en todo lo que vemos en las Escrituras— un lineamiento útil para ustedes en sus vidas o para ustedes en su familia para empezar a dar el 10 porciento a la iglesia. Esta es la rueda de entrenamiento de dar. Caleb tiene una bicicleta con ruedas de entrenamiento en ella—por tanto esto es donde empieza: ruedas de entrenamiento, y entonces trabajo arrojar las ruedas de capacitación y justamente ir más allá de eso.

Sé que hay diferentes niveles económicos representados en este salón. Sé que hay diferentes luchas económicas que están representadas en este salón. Y quiero de ninguna manera ser ciego a esas. Pero la realidad es esta es un cuadro que hemos visto por toda la historia redentora. Nosotros nos paramos en una línea de personas para quienes Dios ha provisto una vía que ellos aprendieron por el camino para dar.

Para dar intencionalmente, para dar consistentemente, y para dar extravagantemente para hacer su gloria conocida; y necesitamos ser cuidadoso no para tirar a un lado todo lo que ha ido antes de nosotros y venido a la escena y se ha presentado con todas clases de razones por las cuales estamos dando menos en nuestros días. Hemos estado dando gracia grande, la cual nos conduce al fin completo de esto— tres oraciones para nuevos dadores de pacto. A aquí es donde quiero traerlos a ustedes a 1Crónica 29—Y realmente 2 Crónicas 1.

Aquí está el trato: leemos al final de 1 Crónicas 29 en el verso 18 y19 lo que David dijo: cuando él oró, él oró por el pueblo para que continuaran teniendo corazones—escuchen lo que él dijo. El dijo,”” Mantengan por siempre tales propósitos y pensamientos en los corazones de su pueblo.”Y entonces él dijo en el verso 19, “Concede a Salomón mi hijo un corazón completo.” El oróque sus corazones siempre quisieran dar así, ser dominado por dios de esta manera.

Por tanto entonces llegamos a 2 Crónicas 1, y lo que quiero que vean es lo que sucede en el liderazgo de Salomón. David muere al final de 1 Crónicas 29—2Crónicas 1. Salomón toma el poder, y se basó en este cuadro que quiero poner ante ustedes tres oraciones que estoy orando por mi propia vida, familia, y para nosotros como un pueblo cuando viene a dar dentro de la historia redentora. Primera oración—Dios danos corazones que sean dominados con tu adoración.

Aquí es donde el reino de Salomón empieza. Dice en el verso 1, 2 Crónicas 1:1que Salomón el hijo de David se estableció él mismo en su reino, y el Señor su Dios estaba con él e hizo de él un hombre extremadamente grande.”En los versos que siguen, él dirige a su pueblo fuera de la tienda de reunión donde la gloria de Dios habita y escuchen esto—verso 6. “Salomón subió allí al altar de bronce ante el Señor, el cual estaba en la tienda de reunión, y ofreció 1000 ofrendas quemadas en el.” Este fue el primer cuadro en reino de Salomón, fue la adoración—

1, 000 ofrendas quemadas. Eso fue muchas ofrendas quemadas. Y el primer cuadro que vemos es Salomón diciendo, “Mi corazón pertenece a ti, Dios.”Dios, nos da corazones que son dominados con su adoración. Aquí es donde dar empieza, hermanos y hermanas.

Antes de que aún hablamos acerca de este porcentaje o esto o eso, que haríamos prácticamente en nuestras vidas, el punto de partida es los corazones en este salón que son dominados con la gloria de dios y dominado con la adoración de Dios; que quiere más que algo más en este mundo que es Dios para ser adorado. Hasta ese es el punto de arranque, toda nuestra conversación después de eso no tendrá ningún sentido. Da extravagantemente no tendrá ningún sentido, porque no conseguirá que ustedes adelante en esta cultura.

No avanzarán ustedes, porque estará negando a ustedes que glorifinguen a Dios, y ese es el cuadro completo del cristianismo, lo que Jesús nos ha llamado para hacer. ”Dios, nos da corazones dominados con tu adoración. Segundo, Dios, nos da mentes que son llenas con sabiduría. Por tanto después que él ofrece 1,000 ofrendas quemadas, Dios aparecieron a Salomón y le dijo—verso 7, “Pídeme lo que yo te daré“. Y Salomón dijo a Dios—verso 8.” Tú has tenido con David mi padre gran misericordia, y a mí me has puesto por rey en lugar suyo. Confírmese pues, ahora, oh Jehová Dios, tu palabra dada a David mi padre; porque tú me has puesto por rey sobre un pueblo numeroso como el polvo de la tierra.”

Verso 10— Dame ahora sabiduría y ciencia, para presentarme delante de este pueblo; porque ¿quién podrá gobernar a este tu pueblo tan grande? Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto hubo esto en tu corazón, y no pediste riquezas, bienes o gloria, ni la vida de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría y ciencia para gobernar a mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey, sabiduría y ciencia te son dadas; Este es una gran necesidad—corazones que son dominados con la adoración de dios: mentes que son llenadas con la sabiduría de dios. Sabemos que vivimos en una cultura donde estamos rodeados por la sabiduría del mundo, particularmente cuando cómo gastamos nuestro dinero. Y no solamente en la cultura, sino en la iglesia—infiltrada con sabiduría mundana sobre como gastamos nuestro dinero. Y nosotros desesperadamente necesitamos el discernimiento de dios para saber para saber como manejar nuestras cuentas de cheques.

Porque oímos alrededor de nosotros gran consejo financiero que nos conduce a atesoramiento, almacenado más grandes graneros, consiguiendo mejor material, y tenemos que se cuidadosos. Necesitamos la sabiduría de Dios. Por tanto Dios, nos da corazones que son dominados con su adoración y mentes que son llenadas con nuestra sabiduría Y luego fluyendo de eso—permítame ir adelante y leerlo. Lo que sucede después de esto. A mitad de camino a través del verso 12.

Dios dice,” y también te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes de ti, ni tendrán los que vengan después de él. Ustedes lee el resto del capítulo, él juntó1,400 carros y 12, 000 eso es muchos carros y gente de a caballo; y la plata y el oro llegaron a ser comunes como piedra—Posesiones, riquezas, y honor. Dios nos da corazones que son dominados con su adoración, mentes que son llenadas con sabiduría, y luego manos—Dios, nos da manos que son generosas con su riqueza—esto pertenece a ustedes.

Tamento

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!