Capítulo 43: Redimido por una razón - Radical

Capítulo 43: Redimido por una razón

¿Por qué hemos sido salvados? ¿Cuál es nuestro propósito como cristianos mientras estamos en la tierra? En este mensaje sobre Lucas 24, David Platt nos recuerda que hemos sido salvados para glorificar a Dios y compartir el Evangelio con otros. Dios nos ha redimido para ser una bendición para otros.

  1. Recibimos la gracia de Cristo.
  2. Contemplamos la gloria de Cristo.
  3. Proclamamos el Evangelio de Cristo.

Si tiene Su palabra, y espero que sí, le invito a que la abra conmigo en Lucas capítulo 23, y 24, donde lo dejamos. Entonces, aquí está la pregunta. ¿Qué significa ser redimido, y por qué hemos sido redimidos? ¿Qué significa ser redimido y por qué hemos sido redimidos?

Llegamos aquí a la muerte de Cristo y a la resurrección de Cristo y la ascensión de Cristo al final de Lucas capítulo 24, y todavía hay más en este libro. Como que hemos alcanzado el apéndice, el pico de montaña de la Escritura, entonces, ¿Por qué hay más? Aparentemente, hay una razón detrás de la redención. Hay otro capítulo por venir en esta historia, y entonces lo que quiero que hagamos esta noche es pensar acerca de la iglesia alrededor del mundo a través de la historia.

¿Qué significa para nosotros estar en la compañía de los redimidos? ¿Qué significa esa para quienes somos, y para lo que hacemos, por qué hemos sido redimidos? Quiero que pensemos acerca de eso de forma general, y entonces traer esa preguntas específicamente en la familia de fe llamada La Iglesia de Brook Hills. ¿Por qué hemos sido redimidos, y por qué hemos entrado en la compañía de los redimidos en esta iglesia local?

¿Qué significa ser redimido?

Quiero que veamos a grandes rasgos la crucifixión, resurrección, ascensión de Cristo y la inauguración de la iglesia, y ver las respuestas a esas preguntas. ¿Qué significa ser redimido? Significa que recibimos la gracia de Cristo. Lo que pasó aquí en Lucas capítulo 23 es la gracia de Cristo expuesta. Es más profundo que un hombre muriendo en una cruel, tortuosa muerte. Esta es gracia que trae salvación. Recibimos la gracia de Cristo. Redención no es algo que usted hace. Es algo que usted recibe, no algo que se gana o merita o alcanza. Es recibido. Es dado a ti.

Estamos en la compañía de los redimidos, y no basado en lo que hemos hecho, sino basado en lo que Él ha hecho, y lo que puse en sus notas como un resumen son algunas palabras teológicas que nos recuerden la gravedad de lo que pasa en Lucas 23:46, cuando la Biblia dice, “expiró”. Este es el Hijo de Dios, Dios encarnado, el Hijo de Dios sin pecado.

Pilato lo dijo realmente, realmente bien en Lucas 23:22, Él dije, “Ningún delito digno de muerte he hallado en él” ¡Predícalo Pilato!, Sí, exactamente. Esto es lo que separa a Jesús aparte de cualquier otro. Todos hemos pecado. La paga del pecado es muerte. Todos merecemos la muerte. Él no encontró culpa en Él, ningún pecado. Por lo tanto, Él no merece la muerte y aún así Él muere en Lucas 23:46. Si Él no está pagando el pago por Su pecado, entonces, ¿de quién es el pecado que Él está pagando?

Él está muriendo nuestra muerte

Primera palabra, sacrificio. Él está muriendo nuestra muerte. La muerte que nos merecíamos la está tomando sobre Sí. Es lo que hemos visto una y otra vez mientras hemos estado leyendo a través de la Biblia este año. La sangre del sacrificio es necesaria cubriendo el pecado de las personas, ya sea Éxodo capítulo 12, el sacrificio de Pascua, o Éxodo capítulo 24, sacrificio, la sangre del pacto, ya sea Levítico capítulo 16, sacrificio, y la sangre es rociada sobre el propiciatorio. Y lo que tenemos aquí en Lucas 23 es el sacrificio sin pecado, Jesús mismo. Él es nuestro cordero de Pascua. Él es la sangre que sella en pacto, y es Su sangre que un propiciatorio, un cobertura para nuestros pecados.

Hebreos 9:26 dice, “se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado” Él ha muerte la muerte que merecíamos morir. Segundo, esta es una gran palabra para enseñar a su hijo de 2 años, propiciación. Propiciación. Él ha soportado nuestra condenación. Propiciación, propiciación o sacrificio propiciatorio es alguien que desvía la ira, quita la ira. Eso es lo que es propiciación. El pecado despierta la santa furia, la santa justicia, la santa ira de Dios. Como pecadores, merecemos cargar la ira de Dios contra el pecado.

Jesús dice, “estamos condenados en nuestro pecado” en Juan 3:17, pero luego en Romanos 5, “Dios , mientras todavía éramos pecadores, Él envía a Su hijo, Cristo, a morir por nosotros”, a tomar la ira de Dios, Romanos 5:12 dice, “Sobre Sí mismo de manera que seamos liberados de la ira de Dios” Romanos 5:1, “para que tengamos paz para con Dios” Romanos 8:1 “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”

Condenación, no existe. Ha sido derramada en Cristo. Isaías 53, vimos un par de meses atrás, fue la voluntad del Señor molerlo, para derramar condenación del pecado sobre Él en vez de ti o de mí. Eso hace de la propiciación una realmente, realmente buena Palabra.

¿Dios mío, Dios mío, porque me has abandonado?

Sacrificio, Propiciación, Reconciliación. Él ha sufrido nuestra separación. Un relato que muestra a Jesús diciendo, “Padre, ¿Por qué? ¿Dios mío, Dios mío, porque me has abandonado?” la realidad es que debido a nuestro pecado estamos separados de Dios, infinitamente, eternamente separados de Dios en nuestro pecado. Es la imagen en Génesis 3 en el principio de la Biblia, desterrado de la presencia de Dios, separado de Dios, y Jesús soporta la separación que debemos de manera que en vez de ser desterrado podamos ser invitados a entrar.

Piense en ello. Pecadores hasta el fondo, bienvenidos en la presencia de un infinitamente santo Dios porque Jesús ha sufrido nuestra separación. Nosotros una vez estábamos temerosos de Dios. Ahora estamos amistados de Dios. Una vez desterrados, ahora invitados a entrar. Sacrificio, propiciación, reconciliación y redención. Él ha pagado nuestra deuda.

Este ha sido el tema principal en el cual hemos navegado a través de esta historia desde el principio de este año, Crónicas de Redención, la deuda de nuestro pecado es demasiado profunda para nosotros pagarla, Gálatas 4 dice, “Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.” Nosotros una vez éramos esclavos del pecado. Ahora somos hijos e hijas de Dios. Todo eso es lo que está pasando cuando Lucas 23:46 dice, “expiró”

El escrito del himno lo dice mejor: Varón de dolores, qué nombre. Porque el Hijo de Dios que vino. Para recuperar a pecadores en ruinas Aleluya, qué salvador. Cargando la vergüenza y la burla grosera. En mi lugar condenado Se puso de pie. Selló mi perdón con su sangre. Aleluya, qué salvador. Culpables, viles e indefenso somos Cordero inmaculado de Dios, fue plena satisfacción, ¿puede ser? Aleluya, qué salvador. Levantado a morir, “Todo está cumplido”, fue su grita. Ahora en el cielo alto exaltado. Aleluya, qué salvador. Y cuando Él venga, nuestro glorioso rey su casa todos los redimidos a llevar. Entonces, de nuevo esta canción vamos a cantar. Aleluya, qué salvador.

¿Puede decir amén a eso?

¿Puede decir amén a eso? Son buenas noticias. Estas son grandes noticias. Es la mejor noticia en toda la historia y en todo el mundo. Jesús ha muerto a la muerte que tu merecías morir, y Él ha soportado la condenación que estaba intencionada para ti del santo Dios. Él ha sufrido nuestra separación, y Él ha pagado nuestra deuda de manera que nadie en esta sala y que nadie en toda la historia que crea en Él, que se convierte del pecado y confía en Él como Salvador será reconciliado a Dios, tendrá sus pecados cubiertos, será bienvenido a una vida eterna con Dios. Eso es lo que significa ser redimido.

¿Por qué Dios daría tal gracia para redimirnos?

Entonces ¿Por qué? ¿Por qué Dios daría tal gracia para redimirnos? Nos dirige a una segunda imagen en sus notas. Somos redimidos para contemplar la gloria de Cristo. Entonces, llegamos al capítulo 24 y 12 cortos versos después Jesús ha sido enterrado, ellos no pueden encontrar Su cuerpo. ¡Jáh! Se ha ido.

Pedro no lo cree. Él va y corre y mira por sí mismo, y luego llega al verso 36, Lucas 24:36. Sólo imagino esta escena. Póngase en los zapatos de los discípulos mientras ellos estaban hablando acerca de estas cosas, verso 36. “Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer?”

Ellos estaban en shock. Un hombre han vuelto de la muerte, y todo lo que Él quiere es una simple comida, entones ellos le dan un pedazo de pescado asado, y Él lo tomó y comió ante ellos. Puede imaginarse a ellos boquiabiertos, sus ojos fijos y grandes, como diciendo “¿es esta una alucinación?” Bueno las alucinaciones no comen. “¿es un espíritu?” bueno, los espíritus no se sientan a comer. Él es real, y Él les dijo, “Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.”

Entonces Él abrió sus mentes a entender las Escrituras y les dijo, “Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” “Y los sacó fuera hasta Betánia, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios”. Y ahí es donde Lucas 24 termina.

Ahora, guarden este lugar por un momento, y vayan a Hechos capítulo 1, porque Lucas escribe una secuela, parte dos, y la parte dos es llamada Hechos de los Apóstoles, el Libro de Hechos, también escrito por Lucas. Lo que quiero mostrarles es que Lucas retoma relatando la misma escena y elaborando en ella. Escuchen a Hechos 1:1. Vamos a estar yendo de adelante para atrás entre Hechos 1 y Lucas 24

Hechos capítulo 1 dice:

“En el primer tratado, oh Teófilo, (Libro de Lucas) hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”

Aquí es donde comienza, justo aquí. Todo el próximo capítulo, la historia de redención empieza con esta imagen. No la pierda. Las personas que han recibido la gracia de Cristo, contemplando la gloria de Cristo. Él es el Salvador resucitado. Él estaba muerto, y por muerto queremos decir muerto, torturado, muerto en una cruz, fluyendo sangre, sin respirar, envuelto en una tumba, con una piedra puesta en frente. Muerto. Y luego Él está vivo. No muchas personas ha hecho eso.

Él es el exaltado Señor

Él es el Salvador resucitado. Él conquistó la muerte. Él es el exaltado Señor. Como si no fuera suficiente, Él asciende al cielo. Cuatro veces en Hechos capítulo 1, verso 2, verso 9, verso 11, realmente dos veces en el verso 11, y entonces en el verso 22 Él habla acerca de cómo Él fue levantado. Jesús fue levantado a la diestra del Padre, Salvador resucitado, Señor exaltado, y tercero, Él regresará como Rey.

Póngase en los zapatos de estos hombres, estos discípulos, el rango de pensamientos y emociones. Un día usted ve a Jesús crucificado cruelmente en una cruz. Un par de días después, Él está vivo, andando contigo, charlando y comiendo, así que ellos están preguntando. “¿Restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” este es un movimiento aquí. Tenemos cosas en un rollo. Tenemos muerte, vivo, y entonces, no mucho después, Él es levantado al cielo.

Amo Hechos 1:11, “los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo?” bueno, ¿Por qué piensas que estamos parados mirando al cielo? Estamos teniendo una conversación con un hombre, y de repente, es lanzado al aire, y entonces, ángel, es por eso que estamos al cielo, porque Jesús acababa de desaparecer, así que esta debe ser una pregunta retorica de algún tipo de introducción. “¿Por qué estáis mirando al cielo?”

Este Jesús, aquí está la promesa, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Esa promesa guía el resto de este libro. Esa promesa de que Jesús volverá guía a 10 de estos 11 hombres a ser martirizados, a morir la muerte de un mártir proclamando Su grandeza, esperando por Su regreso. El único que no fue martirizado es exiliado a una isla, donde él escribe el último capítulo de la Biblia, y en ese capítulo las palabras en la página él dice, “Ven, Señor Jesús, ven pronto” ellos están anhelando el Rey que viene.

Lo que quiero que vean es que es esta visión de la gloria de Cristo, Salvador resucitado, exaltado Señor, Rey que viene que guía la iglesia desde este punto en adelante, de era a era, de generación a generación. Es esta visión que guía. Pasión por el Reino es alimentada por la pasión por el Rey.

¿Qué significa se parte de la compañía de los redimidos?

Compañía de los redimidos. ¿Qué significa se parte de la compañía de los redimidos? Amamos al Rey, y honramos al Rey, y glorificamos al Rey, y damos nuestras vidas por el Rey y por el avance de Su Reino. Hermanos y hermanas, no estamos jugando aquí. No solo venimos y nos sentamos en una silla una vez a la semana y mostramos adherencia o canciones a Cristo, mostramos tiempo para Cristo. No Él es digno de nuestros planes y sueños y ambiciones y esperanzas, nuestras posesiones y hogares, todo lo que tenemos, todo lo que somos.

Queremos que este Rey sea exaltado. Queremos que Su Reino avance. Esto nos consume. Esto nos guía más que generar el próximo dólar, u obtener la próxima promoción o tener un nuevo trabajo o una vida confortable. Dejarlo si es necesario. Haremos lo que fuere para honrar a nuestro Rey. Eso es lo que significa ser parte de esta compañía de redimidos, la oración. La constante oración en nuestros labios es, “Venga Tu Reino. En mi vida, en mi muerte, venga Tu reino” entonces, eso súplica la pregunta, “¿Cómo vendrá Su Reino?” me alegra que haya preguntado.

La gracia de Cristo

Tercera razón para la redención aquí, recibimos la gracia de Cristo. Contemplamos la gloria de Cristo, y proclamamos el Evangelio de Cristo. Somos redimidos para proclamar el Evangelio de Cristo. Permítame mostrárselo. El final de Lucas 24, entonces vamos a volver a Hechos 1 en solo un segundo. Final de Lucas 24, quiero que vean esto conmigo en el verso 46. Leímos hace solo un segundo cuando Jesús les dijo, Lukas 24:46 “Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día” ahora preste atención. Verso 47 “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados” en ¿qué?, esta es la parte de la audiencia participando en nuestro programa. “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” entonces subraye “predicar” allí. Subráyelo. Ponga un círculo alrededor. Comience alrededor de “predicar”

Luego verso 48, “Y vosotros sois testigos de estas cosas. Predicadores de estas cosas, vosotros testifican de estas cosas” circule “testigos” o subráyelo o enciérrelo, o resáltelo. Entonces vaya a Hechos 1:8, y es la misma imagen Jesús dice, “Recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y será” ¿qué? “testigos”. Circúlelo, subráyelo, márquelo. Ustedes serán testigos.

Contemplar la gloria de Cristo

Esta es la razón para la redención. Recibir la gracia de Cristo. Contemplar la gloria de Cristo. El Espíritu de Dios vendrá sobre ustedes. Jesús dijo, “Y ustedes predicarán. Testificarán, serán testigos de estas cosas” esta es la razón de la redención. Estamos limpios de pecado para que podamos ser testigos de la realidad de Jesús, Su muerte y resurrección. Somos libres para declarar. Somos salvos para hablar. Por eso hemos sido redimidos, para que podamos hablar.

Ahora, perdemos esto si no somos cuidadosos, esta palabra “testigo”. Hoy decimos cosas como, “Soy testigo presencial” eso suena bien, y ciertamente necesitamos vivir vidas que son buenas y buenas obras, Mateo 5:16, que glorifiquen a Dios en los cielos. Un santo de antaño dijo, “predica el Evangelio en todo tiempo, si es necesario, use palabras” y suena dulce y acogedor hasta que nos damos cuenta que para predicar el Evangelio, uno debe predicar. Para ser testigo, uno debe hablar.

El Espíritu Santo

Jesús no dijo, “El Espíritu Santo vendrá sobre ustedes, y tendrán vidas agradables, sean buenos, personas decentes” no es lo que Él dijo. Ahora, ojalá eso esté implicado si Cristo esta viviendo en usted, esa es la realidad, pero usted será un testigo. Un testigo va a estrado no para sentarse y callar sino para decir algo. Ustedes predicarán el Evangelio. Estos hombres que escucharon estas palabras ese día no perdieron sus vidas. Juan no fue exiliado a Pasmos porque iban por ahí sonriendo y haciendo cosas amables. Usted no es asesinado por hacer cosas amables. Usted es asesinado en el primer siglo por predicar, por decirle a las personas acerca de Cristo, y lo mismo es cierto en el siglo 21.

Recibí un e-mail esta semana de uno de nuestros contactos en Asia central, y me habló de un hermano llamado Sayed Mossa en Afganistán que unos meses atrás fue arrestado por la policía secreta Afgana. El único crimen con el cual Sayed ha sido acusado es de conversión al cristianismo. La razón por la cual quiero compartir esta especialidad hoy es porque él está en este momento en juicio. Adoramos en este lugar, y las posibilidades son, dijo el contacto, que él será sentenciado a muerte. Sayed tiene 45. Tiene una esposa y seis hijos, el mayor está discapacitado. Sayed mismo es un amputado con una pierda prostética y en los últimos meses ha sido repetidamente torturado y abusado en la prisión por seguir a Cristo.

Sayed no está en prisión porque es una buena persona, aunque estoy seguro que es el caso de la vida de nuestro hermano. Él está en prisión porque ha confesado verbalmente seguir a Cristo. Él ha hecho lo que hombres y mujeres, hermanos y hermanas han hecho a través de la historia enfrentando la muerte. Ellos han predicado el Evangelio, así que no seamos tontos de afirmar en un país libre que somos testigos con nuestras vidas cuando nuestros hermanos y hermanas alrededor del mundo están muriendo por testificar con sus bocas.

Testigo necesariamente envuelve proclamación, y este es el por qué el Espíritu viene a nosotros para que seamos proclamadores. Otra frase que usualmente se usa, decimos, “Bueno, testifico cuando el Espíritu me guíe” una vez más, hay una pizca de verdad en eso. Bueno, sí, claro, todos queremos ser guiados por el Espíritu Santo, pero aquí está la realidad. El Espíritu vendrá sobre nosotros por un propósito, para seamos testigos.

El Evangelio de Cristo

De manera que quiero liberarnos esta noche. Para cada seguidor de Cristo en esta sala con el Espíritu de Cristo en usted, usted puede ahora considerarse a sí mismo guiado. Como que esto nos libera. No tenemos que esperar por algún tipo de hormigueo para bajar nuestra columna vertebral a una circunstancia extraña y pensar “Creo que esto significa que el Espíritu me está guiando a compartir el” no, como si usted estuviera respirando, usted es dirigido por el Espíritu de Dios a predicar el Evangelio de Cristo. Para eso Él está en nosotros, y eso es lo que pasa.

Usted va a Hechos capítulo 2. Siga esto, Hechos 2:1 “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.” Verso 4, “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a reírse” No, “fueron todos llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” por eso es que el Espíritu viene, para que ellos hablen en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen. Ellos comenzaron a predicar.

Verso 14, Pedro se levanta, y él no solo sonríe. Él habla. Esto es lo que el Espíritu vendrá a hacer, a habilitarnos para predicar el Evangelio de Cristo en el poder de la presencia de Jesús. Esto es exactamente lo que Jesús había prometido en Lucas 24 cuando le dijo a estos hombres, amo esto en Lucas 24 cuando Él dice, hagan lo que hagan no salgan de Jerusalén, “quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.”

El Espíritu Santo y todos los demá

Traducido, la última cosas que Jesús quiso es que estos discípulos se perdieran en el mundo por su cuenta. Como que van a meter la pata. Ellos necesitaban esperar. No necesitamos a Pedro yendo y solo saliendo por su cuenta. Lo necesitamos con el Espíritu Santo y todos los demás, eso es lo que pasa. Ellos esperan y el Espíritu viene. Ellos comienzan a hablar todos estos otros lenguajes y todos alrededor de ellos piensan que ellos están borrachos, y Pedro se levanta.

Él dice, “Son las 9 de la mañana, no estamos ebrios” y entones es Pedro. Piense en ello. Es Pedro que está predicando. Este es el hombre que días antes tuvo miedo de ser que siquiera conocía a Cristo. Él negó conocimiento de Cristo, amistad con Cristo, de manera que este es el tipo que o dice las cosas incorrectas o no dice nada, y ahora él se levanta predicando el primer sermón Cristiano.

¿Cuál es la diferencia entre el Pedro tímido y el Pedro valiente? El Espíritu de Dios. Es la única diferencia. Es la única cosa que cambió de aquel punto a este punto. El Espíritu de Dios está sobre Pedro, y esto es lo que Jesús había prometido. Él está con nosotros. Él dijo, “Hagan discípulos en todas las naciones, estoy con ustedes todos los días, hasta el final de los tiempos. Ustedes no salen de su cuenta predicando el Evangelio, este no es un acuerdo de soledad. Estoy con ustedes” no solo está con nosotros, Él habita en nosotros.

El Espíritu vendrá sobre Sus discípulos

Juan 14, Jesús está hablando acerca de cómo el Espíritu vendrá sobre Sus discípulos, y Él dice: “Ustedes harán cosas mayores que las que he hecho” que declaración tan asombrosa. ¿Cómo es eso posible que vamos a hacer cosas más grandes que Jesús? Jesús hizo muchas grandes cosas, milagros. Personas que eran ciegas viendo, que estaban muertas viviendo. Él dice, “ustedes harán cosas aún mayores que estas” ¿Cómo es eso posible? Bueno, lo que Jesús está diciendo en Juan 14 es que “no solo van a será la llenura del Espíritu Santo en un hombre sino en todo mi pueblo” y esta es la belleza de lo que pasa aquí en Hechos capítulo 2.

Usted baja al verso 16 en el sermón de Pedro, y la Biblia dice que Pedro dice, “Mas esto es lo dicho por el profeta Joel” y entonces comienza a citar del Libro de Joel, versos 17 al 21. Probablemente tiene un pequeña nota al principio del verso 17 y al final del verso 21 en su Biblia que dice de dónde él está citando, así que busque esa nota y vea, está bien. Pedro está citando de Joel capítulo ¿qué? capítulo 2, versos 28 al 32.

Entonces, vamos a ser una pequeña evaluación del sermón de Pedro, y veamos cómo lo hizo en su citación del Viejo Testamento. Así que mantenga su lugar aquí en Hechos 2. Tenemos que comparar aquí. Mantenga su lugar en Hechos 2 y vaya a Joel capítulo 2. Vamos a comparar Joel 2:28-32 y Hechos 2:17-21, y veamos cómo Pedro lo hizo en su primer intento de predicar el Evangelio.

Joel capítulo 2. Empezaremos con Joel e iremos frase por frase y comparar con lo que dijo Pedro, Joel 2:28, esta es la profecía de Joel. Vimos esto algunos meses atrás. Joel 2:28 dice “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne” está bien, pausemos aquí, ¿Qué dice Pedro? Verso 17, “Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” bastante cerca verdad, quizás un poco nervioso, obvió algunas palabras al principio pero básicamente lo mismo.

Está bien, vuelva a Joel 2:28 “y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.” Pedro “y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.” Es lo mismo. “vuestro jóvenes verán visiones, vuestros ancianos soñarán sueños” están invertidos pero básicamente es la misma cosa. Él lo está haciendo bien hasta llegar el verso 29, en Joel capítulo 2. “Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu” Pedro, verso 18, “Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.”

Esperen un momento. ¿Esas últimas palabras, las ve en Joel capítulo 2? No. Joel comienza en siguiente verso, “Y daré prodigios” justo como vemos en el siguiente verso 19 en capítulo 2 de Hechos. Pedro adiciona palabras. ¿Qué podemos concluir entonces? ¿Se equivocó Pedro? Primer sermón cristiano, cita incorrectamente el Viejo Testamento, y está grabado para nosotros por los siglos para ver su error. No lo creo. Creo que esto es muy importante. Dice, “profetizarán”, no en el Viejo Testamento contado en Joel, sino en el Nuevo Testamento contado en Hechos capítulo 2.

¿Cuál es la diferencia entre Joel 2 y Hechos 2?

¿Cuál es la diferencia entre Joel 2 y Hechos 2? Piense en ello conmigo. ¿En Joel 2, estaban muchas personas profetas o solo algunas personas profetas? Viejo Testamento, ¿muchas personas o pocas personas? Solo algunas personas ¿cierto? Joel, Amós, Isaías, Jeremías, Ezequiel, personas seleccionadas que Dios llamó para hablar de Su parte, para traer Su palabra a las personas. Usted llega a Hechos capítulo 2, y Pedro dice, “dice Dios, “derramaré mi Espíritu sobre toda carne” y” entonces baja al verso 18 y dice, él añade, “y todos profetizarán”

¿Hechos capítulo 2, muchas personas o solo algunas personas profetizando aquí? Muchas personas, de hecho, todos aquellos que han confiado en Cristo, el Espíritu de Cristo sobre ellos, y todos ellos están hablando, así que aquí hay una gran diferencia entre el Viejo y el Nuevo Testamento. Viejo Testamento personas seleccionadas, individuos con el Espíritu de Dios viniendo sobre ellos para hablar la Palabra de Dios. Nuevo Testamento, cada uno de los seguidores de Cristo teniendo el Espíritu de Dios derramado sobre ellos para hablar por Dios.

¿Se da cuenta de lo que esto significa para cada seguidor de Cristo en este lugar? Usted es profeta. Ahora, ¿Qué significa eso? ¿me pongo en saco de ropa y cenizas, y consigo una gran cruz de neón anaranjada y salgo en las calles y les dejo tenerlo? No, ¿Qué hacía un profeta? Una cosa. Una profeta tenía el privilegio y la responsabilidad de hablar por Dios, y la belleza es que era reservado para un grupo de personas, algunas personas en el Viejo Testamento, y está garantizado para cada seguidor de Cristo en este salón, que usted puede salir a su lugar de trabajo esta semana, al lugar donde vive esta semana, al vecindario, a las personas que conoce, y usted tiene el Espíritu de Dios en usted y la autoridad de hablar por Dios, de ir y decir a las personas que Él ha enviado a Su hijo a morir en la cruz por sus pecados.

Que Él se ha levantado de la tumba y ascendido a los cielos, y que Él merece su adoración, y Él merece su salvación. Usted puede hablar eso a cualquier persona esta semana y usted tendrá la autoridad de Dios para hacerlo y el Espíritu de Dios sobre usted para hacerlo, el poder de Jesús presenciado en usted para hacer eso. Oh! Dios ayúdanos a no perder esto.

Tenemos esta manera de pensar aún en la iglesia donde pensamos solo en algunas personas que hagan la predicación y hablen, de manera que tenemos que traer personas para que los escuchen, preparar a un comunicador, a un predicador carismático, lo que sea. Debemos mostrarlo en video o en holograma, sólo asegúrese que es un buen comunicador en frente de las personas para que ellos puedan hacer el trabajo.

El Espíritu de Cristo en usted

No, la belleza es que cada seguidor de Cristo en esta sala, usted tiene el Espíritu de Cristo en usted, y Él ha capacitado cada uno de nosotros para salir a la ciudad esta semana y a los confines de la tierra hablando de parte de Él. Así que no releguemos a esta persona o pensemos que vamos a ser dependientes en algunas personas por aquí para hacer eso. No todos estamos jugando este juego, nadie está en la banca. Él está con nosotros. Él habita en nosotros.

No vamos a pasar por esto. De acuerdo. Sigamos adelante. Él habilita nuestra obediencia. No tenemos tiempo para ir allá, Ezequiel capítulo 36. En el capítulo 37, “ha sido profetizado. Pondré mi Espíritu sobre ustedes” Él te moverá para obedecerlo y dar tu vida, y Él empodera nuestra predicación, mientras anunciamos, el despertar de Dios. Usted anuncia las buenas noticias, y Dios despierta los corazones.

Usted llega al final del sermón de Pedro aquí en Hechos capítulo 2, y ellos no responden y dicen, “¡Qué maravillosa retorica! ¡Qué orador hay en Pedro!” No, dice que ellos se compungieron. Algo pasó en el interior de ellos cuando el Evangelio fue predicado, y es lo que pasa cuando predicamos, cuando predicamos el evangelio.

Cuando estaba en el Sudeste de Asia un par de semanas atrás, nos habíamos juntado con un grupo pequeño, esta es la más grande isla no evangelizada en el tierra, una noche, y allí estaban algunas personas que habían sido traídas allí que no conocían a Cristo, no confiaban en Cristo. Comenzamos a compartir, y, para ser honesto, no estaba yendo bien. Como si no pensara, definitivamente no era el juego perfecto, y se sentía como que no estaba conectando, y no estaba seguro si algo estaba siendo guiado al hogar.

Compartí el evangelio, y en esa reunión había tres personas que se convirtieron y creyeron en Cristo como su Salvador, y me recordé. Esto no depende de mí experticia, mí habilidad para conectar, tu habilidad para conectar y decir las cosas correctas en la forma correcta. Usted habla el evangelio, y hay un poder sobrenatural trabajando en el corazón de las personas, y son despertados, y está diseñado en una forma que es nuestra debilidad desplegada y Su gloria que se hace conocida.

El evangelio de Cristo

Esto es realmente buenas noticias. Muchos de nosotros, pienso, si fuéramos honestos diríamos que cuando se trata de predicar el evangelio de Cristo somos tímidos y vacilantes y de pensamiento disperso a través de cómo, pero la realidad es que no depende en nuestras habilidad y retórica o oratoria o convencimiento. Depende en que este Evangelio es bueno. Por 2,000 años ha sido predicado, y personas han tenido sus corazones despertados. Usted y yo tenemos nuestros corazones despiertos, no por la habilidad retórica sino por la gracia soberana de Dios y la operación de Su Espíritu, y eso pasa cuando hablamos, de manera que hablemos, y Él empoderará nuestra predicación.

Este el propósito del Espíritu Santo, hacernos adoradores. No vamos a disponer de tiempo para emplear aquí. Nuestras vidas están siendo conformadas en la adoración de Dios. 2da Corintios 3:18, “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen” nuestras vidas están fluyendo en adoración a Dios, y nosotros como adoradores, somos testigos, y adoración guía a al testigo. La adoración alimenta al testigo.

Nosotros captamos la gloria, y hablamos a las personas de Su gloria. Cuando contemplamos grandeza, usted declara grandeza. Predicamos el evangelio a la luz del propósito de Jesús y en obediencia al plan de Jesús de Jerusalén a Judea y Samaria y hasta los fines de la tierra. Esto es lo que hemos visto desde el principio de las Escrituras. La bendición de Dios fue prometida a todas las naciones.

Torre de Babel

Recuerda en Génesis capítulo 11, Torre de Babel, todas esas lenguas, todas estas personas esparcidas, y Dios toma a Abraham, un idólatra de Ur de los Caldeos, y Él dice, “Te voy a bendecir, voy a derramar mi gracia sobre ti, y el resultado va a ser que serás bendición a todos los pueblos, y vas a mostrar mi gracia a todos estos pueblos” Él lo prometió. La bendición de Dios prometida para todas las naciones en Génesis 12:1-3.

Ahora, en el Nuevo Testamento, el Evangelio de Dios predicado a todas las naciones. Estas naciones se reunieron aquí en Hechos capítulo 2, todos escuchando el Evangelio en sus propias lenguas, y Jesús diciendo, “este Evangelio que predicamos es un testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin” ahora, Hechos 1:8 al veces es utilizado casi como un tipo de estrategia evangelística, se puede decir, para la iglesia, así como; está bien, Jerusalén, Judea y Samaria hasta los confines de la tierra, eso significa que necesitamos alcanzar Birmingham y Alabama y Norte América, y los confines de la tierra, pero eso no es realmente lo que el texto está diciendo, porque el texto está hablando sobre un tiempo y lugar específico.

El Evangelio empieza en Jerusalén, y va de Jerusalén a Judea y Samaria, Hechos 6, 7, 8, 9,10,11 y entonces de Samaria hasta lo último de la tierra. Hechos 28. Pablo está en Roma predicando el Evangelio desde el centro de lo último de la tierra. Así que esta es la imagen del Evangelio esparciéndose y ¿saben ustedes dónde está Birmingham? En lo último de la tierra.

Alabe a Dios. Por Su gracia las personas no han dejado de predicar el Evangelio todo el camino a Birmingham, Alabama y cada uno de nosotros lo ha escuchado, pero personas no han parado predicándolo a más y más personas, y la realidad es lo último de la tierra todavía está en el horizonte, y hay, hablamos de esto la semana pasada, más de 6,000 grupos de pueblos que todavía no han escuchado. Ahí es donde tenemos que llevar el Evangelio, de Birmingham, sí, pero todavía estamos tras lo último de la tierra en obediencia al plan de Jesús. Ese es el por qué hemos sido redimidos.

¿Por qué está usted aquí? ¿Por qué estoy todavía en esta tierra, para llenar un asiento un Domingo? No. ¿Para costear una vida como normal, negocios como usual? No. Estamos aquí, redimidos por una razón, predicar el Evangelio de Cristo hasta lo último de la tierra. Es por esto que nuestras vidas están intencionadas a contar. Pablo dijo en Hechos 20:24, “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo” una cosa por la cual mi vida tiene valor dijo, “para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”. Para eso cuentan nuestras vidas, y todavía somos tentados a abandonar es única cosa, hacer todo tipo de otras cosas, aún cosas buenas, y perder la única cosa, testificar del la gracia de Dios.

Ser el avance del Evangelio

Entonces, ¿cómo nos aseguramos de no perder ésta única cosa como la Iglesia de Brook Hills, rodeado por personas en Birmingham en necesidad del Evangelio, personas en todas las naciones en necesidad del Evangelio? Tenemos la gracia de Cristo, y contemplamos la gloria de Cristo, entonces ¿Cómo predicamos el Evangelio de Cristo? Bueno, en 2010 hablamos acerca del Experimento Radical, y hemos estado transitando a través del Experimento Radical, básicamente nosotros diciendo como iglesia que no queremos mal gastar nuestras vidas solo costeando. Queremos arriesgarlo todo para hacer este Evangelio conocido y ser el avance del Evangelio y el cumplimiento de la Gran Comisión, no importando lo que represente.

Así que hemos estado orando. Cinco componentes del Experimento Radical, orar por todo el mundo y estar en nuestros rostros, en nuestras rodillas de parte de las necesidades alrededor del mundo y leyendo a través de toda la Palabra y caminando a través de ella. Queremos conocer a Dios en la Escritura, y aquí es donde Su poder es encontrado y sacrificando nuestro dinero para un propósito individual y en nuestras familias diciendo, “¿Cómo podemos parar la constante búsqueda por más y más y más y más, más grande, y mejor en nuestras vidas y en esta cultura?” y decir, “No no necesito más, más cosas, tengo que deshacerme de cosas y darlo para la gloria de Cristo” un mundo de necesidad espiritual y física y gastando nuestro tiempo, cuarto, en otro contexto, sobre miles de personas de nuestra familia de fe este año, yendo a otros contextos fuera de Birmingham, predicando el Evangelio y haciéndolo todo, quinto, en el contexto de multiplicar la comunidad como una iglesia, no como un guardabosques solitario. Vamos a hacer esto juntos.

Entonces, llamamos esto el Experimento Radical este año pasado, entonces, la pregunta es, “¿Está bien. Estamos llegando al final del 2010, y ahora qué? ¿Qué está en el 2011?” y aquí es donde quiero poner delante de ustedes esta frase. 2011, podemos llamarlo el Nuevo Normal, no podemos volver a hacer lo usual. Vemos en las Escrituras que Jesús demanda y merece total abandono y obediencia radical, y la realidad es radical es normal para cualquiera que sigue al Salvador. Solo hace sentido dar todo en nuestras vidas y en nuestros bolsillos y en nuestros planes, y nuestros sueños para el avance de Su Reino.

Elizabeth Elliot en el principio de la biografía de Jim Elliott, su esposo que murió proclamando el Evangelio a indios en Suramérica, ella escribió estas palabras. “Jim apuntó para conocer a Dios, y su curso fue obediencia. Su final fue lo que algunos llamarían una muerte extraordinaria. Él y los demás hombres con quienes murió fueron aclamados héroes. No lo apruebo, tampoco ellos lo aprobaron. ¿Es la distinción entre vivir por Cristo y morir por Él, después de todo, tan grande? ¿No es la segunda la conclusión lógica de la primera? Vivir por Dios es morir, diariamente, como el apóstol Pablo lo puso. Es perder todo que podemos ganar Cristo”

Elizabeth Elliot dice él es visto como extraordinario, pero él no pensaría así, tampoco yo pienso así. Esto es lo que es ordinario para cualquiera que sigue a este Cristo, y así en el 2011, y en el 2012 y 2013, mi oración es que cada vez más habitual involucraría oración radical. Aquí es donde todo inicia. Aquí es donde todo inicia, en nuestros rostros delante de Dios. Fuera de Él no podemos hacer nada. Seríamos tontos en pensar eso con nuestra ingenuidad y nuestros recursos y todas nuestras cosas que tenemos eso que podemos realmente hacer una abolladura en la imagen de urgencia espiritual y en necesidad física en el mundo para la gloria de Cristo.

Fuera de Cristo, no podemos hacer nada

La realidad es que fuera de Cristo, no podemos hacer nada, pero con Cristo podemos hacer más en los próximos 100 días bajo el poder del Espíritu Santo de Dios que lo que podemos hacer en los próximos 100 días por nuestra cuenta, y cuando creemos eso, estaremos sobre nuestros rostros, orando, orando diariamente. Hay toda una nueva edición de Operación Mundo ahora, y quiero continuar poniendo eso ante nosotros como familia de fe como un recurso. Quiero hasta servir y ayudar a proveer algunas herramientas para utilizar Operación Mundo. Puede ser un libro de enormes proporciones, y hay mucho más. Hasta en línea hay tanta necesidad en el mundo.

En caso de que esté tratando de entender, Operación Mundo es básicamente un libro, y es totalmente gratis en línea, también, esto guía a través de los cursos del año en cada país en el mundo con necesidades de oración, y ningún libro fuera de la Biblia ha tenido más efecto en mi vida de oración que ese libro, solo exponiéndome y mi corazón y a nosotros en nuestros corazones lo que Dios está haciendo en el mundo. De manera que vamos a continuar orando y entonces semanalmente enfatizar en la oración que vamos a empezar en Enero para realmente enfocarnos en formas específicas que podemos orar por pequeños grupos y viajes que las personas están tomando y otras cosas que están pasando en nuestra familia de fe semana tras semana, tras semana; de manera que estamos clamando a Dios de parte de cada uno y entonces oraciones trimestrales y celebraciones de ayunos.

Tuve algunas personas preguntándome después de ésta semana pasada. Ellos dijeron, “¿Harás esto cada mes?” y dije, “No lo vamos a hacer cada mes. Cuatro veces al año. Cuatro días al año no vamos a comer. Podemos hacer esto” ¿Recuerdan la primera vez que lo hicimos? Teníamos algunos hermanos y hermanas que estaban aquí de Africa, de Kenya, y estaba desayunando al siguiente día con ellos terminando el ayuno, y ellos estaban haciendo preguntas sobre nuestros ayunos, y dije “Bueno, ¿ustedes ayunan?”

Las cosas se pusieron bastante silenciosas en la mesa, y finalmente uno de ellos habló y dijo: “Bueno, en nuestra iglesia empezamos cada año con un mes de ayuno” así que no somos tan radicales en este. Vamos a presionar y a orar. Vamos a buscar en serio el rostro de Dios, oración radical, estudio radical, caminar a través de la Palabra individualmente.

Ahora, hemos estado leyendo a través de la Biblia cronológicamente este año, bastante duro igualar esa imagen. Lo que vamos a hacer el próximo año, sin embargo, y, obviamente, siéntase libre de leer a través de la Biblia en esta familia de fe, por todos los medios, pero lo que vamos a hacer es que vamos a tener lecturas individuales de la Biblia que vamos a servir unos a otros con esas entregas quizás un mayor tiempo para la meditación y reflexión y un estudio más profundo y memorización hasta en el contexto de caminar a través de la Palabra individualmente, luego como familias y grupos pequeños.

Vamos a continuar cada semana sirviéndonos unos a otros con una guía de adoración familiar que ayude a cada cabeza de familia en esta sala a dirigir su familia en adoración, de manera que esto no sea algo que pasa solo cuando nos reunimos, sino que pase en el contexto de nuestros hogares y en los pequeños grupos, caminando a través la guía de discusión de pequeños grupos, luego juntos cuando nos reunamos, atemos todos los cabos en lo que estamos estudiando.

Hacer sacrificios para esparcir el Evangelio

De manera que vamos a hacer un estudio radical, entrega radical, entrega radical. No podemos descansar de la guerra con el materialismo en nuestros corazones. Tan pronto y empezamos a sentarnos y a orillarnos, perderemos esta batalla. Donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón. Tenemos que constantemente evaluar dónde está nuestro tesoro y dónde está nuestro corazón y en nuestro presupuesto individual y familiar decir, “¿Cómo podemos cubrir y para de obtener más y gastar más en esto, y cómo podemos ahorrar y gastar tanto como podamos para la gloria de Cristo, hacer sacrificios para esparcir el Evangelio?”

En algunas semanas, vamos a presentar el presupuesto de la iglesia ante nuestra familia de fe, y estamos cristalizando, finalizando eso ahora mismo, de manera que estamos orando por ese proceso pero tratando de decir, “está bien, ¿Cómo podemos continuar liberando nuestro presupuesto, sacrificar menos cosas para nosotros, y más cosas para la gloria de Cristo en el mundo?”y entonces hay otras cosas creativas que los ancianos han estado orando acerca de cómo podemos poner en práctica el dar radical, sin embargo eso tendrá que esperar por otro día.

Ir radical, ir. Aquí, sí, aquí. Empezar yendo aquí, todos nosotros yendo aquí, de manera que no estemos descuidando a Birmingham, en ninguna forma descuidando a Birmingham. Como el 98% de nuestro tiempo empleándolo aquí. Es de lo que hablamos cada año en este tiempo, y entonces retarnos unos a otros. Es una semana, dos o quizás tres, pero aún sea una semana o algunos días cuando usted pueda ir a un contexto fuera de Birmingham, predicando el Evangelio, quizás cerca, Alabama, Misisipi, Georgia, la costa de Luisiana, quien sabe dónde, o quizás lejos, quizás India, Sureste de Asia y África.

Afuera en el lobby hay registros de posibilidades listadas allí para que usted ore y lo piense, lo planee. En vez de regalos de navidad este año, decir a las personas, “¿Me puedes ayudar a ir a África en vez de que me regales otra corbata?” de todas maneras, no hay nada malo con las corbatas, así que vaya por períodos cortos buscando oportunidades, y luego por períodos medios, ahora aquí es donde las oportunidades están creciendo, pasando de dos meses a dos años esparciendo el Evangelio fuera de Birmingham, de manera que ahí hay muchas oportunidades aquí, verano, tres meses, seis meses, año, dos años.

Quiero retar a cada estudiante de secundaria en esta familia de fe a que vean la posibilidad al final de su año final pasando tres meses, seis meses, un año, dos años. Esta es la oficialización total de la Mormonizacion de la Iglesia en Brook Hills. Vamos a ir, pero vamos a ir con el Evangelio real. Vamos a ir, vamos a dar nuestras vidas, y en la universidad tome un semestre. Tome un verano. Tome un año, tome dos años de universidad. Cuando se gradúe de la universidad tome un semestre, tome un verano, un año, dos años.

De manera que todo tipo de oportunidades pero no solo en períodos medios para los jóvenes. ¿Qué de los semi-retirados y retirados hermanos y hermanas de esta familia de fe? ¿Tiene un mes, dos, o tres, o seis o un año o dos que usted pueda ir? ¿Por qué no? ¿Por qué no? ¿Está dispuesto a poner detrás la comodidad y las excusas? No estoy diciendo que no hay razones valederas de por qué algunos no pueden ir. No me escuche diciendo eso, sin embargo, oh!, ¿qué sería para esto del retiro que mucho del mundo no conoce nada de él, para nosotros utilizar esta bendición que Dios nos ha dado en este contexto para esparcir Su Evangelio, en vez de solo quedarnos donde el Evangelio ya prevalece?

Y entonces los períodos largos, algunas personas decidiendo en los días por venir ellos pasarán 2% aquí y 98% en algún lugar y pasando más de 2 años predicando el Evangelio fuera de Birmingham. Vamos en los próximos meses a enviar al equipo de planeación de la iglesia para Norte de África al grupo de personas de Arundo, al Este de Asia al pueblo de Hui. Enviaremos al equipo de planeación de la iglesia a Norte América, el medio Oeste y Noroeste, otros por venir.

Tanta posibilidades distintas están afuera. Como saben, nos aliamos con la Junta de Misiones Internacionales de la Convención Bautista del Sur, y básicamente un aliado increíble para nosotros yendo a los no alcanzados grupos de pueblos. La realidad es que los niveles financieros actuales en la Junta de Misiones Internacionales nos permiten alrededor de 5,000 misioneros, porque todos ellos cuenta con todo el apoyo, 5,000 misioneros de ultramar que son apoyados a través de la Junta de Misiones Internacionales.

Lo que quiero en que soñemos, sin embargo, es lo que pasa cuando alguien no tiene que necesariamente que obtener todo el apoyo para ir, qué pasa cuando un hombre de negocios puede conseguir un trabajo en el medio oriente justo como él pudiera conseguir un trabajo aquí o un maestro puede enseñar en Asia justo como puede enseñar aquí, y empezamos a buscar en formas creativas donde podemos ir en otros contextos y vivir en otros contextos y vivir como formadores de discípulos que están haciendo conocido el Evangelio en la línea frontal en lugares donde muchos misioneros tradicionales no pueden ni siquiera ir.

Cuando comenzamos a pensar de esta forma, podemos quitar la tapa de esos 5,000. Estamos hablando muchos miles más pueden ir. Es una pareja en nuestra familia de fe, un hombre de negocios y un maestro, casado, y ellos dicen: “Podemos hacer negocios y enseñar en Asia de igual manera que podemos aquí. Ellos no conocen el Evangelio en esta parte de Asia, así que movámonos y enseñemos y hagamos negocios allá”

De manera que estamos dispuestos a abrir nuestras vidas y decir, “Queremos pasarlo por amor de Tu nombre” y mire en las formas creativas para ir. Quitemos la tapa de esto. Ir radical y haciendo discípulo radical, esta es la clave. Esta es la clave a donde todo llega a un punto, y vamos a hablar acerca de esto el próximo año específicamente en el libro de Hechos, pero este es el objetivo, cada grupo pequeño en la iglesia haciendo discípulos, no solamente teniendo estudios bíblicos, no solo teniendo reuniones, haciendo discípulos, experimentando el cuidado de la comunidad bíblica, compartiendo la vida uno con otro y amándose uno a otro y sirviendo uno a otro y caminando juntos y entonces expandiendo la iglesia a través de la misión bíblica, guiando personas a Cristo.

El propósito del Espíritu en nosotros

Ese es el propósito de nuestra comunidad. Es el propósito del Espíritu en nosotros. Necesitamos hacer la pregunta a través de todo este salón. Primero que todo, ¿Está usted en un grupo pequeño? Si no, entonces rechace el anonimato. Comprometa su vida a otra persona para crecer con ellos. Ellos le necesitan. Usted los necesita. Usted dice “Bueno, he tratado y el grupo pequeño, no es bueno. No funciona bien” la razón por la que no funciona es porque usted está en él, y usted es un pecador, y resto de los demás también son pecadores, y cuando compartimos una vida juntos, es un desorden, pero vale la pena. Jesús murió por el tipo de comunidad que se realiza en las Escrituras, de manera que yo soy la causa de malos grupos pequeños también. No solo estoy diciendo tú, sino todos nosotros juntos, pecadores en una comunidad unos con otros, y Dios ha diseñado nuestra comunidad para estar para la propagación del Evangelio. ¿Está su grupo pequeño guiando personas a Cristo? Si no, hemos perdido el punto.

Usted dice, “Bueno, solo queremos cuidar uno del otro” cuando cuidamos uno del otro en la buena y auténtica forma bíblica, hablará volúmenes a aquellos que no conocen a Cristo, y mostramos lo que parece el Evangelio en acción mientras predicamos el Evangelio, y las personas vendrán a Cristo, cada grupo pequeño en la iglesia haciendo eso, y al final esta es la imagen, cada miembro de la iglesia. Esta es mi oración para cada miembro de la Iglesia en Brook Hills, cada miembro de la iglesia multiplicando el Evangelio hasta lo último de la tierra.

El Espíritu Santo para tu vida

Este es el diseño del Espíritu Santo para tu vida. Ningún cristiano en esta sala está intencionado para aislarse o para sentarse en la orilla en esta misión, ningún cristiano está intencionado para estar en la orilla. Cada seguidor de Cristo, tu vida está creada para multiplicar el Evangelio, y se ve diferente en todas nuestras vidas, los contextos distintos, donde vivimos y la preparación de donde estamos, pero ¿Qué pasa cuando todos estamos multiplicando el Evangelio? Las puertas del infierno no pueden para el avance de este Reino hasta lo último de la tierra.

Así que quiero invitar a que se pare conmigo, quiero guiarnos en una confesión de estas realidades que somos testigos de Cristo, y tanto como la semana pasada, tuvimos tiempo en donde corporativamente oramos juntos. Esto va a ser un poco más responsivo, un poco más de allá para acá, así que ustedes verán en la pantalla en un segundo una línea que leeré y luego dirá, “Iglesia” y entonces, Iglesia, tu lees, y luego habrá una línea ocasionalmente que dice, “Todos” y juntos vamos a confesar esto, y luego vamos a cantar, y luego vamos a culminar nuestro tiempo juntos esta noche. De manera que permítame invitarle a confesar lo que creemos y quienes somos como compañía de los redimidos juntos.

Los redimidos juntos

Líder: Señor Dios, Tú nos has escogido del mundo.

Respuesta: Señor Dios Tú nos has llamado a la comunidad de Tu Hijo, Jesucristo.

Líder: Tú nos mandaste a amarnos unos a otros como Tú nos has amado, y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Respuesta: Tú nos has comisionado a ir y hacer discípulos de todos los pueblos en todas las naciones.

Todos: Y a ser Tus testigos hasta lo último de la tierra.

Líder: De manera que somos testigos de Tu existencia eterna desde antes del principio hasta que la venida del Cielo Nuevo y Tierra Nueva.

Respuesta: Somos testigos de Tu creación, la cual viste que era buena en gran manera.

Líder: Somos testigos del estado caído de la humanidad resultado del pecado de Adán y del pecado en nuestras propias vidas.

Respuesta: Somos testigos de Tu plan para llamar y redimir a una persona por amor de Tu nombre.

Líder: Somos testigos de Tu Ley, dada para exponer nuestro pecado y para exaltar Tu Justicia.

Respuesta: Somos testigos de Tus profetas llamando a Tu pueblo al arrepentimiento y hablando de Tu salvación por venir.

Todos: Somos testigos de nuestro Salvador, Jesucristo, Tu Hijo.

Líder: Somos testigos de Su nacimiento virginal y vida perfecta.

Respuesta: Somos testigos de Sus parábolas y milagros.

Líder: Somos testigos de Su amor, gracia y misericordia.

Respuesta: Somos testigos de Su compasión, justicia, e indignación justa.

Líder: Somos testigos de Su traición, arresto y prueba.

Respuesta: Somos testigos de Su muerte en una cruz.

Líder: Somos testigos de Su entierro en la tumba de un hombre rico.

Respuesta: Somos testigos de Su resurrección en el tercer día.

Líder: Somos testigos de Su ascensión para tomar Su lugar a Tu diestra.

Respuesta: Somos testigos de Su promesa de venir una vez más a juzgar tanto a los vivos como a los muertos.

Líder: Somos testigos de la redención y reconciliación ahora hecha disponible para nosotros a través de Su sacrificio.

Respuesta: Somos testigos de nuestra salvación por gracia por la fe.

Líder: Somos testigos de la justificación que Tu nos has reconocido.

Respuesta: Somos testigos de la santificación que nos has promulgado.

Todos: Somos testigos por el poder de Tu Santo Espíritu habitando en nosotros.

Líder: Somos testigos de lo que Tu Espíritu nos dice de Tu parte.

Respuesta: Somos testigos de donde está Tu Espíritu de acuerdo a Tu voluntad.

Líder: Somos testigos aquí, y somos testigos allá.

Respuesta: Somos testigos entre nuestro pueblo y entre todos los pueblos.

Líder: Somos testigos a cada lengua.

Respuesta: Somos testigos a cada nación.

Todos: Somos testigos de Tu gloria, honor y alabanza, Señor Dios, por siempre y siempre. Amén

David Platt

David Platt sirve como pastor en el área metropolitana de Washington, D.C. Es el fundador de Radical.

David recibió su doctorado del New Orleans Baptist Theological Seminary [Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans] y es el autor de Don’t Hold Back [No te quedes donde estás], Radical, Sígueme, Contracultura, Algo tiene que cambiar, Before You Vote [Antes de votar], así como los varios volúmenes de la serie Christ-Centered Exposition Commentary [Comentario Expositivo centrado en Cristo]. 

Vive junto con su esposa e hijos en el área metropolitana de Washington, D.C.

LESS THAN 1% OF ALL MONEY GIVEN TO MISSIONS GOES TO UNREACHED PEOPLE AND PLACES.

That means that the people with the most urgent spiritual and physical needs on the planet are receiving the least amount of support. Together we can change that!