Capítulo 48: El misterio de la Navidad - Radical

Join Us for Secret Church on April 19.

Capítulo 48: El misterio de la Navidad

La naturaleza de Dios puede ser misteriosa. Él es un Dios en tres Personas, santo por encima de nosotros pero cercano a nosotros, poderoso y paciente, soberano y libre, iracundo y misericordioso, justo y perdonador, y en conjunto grande y bueno. En este mensaje sobre Colosenses 2:5–11, el pastor David Platt reflexiona sobre la naturaleza misteriosa de Dios en Navidad.

1. La pregunta que necesitamos hacer
2. El bebé que necesitamos ver
3. La decisión que necesitamos tomar

Si tiene su Biblia y espero que sí, permítame invitarle a que busques Filipenses 2:5, mientras pensamos acerca del misterio de la Navidad, no que no hayamos profundizado lo suficiente la semana pasada en Romanos capítulo 9. He recibido variedad de e-mails esta semana, varios de ellos realmente alentadores, muchos preguntándose acerca de esto o aquello. Así que, pensé que pudiera ser de ayuda, aún antes de profundizar en Filipenses 2, tienen en la parte superior de sus notas que ustedes recibieron cuando llegaron solo algunas verdades para recordar, especialmente cuando se encuentra con textos difíciles, como lo hicimos la semana pasada.

Solo quiero poner tres verdades antes ustedes, solo para recordar. Una, tenemos que recordar que la naturaleza de Dios es misteriosa. Usted piensa en ello, él es un Dios en tres personas. Pare ahí, y estamos desconcertados. ¿Cierto? Pare ahí, y hemos pasado más allá de las fronteras de nuestra mente finita en nuestra razón. No hay contradicción ahí, pero hay un misterio aquí. Él está  completamente por encima de nosotros, y todavía junto a nosotros. ¿Cómo puede Él ser ambos poderoso y paciente? Él es soberano y libre, iracundo y misericordioso, justo y perdonador, todo junto, grande y bueno.

Si la semana pasada encontró difícil mantener a Dios en la pequeña caja que ha creado para él, entonces parte de mi propósito fue alcanzado. Si la semana pasada salió de aquí pensando, “Wao, el carácter de Dios es mucho más misterioso en estas formas de lo que había imaginado” entonces no salga de ahí. Quiero ser cuidadoso aquí. Cuando descansamos en llamar a algo misterio, no es porque somos intelectualmente holgazanes. Cada vez que no logramos entender algo, no solo decimos, “Ok… misterio” y seguimos. No estamos tirando nuestros cerebros por la ventana. Pero al mismo tiempo, el testimonio bíblico nos deja con un misterio en diferentes puntos. Nos deja con verdades que ponemos una junto a otra, y nuestra mente finita, pasa un tiempo difícil entendiendo cómo hacen sentido.

Tozer dijo, “Dejamos para nosotros mismos, tendemos inmediatamente a reducir a Dios a términos manejables. Queremos llegar a Él. Queremos un Dios que podamos en alguna medida controlar” entonces él comentó, “Amor y fe están en el hogar en el misterio del dios cabeza. Dejemos que la razón se rinda en reverencia afuera”

Jesús es ambos Dios y hombre

Y vamos a ver eso hoy en Filipenses capítulo 2. Jesús es ambos Dios y hombre. Ese es un misterio. Ahora, es un poco diferente a Romanos 9. No va a ser tanto como afrontar a una anatomía humana como Romanos capítulo 9, de todos modos es un misterio. Ahora, una segunda verdad que necesitamos recordar, especialmente a la luz de la soberana misericordia de Dios, la responsabilidad del hombre no puede ser ignorada. Esto es obviamente un peligro inmenso que viene con la alta panorámica de la soberanía de Dios, que vamos a minimizar o ignorar la responsabilidad del hombre.

Pero usted ve a través de toda la Escritura y usted ve la Palabra de Dios. Usted ve la Palabra de Dios a no creyentes diciendo, “Reconozca tu pecado y reciba la misericordia de Dios”. Eso ahí justo es el mensaje para cada persona que estaba aquí la semana pasada, cada persona que está aquí esta semana, cada persona en toda la creación que nunca ha confiado en Cristo por la salvación de sus pecados. Reconozca su pecado. Note que usted tiene voluntaria y deliberadamente escogido desobedecer a Dios. Te has tornado en contra de Dios. Te has rebelado en contra de Dios, y en tu rebelión, te mereces un infinito  juicio.

Enviando a Cristo a morir en la cruz

Y Él ha enviado a su hijo, por amor para el mundo. Este es, como el ángel anunció, “Buenas nuevas de gran gozo para todos los pueblos, un Salvador ha nacido” y Dios desea la salvación de cada persona en el plantea. Su misericordia está disponible para ti. Recíbela. Recibe Su misericordia. Confía en lo que Él ha hecho por amor y gracia por las personas que Él ha creado, enviando a Cristo a morir en la cruz.

Esta es la imagen. Reconozca su pecado y reciba su misericordia. “Invoque el nombre del Señor” Romanos 10 dice, “será salvo. Confiesa con tu boca que Jesús es el Señor. Créelo en tu corazón que Dios le levantó de los muertos. Serás salvo” punto. No creyentes, reconozcan su pecado y reciban la misericordia de Dios.

Y creyentes, adoren al Señor humildemente. No es posible creer en Romanos capítulo 9 y salir caminando orgulloso. Y todavía, en varias ocasiones, aquellos a que exponen una alta panorámica de la soberanía de Dios pueden ser tan arrogantes en su teología. No lleguen ahí. Eso no es posible en una panorámica de la soberana misericordia de Dios. Adórele con humildad y camine con Dios puramente. Oh, ¿Nota cuanto Dios es eternamente, graciosamente, soberanamente interesado en, involucrarse en tu salvación? No lo resistas más.

Su gloria

Deja ir el pecado y orgullo y la impureza y confía en Él. Se puede confiar en Él con cada detalle en tu vida. Camine con Él en pureza. Y confíe en Dios de todo corazón. Esta es la belleza de la soberanía de Dios en todas las cosas, saber que Él no es impotente en lo relacionado a la circunstancia de nuestras vidas. Él es poderoso sobre la circunstancia de nuestras vidas, de manera que puedes saber, en este momento, que no importando lo que te suceda hoy, no importando lo que te pase esta semana, ¿Quién sabe lo que va a pasar en tu vida o en mi vida esta semana? Dios lo sabe, y Dios es soberano sobre todo, y Él ha prometido usar cada detalle de eso para tu bien y su gloria.

Confía en Él. Esa es una roca sobre tu sustento. Confía en Él de todo corazón y ora a Él fervientemente. Existen algunos que, cuando piensan en la soberanía de Dios dirán, “Bueno, si todo está destinado a pasar de la manera en que va a suceder, entonces obviamente no importa lo que haga o lo que cualquiera haga. ¿Por qué importa la oración? Quiero orar, pero las cosas van a suceder de la manera en que Dios ha ordenado que sucedan”.

No, eso nunca se ha visto, ese tipo de acercamiento nunca se ha visto en la Escritura. Oramos a Dios porque Dios ha ordenado a los oradores de su pueblo a que consuelen a su pueblo en su imagen y lleven a cabo su propósito en el mundo. Pienso en mis hijos, Caleb y Josué. ¿Tengo por seguro que ellos van a ser salvos? Ellos tienen tres y cuatro años. ¿Estás seguro de que ellos se van a salvar? No, no lo sé.

Pero cada mañana, estoy orando y pidiendo a Dios de parte de ellos, de que Él mostraría su amor y misericordia con ellos. Que Él los va a atraer a sí mismo. Y estoy proclamándoles el Evangelio confiadamente, cada día a ellos, como su padre, los disciplino, los amo, y los nutro. Quiero que vean el Evangelio porque sé que Dios ha ordenado atraer personas a sí mismo a través de las oraciones de su pueblo y la proclamación del Evangelio. Y quiero que eso sea evidente y quiero que eso sea verdad cada día en mi vida como su padre.

No espantarlos de textos difíciles en la Escritura

De manera que la imagen es, cuando venimos a textos como estos, Romanos 9, por ejemplo o Filipenses 2, como vamos a hablar hoy, no es que vamos a tener todas nuestras preguntas respondidas. Mencioné la semana pasada en el principio, que probablemente saldremos de aquí con más preguntas que las que teníamos cuando llegamos. Pero aquí está el asunto: Quiero pastorearlos bien. Y creo que parte de pastorearlos bien es no espantarlos de textos difíciles en la Escritura.

Pienso que una de las cosas que más escuché esta semana pasada fue personas que dijeron, “Bueno la semana pasada cuando estábamos leyendo acerca de Romanos, me estaba preguntando, ¿Qué quiere decir Romanos 9? “no quiero dejarlos con la interrogante. Quiero, de la mejor forma posible por la Gracia de Dios en mí, humildemente y pastoralmente, no como alguien que logró entenderlo todo, sino que quiero encaminarnos a través de textos de las Escrituras y ver lo que ellos están diciendo, y creer lo que ellos están diciendo.

Guiándonos a la última verdad que quiero recordarles. Se puede confiar en la Palabra de Dios. La palabra de Dios es fiable para guiar nuestra teología. Quiero decir una vez más lo que dije la semana pasada. Mi objetivo, semana tras semana, no es en ninguna manera promover cierta agenda teológica, o traer a nosotros en cierto sistema teológico. Mi objetivo es predicar el texto ante nosotros, semana tras semana. Como dice el texto, quiero decirlo. Y si el texto no lo dice entonces no quiero decirlo yo.

Mi objetivo no es hacernos Armenianos, o Calvinistas, cesa sionistas o no cesa sionistas, esto o aquello, cualquiera sea la etiqueta que las personas quiera poner. Mi objetivo es que nosotros caminemos semana tras semana, tras semana, a través de la palabra de Dios, y cuando vemos Romanos 9:11 que el propósito de Dios en elección se mantendrá vamos a creer eso. Y cuando veamos en Juan 3:16 que Él ama a todo el mundo y que entregó su hijo, para que todo aquel que cree en Él no se pierda, más tenga vida eterna, vamos a creer eso. Y cuando vemos en Efesios 1 que Dios escogió en Él antes de la fundación del mundo, vamos a creer eso. Y luego cuando veamos en 2da Pedro 3:9 que Dios desea la salvación de cada persona, desea que todas las personas procedan al arrepentimiento, vamos a creer eso.

Y la belleza es, mientras hacemos esto, la Palabra guiará nuestra familia de fe. La belleza es, ningún texto lo resumirá todo. Una de las peligrosas tentaciones es tomar una semana en Romanos 9 y empezar a lanzar, “Esta bien, bueno, todo lo demás en las Escrituras está fuera de consideración”, no, todo esto va junto. Y si tomamos un texto, y lo desconectamos del resto, perderemos parte del punto.

Confiamos que Dios, por su Espíritu, a través de su Palabra

Es como Gálatas. Si todo lo que tenemos es Gálatas, podríamos tener sesgada la imagen del Evangelio. O si todo lo que tenemos es Santiago, probablemente saldremos con una imagen sesgada del Evangelio. La belleza es, sin embargo, que tenemos a Gálatas, y Santiago, y Filipenses y Romanos y todo lo demás junto, es por eso que hacemos lo que hacemos cada semana. Este es el por qué lo hacemos. Vamos a través del texto de la Escritura semana tras semana, tras semana, tras semana, y confiamos que Dios, por su Espíritu, a través de su Palabra, consolará nuestra mente finita y nuestro corazón pecaminoso a su infinita gloria, y su infinita sabiduría y su precioso amor y misericordia.

Y sí, luchamos aquí, pero vendrá un día cuando el pecado dejará de existir, y lo veremos a Él verdaderamente, y verlo completamente como Él es. Y nuestras preguntas dejarán de existir. De manera que hasta entonces, queremos seguir buscando, presionar, y confiar en su Palabra  nos guíe y dirija por amor de su nombre. Solo alguna verdad para recordar. Y mantenerla en mente aún mientras hablamos de este misterio hoy, el misterio de la Navidad.

¿Quién es Jesús?

Aquí está la pregunta que tenemos que formular en Navidad. Debemos atrevernos a preguntar “¿Quién es Jesús? ¿Quién es este bebé nacido en un pesebre?” esta es una histórica, importante, increíble, pregunta personal. Es histórica. Esta fue la más grande pregunta debatida por los líderes de la iglesia durante el primer siglo de la iglesia. Herejías abundaban basadas en la respuesta a esta pregunta. Es importante, es vital, esencial. Esta pregunta obviamente guía la cuña entre el judaísmo tradicional y el cristianismo. ¿Verdad?  Esta pregunta es bloque tambaleante para los musulmanes, para los Testigos de Jehová, para los Unitarios cuando ellos piensan acerca del cristianismo.

Esto es histórico. Es una asombrosa pregunta, cuando piensa en ello, decir que el bebé en el pesebre es Dios encarnado. Que es probablemente la más asombrosa afirmación en todo el cristianismo. Piense en ello conmigo. Una vez acepta esa afirmación, todo lo demás toma sentido. ¿Es realmente tan sorprendente ver a Jesús caminando sobre las aguas si sabemos que Él las creó? ¿Es realmente sorprendente verlo tomar 5 panes y 2 peces y alimentar sobre 5,000 personas, cuando sabemos que Él creó los panes y los peces y los estómagos de cada persona que está digiriendo la comida?

¿Es realmente impresionante que Él está diciéndole a las personas que están muertas que vuelvan a la vida, que Él mismo volverá a la vida, cuando usted piensa en ello, una vez se recibe, acepta, cree, asume la encarnación, no es realmente tan sorprendente que Jesús se levantó de la muerte. ¿Qué es tan sorprendente que Él murió en primer lugar, verdad? Este es un pensamiento asombroso. Y si Jesús es Dios, si este bebé es Dios, entonces esto es demasiado asombroso para sumergirnos entre medias y campanas en esta época del año.

Jesús determina todo acerca de cómo vives

Y esta es una pregunta personal. La respuesta a esta pregunta tiene ramificaciones para cada persona en esta sala, cada persona en la historia, todos los 6.8 billones de personas en el planeta. Todos ellos, sus vidas dependen en cómo ellos responden esta pregunta, sus vidas por toda la eternidad. Tu vida por toda la eternidad depende en cómo respondas esta pregunta. Quién tu digas que es Jesús determina todo acerca de cómo vives.

Esta pregunta determina todo acerca de cómo vivimos, y entonces, quiero enfocarme en esta pregunta. Quiero que entendamos, aún en la iglesia, si no somos cuidadosos, alrededor de la Navidad vamos a hablar de los pastores y los ángeles y los hombres sabios y José y María y el pesebre y los bueyes, y esto y lo otro. Pero el misterio de la navidad no se encuentra principalmente en las circunstancias del nacimiento de Jesús. El misterio de la navidad se encuentra primeramente en la identidad del bebe en el pesebre. No principalmente en las circunstancias de su nacimiento, pero sí en la identidad de este bebe. Y es aquí donde se encuentra el misterio, en la chocante realidad de que Dios reveló su gloria en un bebe que llora, grita y moja la cama, mirando hacia el cielo, capaz solo de moverse alrededor de su cama. Esa es una idea asombrosa.

Así que, quiero que miremos en este texto. Y ya leímos los versos 5 y 6 que nos llevan a esta primera verdad acerca del bebe, que necesitamos ver. Y vamos a mirarlo, y luego pausaremos y adoraremos. Y vamos a mirar otra verdad, y pausaremos y adoraremos, y así sucesivamente.

El pesebre es Dios

Primera verdad, el bebe en el pesebre es Dios. El bebe en el pesebre es Dios. Ahora, no tenemos tiempo para cubrir toda la escritura, pensando acerca de cómo vemos en  la palabra de Dios, pero este es el testimonio en toda la escritura. Es como dice Filipenses 2:6, dice, “el cual, siendo en forma de Dios”, no tenemos tiempo de ir a todos estos lugares, así que usted puede escribirlos. Hebreos 1:3, “Él es, Jesús es la exacta representación del ser de Dios” Ahora, ¿Cómo sabemos esto? Bueno, escúchelo, escuche a Jesús. Jesús mismo testifica a su divinidad. Él dice que Él es uno con el Padre. Juan 10:30 “Yo y el Padre uno somos” todas las declaraciones  “Yo soy” a través de todo el libro de Juan, especialmente en Juan 8:58, “Antes que Abraham fuese, yo soy.” Jesús afirmando preexistencia, existencia antes de Abraham como el “Yo Soy” y el pueblo sabía que Él estaba afirmando ser Dios porque ellos trataron de apedrearlo tan pronto dijo eso.

Él afirmó que Él era uno con el Padre, que Él tiene autoridad para perdonar pecados y juzgar a los hombres. Marcos 2: 1-11, sanando al paralitico. Antes de Jesús sanarlo, Él dice, “Hijo, tus pecados te son perdonados” y la multitud respondió “¿Quién si no Dios puede perdonar los pecados? Ellos sabían que Él estaba afirmando divinidad al afirmar la prerrogativa y el derecho y la autoridad para perdonar pecados. Esto es lo más asombroso para C.S. Lewis, y salió diciendo, “Para este hombre afirmar que cuando alguien más pecaba, Él es aquel que es ofendido”

Y juzgar a los hombres, Juan capítulo 5, versos 16 hasta, creo, el verso 47, usted ve la imagen de Jesús diciendo que Él es el juez de todos los hombres, que todos los hombres se pararán delante de él en el día del juicio. Y Él tiene poder sobre la naturaleza, enfermedad, y muerte. Él estaba calmando tormentas, Él está diciéndole al viento y a las olas que paren. Él está alimentando a todas estas personas con 5 panes y dos peces. Él está sanando personas de enfermedades, y finalmente levantándose de la muerte basado en su propio poder y su propia autoridad. Todas estas realidades y las palabras y las obras de Jesús señalan el hecho de que Él es Dios. Por lo tanto, escúchelo.

La Biblia era el Verbo

Y entonces escuche a otros, el testimonio de otros en la Escritura. Él es el Creador eterno de todas las cosas. Este es el principio del Evangelio de Juan. En vez de Juan llevarnos a un pesebre. Juan dice, “En la Biblia era el Verbo” hablando acerca de Jesús, “y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. A través de Él” a través de Cristo, esto es Juan 1:1-3, “A través de Él, todas las cosas fueron hechas. Sin Él nada de lo que existe habría sido creado”

Pablo dice, Colosenses 1:15, “Cristo es la imagen del Invisible Dios. Por Él todas las cosas fueron creadas. Todas las cosas fueron hechas por Él y para Él” Colosenses 2:9 dice, “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Él es el Creador eterno de todas las cosa, y Él es el sostenedor soberano de todas las cosas. Este es un gran verso, Colosenses 1:17, “todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.” Él es el soberano Señor y Dios.

Jesús mostrándonos esto, diciendo esto; otros diciendo que esto culmina un gran verso, Juan 20:28, Tomás, luego de Jesús es levantado de la gracia, Tomás viene a Jesús y él lo ve, el Señor resucitado. Él dice, “Mi Señor y mi Dios” y este fue la oportunidad de Jesús. Si Él no cree que era Dios, si Él no sabía que Él era Dios, decir a Tomás: “No, no, no, lo entendiste mal. Lo perdiste” pero no, este es Jesús recibiendo adoración como Señor y Dios, y otros dándole adoración como Señor y Dios.

Verificabilidad para los relatos de los Evangelios que para cualquier otro libro en el mundo antiguo

De manera que, aquí está el asunto: si eso es cierto acerca de lo que Jesús hizo, y acerca de lo que otros dijeron, entonces tenemos algunas opciones. Si Jesús dijo e hizo estas cosas, y si las personas alrededor de Él dijeron estas cosas, entonces existen solo algunas diferentes opciones. Número uno, podemos decir, “Jesús es una leyenda” ¿Es Él una leyenda? ¿Es todo esto inventado? ¿Todos los relatos del Evangelio, son solo creados, manufacturados de la nada? Y no tenemos tiempo de sumergirnos en las profundidades de esto, pero la realidad es esta, existe más confiabilidad histórica y verificabilidad para los relatos de los Evangelios que para cualquier otro libro en el mundo antiguo.

Antropólogos académicos seculares y religiosos, antropólogos académicos a una testifican de la veracidad de los Evangelios. Entonces, algunos dirían, “Bueno, no, todo fue inventado, Jesús es una leyenda” Bueno, si Él no es una leyenda, entonces ¿Es un mentiroso? ¿Es Él un mentiroso? Casi todas las personas, paganos, seculares, académicos todavía dicen que Jesús fue un humilde y manso líder. Ahora, si Jesús fue por ahí diciendo que Él era Dios, y Él no era Dios, ¿Lo llamaría humilde? ¿Si entro en escena, afirmando ser divino, es tu primera respuesta, “ese es uno de los más humildes hombres que he visto”? no.

Él afirmaba ser Dios

Entonces, si Él afirmaba ser Dios, y Él sabía que no era Dios, entonces esto lo convertiría en mentiroso. Usted dirá, “Bueno, quizás Él afirmaba ser Dios, y de hecho pensó que lo era, pero no lo era. Eso lo haría un lunático. Esa es la tercera opción. Si Jesús decía que era Dios, y no estaba mintiendo, entonces simplemente estaba loco. Ahora, obviamente, muy pocas personas en la historia lo han llamado enfermo mental. Hasta los académicos seculares lo han llamado una de los más grandes maestros en la historia del mundo.

Pero lo que quiero que vean es que eso no es posible. No es posible para Jesús ser una de los más grandes maestros en la historia del mundo. Porque en el centro de sus enseñanzas estaba la afirmación de que Él era divino, que era Dios. Al menos que estén dispuestos a abrazar eso, entonces Él es o un mentiroso, un lunático, una leyenda o Él es Señor.

C.S. Lewis lo pone mejor en el argumento que describió. “Puede callarlo por tonto. Puede escupir sobre Él y matarlo como un demonio. O puede caer ante sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con ninguna condescendencia sin sentido acerca de Él ser un gran maestro humano. Él no ha dejado eso abierto para nosotros. No era la intención”

El testimonio de la Escritura es claro. Jesús se identifica completamente con Dios. El bebé en el pesebre es, justo como cantamos algunos minutos atrás, Emanuel, Dios con nosotros. Quiero que pensemos brevemente acerca de esta siguiente verdad, la verdad que este bebé en el pesebre no es solo Dios. El bebé en el pesebre es humano, es nacido en la semejanza del hombre, en la naturaleza de un siervo. Literalmente, Dios en la carne, Dios como un humano, con un cuerpo humano. Nacido físicamente como un niño, con un cuerpo, un cuerpo que tendría hambre y sed, un cuerpo que necesitaba dormir.

No crea, “lejos en un pesebre”. “El pequeño Señor Jesús, sin hacer llanto” no es cierto. ¿Qué padre alguna vez ha dicho eso acerca de su bebé? Los bebés lloran mucho, y Él fue un bebé, con un cuerpo humano, una mente humana. Lucas 2:52 dice, “crecía en sabiduría” Él aprendería a comer, hablar y leer y escribir. Esta es su humanidad, con emociones humanas. Él reiría y lloraría. Su corazón se turbaría, y se sobrecogería con la tristeza. Él experimentaría gozo e ira.

Él está familiarizado con nuestras luchas

Quiero que vea que Jesús no solo se identifica completamente con Dios. Señoras y señores, Jesús se identifica completamente con nosotros. No minimice su humanidad y en el proceso obviar la belleza de su identificación con usted y conmigo. Dios no está lejos de nosotros, a distancia, apartado de nosotros. De hecho Él está con nosotros. Él está familiarizado con nuestras luchas.

Hebreos 4, dice que Jesús fue tentado en todo justo como nosotros, ya sea que fue en el desierto con el Diablo en Mateo capítulo 4. Ya sea Pedro diciendo, “No, no puedes ir a la cruz” ya sea sudando gotas de sangre en el Getsemaní en el pensamiento de la copa ante Él. Ya sea personas gritándole en la cruz, “Si eres el Hijo de Dios, bájate a ti mismo de ahí”

Hebreos 2 dice, “Él ha sido tentado, y por lo tanto, Él es capaz de ayudar a aquellos que son tentados” Él está familiarizado con nuestras luchas. Él está familiarizado con nuestros lamentos. “Varón de dolores” dice Isaías 53. Capaz de simpatizar sin igual con nosotros, y familiarizado con nuestro sufrimiento, obviamente más claramente ejemplificado en la cruz.

Quiero que piense acerca de la belleza de la humanidad de Cristo mientras se relaciona a tu dolor, y tus debilidades y tus luchas y tus dolores, y tus sufrimientos, aún en esta sala. Quiero ver que esto es no solo teología sofisticada acerca de la humanidad y divinidad. Esto viene justo a donde tú vives.

Resonancia simpátic

¿Recuerdan el término, he hablado al respecto, ha pasado un tiempo, llamado resonancia simpática? Voy a hacer algo peligroso y voy a moverme al piano con Joel. Existe un término, un término musical llamado resonancia simpática. Y este término es utilizado para describir si usted tuviera, si usted tuviera dos pianos, otro piano justo como este del otro lado del escenario, y fuere a tocar una nota en un piano, como Do medio, lo que pasaría es que en el otro lado del escenario, en aquel piano, las cuerdas que corresponden a Do medio harían ligeramente y gentilmente resonancia. No me estoy inventando esto, Compañía de Música Oxford, resonancia simpática, que cuando toca una nota en un instrumento, existe una inmediata resonancia en un instrumento similar.

Usted dice, “Bueno, gracias por la lección musical. ¿Cuál es el punto?” aquí está el punto. Cuando usted pasa el duelo y el dolor y la pena, quiero que sepa que existe en el cielo, a la diestra del Padre, Jesús, un Salvador que es capaz de simpatizar con tu debilidad, que conoce el duelo, y la pena y el dolor como tú. Y cuando esta nota suena en tu instrumento, resuena con resonancia del cielo. No es diferente a nosotros. Él es como nosotros, capaz de simpatizar con nuestras debilidades, de manera que cuando tú o yo atravesamos todas las diferentes cosas que caminamos a través de esta vida, saber que existe un Salvador en las alturas que resuena con todo, nuestras luchas y nuestros dolores y sufrimientos.

Esta es una verdad maravillosa. Este bebé es el Salvador sin pecado, humilde, obediente a la muerte en la cruz. Esta es la revelación por humillación. El Soberano Creador, se vuelve, entienda esto, esclavo de la creación. Soberano Creador de todo se vuelve el esclavo de todo. “hecho semejante a los hombres” verso 7 dice. Ahora eso suena como si se repitiera de “hecho en semejanza humana”

Sin embargo, la realidad es que existe algo más que Filipenses 2 está señalándonos aquí. Sí, Él fue un hombre, pero cuando dice, “Hecho semejante a los hombres”, el enfoque es en cómo otros lo perciben. Ahora, sígame aquí. Esto es inmenso. Cómo otros lo perciben. Otras personas lo perciben como hombre, como uno que es justo como ellos.

Usted va a Mateo Capítulo 13 y usted ve aún en su pueblo natal, ellos dicen “¿De dónde este hombre obtuvo todas estas cosas? Él solo es el hijo del carpintero” y ellos se sentían ofendidos. Las personas lo miraban como si no fuera distinto a ellos. Nota la humildad aquí. El Creador se paró en un punto donde ni siquiera era reconocido por su creación. Aquel cuya gloria es conocida a través de toda la tierra no es ni siquiera reconocido por las personas delante de Él. Su pueblo escogido a través de todo el Viejo Testamento en ese sentido.

Él obedeció a sus padres

No solo que no era reconocido por ellos, sino que estaba sujeto a ellos. Él obedeció a sus padres. Eso es raro, cuando usted lo piensa, ¿no es así? ¿Obedecer a los padres que creaste? Seguramente hubo la tentación de en algún momento decir, “¿Quiénes son ustedes para decirme qué hacer? Yo los formé”. Y fue alimentado por personas cuando era bebé. Mientras crecía trabajó para personas. ¿Cómo se sentiría al ser empleado por alguien que usted creó con sus propias manos, y someterse a su autoridad como su empleador? Esta es la imagen.

Piense en cómo esto estaba funcionando. Ni siquiera la más devota persona en Israel le reconoció. De hecho, Juan 8:48 dice, “Eres Samaritano y un demonio” en otras palabras, eres un traidor y un Diablo. Así es como le respondieron todo el tiempo hasta el día en que fue falsamente acusado y puesto en un falso juicio y escupieron en su rostro. Y no dijo ni una palabra. Esta es la revelación por humillación. Él se humilló a sí mismo.

Y es Salvación por sustitución. Se hizo obediente a la muerte. El perfecto Hijo paga el precio por el pecado. Para Él ser obediente a la muerte, cuando no había cometido pecado, y el pago por el pecado es muerte. La realidad es que Él fue, en su humanidad y divinidad, únicamente calificado para ser substituto por nuestros pecados. Este es el por qué, usar el lenguaje de 1ra Corintios capítulo 1, morí por ustedes y ustedes no murieron por mí. No fuimos crucificados el uno por el otro porque tenemos pecado en nosotros. No somos capaces de ser sustitutos unos por otros en esa forma.

Piense en ello, para que un mediador reconcilie dos partes juntas, ese mediador debe ser íntimamente familiar con ambas partes. Esa es la imagen. John Stott dijo, “La posibilidad de sustitución descansa en la identidad del sustituto” Qué hace a Jesús el único mediador es que Él es completamente Dios, completamente capaz de satisfacer la ira divina. Y Él es completamente hombre, completamente capaz de poner en el lugar donde tú y yo merecemos estar. Y es por esto que Él vino.

El misterio de la encarnación

Y en medio del misterio de la encarnación, no pasen por alto el propósito de la encarnación. La realidad es que Jesús vino a morir. Ahora, eso suena normal para nuestros oídos, porque la realidad  para todos nosotros en esta sala, la muerte es inevitable. ¿Correcto? La muerte es inevitable para cualquiera de nosotros, todos nosotros, cada uno de nosotros en esta sala, porque hemos pecado. Pero Él no tuvo pecado. La muerte no era inevitable para Él, el hijo perfecto, perfectamente obediente.

Y las personas tratarán de magnificar muchas de las cosas que Jesús hizo, aún los estudiosos seculares dicen, “Bueno, Él vino a predicar amor y modelar el servicio y mostrar humildad. Y Él vino a mostrar paciencia y bondad. Y Él sanó personas de enfermedades. Todas estas cosas buenas” y sí, Él lo hizo. Sin embargo, la realidad es, si Él hizo todas esas cosas y paró allí, Él no sería Salvador. Para Él salvar personas del pecado, entonces Él tenía que morir. Él tenía que pagar el precio que tú y yo estábamos debiendo.

Él está yendo a la cruz

Esto es por qué desde el principio, notan a Jesús, hasta en su ministerio, hablando acerca de eso: Él está yendo a la cruz, Él está yendo a la cruz. Vendrá un día en que el Hijo del Hombre sufrirá y será muerto, este es el por qué de su venida. ¡Oh! Piense en ello. En medio de las imágenes que tenemos en lo relacionado a la Navidad, para darnos cuenta que esas dulces, tiernas manos en un pesebre, moviéndose alrededor, fueron formadas para un día tener clavos en ellas. Que esos suaves, pies rosados, sin capacidad de caminar, fueron hechos de manera que un día caminarían una colina polvorienta a la cruz. Esa preciosa cabeza fue formada para que un día soldados forzarían una corona de espinas profundas en ella. Que ese bebé, envuelto en pañales, fue creado para que un día, soldados  lo perforaran con una espada, y sangre y sangre fluiría de este.

El propósito de la encarnación: el nació para morir. Y entonces Pablo dice en Filipenses 2:7, “hasta la muerte, y muerte de cruz.” Es como si Él es sobrecogedor porque esta es una muerte vergonzosa. Por los estándares del primer siglo, no había experiencia más repugnantemente degradante que esta. Que Dios, quien creó el universo, sufriendo la más alta degradación humana, colgando desnudo en el cielo ante un mundo burlón. Una muerte vergonzosa. Una muerte dolorosa. La más tortuosa de todas las posibles muertes, latiendo y azotado, y arremetido, y luego clavado en una pieza de madera. Una muerte maldita.

Piensa en ello desde el punto de vista gentil, particularmente un punto de vista romano, pensar de alguien crucificado, ni siquiera el más cruel ciudadano romano tendría que pasar por ello; luego piénselo desde el punto de vista de un judío. Gálatas 3:13, citando Deuteronomio capítulo 21, diciendo que cualquiera que es colgado de un madero es maldito por Dios. Esto es Pablo diciendo, “Hasta la muerte de Cruz” la más vergonzosa, penosa, maldita muerte. Para esto Él nació, morir de esa forma, para que como resultado nosotros podamos nacer de nuevo a la vida.

1ra Pedro 2:24, “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia” notan la belleza de la encarnación, acompañada con la crucifixión. Su vergüenza se torna en nuestro honor. Estamos delante de Dios, mereciendo vergüenza y muerte, y Dios nos viste en la justicia de Jesús, y somos honrados en su presencia. Su dolor se torna en nuestro gozo. Por sus llagas, por sus heridas, su sufrimiento, somos sanados, y su maldición se convierte en nuestra bendición.

El exaltado Señor

Gálatas 3:13, “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición” todo esto porque Él se hizo obediente a morir, hasta la cruz. Este bebé en el pesebre es digno. Él es digno de adoración como el Salvador sin pecado, nacido en Navidad para morir por pecadores. Este bebé en el pesebre es el exaltado Señor.

Este es el corazón del Nuevo Testamento. Es el corazón de la iglesia primitiva. Casi en 750 diferentes momentos en el Nuevo Testamento, Jesús es confesado como Señor. Y el corazón de la historia de las Navidades que este bebé es de hecho el Señor de todo. Cuando piensa acerca de Filipenses 2:9-11 como diciendo desde la perspectiva de ambos, los judíos, como también los gentiles y te das cuenta que para Él ser el Señor significa que Él reina en las alturas.

Dice que Dios lo exaltó. Ahora, al ir al original del Nuevo Testamento aquí, y existe un verbo componente extraño que se utiliza. Es literalmente “Dios supereminentemente lo exaltó” como la imagen es un énfasis en Cristo siendo exaltado a un lugar donde no hay más alto que Él. Y puesto sobre todas las cosas. Él no es el más grande entre muchos dioses. Él es el único Dios en una clase por Él mismo.

Y esta imagen del Señor, así como a través de lo que hemos leído a través de todos estos años, y hemos visto Dios supremamente revelado todo a través de todo el Viejo Testamento como Yahveh, el Señor. Es su nombre que lo vimos preeminentemente exaltado como todo a través del Viejo Testamento, ver a Jesús exaltado luego como Señor. No hay nadie más alto. La más alta posición. Él es Señor, reina en la más alta posición. Él posee poder inagotable. Su nombre representa mucho más que lo que deberíamos llamarlo. Su nombre representa autoridad.

Aquí es donde usted salta en el cómo los lectores gentiles, griegos, lenguajes griego se escucharía esta palabra Señor “Kyrios”. Y esta es una palabra que sería utilizada para describir  a un maestro sobre un sirviente, Señor, autoridad, reinar, gobernar, comandar, demandar, lo que sea que involucre. Y la realidad es esta, Jesús tiene la autoridad para salvar a cualquiera que confía en Él. Él tiene el poder para salvarte de tus pecados, y Él tiene el poder para regir tu vida, la autoridad para regir cada decisión que haces, cada posesión que tienes, cada sueño que tengas. Hay algunos en nuestros días que han tratado de hacer una distinción aquí y dicen, “puedes tener a Jesús como Salvador, pero no como Señor” no es cierto. Él, como Salvador, es el exaltado Señor, y es tonto afirmar salvación de tus pecados sin sumisión a su reino.

Él merece adoración universal

Él tiene poder inagotable. Él merece adoración universal. Toda rodilla se doblará. Literalmente, “doblar rodilla” una expresión utilizada en el Viejo Testamento para mostrar gran reverencia y sumisión y adoración. La imagen de un adorador que no puede permanecer de pie en la presencia de aquel que está siendo adorado, y entonces, cae en sus rodillas. Cada rodilla en el cielo y en la tierra, y debajo de la tierra. Eso básicamente cubre todas las rodillas. Cada ángel, cada santo ángel, cada ángel caído. Damas y caballeros, el Diablo y sus demonios doblarán sus rodillas. Cada persona en esta sala, cada persona en este planeta, cada persona en toda la historia doblará la rodilla ante Cristo como Señor. De cada lengua, cada lengua hará esta confesión.

Él merece adoración universal, y Él satisface el propósito supremo. Dios exaltó a Jesús al lugar más alto. Entonces, esta es una imagen; estábamos viendo el misterio de la encarnación. Estábamos viendo el Padre e Hijo y el Espíritu Santo en toda esta imagen. Que en el nombre de Jesús, cada rodilla se doblará  en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confesará que Jesús es el Señor. No pongamos un período de tiempo; cada lengua confesará que Jesús es Señor para gloria de Dios el Padre.

Honor para Dios

Y entonces, lo que estamos diciendo aquí, usted pone esto con todo lo que hemos visto en la Escritura, el Viejo Testamento, Nuevo Testamento, la realidad de  que Dios Padre envió al Hijo a pagar el precio por el pecado para redimirnos, reconciliarnos con sí mismo, que Dios el Espíritu abre nuestros ojos para ver su gloria, ver su belleza, ver nuestra necesidad, confesarlo como Señor para gloria de Cristo, para gloria del Padre. Dios magnificó en la humillación de Cristo, Dios magnificado en la exaltación de Cristo, de manera que resuene desde nuestros labios y nuestras vidas, adoración, gloria, y honor para Dios por siempre, y siempre, y siempre, y siempre y siempre, y siempre.

Entonces, la decisión que necesitamos hacer, la decisión que cada persona en esta sala con la que está confrontada en el misterio de la Navidad, ¿Rechazarás a Jesús como Señor? No lo llamen buen maestro. No es posible. Llámalo una leyenda, llámalo mentiroso, llámalo lunático, pero no un buen maestro. Recházalo como leyenda, mentiroso, o lunático. Recházalo como Señor ahora, y dobla la rodilla después.

Aquí está la clave que quiero que cada persona en esta sala escuche. La realidad es, un día, cada persona en esta sala se postrará y lo llamará Señor. Eso no está sujeto a decisión. Eso está determinado. Cada rodilla un día se doblará y lo llamará Señor. La pregunta es, ¿Doblarás la rodilla, o doblarás la rodilla cuando sea demasiado tarde? Y si esperas hasta que sea demasiado tarde, después que la vida termine, sería negligente en esta semana  previa a la Navidad no compartiendo contigo, basado en la autoridad de la palabra de Dios, que si esperas a doblar la rodilla hasta entonces, experimentarás condenación eterna. Te pararás solo en tu pecado ante un Dios santo, y recibirás el pago justo y debido por tus pecados en su infinito juicio.

Por favor ve la navidad como más que solo una serie de ganancias comerciales de las mentes consumistas. Esta es la realidad eterna en juego, cómo tú respondas al misterio de la Navidad. Recházalo como Señor, dobla la rodilla luego en condenación eterna. ¡Oh! Quiero urgir a cada persona en esta sala, reverencie a Jesús como Señor. Doble la rodilla hoy. Confiesa su gobierno y su reino, su buena y gracia y misericordiosa autoridad y reino sobre tu vida. Confía en él para perdonarte de todos tus pecados, para cubrir tus pecados con su sacrificio en la cruz. Y dile al mundo que te formó, que te creó, que conoce lo que es mejor para ti. “Confío en ti. Confiesa que en realidad es el Señor”.

Confiesa con tu boca que Jesús es el Señor, cree en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, y serás salvo. Dobla la rodilla hoy y se confiado de esto: lo que reside al frente es celebración eterna, donde nos deleitaremos en la declaración de la adoración de Cristo para gloria de Dios el Padre en los cielos por siempre.

C.S. Lewis lo resumió mejor diciendo, “¿Qué somos para hacer de Cristo? No hay duda de lo que podemos hacer de Él. Es enteramente una pregunta de que Él intenta hacer de nosotros. Debes ya sea aceptar o rechazar esta historia”.

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del Seminario Teológico Bautista de New Orleans y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!