Pasión llena del Espíritu Santo - Radical

Pasión llena del Espíritu Santo

Una iglesia que carece de un verdadero fervor por la misión de Dios es una iglesia que no ejemplifica el poder del Espíritu Santo. Dios desea que la iglesia tenga una pasión llena del Espíritu que mueva a congregaciones, ciudades y naciones por la causa de Cristo. En este mensaje sobre Hechos 7:54–8:4, David Platt explica la pasión llena del Espíritu que obra en torno al martirio de Esteban. A partir de este pasaje, se plantean cuatro preguntas que despiertan la introspección.

  1. Participa personalmente y de manera práctica en la misión de la iglesia.
  2. Arrepiéntete de la adoración centrada en uno mismo que nunca conduce a la proclamación del Evangelio.
  3. Acepta el sufrimiento como un medio para cumplir la Gran Comisión en tu vida.
    Muere diariamente a ti mismo y a este mundo para que puedas ganar a Cristo y dar a conocer Su gloria.

Dios, te pedimos que nos muestres hoy de tu Palabra, lo que significa ser un verdadero seguidor de Dios. En el nombre de Jesús oramos. Amen.

Pienso en mi amigo en la India. Zameer cuando era un adolescente, comenzó a explorar el cristianismo. Había crecido en un hogar musulmán, y  había empezado a hacer algunas preguntas. Así que un día su padre y sus hermanos lo llevaron a una habitación, cerró la puerta y comenzaron a golpear y abusar de Zameer. Ellos lo arrojaron contra la pared, le golpearon varias veces y luego, después de haber sido molido a golpes lo arrastraron fuera de su casa, cerradas las puertas y les dijeron: “Zameer, no queremos que vuelvas jamás”.

Zameer cuenta la historia con lágrimas en los ojos de la forma en que golpeó la puerta exterior de su casa toda la noche pidiendo que le dejaran volver a entrar, cómo esa noche  encontró refugio en una iglesia y cómo en los días siguientes dio su vida a Cristo. Cómo ha intentado una y otra y otra vez  tratar de restablecer el contacto con su familia, pero que básicamente le han dado un ultimátum, algo que le afirma  que no hay manera de que alguna vez volvería a intentar siquiera acercarse ellos. Incluso si uno de ellos muriera, no se le permitiría ir a su funeral.

Y este hombre, Zameer, ahora vive en una ciudad de 7 millones de personas la mayoría de los cuales tienen poco o ningún conocimiento del Evangelio y su mayor pasión es convertir la mezquita musulmana más grande dentro de la iglesia más grande en esa área.

Pienso en mi amigo, un hombre mayor en el Sudán, que pasó la mayor parte de su vida en lo que es el equivalente de un campo de concentración, vio a sus amigos y familia morir. Un hombre que también ha visto el cristianismo cuadruplicarse en los últimos veinte años como consecuencia de la fe en él y otros como él.

Pienso en Pedro, un amigo mío en Asia, que acababa de recibir un correo electrónico hace un par de semanas. Pedro y su esposa han recibido nuevas amenazas de prisión debido a que su Ministerio está creciendo y es un poco más público, pues ya no es un Ministerio clandestino. Y como resultado, la posibilidad de que él este preso ha aumentado en gran medida. Tiene un niño de ocho meses de edad, su primer hijo, pero esto no detiene a Pedro. Pedro y su esposa, hace dos semanas, entraron en un pueblo y llevan más de setenta personas a la fe en Cristo, sabiendo que el riesgo de encarcelamiento es mayor ahora de lo que era el día anterior.

Y al escuchar esas historias, las preguntas que penetran en mi corazón es, “¿Será posible para nosotros tener esa clase de fe aquí? ¿Será posible para nosotros ser del tipo de esos de los que oímos hablar en el extranjero? ¿Será posible ver eso aquí?” Algunos de ustedes me han preguntado eso. Algunos de ustedes han venido a mí y me han dicho: “David, ¿Realmente podemos tener esa clase de fe aquí?”

Y lo que quiero decir es que creo que sí. Creo con todo mi corazón que podemos, y creo con todo mi corazón que podemos ver a Dios hacer cosas increíbles, cosas indescriptibles. Pero creo que va a ser costoso para que eso suceda.

Una Verdad…

Dios desea que la iglesia tenga una pasión llena del Espíritu que mueva nuestra ciudad y todas las naciones para Cristo.

Así que, si trae su Biblia con usted, quiero invitarlo a abrirla en Hechos 7. Y quiero que vea una verdad que se va a ceñir bajo todo lo que hablamos hoy. Una verdad, Dios desea que la iglesia tenga una pasión llena del Espíritu que mueva nuestra ciudad y todas las naciones para Cristo. Creo que Dios desea para nosotros tener esta clase de fe. Creo que Él desea para nosotros tener esta clase de pasión.

Pero creo que hay algunas cosas que tenemos que pensar, si realmente queremos este tipo de fe, si es que realmente queremos  este tipo de pasión. Quiero que nos fijemos en cuatro preguntas que creo que la iglesia tiene que responder hoy, especialmente aquí en Estados Unidos, si queremos tener la clase de fe  de la demostración que acabamos de ver. Cuatro preguntas que creo tenemos que responder, y que se basan en Hechos 7. Mira conmigo en Hechos 7:54. La Biblia dice:

Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.

Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo.

Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.

Y Saulo consentía en su muerte.

En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel. Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. (Hechos 7:54-8:03).

Si puedo ser honesto con usted, este texto es un texto que he estudiado muchas, muchas veces antes, pero por alguna razón durante esta última semana he lidiado con este texto en una forma totalmente nueva. Y rezo para que Dios, por la inspiración del Espíritu Santo, nos dé la posibilidad de ver este texto con una nueva visión.

Cuatro Preguntas…

¿Elegiremos misión sobre el mantenimiento de la iglesia?

La pregunta número uno que creo que tenemos que preguntarnos a nosotros mismos como una iglesia es, “¿Elegiremos misión sobre el manteniendo de la iglesia? esto resalta en el contexto de todo este pasaje. Nos fijamos en esto desde el principio de la serie. Hechos 1:8, Jesús dijo a sus discípulos: “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos” ¿donde? En Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y luego hasta los confines de la tierra”.

Así que ese era el plan, y vimos eso. El Espíritu Santo  esbozo un plan para llevar el evangelio a Jerusalén como la base de operaciones de Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra. Ese fue el diseño de la iglesia de Dios, pero en realidad cuando se mira todo el camino hasta este punto en Hechos capítulos 6 y 7, el evangelio es más o menos atrapado en Jerusalén en este punto. Se habían puesto muy cómodos aquí. Ahora que las cosas no eran fáciles  se enfrentaba alguna persecución. Pero en muchos sentidos aún no habían comenzado incluso a cumplir lo que se decia en Hechos 1:08.

En muchos sentidos, esto parecía un grupo judío bastante tradicional. Tenían un montón de costumbres judías, una gran cantidad de tradiciones que se mantienen  muy bien. Incluso adoración en el templo seguía siendo muy importante para la iglesia. A pesar de que Jesús había muerto en la cruz y facilitado el acceso para nosotros para estar con Dios, aparte de un templo, aún estaban aferrados a  costumbres y tradiciones judías.

Esteban  tiene un fondo griego. Él viene en el escenario y dice: “Chicos, las cosas tienen que cambiar. No estamos aquí sólo para mantener la tradición religiosa y seguir haciendo las cosas de la forma en que hemos estado acostumbrados a hacer con ellos. Tenemos un Salvador y una misión que exige todo de nosotros. “Esteban comienza a decir algunas cosas que incomodan a unas cuantas personas.

Sé lo que estás pensando – “David, gracias por la lección de historia. ¿Qué tiene eso que ver con nosotros hoy? “Quiero que pienses en ello conmigo. Es posible que este la Iglesia ante la misma tentación que la iglesia primitiva enfrentó en su germinación- a estar atrapados en la tradición religiosa y el hacer ciertas cosas, ocupándonos en esto,  y que en algún lugar a lo largo del camino hay una gran tentación para ti y para mi que nos haga  perder completamente de vista a nuestro Salvador y la misión que Él nos ha confiado.

Seamos honestos. Somos un pueblo que somos buenos para estar ocupados, y podemos nosotros mismos ocuparnos con las actividades de la iglesia, y podemos ocuparnos de mantener el status quo. Pero lo que quiero decir es esto, la iglesia no  trata de conformarse con la rutina, el movimiento monótono de la actividad religiosa. Ese no es el propósito por el cual nos reunimos. Nosotros no recogemos sólo para ir a través de un movimiento superficial de cantar algunas canciones, ver algunas personas en el escenario, ir a casa, y todo tipo de lugares similares. Eso no es de lo que trata este asunto. La iglesia no trata de conformarse con un movimiento monótono rutinario de la actividad religiosa.

Si alguna vez tienes la oportunidad, lee un libro llamado En la sombra del Omnipotente. Es la biografía de Jim Elliot, uno de los misioneros que he mencionado. Creo que una de las cosas interesantes que he leído en la biografía fue ver cómo había llegado a ser tan descontento con exactamente esto en la iglesia. Se había vuelto tan descontento con gente amable de entrar en una rutina de actividad religiosa monótona y dejar de lado la pasión por Cristo y la pasión por la misión de la que formamos parte. Mira un par de citas de su diario:

Las personas le preguntaban: “¿Por qué no se queda en los Estados Unidos y anima al cuerpo aquí? ¿Por qué tienes que ir a Ecuador? “Él dijo:” ¿Y qué si la bien alimentada iglesia de la patria necesita motivación? “Él dijo:” Ellos tienen la Biblia, Moisés y los profetas, y mucho más. “Él dijo: “Su condena está escrita en sus libretas de ahorro y en el polvo de las portadas de sus biblias. Creyentes norteamericanos han vendido sus vidas al servicio del dinero y Dios tiene su manera legítima de hacer frente a los que sucumben al espíritu de Laodicea”.

¡Esa es una cita muy dura!

Ellos le preguntaban: “Trabaja con todos los jóvenes de allí-los indios-, ¿por qué no te quedas  y ayuda a los jóvenes en los Estados Unidos?”, Dijo, “Uno se pregunta por qué la gente elige los campos lejos de los Estados cuando los jóvenes en el país están a la deriva porque nadie quiere tomarse un tiempo para escuchar sus problemas. “Él dijo:” Yo te diré por qué me fui, para que esos jóvenes de los estados tengan la oportunidad de estudiar, escuchar y comprender la Palabra de Dios en su propio idioma. Y estos indios no tienen oportunidad alguna. He tenido que hacer una cruz con dos troncos y acostarme en ella sólo para mostrar a los indios lo que significa crucificar a un hombre. Cuando hay mucho desconocimiento por aquí y por lo tanto el conocimiento y la oportunidad de allá, no tengo ninguna duda en mi mente por qué Dios me envió aquí. ”  Él escribió:” Aquellos   jóvenes se despiertan en el Día del Juicio condenados a peor destino que estos indios  que le temen al demonio , pues ellos tienen una  Biblia que se aburren con ella mientras que éstos ni siquiera han oído hablar de tal cosa como la escritura “.

No nos reunimos para celebrar una rutina, una tradición monótona. Estamos reunidos aquí porque estamos en una misión de Jesucristo, nuestro Salvador.

La iglesia no se trata de conformarse con una función monótona  de la actividad religiosa. En cambio, la iglesia está por sacrificar todas las facetas de nuestras vidas para que la gloria de Cristo sea conocida en todas las naciones. De esto es  de lo que trata la iglesia. Sacrificar todas las facetas de nuestras vidas, todas las facetas de la Iglesia-con un propósito: Para que la gloria de Cristo sea conocida en nuestra ciudad y en todas las naciones.

Ahora  en este punto  sé que algunos de ustedes se preguntan: “Bueno, ¿cómo uno hace eso?”  Algunos de ustedes me preguntan, incluso me mandan correos electrónicos diciendo: “Muy bien, quiero  hacer discípulos por todas las naciones. Quiero  llegar  a la gente no alcanzada por el evangelio. ¿Cómo puedo hacer eso? “Quiero tomar una nota lateral, solo un par de minutos y quiero darle cinco preguntas de práctica, preguntas que creo que le pueden ayudar a usted cuando comience a luchar con la forma en que realmente puede sacrificar  todos  las facetas de su vida para que la gloria de Dios se conozca  en todas las naciones.

Quiero desafiarlo. Tome un mapa de nuestra ciudad, tome un mapa del mundo, si se trata de usted por su cuenta o con su familia. Siéntese y le haré cinco preguntas. Número uno, quiero desafiar a preguntar ¿cómo voy a orar? ¿Cómo puedo orar para impactar a las naciones para la gloria de Cristo?

La buena noticia es que hoy, doblando las rodillas,  puede ser una parte de lo que Dios está haciendo en Camboya, en Laos, en Tailandia, en África del Sur. Podemos ser parte de lo que Dios está haciendo en todo el mundo a través de nuestras oraciones. Podemos ser parte de lo que Dios está haciendo en la vida de las personas en toda nuestra ciudad a través de nuestras oraciones. Quiero preguntarle, sin embargo, en su vida de oración, “¿Existe realmente una importancia mundial o no?” ¿Está usted orando como si quisiera impactar naciones para la gloria de Cristo?

Una de las herramientas que utilizo es un libro que se llama Operación Mundo. Es un libro increíble. Usted puede ir a través de el todo el año. Oras a través de una guía  todos los días, y al cabo de un año se ha orado por todos los países del mundo. Cuenta con peticiones de oración para todos los países del mundo, la situación del cristianismo en todos los países del mundo, la situación de los pueblos no alcanzados en todos los países del mundo. Operación Mundo. Es una gran herramienta. Pero yo quiero preguntarle: “¿Cómo estás orando para impactar a las naciones para la gloria de Cristo?”

¿Cómo voy a estudiar?

En segundo lugar, ¿Cómo voy a estudiar? Con esto quiero decir en primer lugar, la Palabra de Dios. Cuanto más conocemos la Palabra de Dios, más nos llena con el Espíritu de Dios y  más equipados hemos de ir a compartir el evangelio y hacer conocer el evangelio, ya sea en nuestro trabajo, nuestras comunidades, nuestros hogares, o en el otro lado del mundo. Así que tenemos que ser fuertes cuando se trata de la Palabra de Dios. Ya hablamos de eso hace un par de sermones.

No sólo el estudio de la Palabra de Dios, pero ¿cómo se pueden afilar sus mentes para ser más eficaces cuando se trata de su trabajo, ya sea que esté en la banca o la enseñanza, si te quedas en casa o si tienes la oportunidad de trabajar en la ingeniería o lo que sea? ¿Cómo puedes ser tan fuerte en esa área para que la gente te mire y vea la gloria de Dios en ti, en el lugar de tu trabajo? ¿Cómo se puede estudiar? ¿Cómo podemos llenar nuestras mentes para ser más eficaces en compartir el evangelio con otras personas aquí y en todo el mundo?

Uno de mis objetivos personales en este momento es estar constantemente en el proceso de aprendizaje de otra lengua. Ahora mismo estoy trabajando en  aprender  algo del idioma  chino. Mi español no es muy bueno, pero mi chino es aún peor. No sé si sabe chino, pero es un idioma muy difícil. Ellos no sólo tienen palabras diferentes, sino que tienen diferentes tonos para cada palabra. Así que para una palabra, por ejemplo ma, hay cuatro tonos diferentes. Usted también puede decirlo con un tono ascendente o un tono descendente. Usted puede hacer una especie de sube y baja. Y luego otro tono mas que no puedo recordar cual es. Pero todos ellos tienen diferentes significados. Una de las maneras  en que ustedes dicen la palabra ma quiere decir caballo y la otra manera en que ustedes lo dicen quiere decir suegra. Usted no desea que esas palabras sean confundidas, ¿de acuerdo?

Quiero preguntarle, ¿cómo está estudiando para impactar a las naciones para la gloria de Cristo con sus habilidades, con los dones que Dios le ha dado? ¿Cómo voy a orar? ¿Cómo voy a estudiar?

¿Cuánto estamos dando para impactar naciones para la gloria de Cristo?

En tercer lugar, ¿Cómo voy a dar? ¿Cuánto estamos dando para impactar naciones para la gloria de Cristo? El hecho es que cada uno de nosotros, sin excepción, es extremadamente rico en comparación con el resto del mundo. Tenemos una tendencia en la iglesia para decir: “Bueno, ellos son ricos.” O “Esa persona es rica.” Todos nosotros somos extremadamente ricos. Tres mil millones de personas en el mundo hoy en día viven con menos de 2 dólares al día. Y vamos a ser responsables de la forma en que usamos nuestros recursos para impactar a las naciones para la gloria de Cristo.

Permítanme decir en este momento que alabo al Señor por ustedes. La semana pasada ustedes dieron dinero para enviar casi 7,000 Biblias a personas alrededor del mundo. Alabo a Dios por eso. Ruego para que Dios continúe dándoles la gracia de ser generosos por la manera en que dan.

Cuarta pregunta: ¿Cómo voy a ir? ¿Cómo voy a participar en esta misión? Ya sea aquí en nuestra ciudad, participando en compartir el evangelio con la gente en la vida cotidiana o en el extranjero. ¿Cómo vamos a estar involucrados en hacer las dos cosas? No es cualquiera de las dos, o la una o la otra.  La gente dice: “Bueno, me gusta hacer cosas aquí. Yo no tengo que ir allá”. Entonces, eso será elegir un tanto de las dos. Queremos ser parte de hacer discípulos en todas las naciones. ¿Cómo voy a ir?

Y la pregunta número cinco, ¿Cómo me voy a movilizar? De lo que estamos hablando cuando se trata de hacer discípulos: Es más que sólo la oración,  es algo más que dar, es más que simplemente ir y estudiar. Se trata de movilizar a otros a hacer lo mismo. Es movilizar a otros a orar. La multiplicación de nuestras vidas en las vidas de los que nos rodean.

A sólo cinco cuestiones prácticas. Les animo, a que se siente con su vida en esta semana… Siéntese con su familia esta semana y diga: “¿Cómo vamos a orar? ¿Cómo vamos a estudiar?, ¿cómo vamos a dar?, ¿cómo vamos ir?, y ¿cómo vamos a movilizarnos para ser parte de esta misión?”

Estoy convencido de que si comenzamos a hacernos esas preguntas, cambiaría por completo el clima en la iglesia. Sería cambiar completamente nuestras conversaciones. Todas las cosas que nos molestan en la iglesia, las cosas de las que nos quejamos, toman  una nueva luz cuando se dice, “¿Cómo podemos ser más eficaces, para hacer discípulos a todas las naciones?”

No te quejas de la canción que se canto, y no te quejas de la forma en que alguien estaba vestido cuando te das cuenta de que hay más de mil millones de personas en el mundo que no han escuchado el nombre de Jesús. Estoy convencido de que muchos de los argumentos internos y las cosas que más nos molestan en la iglesia, ocurren porque no estamos involucrados en esta misión. Estamos tan atrapados en un movimiento monótono de la actividad religiosa, y eso no es lo que nos propusimos hacer. Estamos sacrificando  todas las facetas de nuestras vidas para que el evangelio de Cristo sea conocido en todas las naciones. ¿Va a elegir la misión sobre el mantenimiento de la iglesia?

¿Es nuestra adoración impulsada por una pasión centrada en Dios o una producción centrada en el hombre?

Pregunta número dos: ¿Es nuestra adoración impulsada por una pasión centrada en Dios o una producción centrada en el hombre? Esto realmente cobra vida en el discurso de Esteban desde el principio de los Hechos 7, todo el camino hasta el punto que acabamos de leer. Creo que es uno de los discursos más difíciles, sino el más difícil, del cual se habla en el libro de los Hechos.

Pero creo que en el centro, el discurso que da Esteban, que ha llevado ante el concilio, el cuerpo gobernante del día, básicamente es acerca de la adoración. Habla de cómo la gente de allí en Jerusalén tenía  una idea completamente malinterpretada de la adoración. Habían empezado a pensar que la adoración sucede en nuestro lugar, bajo nuestros términos, para nuestra gloria. Quiero que vea lo que pasa.

Mire conmigo de nuevo en Hechos 6:12. Quiero que vea la acusación que presentaban contra Esteban. Usted verá las dos primeras partes  que salen: adorar en nuestro lugar y bajo nuestros términos. Mire la forma en que limitan la adoración a un lugar y a sus propias tradiciones. Vea Hechos 6:12, “Y soliviantaron al pueblo, a los ancianos y a los escribas; y arremetiendo, le arrebataron, y le trajeron al concilio”. Ahora mire el versículo 13: “Y pusieron testigos falsos que decían: Este hombre no cesa de hablar palabras blasfemas contra este lugar santo y contra la ley” (Hechos 6:13). Ahí está, el lugar y los términos. “Pues le hemos oído decir que ese Jesús de Nazaret destruirá este lugar, y cambiará las costumbres que nos dio Moisés” (Hechos 06:14).

Se aferran con tanta fuerza al hecho de que, “Nosotros adoramos en el templo de Jerusalén, y hacemos las cosas como siempre las hemos hecho conforme a nuestras tradiciones y costumbres que Moisés ha pasado a nosotros. Esa es la forma en que hacemos el culto, en nuestro lugar, bajo nuestros términos”.

Y luego, ellos dijeron: “Nosotros lo hacemos para nuestra gloria.” Ahora puede ser que no lo hayan dicho directamente, pero quiero que mires el final del discurso de Esteban. Mira el capítulo 07:48. Fíjate en esto conmigo, que es lo que realmente cierra la puerta a Esteban delante de estas personas. Él dice en el versículo 48:

Si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta: El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies.
¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor; ¿O cuál es el lugar de mi reposo? ¿No hizo mi mano todas estas cosas? ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores; vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis. (Hechos 7:48-53).

Él dijo: “Ustedes pusieron a Cristo a morir, que era Dios hecho carne, y sin embargo se aferran tan fuertemente a estas casas que ustedes han hecho, un templo que han hecho con sus propias manos. Eso no es la adoración para la gloria de Dios en Cristo, pero para su propia gloria. “Hay un ejemplo de esto en el versículo 41. Mira esto-lo que realmente cobra vida. Ver cómo la gente estaba adorando a su gloria. Dice: “Entonces hicieron un becerro, y ofrecieron sacrificio al ídolo” (Hechos 07:41). Él está usando esto como un ejemplo, pero mira esto “Le ofrecieron sacrificios y celebraron una fiesta en honor de lo que sus manos habían hecho” (Hechos 07:41).

No olvide la imagen: habían creado ídolos, se doblaron delante de ellos y los adoraron. Ellos habían creado los dioses para ser quienes querían que fueran y comenzaron a adorarlos. Y festejaron lo que sus manos habían hecho. La adoración sucede en nuestra casa, bajo nuestros términos, para nuestra gloria.

Ahora quiero que piense en cómo la misma peligrosa tentación está ahí para usted y para mí hoy. Vivimos en una cultura en la iglesia en donde en los últimos diez o quince años ha habido un renacimiento de la adoración, y todo tipo de nueva música de adoración, algunos contemporáneos, algunos un poco más tradicionales, todo tipo de nuevas formas de culto. Tenemos bandas y  gente que nos llevan en lo que es la adoración de una manera muy emocionante, y eso es una algo bueno. Pero quiero que piensen en la forma en que fácilmente puede convertirse en una tentación peligrosa para nosotros, para limitar la adoración a cierto lugar. ¿Cree usted que somos culpables de eso?

Así programados para venir a adorar juntos y cantar canciones y hacer el ejercicio, es que nos olvidamos de que la adoración es lo que sucede cuando salimos de la reunión y en nuestros lugares de trabajo. ¿Estamos limitando la adoración a cierto lugar, gastamos literalmente millones y millones y millones de dólares en los Estados Unidos para la construcción de viviendas en las cuales adorar? ¿Qué pasa con nuestros términos, Nuestras tradiciones? Estoy convencido de que una de las zonas más divisivas de la iglesia de Cristo hoy en día en Estados Unidos es el estilo de adoración, lo de las canciones que usted prefiere, o qué canciones prefiero yo. No estoy diciendo que no hay cuestiones importantes en ese país, pero estoy diciendo que es muy, muy posible que estemos atrapados en nuestras discusiones acerca de las tradiciones y estilos que perdemos de vista lo que significa tener una pasión por  Cristo, a quien adoramos.

Pero aquí es donde realmente esto tiene efecto, y me choca como una tonelada de ladrillos de que estaba estudiando esta semana.  La adoración sucede en nuestro lugar, bajo nuestros términos. Mira esto, para nuestra gloria. Esta imagen de un pueblo que hacían ídolos y se postraban a ellos y le adoraban. Piense en esto, ¿cree usted que es posible que estemos tentados a creer que Dios es quien queremos que Él sea, un dios que no es exigente con la devoción de todo corazón de todos y cada uno de nosotros? ¿Un dios que está bien con el hecho de que ven más televisión o pasar más tiempo en Internet de lo que nunca pensamos en su Palabra? ¿Un dios que está bien con eso? ¿Un dios que no nos llama a hacer algo incómodo o no nos llama  para hacer realidad grandes sacrificios? ¿Un dios que se siente cómodo con nuestro materialismo, cómodo con nuestra obsesión por las cosas? Creamos un dios, tal vez un dios que se parece mucho a nosotros.

Piense en esto conmigo, creamos un dios que es muy parecido a nosotros. Venimos a adorarlo, y cantamos nuestras alabanzas, y elevamos nuestras manos hacia él, a este dios que hemos creado que es muy parecido a nosotros. Si ese es el caso, entonces cuando llegamos a adorar juntos, a cantar y levantar nuestras manos no estamos adorando a Dios. Nos  estamos adorando a nosotros mismos.

Quiero que vea un cambio en este pasaje de la Escritura. Esa es la imagen que tenemos en todo este discurso de Esteban, pero luego llegamos a la parte que acabamos de leer y dice, “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba parado a la diestra de Dios” (Hechos 07:55). Aquí es donde comienza la verdadera adoración. La verdadera adoración ve la gloria de Dios en Cristo, vislumbra su gloria, ve la gloria de Dios en Cristo. Esteban es cautivado por ella. Él ve a Jesús que estaba allí, y usted sabe que en el resto de la Escritura, cuando vemos a Jesús a la diestra de Dios, Él está sentado. ¿Por qué está de pie ahora? Todo tipo de académicos han debatido por la que Jesús se encontraba en esta situación. Creo que es un doble sentido.

Él está de pie en nombre de Esteban

Número uno, yo creo que Él está de pie en nombre de Esteban, como defensor de Esteban, como un estímulo para Esteban en este profundo momento de necesidad. Es un estímulo increíble para mirar hacia arriba y ver a Jesús que estaba de pie, creo que es con un doble sentido. No sólo está de pie en nombre de Esteban,  creo que Él está de pie como juez de la gente que se ha absorbido en la adoración y completamente perdido en la persona de Cristo.

Jesús está de pie allí. Esteban ve eso. Pero entonces, no olvides la importancia de lo que ocurre a continuación. Esta es una escena que vio Esteban, que si fuera más inteligente, probablemente habría mantenido para si mismo, ¿no te parece? Estos chicos están listos para tomar su vida. Casi parece que Esteban les está incitando un poco aquí. Podrían haber sido satisfechos con ver la gloria de Dios y a Jesús de pie a la diestra de Dios, pero ¿qué tienen que hacer? Esteban dice: “Miren, muchachos, veo los cielos abiertos y al Hijo del Hombre  de pie a la diestra de Dios.” Eso fue todo para Esteban. Ante esto, se abalanzaron sobre él y lo arrastraron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearle.

Pero quiero que veas que la verdadera adoración no se limita a ver la gloria de Dios en Cristo. La verdadera adoración sigue proclamando la bondad de Dios en Cristo. Estas cosas van de la mano. Ven, el corazón de Esteban estaba tan cautivado por la gloria de Cristo, que no podía dejar de hablar de ello. Quiero que vea algo realmente interesante, también. Cuando dice en el versículo 56: “Miren, veo los cielos abiertos”, Y entonces en tu Biblia no dice,”Y veo a Jesús de pie a la diestra de Dios”, aunque eso es lo que el versículo 55 acaba de decir. No dice: “Veo a Jesús de pie a la diestra de Dios.” ¿Qué dice? “Veo al Hijo del Hombre”.

Ahora piense en esto conmigo. Usted podría olvidar esto, y esto es una parte muy importante de este pasaje, recuerde que Hijo del Hombre es el título que Jesús usaba para referirse a sí mismo en los Evangelios, pero nadie más ha llamado a Jesús, el Hijo del Hombre. Sólo Él se llamaba a sí mismo el Hijo del Hombre.

Así que, cuando Esteban está a punto de morir, dice, “Mira, veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la diestra de Dios.” ¿Por qué se utiliza ese término? Lo vimos cuando estábamos buscando en la Gran Comisión y la autoridad de Cristo. Esto es exactamente lo que está aludiendo a Esteban. Daniel 7:13-14,

“Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido”.

Eso es lo que vio Esteban. Vio el que es soberano sobre todas las naciones y todos los pueblos y todas las tribus y todos los idiomas, y me dijo: “Mira, yo veo que Jesús no es sólo el tipo que crucificaste, el tipo al que asesinaste, Él es el único que es soberano sobre todo”. No podía dejar de proclamar lo que Cristo había hecho.

La gloria de Dios en Cristo

Fue el desbordamiento de su corazón. Él sabía que la adoración no podía comenzar con ver la gloria de Dios en Cristo. Tuvo que proclamarlo. Es lo mismo con John Bunyan. Muchos de ustedes están familiarizados con El Progreso del Peregrino. ¿Sabías que John Bunyan pasó doce años en una prisión? En cualquier momento John Bunyan podría haber sido libertado  si sólo había prometido no anunciar a Cristo. Doce años. Su esposa y sus hijos lo necesitaban. Una de sus hijas estaba ciega, y sin embargo, permaneció en prisión durante doce años. Algunas de las veces que venían a visitarlo, él me dijo que era como “tirar la carne de mis huesos. Quería estar con mi familia”. Pero el anuncio de Cristo era más importante para él.

Algunos de ustedes están pensando: “Bueno, si la adoración significa  anunciar a Cristo, le digo a otros de Cristo, tengo que recibir entrenamiento en eso. No sé cómo hacer eso”. Creo que la formación en compartir el Evangelio es importante, y  una de las cosas que hemos estado hablando es de cómo saber que tenemos ante nosotros para que podamos ser más eficaces en compartir el Evangelio. Pero quiero recordarles que la formación no es necesaria con el fin de compartir el Evangelio con las personas que te rodean.

Ninguno de ustedes ha recibido entrenamiento sobre cómo hablar de sus hijos o nietos. ¿Ninguno de ustedes ha pasado por un curso llamado: “Los abuelos hablan y se jactan de sus nietos?” ¿Ninguno de ustedes han pasado por un curso de esa manera? Porque sé que lo hacen. Nosotros no tenemos que pasar por un entrenamiento. ¿Por qué no? Porque ellos están en nuestro corazón, y siempre están en nuestra mente. Y lo que sale de tu corazón, lo que está en tu corazón, siempre sale de tu boca.

¿Qué sucede cuando la iglesia de Dios saborea la gloria de Dios en Cristo, y como consecuencia de ello, no puede dejar de gritar la gloria de Dios en Cristo? Es nuestra adoración sobre una pasión centrada en Dios o una producción centrada en el hombre?

¿Vamos a abrazar el sufrimiento como el medio principal para la expansión del Evangelio en la Tierra?

Pregunta número tres, ¿Vamos a abrazar el sufrimiento como el medio principal para la expansión del Evangelio en la Tierra? Quiero que veas cómo Lucas desarrolla esto, porque esa es una pregunta muy audaz. El principal medio para la expansión del Evangelio a través de nuestro sufrimiento, ¿Abrazamos esto? Dios ordena a nuestras vidas para reflejar los sufrimientos de Cristo. Vemos todo eso alrededor del Evangelio. ¿Qué dijo Jesús? “Si alguien va a venir en pos de mí niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”. Nosotros imitamos a Cristo.

Pero yo quiero que vean que cuando se llega a la muerte de Esteban, que es muy interesante… Si tuviéramos tiempo, iríamos hacia atrás y delante entre Lucas y Hechos, pero sólo quiero que piensen en las similitudes. Dice: “Todos corrieron hacia él (versículo 58), lo arrastraron fuera de la ciudad.” Eso es exactamente lo que Hebreos 13:13 dice que Jesús fue arrastrado fuera de la ciudad… fue tomado fuera del campamento para ser crucificado allí. Dice: “Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hechos 7:59). ¿Eso suena familiar? ¿“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu?”

¿Qué es lo que dice después de eso? “Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado”. (Hechos 7:60). (Jesús dijo), “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Lucas es intencional para mostrarnos, ustedes pueden volver atrás y compararlo en Lucas 23 y 24, hay muchas similitudes entre la muerte de Esteban y la muerte de Cristo. Porque Lucas nos está mostrando, el Espíritu Santo nos está mostrando, que nuestras vidas están destinadas a reflejar los sufrimientos de Cristo.

“Está bien, vamos a comprar a ese, Dave, ¿pero el medio principal para nosotros para compartir el Evangelio en la tierra va a ser a través de nuestro sufrimiento?” Ahora, quiero que pienses en ello conmigo. La estrategia de Dios para redimir al mundo consigo mismo, ¿qué es? Era un siervo sufriente. Haga la pregunta, “¿Cómo crees que Dios ha mostrado su amor con mayor claridad al mundo?” Lo ha hecho a través de un servidor sufriente, a través del sacrificio de su Hijo. Así es como Él eligió su estrategia para mostrar su amor y su gracia al mundo.

Lo que quiero decir es que no creo que la estrategia de Dios ha cambiado. La estrategia de Dios no ha cambiado. Él está mostrando su amor y su gracia y su misericordia para el mundo a través de los servidores que sufren. Yo quiero mostrar dos pasajes de las Escrituras que ayudan a complementar esta.

Vaya a Filipenses 1. Quiero que vea dos versículos de Pablo que ilustran esto. La estrategia de Dios en el mundo de hoy es  mostrar su amor, su gracia y su misericordia en el mundo de hoy a través de  servidores que sufren. Mire Filipenses 1:27. Nos vamos a centrar en el versículo 29, pero quiero que usted consiga el contexto. Él dice: “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios”. (Fil. 1:27-28). Ahora mire el versículo 29: “Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís que hay en mí” (Fil. 1:29).

¿Captó usted eso?

¿Captó usted eso? Pablo dijo que ha sido concedida a usted. Es un regalo no sólo creer en Cristo, sino sufrir. Eso sí que es raro. “Vamos recibir a Cristo y obtener un regalo. Libre regalo de la sufrida “Que no tira a un montón de personas dentro de la iglesia.

Revise en el próximo libro, Colosenses 1:24 y vea lo que la Biblia dice allí. Pablo dice:

Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios, el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria (Colosenses 1:24-27).

¿Entendió lo que el versículo 24 dice? Él dijo: “Yo cumplo”, cumplimos lo que falta en cuanto a las tribulaciones de Cristo.

Ahora bien, ¿Qué es lo que Pablo está diciendo allí? ¿Está diciendo que lo que Cristo hizo en la cruz no fue suficiente, que nosotros necesitamos terminar ese trabajo? No, él está hablando de la misión de Cristo. Cuando dice que Cristo está en vosotros, la esperanza de gloria, él está diciendo que si vamos a ver el amor, la gracia y la misericordia de Cristo en el mundo de hoy, no será principalmente a través de su prosperidad, sino a través de su sufrimiento y por medio de las aflicciones que usted comparte con Cristo.

¿Cómo vamos a mostrar a Cristo al mundo si todo siempre va bien para nosotros?

Piensa en ello. ¿Cómo vamos a mostrar a Cristo al mundo si todo siempre va bien para nosotros? Si todo es siempre bueno para nosotros, ¿cómo vamos a mostrar las aflicciones de un siervo sufriente? El mundo no está impresionado con la gente que tiene todo y sólo se convierten en gratitud el domingo. Pero cuando la vida nos da pruebas y dificultades y sufrimientos, y en medio de eso les decimos: “¡Cristo es mi esperanza de gloria!” Eso dice mucho a nuestro mundo.

Ahora, no estoy diciendo de ninguna manera que esto es una cosa fácil. Hemos escuchado la historia de Ella Grace  y el horrible tiempo que esta familia ha estado pasando. No me puedo imaginar el dolor y el juicio que está pasando. Pero si, cuando las cosas que son difíciles nos pasan a nosotros, sacudimos nuestro puño a Dios y lo acusamos, entonces  perdemos el punto central de nuestros sufrimientos. Nuestros sufrimientos son la intención de mostrar la gracia y la gloria de Cristo. Dios nos permite experimentarlos. Desde el día de trabajo hasta ahora, Él nos permite experimentar de modo que esta misión se puede lograr. Eso es exactamente lo que Esteban está viviendo aquí, y tenemos que aferrarnos a  esto. ¡Dios, ayúdanos a aferrarnos a esto!

Muchas veces, cuando hablo de ir al extranjero, la gente comienza automáticamente a pensar: “Bueno, ¿no es peligroso ir al extranjero?” Tengo un amigo que trabaja en una organización de misión envío independiente, y el después del 11 de septiembre él me dijo que el número de personas dispuestas a ir al extranjero cayó drásticamente. Los padres que no quieren que sus hijos estudiantes vayan. Los padres no quieren ir ellos mismos. “Es demasiado riesgo”. Los abuelos, los adultos mayores. “No vamos a ir. Es muy riesgoso. Es muy difícil”.

Y he oído eso, y yo no podía dejar de pensar: “Ya sabes, el 12 de septiembre Dios no vino a la iglesia en los Estados Unidos y dijo:” Bueno, vamos a parar esto. Vamos a poner un alto. Vamos a hacer que mi gloria sea conocida en todas las naciones alrededor de diez años a partir de ahora, cuando es seguro para los estadounidenses volar, y la guerra del terror termine y que estén más a gusto en el mundo. Entonces, volveremos a hacer que la salvación de Cristo sea conocida en todas las naciones”. Eso no es lo que dijo.

Estas palabras fueron escritas por un hombre que dijo: “Yo considero que mi vida carece de valor para mí si solo puedo terminar la carrera y completar la tarea que el Señor Jesús me ha dado, la tarea de testificar el Evangelio de la gracia de Dios”. ¿No  es peligroso? ¡Sí! ¿Qué sucede cuando una iglesia se aferra a eso? Ahora sé que en este momento usted está pensando, “Te has quedado en otra era, Dave. Eso es demasiado radical”. Yo creo que eso es bíblico.

Por favor, escúchame, de ninguna manera estoy diciendo que tenemos que perseguir persecución o buscar el sufrimiento. Eso no es para nada lo que estoy diciendo. Pero recuerdo una conversación que tuve con una chica en Asia. Tenía un nombre americano. Ella se hacía llamar Jemima. ¿No es un gran nombre? Yo no sé quién la nombro Jemima, como el jarabe para panqueques, pero es Jemima. Jemima está sentada allí, y ella dice: “David, mi familia y mis amigos han sufrido mucha persecución en mi país, pero lo hemos hecho por una razón. Es por eso que me voy a la India  porque quiero hacer que el Evangelio sea conocido”. Miró a otros que estaban en esta formación, y ella dijo: “Muchos de nosotros puede morir, pero estamos dispuestos a ser torturados, e incluso a morir si podemos completar la misión de Cristo”. No había nadie preguntando, “¿No es peligroso para nosotros hacer esto?”

El Evangelio en la Tierra

Mientras tanto, un mundo de distancia, se dice, “El lugar más seguro para estar es en el centro de la voluntad de Dios.” Déjame que te cuente lo que las palabras no salieron de la boca de Esteban cuando las piedras eran lanzadas contra él. “El lugar más seguro para estar es en el centro de la voluntad de Dios.” El centro de la voluntad de Dios sólo puede ser el lugar más peligroso para estar. ¿Vamos a aceptar el sufrimiento como el medio principal para la expansión del Evangelio en la Tierra?

Tengo que compartir esto con ustedes. Esta es una carta de Adoniram Judson, primer misionero de América. Estaba deseando casarse con Anne, y le preguntó a su padre por el permiso, y le escribió una carta. Si usted es un padre, imagine que tiene una hija. Esta es la carta que recibe de la propuesta del marido. La carta decía:

Ahora tengo que preguntar ¿si puede acceder a partir con su hija a principios de la próxima primavera, para verla nada más en este mundo? Ya sea que usted pueda acceder a su partida y su sometimiento a las dificultades y los sufrimientos de la vida misionera? Ya sea que puede acceder a su exposición a los peligros del mar, a la fatal influencia del clima del sur de la India, a cada tipo de necesidad y angustia, a la degradación, el insulto, la persecución, y tal vez una muerte violenta? ¿Se puede dar su consentimiento a todo esto, por el bien de aquel que dejó su hogar celestial y murió por ella y por usted, por el bien de las almas que perecen, inmortales, por la buena gloria de Dios? ¿Se puede dar su consentimiento a todo esto, con la esperanza de pronto encontrarse con su hija en el mundo de la gloria, con la corona de justicia iluminado por las aclamaciones de alabanza que debe resonar a su Salvador que a paganos salvó, a través de sus medios, de aflicción y desesperación eterna?

¿Cómo respondería usted a eso? El padre la dejó decidir. Anne dijo: “Sí”. ¿Vamos a aceptar el sufrimiento como el principal medio para expandir el Evangelio en la Tierra?

¿Es esta misión suficientemente imparable para morir por ella?

La pregunta número cinco, ¿Es esta misión suficientemente imparable para morir por ella? Sólo quiero que veas esto, Esteban tiene una muerte horrible. Lucas nos dice que se quedó dormido. Es una manera interesante para describir a alguien que acaba de ser lapidado hasta la muerte. La muerte siempre es pacífica para el creyente que está en la misión de Cristo, no importa cuán violenta puede mirarla  el resto del mundo.

Y mira lo que pasa después. “En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén” (Hechos 8:1). ¿Y a dónde ellos fueron? Ahora recuerdo cuando empezamos todo esto, Hechos 1:8, que están atrapados en Jerusalén. Ellos no van a Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra. ¿A dónde fueron? Dice que estaban dispersos por toda Judea y Samaria.

La Gran Comisión

La Gran Comisión no se  logró a pesar de los sufrimientos de Esteban y de la iglesia, sino precisamente por medio del sufrimiento en la vida de Esteban y de la iglesia. ¡No olvides esto, la estrategia de Satanás para detener la iglesia en realidad sirve para avanzar en la iglesia. En los días siguientes se van por todas partes. Hechos 11:19, dice que los creyentes se reunieron en Antioquía, que fue la base para el envío de ir a todas las naciones, los creyentes estaban allí porque habían sido esparcidos en la persecución relacionada con Esteban. Hechos 11:19. El evangelio  está avanzando, ya que experimentó ese sufrimiento. Así es como el Evangelio avanza.

Lo que quiero decir es que no hay nada, absolutamente nada,  que vaya a poner fin a esta misión. La muerte no lo detendrá. El sufrimiento, la persecución, los tiempos intensos de juicio, no van a parar esta misión. Sólo servirán para avanzar en esta misión en los corazones del pueblo de Dios. Así que la pregunta que me hago es: “¿Es esta misión lo suficientemente imparable para morirse?”

Quiero compartir con ustedes una cita. Antes de empezar a pensar: “Bueno, ¿cómo quiere Dios que me muera para esta misión?” Permítanme compartir con ustedes una cita de Elizabeth Elliott, esposa de Jim Elliott, que fue misionero en la selva ecuatoriana. Ella dice:

El objetivo de Jim fue conocer a Dios. Su curso: la obediencia, el único camino que puede llevar a la realización de su objetivo. Su fin era lo que algunos llaman una muerte extraordinaria, aunque en frente a la muerte que había señalado en silencio que muchos han muerto a causa de la obediencia a Dios. Él y los otros hombres con los que murieron fueron aclamados como héroes y mártires. No estoy de acuerdo, ni ellos lo habrían aprobado. ¿Es la diferencia entre vivir para Cristo y morir por él, después de todo, tan grande? ¿No es la segunda a la conclusión lógica de la primera? Por otra parte, vivir para Dios es morir todos los días, como el apóstol Pablo lo dijo. Es perder todo lo que podamos para ganar a Cristo. Es dejando  así nuestras vidas que podemos encontrarlo.

Cuatro Desafíos…

Así que en ese espíritu te doy cuatro desafíos.

En primer lugar, involucrarse personalmente y prácticamente en la  misión. Siéntese con su familia esta semana, siéntese por sí mismo con un mapa del mundo y diga: “¿Cómo vamos a las naciones de impacto y a nuestra ciudad para la gloria de Cristo?”

Número dos, nos arrepentimos de la adoración centrada en sí misma que nunca conduce a Dios centrado en la proclamación. Arrepiéntase de la adoración que se hace en nuestro lugar, bajo nuestros términos, y para nuestra gloria.

Número tres, abrazar el sufrimiento como medio para llevar a cabo la Gran Comisión en su vida. Que Dios me ayude, yo no digo esto a la ligera. Sé que muchos de ustedes están experimentando momentos muy difíciles, pero quiero animarles a abrazar el sufrimiento como un medio para mostrar la esperanza y la gloria de Cristo en sus vidas durante este tiempo.

Por último, el número cuatro, morir diariamente a sí mismo y al mundo para que pueda ganar a Cristo y darlo a conocer.

Sólo quiero darle un par de minutos la oración para reflexionar sobre cómo se aplica esto a su vida. Si bien tenemos un tiempo de reflexión, de pasar algún tiempo en oración. Estos cuatro desafíos que le he dado, estas cuestiones que hemos mirado, ¿cómo van a tener lugar en su vida?

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!