Alcanzando a las naciones a través de misiones médicas - Radical

Join Us for Secret Church on April 19.

Alcanzando a las naciones a través de misiones médicas

La medicina en las misiones, así es como pienso en mi día a día como pediatra en Perú. La medicina encaja como una pieza del borde de un rompecabezas; le da forma y estructura a cuándo y cómo estoy haciendo la obra de la Gran Comisión, pero el enfoque central es el evangelio, no la medicina.

La ciencia de la medicina siempre se ha preocupado por aliviar el sufrimiento humano. Como creyentes, afirmamos que vivimos en un mundo roto, desgarrado por el pecado, y que nuestros cuerpos físicos no son una excepción. Romanos 8:22 nos dice que toda la creación gime.

Me he familiarizado más con este gemido de la creación.

Yo me he familiarizado más con este gemido: un bebé huérfano muere de neumonía en la noche, un niño mayor cojea dolorosamente con miembros espásticos y torcidos, y los transeúntes sacuden la cabeza con indiferencia, especulando sobre cuál pecado está siendo vengando con su sufrimiento.

La vida duele, y es difícil. He sido humillada por la profunda pobreza y la difícil patología, obligada a reconocer que simplemente hay algunos dolores que no desaparecerán en esta vida. Pero podemos empezar a escuchar más allá de los gemidos para oír la voz de un Dios infinitamente bueno, es entonces cuando el evangelio realmente comienza a brillar en la práctica de la medicina.

La medicina es una oportunidad para el evangelismo

Escuchar más allá de los gemidos ocurre en muchos contextos diferentes, tanto dentro como fuera del consultorio. Sucede en conversaciones con familias, personal de la clínica y otros observadores. El dolor de un niño brinda la oportunidad de enseñar, explicar y responder las difíciles preguntas sobre la condición humana.

Las métricas de una buena atención no están ligadas al número de pacientes vistos o la complejidad de las enfermedades tratadas. Más bien, se miden en conversaciones sobre lo que es más importante a la luz de la eternidad. Así que sí, me encontrarás corriendo con un estetoscopio colgado alrededor de mi cuello, pero más a menudo me verás sentada con una Biblia en la mano charlando en el área de espera de la clínica.

Vivimos en un mundo donde cada vez más personas en países en desarrollo como Perú tienen acceso a antibióticos y medicamentos. Pensar en cómo encaja la medicina en las misiones demanda un ligero cambio en el énfasis. No queremos dedicarnos a duplicar los esfuerzos de los programas de ayuda del gobierno local. Sí, los modelos tradicionales de ayuda humanitaria siguen siendo muy necesarios en áreas afectadas por la guerra o desastres naturales, pero en muchos lugares, la mayor necesidad es un simple estímulo hacia el florecimiento humano.

Necesitamos desafiar a individuos y familias a seguir adelante a pesar del dolor crónico y las dificultades para vivir para la gloria de Dios. A aquellos que se sienten aislados de su comunidad local debido a la enfermedad o discapacidad, necesitamos llamarlos a la comunidad de Cristo, la iglesia local.

Cultivar relaciones es el primer paso hacia las conversaciones evangelísticas

Por esta razón, mi trabajo se ha reorientado hacia el fomento de entornos espiritualmente y emocionalmente seguros para los niños desde el útero en adelante. Esto implica construir relaciones profundas con las familias, lo que requiere un trabajo lento y constante.

Aunque todavía participo en campañas para erradicar la anemia pediátrica y las infecciones parasitarias, veo el valor duradero de invertir sistemáticamente en el desarrollo temprano de un niño. Estos tiernos primeros momentos proporcionan una mirada transparente y cercana a las luchas de la familia, desarrollando una vía para compartir la esperanza del evangelio.

El Evangelio nos recuerda nuestra necesidad de Cristo

Este enfoque en el crecimiento y desarrollo inevitablemente me pone en contacto con niños ciegos, autistas y físicamente discapacitados. Cuidar profundamente a los niños con necesidades especiales va en contra de la cultura en muchos lugares alrededor del mundo. La sabiduría común dice que es absurdo dar a aquellos que no pueden dar nada a cambio. Pero el evangelio trae una transformación completa.

La sabiduría común dice que es absurdo dar a aquellos que no pueden dar nada a cambio. Pero el evangelio trae una transformación completa.

¿Acaso no somos todos débiles e indefensos, incapaces de ofrecer algo bueno por nosotros mismos al Señor? Y sin embargo, en Cristo, él nos lo da todo. Romanos 5:6–8 nos lo dice tan claramente: “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque difícilmente habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

El cuidado orientado a la familia posiciona a los pediatras para invitar a los físicamente débiles y espiritualmente muertos al único lugar donde todos podemos ser fortalecidos, sanados y vivificados: la cruz de Jesucristo.

Así que hago un llamado para enviar más profesionales médicos: médicos, enfermeras y fisioterapeutas comprometidos con la obra del evangelismo y el discipulado, y con mostrar al mundo la bondad y la gloria de Dios en el trabajo lento, constante y bendito de cuidar a los niños y a otros necesitados. En mi opinión, esa es una forma verdaderamente adecuada de alcanzar a las naciones a través de misiones médicas que honren a Cristo.

Courtney Miller

Courtney Miller actualmente vive en Tacna, Perú, donde sirve en un ministerio médico. Su deseo es ayudar a los peruanos a conocer bien la Palabra de Dios para que el Evangelio se difunda a través de iglesias locales saludables. Courtney se graduó del Colegio Médico de Georgia y es pediatra. Ella y su esposo Andy fueron enviados por la iglesia Trinity Baptist Church de Vidalia, Georgia.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!